Óscar Arnulfo Romero

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
BanderaEl Salvador.png Puta maje, este artículo contiene mucho idioma salvadoreño, es decir,

sólo para cheros vá, y si no te gusta, no estés chingando y andate, pero si te gusta, ¡vamos a echarnos unas pupusas!


Papa George.jpg ATENCIÓN: Este artículo no es apto para fanáticos
Su lectura puede causar incendios de embajadas
y hacer llorar sangre a las estatuas de la virgen.
Oscar Arnulfo Romero
Paparomero.jpg
El Dios de los Salvadoreños, se le da aire al sol de los Teletubbies.
Nacimiento Defunción El Salvador.
El Salvador.
Origen Monesvol.
Su vida
Sobrenombres Romero, El Arnie, Sr Arzobicho.
Lugar de residencia Divina Providencia.
Se dedica a Donar Robar dinero y predicar la palabra.
Estado actual Beatificado... ¿O no?
Hazañas logradas Desafiar a la dictadura salvadoreña con la palabra de Monesvol.
Relaciones Iglesia y Monesvol.
Enemigos Dictadores y el que le hizo la visita.
Poderes especiales Evangelizarte y sacarte del ghetto.
Objetos Crucifijo y pan.
Cita3.pngYo solo quería salvar al padre de la mosca, trepo por su camisa y quería ayudarlo, me entiendes?Cita4.png
El soldado que lo mató declarando sus objetivos.
Cita3.pngSólo pido que cese la represiónCita4.png
Arnulfo Romero sobre la represión que sufrían los cocineros italianos.

Óscar Arnulfo Romero, también conocido como el Arzobispo, Siervo de Dios, el hijo de la Divina Providencia Arnulfo Romero (??? - 1980) fue un arzobispo que viene de el Salvador. Se dedicó toda su vida a trabajar honradamente en la Iglesia, darle lo que tiene a los pobres, y a ser una especie de Robin Hood salvadoreño.

Le daba igual los derechos humanos, tanto así que vio como actuaba la dictadura salvadoreña de aquel entonces y decidió defender lo justo (porque además, iba por mal camino), entonces Monesvol después de una dura reprimenda y consejos humanitarios, logró enderezar su camino, hasta que en marzo de 1980, uno de los soldados decidió salvar al arzobispo de una mosca que se había posado en su camisa, le dio un disparo y el soldado le daba gracias a Monesvol por haber hecho una acción humanitaria, pero no se dio cuenta que termino acabando con el pobre Arnulfo, por lo que se dice que la mosca fue enviada por la dictadura como una especie de señuelo.

El papa Pancho está verificando todo para nombrarlo Santo, por lo que es considerado como un héroe y mártir de El Salvador, aparece en murales, libros, en el baño, en tu espejo, por lo que se encarga de evangelizar junto con su padre.

[editar] Vida

Romero joven.jpg

Arnulfo mientras trabajaba en la pizzería "La Lasagna Di Dio". El color negro lo empezó a llevar después en sus homilias.

Arnulfito nació en Ciudad Barrios (ya que la ciudad estaba llena de barrios y casas derruidas), donde fue criado por un telegrafista que apenas ganaba 5 dolares al mes, y que, gracias a su promiscuidad, tuvo 8 hijos que en verdad, eran hermanastros del propio Oscar, pues su papa los tuvo con una señora de alta clase, mientras que con su mamá tuvieron unos 3 hijos mas. Desde niño fue muy frágil y llorón, porque cada vez que sus padres lo regañaban, se iba a su cuarto y lloraba. Hasta que Monesvol le hizo una visita al pobre y desconsolado Oscar en su cuarto. Le dijo que tenía algo bien preparado y que tenia que entregarse en cuerpo y alma a Yisus, por lo que el pequeño Oscar aceptó. Después, comenzaría a rezar, gemir, cantar, llorar, y todo lo que termine en ar, para beneplácito de Monesvol.

A los 13 años, ingreso en un seminario menor de la ciudad, en el que la comida que servían, era una mierda, por lo que de ahí viene el término "seminario menor", porque había una peor mejor calidad de vida. Ya en 1937 se fue al país de la Camorra y pastas Ravioli para estudiar la teología de la pasta, enseñanza sagrada de Monesvol, por lo que aprendería a cocinar pastas [1], raviolis, pastichos, pizzas de jamón y queso, por lo que de ahí aprendió todo lo básico para implementarlo en la Teología de la Universidad Pontificia de Italia. Vivió allí por un buen tiempo hasta que lo nombraron sacerdote en 1942 (porque de verdad, se lo ganó) y desde aquel entonces comenzó a robar dinero predicar la palabra de Monesvol no solamente allí, sino en su natal El Salvador.

[editar] Sirviendo a Monesvol

Fue nombrado como párroco de la ciudad de Anamoros (que parece mas un nombre de mujer que el nombre de una ciudad), pero no sirvió, en ese entonces el arzobispo mayor lo mandó para El Carajo, que era una ciudad empobrecida y desdichada llena de gente, para que el pudiera predicar la santa palabra de Monesvol. Un par de años después, en 1970, el papa Pablo VI lo designó como "Santo Obispo Auxiliar de El Salvador" pues el obispo se encarga de auxiliar y socorrer a la gente, por lo que continuó desempeñando ese cargo, hasta que un buen día, decidieron quitar el cargo, por las sagradas pelotas de Jesús, y fue nombrado como Obispo de la Diócesis de Santiago de María, nombrado así por un estudiante católico de la calle que mientras predicaba la palabra, un radical con camisa negra y rifles acabaron con una posible vida llena de sexo duro bondades.

Papapablo.jpg

Monseñor Romero con el papa Francis....oh wait.

Su sorpresa no tanto gratificante pero si importante, fue que para 1977, la Iglesia lo nombró como el Arzobispo de El Salvador sucediendo al anterior que se descubriría después, que era el pariente de un afamado presidente suramericano, por lo que llegó y transformó a su pais. Se dedicó desde entonces a proteger a los desamparados, cocinar pastas para los desamparados, darles casa a los desamparados, en fin, darle todo lo que tiene a ellos.

[editar] Protegiendo los derechos dictatoriales humanos

Después de hablar tantas boberías sin sentido, Arnulfito se fijó en los campesinos, en los torturados, hasta al propio Presidente de aquel entonces, que cambio su postura en favor de los que no tenían techo y los que eran víctimas del gobierno ampliamente democrático de aquel entonces. Tanto así que el Jefe de Estado llamó a Arnulfito para una reunión secreta, le dijo que si no cambiaba su manera de ser, que unos señores simpáticos le harían una oferta que fuera imposible de rechazar. Al entender el significado de lo que se trataba, Arnulfito le dijo que no se preocupara, que el no iba a decir nada de nada.

Hasta que por fin, lo hizo otra vez: Pidió por justicia en la sociedad, ya que la sociedad tenia una disputa complicada con la susodicha, entonces Arnulfito decidió ser el abogado de la señora Justicia para defender sus derechos y que la sociedad entendiera que la necesitaban a ella. Ante lo sucedido decidió enviar una carta a la pizzería de la esquina en la que se decía que no solamente quería una pizza de queso, si no que quería la paz y la libertad de todos los salvadoreños.

En 1979, Arnulfito se confió de la llamada Junta Revolucionaria de Gobierno, que decía que iban a haber cambios en el país, y que se respetaría la vida y volvería todo a la normalidad. Vinieron las atrocidades y todas esas cosas horribles, y nuestro personaje, como todo buen ser humano, decidió denunciar los hechos que un año mas tarde le harían el juego imposible.


[editar] Su inesperada muerte

En 1980, volvió a denunciar que un policía corrupto del gobierno le hizo una maldad a un desposeído, entonces las reacciones fueron múltiples. Ante tales hechos (que no son tan obvios), Arnulfito solo dijo estas palabras "Yo solo quiero que cese la represión, y por favor mandenme una pizza con queso que el señor lo agradecerá". Ese mismo día, un soldado que pasaba por la iglesia, decidió entrar para comulgar sus penas y en ese momento estaba Arnulfito. Mientras el predicaba sus oraciones, el soldado vio que una mosca se posó en el pecho de Arnulfito, y entonces interrumpió lo que estaba haciendo Arnulfo para decirle que una mosca se había posado allí. [2]

Arnulfo lo miró con una cara casi graciosa y le dijo al soldado que se lo quitara, y sucedió. El inocente soldado sacó su pistola para quitarle la mosca y accionó su arma. El soldado estaba contento por ayudarlo a el, porque quería ser monaguillo desde hace tiempo, pero no se dio cuenta que al que en verdad disparó fue a Arnulfito, que yacía tendido en el suelo y la mosca se había ido. El soldado no se mantuvo allí mucho tiempo, porque las señoras de la iglesia lo iban a linchar porque la mosca no se poso sobre ellas; y porque aparte fue un chiste de muy mal gusto. En el suelo de la iglesia moría Arnulfito.

Monesvol quedo conmovido, que por el día de su muerte se prohibió la venta de pastas en el pais centroamericano, haciendo que solamente se sirvan los domingos, porque es el único día que se comen espaguetis y ramen. La pizzería donde trabajó Arnulfito en Italia, mandó sus condolencias y la ultima pizza que sacaron fue una que llevaba el nombre de tan querido personaje.

[editar] Referencias

  1. Se dice que cocinó también mujeres y las envolvió con pasta
  2. Y eso que no era otro animal.
Herramientas personales