Ñ

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Logo frikipedia.jpg NOTA: Este artículo es un retoño de la antaño Frikipedia,
sobreviviente de las puñaladas de La-De-Engañoso-Apóñimo.
Incilogo anim.gif

También la Inciclopedia rinde su particular homenaje a la Ñ

Cita3.pngUn sueño soñaba anoche, soñito del alma mía, soñaba con la Ñ que mis páginas teñíaCita4.png
Miguel de Cervantes sobre la Ñ
Cita3.pngCastañean, Sancho, señal que nos empañamosCita4.png
Miguel de Cervantes sobre la Ñ
Cita3.pngA%C3%91oCita4.png
Internet Explorer sobre cómo cree que se escribe Año
Cita3.pngLa Ñ está en pañalesCita4.png
Miguel de Cervantes sobre el surgimiento de la Ñ en el siglo de oro, o sobre las palabras en las que está la Ñ
Cita3.png¡¡Ñ!!Cita4.png
Super Taldo durante su entrevista para TVN

La Ñ es la septuagésimatercera letra del único y añejo alfabeto completo de que dispone Occidente. Es una señal única y distintiva del español y el gallego y que añoramos cuando usamos un ñoño teclado en inglés.

[editar] ¿Qué coÑo es?

Viene a ser como una N pero de Bilbao (con txapela, se entiende) y más cañí (no es lo mismo que cani, es una ~). La Ñ tiene algunos parientes: la ny catalana, la gn en Italia y Francia y la nh portuguesa (también brasileña).

Sin embargo, la Ñ es más compacta y en sus entrañas guarda ese distintivo sonido. Las demás combinaciones de letras son solo un apaño añejo (no es que las otras letras sean ponzoñosas, pero la ñ es única).

[editar] Influencia

Es la principal aportación de la cultura española al mundo junto con la escoba, la tortilla de patatas, el jamón de Jabugo, el Rioja, Operación Truño, el sacarse las legañas con la uña y endiñarle la ñonga (o el leño) a la señora de tu cuñao o a la núbil niñera (¡Engañar a tu señora! ¿Qué dirán tus niños?).

Fue además una de las causas de la exclusión de Portugal del naciente emporio de los Reyes Católicos.

[editar] La eñe en América

Asombrados por sus ñandúes y sus niñas en paños menores, los puñeteros españoles se empeñaron en eñeñizar América.

Se apiñaron en las peñas a tomar caña y carroñar las hembras, acuñando retoños en sus preñados vientres, por más protesta de gruñido y arañazo. Luego los ingleses, sin Ñ, pero de la misma calaña, se metieron donde no les ateñía. Los franceses, que causaron menos daño, se quedaron con los norteños, escapando del baño. También los italianos, aunque carentes de la eñosa virtud, nos añadieron sus ñoquis. Con el pasar de los años, ahora son los gringos los que nos meten el caño. Aunque del diseño de nuestro otoño, nuestra culpa no es pequeña, pues como diría un porteño, nos han enmarañado con nuestra propia veña.

[editar] La eñe en los últimos años

El rebaño del parlamento de la Uñión Europea, desde sus escaños de color añil, pretendía en una extraña y mañosa patraña cañonear, hacer añicos y tirar por una cañada a nuestra entrañable y risueña letra Ñ.

Los hispanohablantes pensamos al principio que esto iba de coña, pero al ver que era en serio, levantamos el puño, dimos caña y finalmente tras tanto coñazo el resto de Europa cedió ante tan roñosas ensoñaciones. ¡Que se vayan a hacer puñetas! (que se limpien con un pañuelo) ¡Que usen ñaflas, coño! Nosotros no añoramos pasar la guadaña y diñar sus diéresis a la ë a los franceses, la ß a los alemanes o sus øes tachadas a los daneses y noruegos (a los que los suecos acompañarán en breve). ¡Cómo enseñan sus pezuñas los dueños de la política!

  • Firmado: Supereñe (y no se añadan otras engañosas enseñas de autoría, ¡gañanes gazmoños!)

[editar] Afiliaciones

[editar] Amigos

  • ß: la ß alemana.
  • Ļļ: la ché asturiana.
  • Ç: invento hispánico desechado para los iberos catalaunicos del castillo catalán etimológico, la cedille francesa, portuguesa y catalana. En Cataluña nombrada ce trencada, que viene a ser ce rota, porque alguien tropezó con ella y se lastimó.

[editar] Enemigos

[editar] Enlaces Externos


Cervantes.jpg

Artículo destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada por decisión popular.

Los rumores sugieren que sus autores fueron instruidos
por el mismísimo Miguel de Cervantes.

Herramientas personales
Otros idiomas