Abdul Al-Hazred

De Inciclopedia

(Redirigido desde Abdul Alhazred)
Saltar a: navegación, buscar
Cita3No es que estuviera loco, sólo que al usar para la portada piel humana, se espantaron muchoCita4
Cthulhu sobre Abdul Al-Hazred
Cita3¡El Zulú trae un Volkswagen! ¡Ea! ¡Ea!Cita4
Abdul Alhazred sobre Cthulhu
Cita3Abdul Alhazred no está loco, sólo es que es un incomprendidoCita4
Miguel de Cervantes siendo amenazado incomprensiblemente por Abdul Alhazred
Bin

Es un árabe loco, pero nada que ver (creo).

Abdul Al-Hazred fue un viejo marihuano loco poeta yemení un poco tocado de la época de los Omeyas (Ome de omelet y yas de esa música que tocan los negritos afroamericanos) que había redactado un libro que lo tituló en árabe Al Azif, corriendo a cargo de Teodoro Filetas, a mediados del siglo X, su plagio traducción al griego bizantino (ni idea) con el rótulo de Necronomicón.

[editar] Biografía

Baldor

Abdul en sus días en la Tierra

Abdul Al-Hazred nació un hermoso día con nubes negra que no dejaban ver el Sol y cientos de pájaros cayeron del cielo. Su madre murió en el parto.

Su niñez fue de lo más alegre. A los 10 años su padre murió por el corazón, se había salido del cuerpo según el pequeño Abdul, que extrañamente tenía en ese momento un cuchillo ensagrentado. Sus padres adoptivos lo querían mucho, por lo que lo ayudaban a hacer ejercicio haciéndolo limpiar la casa, cortar la leña y sacar agua del día todos los días, y evitaran que subiera de peso dándole solo pan (con hongos comestibles) y agua (extraida de las escupidas de camello) una vez al mes. Hasta que un día se suicidaron al correr como locos gritando que su hijo era Satán o algo por el estilo a un acantilado. Pero logró estudiar astronomía, ocultismo y demas ciencia en la Universidad de Bagdag. Hizo varios estudios en astronomía, al descubrir que la Tierra gira alrededor del Sol, empezaron a llamarlo "El árabe loco".

[editar] Necronomicón

Necronomicon

Primera edición del Necronomicon (o la cara que puso alguien después de leerlo)

Pero es más famoso por escribir el famoso libro El Necronomicón, un libro susceptible de abrir las puertas de un universo paralelo en el que habitarían seres justos dispuestos a acabar con nuestro universo (ya que querían construir un estacionamiento) . Hay varias teorías de como el arabé loco lo escribió:

  • La más absurda de todas: Jamás lo escribió, de hecho ni siquiera existe Abdul Al-Hazred, es solo un invento de Lovecraft, ya que Abdul Al-Hazred en realidad fue un apodo que él mismo se dio en su infancia, inspirado por su lectura de Las mil y una noches.

NOTA: El historiador que dijo eso murió fue encontrado ahogado en las costas de Innsmouth, junto a él, habían escamas de pez.

  • Se cree que con los efectos de hierbas de poder escribió el mencionado libro, lo que explica porque hablaba como loco y lo fumado que está el cuento.
  • La más aceptada: A través de terribles visiones, descubrió a los Primigenios y otros seres extraterrestres de otros mundos y dimensiones y se puso a escribir sobre eso.

[editar] Muerte

Cthulhu dibujo

Retrato hablado del monstruo que se llevó a Abdul

Se dice que Alhazred murió a plena luz del día devorado por una bestia invisible delante de numerosos testigos, o que fue arrastrado por un remolino hacia el cielo. Pero la verdad fue otra: Se lo llevó Cthulhu para una fiesta en su mundo, solo que como un minuto allá equivale a 1,000,000 de años en la Tierra, tardará un poco en llegar, muy tarde para jugar con el Nintendo Wii, pero justo a tiempo para el Apocalipsis.

[editar] Curiosidades

  • Abdul llegó atener varios hijos, llamados Teletubbies.
  • Se la pasaba todas las noches viendo al cielo con el telescopio, ya que esperaba que le trajeran una invitació a la fiesta en Vhoorl.
  • Promocionó en su libro el parque antártico de los antiguos.
  • Nyarlathotep lo demandó por publicar su historia sin pagar canon.
  • Pero pagó la demanda demandando a Lovecraft por derechos de autor.
  • Y Lovecraft pagó su demanda con el dinero ganado de la demanda contra Metallica.

[editar] Vease también

Herramientas personales