Abimael Guzmán

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Apto para extranjeros.png ARTÍCULO APTO PARA EXTRANJEROS
Este artículo trata de un tema local de Perú,
pero para entenderlo no hace falta tramitar la visa.
Si lo va a editar, por favor, asegúrese de que se mantenga así.
Guzman--200x320.JPG

Por mucho tiempo Guzmán fue la máxima atracción en el zoo del Callao. Con el tiempo la gente dejó de visitarlo cuando el zoo de otra localidad trajo un japonés y un animal montesino.

Cita3.pngBlablablá… Marx… Blablablá… coyuntura… Blablablá… imperialismo… Blablablá… Mao… Blablablá… guerra popular…Cita4.png
Abimael Guzmán tratando de justificar cualquier cosa.
Cita3.pngSeñor Guzmán Abimael, el Departamento de Policía de Lima se permite informarle que tenemos pruebas que con su coche se ha volado un semáforo… un hidrante, un carro de sándwiches, una panadería, un hotel y en últimas se ha volado toda una cuadra.Cita4.png
Policía limeña sobre Abimael Guzmán.
Cita3.pngAbimelec is the son of Gedeon, an Israeli judge, Abimelec is a God, man.Cita4.png
George Bush sobre sobre Abimael Guzmán.
Cita3.pngJaque mate. Te volví a ganar, Chino.Cita4.png
Abimael Guzmán jugando ajedrez con su compañero de celda.
Cita3.pngLo que hubiera podido hacer de haber tenido un Black Berri.Cita4.png
Abimael Guzmán sobre la nueva tecnología.

Manuel Rubén Animael Guzmán Rechoncho, conocido por sus amigos como Presidente Gonzalo (alias presidente porque en Latinoamérica suele llamárseles presidentes a todos los criminales con poder, y alias Gonzalo, porque siempre quiso llamarse Gonzalo), fue un conocido líder marxista, leninista, maoísta, radicalista, comunista, socialista, terrorista y demás istas que se le quieran poner, y se dice "fue" no porque esté muerto, sino porque para la época actual ya casi nadie lo recuerda por estos lares.

En la actualidad Abimael permanece Callao porque desde la cárcel en donde está condenado a cadena perpetua casi nunca puede salir a dar sus discursos como en otras épocas.

[editar] Infancia

Abimael nació por los lados de Arequipa donde creció siendo un niño acomplejado por sus problemas de sobrepeso, pues su figura rolliza hacía que Abimael fuese la burla de sus compañeros. Para hacerle frente a estas burlas, Abimael desarrolló un comportamiento imperativo, rayaba las paredes, golpeaba a otros niños, rompía cristales, etc. El comportamiento del niño Abimael pronto terminó por sacar de quicio a sus padres, maestros y demás adultos de su entorno, los cuales tras cada una de sus fechorías le decían:

Cita1.png¡¡Me revientas, Abimael!!Cita2.png

Cita1.png¡¡En verdad un día vas a hacer que estalle, Abimael!!Cita2.png

Cita1.png¡¡Un día de estos, un día de estos, Abimael, voy a salir volando de aquí por tu culpa y nadie me va a volver a ver, Abimael!!Cita2.png

[editar] Juventud

Gordo super bad.png

Guzmán en su juventud.

Llegado a la adolescencia, Abimael lógicamente creció, pero sus problemas de peso no fueron superados. No obstante, el aumento de su estatura hizo que su figura tomara ciertas proporciones y el problema se hizo menos evidente. Fue durante su juventud que Abimael desarrolló su inusitado poder de convencimiento y su aguda memoria, así como otras habilidades intelectuales. Su profesor de filosofía de esa época pronto vio los talentos intelectuales de Abi (como le decía cariñosamente), aseverando que en su trayectoria como maestro solo había conocido a un solo muchacho con iguales actitudes, muchacho al que él llamaba cariñosamente Fuji. Dicho maestro no se cansaba de repetirle a Abimael y a todo el mundo en general el gran futuro que le auspiciaba al joven muchacho:

Cita1.pngEs que ese muchacho está llamado a cambiar la historia de este país, ese muchacho tiene ángel, él va ser reconocido por toda la comunidad, ese muchacho, ese muchacho camina por un Sendero Luminoso.Cita2.png

Abimael cursó sus estudios de escuela y posteriormente se graduó de filosofía y filología quechua en la universidad, destacándose como una de las mentes más brillantes de su clase al igual que lo hiciera en el colegio. A Abimael siempre le reconocieron que era un gran filósofo, tan filoso… fo que sus compañeros y amigos lo apodaron como La Espada. A Guzmán le quedó gustando el apodo. Eso y que lo adularan pronto se reafirmó en la idea que él sería el hombre llamado a cambiar el destino de Perú y de la humanidad. Fue así como en adelante Abi juró combatir la injustica, defender al oprimido y acabar con el miedo… combatiendo la justicia, oprimiendo al oprimido y perpetuando el miedo. Aunque su plan sonara absurdo, en la cabeza de Abimael el plan contaba con mucho sentido pues era la mezcla perfecta de los pensamientos de Mao sobre la contradicción, la dialéctica hegeliana y el posmodernismo, todo aplicado a la realidad del Perú.

Asumiendo su nueva misión, Abimael pensó que la mejor forma de llevarla a cabo sería tomando la identidad de un superhéroe. Como el apodo de La Espada le quedó gustando, fue a una oficina de patentes en Lima y decidió registrar la idea, pero en la oficina le dijeron que ya varias personas habían registrado anteriormente el mote, una en Alemania, una en Rusia y otra en China, así que a él le tocó conformarse con ser La Cuarta Espada.

[editar] Años de lucha por la justicia, la igualdad, la paz y la comprensión entre los hombres

Cementerio pRAGA.jpg

"Mi idea es un Perú en que todos seamos iguales, sin diferencia, en donde todos tengamos nuestro pedacito de tierra acorde a nuestras necesidades." A. Guzmán.

Abimael en el barco.jpg

Los frutos de toda una vida de lucha y abnegado esfuerzo.

Luego de comprar disfraz, armas, una guarida secreta en… Surquillo y crear un alter ego llamado Gonzalo que le hacía las veces de identidad secreta, Abimael se lanzó a la conquista de un mundo lleno de paz y armonía.

Lo primero que hizo fue crear una computadora al mejor estilo de Cerebro (esa que tenía el Profesor Xavier en los X–Men) para potenciar el poder de su cerebro. Con dicha computadora pudo hacerse a una leal camarilla de idiotas útiles seguidores dispuestos a efectuar sus planes, aún cuando muchas veces no tenían idea ni entendían de qué se trataban.

Abimael ciñó su ideología al principio de un mundo sin gente es un mundo en paz antes propuesto por otro marxista maoísta llamado Pol Pot. Su plan era el siguiente:

  • 1: Atacar Lima porque simplemente no le gustaba Lima.
  • 2: Poner bombas para que la gente se muriera o se aburriera de las bombas y optara por salir de Perú.
  • 3: Con un país vacío, procedería a importar un cargamento de chinos que no tardarían en repoblar el país haciéndolo un nuevo paraíso socialista al mejor estilo de una República Popular.

Abimael, Rubén, Manuel, Abi, Gonzalo, Guzmán, el hijo de puta ese, Presidente, camarada o como lo quieras llamar puso en marcha su plan en 1980, quemando cajas de fósforos en las estaciones de policía, pensando que en algún momento una fuga de gas provocaría una gran explosión, pero no. Abimael convocó un concilio entre sus amigos y en medio de la reunión decidieron pasar a algo más fuerte, así que dejaron de tomar cerveza y pidieron pisco. En medio de la borrachera, a Abimael se le ocurrió que la mejor forma de ganarse a la gente para su lucha era hacer estallar dinamita, porque desde tiempos inmemorables a la gente siempre le ha gustado ver estallar cosas.

Estando asi las cosas, Abimael decidió mandar a volar todo lo que le desagradaba de Perú:

  • Que la leche estaba cara… ¡¡¡toma tu bomba!!!
  • Que el Alianza le ganó al Universitario¡¡¡toma tu bomba!!!
  • Que Perú no clasificó al mundial… ¡¡¡toma tu bomba!!!
  • Que la televisión peruana no mejoraba sino que empeoraba… ¡¡¡toma tu bomba!!!
  • Que alguien lo miró feo… ¡¡¡toma tu bomba!!!
  • Que el día amaneció nublado… ¡¡¡toma tu bomba!!!

Asi siguió su campaña de guerra impopular hasta que en 1992 todo cambió para Abi y sus proyectos humanitarios.

[editar] Captura

Justo cuando la estrategia de Abimael había tomado más fuerza, haciendo que los atentados se sucedieran casi a diario, hizo aparición en escena quien sería su peor enemigo, Fuji Mori, quien desde el principio vio como un imperativo de su gobierno vencer al terrorismo en el Perú, y si de paso podía sacarse un dinerillo extra por ello no estaría mal. La orden fue imperativa… maten a todo el que les parezca comunista y si de paso capturan a Abimael Guzmán pues mejor.

Para la operación de captura se conformó el cuerpo especial de la policía llamado CEIM (Capturen Ese Infeliz Maoísta) que inició una operación de inteligencia para rastrear el paradero de Guzmán. Lo primero que hicieron fue buscar el eslabón más débil de la cadena, un profesor que gerenciaba una escuela llamada, "Soy maoísta, y qué". Siguiendo a dicho profesor pudieron establecer sus contactos llegando a establecer que Guzmán se escondía posiblemente en la casa de una bailarina. Los agentes de la CEIM empezaron a rastrear la basura salida de la casa de esa bailarina, dándose cuenta que entre sus desechos habían botellas de vodka vacías, banderas rojas usadas y copias del Capital y El Libro Rojo subrayadas y resubrayadas, lo que ellos entendieron obviamente como basura comunista.

La última fase de la operación fue confirmar la presencia de Guzmán en el establecimiento, para eso de no andar tumbando puertas al azar e ir incomodando a más gente por cuenta de la lucha contra el terrorismo. Agentes del CEIM se disfrazaron de testigos de Jehová y decidieron golpear insistentemente cada hora en la mencionada casa durante toda la semana. Luego de tres semanas de lo mismo Guzmán no soportó mas y salió a gritar:

Cita1.png¡Donde no paren les pongo una bomba @€&%*!Cita2.png

Con la certeza de que Guzmán se encontraba en la casa procedieron a efectuar el operativo de captura. La noche de 12 de septiembre de 1992 un grupo de asalto irrumpe en la casa y se sorprende por lo que en ella encuentran, pues no sólo capturaron a Guzmán sino a la cúpula entera de su camarilla. Las fuerzas especiales revisaron minuciosamente la casa y cuando llegaron al tercer piso de la casa, tumbaron la última puerta y encontraron a Guzmán trabajando en su computadora. Guzmán, al ver lo que pasaba, sólo pudo decir:

[editar] Juicio y condena

Su juicio fue muy simple, un tribuna sin rostro (posiblemente porque eran muy feos, o tenían estravismo y herpes en el labio, que no querían salir en las fotos) lo condenaron a cadena perpetua. Lo único que hizo, y hará desde entonces, fue levantar su puño alucinando que estaba en la Olimpiada de Munich, y acababa de ganar una medalla de oro y todos los camarógrafos estaban tomándole fotos. Sí, así de alucinado quedó, pero bueno, eso es más sano que buscar el comunismo y la lucha de clases mediante el terrorismo, ¿no?

[editar] Polémica en torno a su figura

Abibambimael.png

Aunque no lo creas, muchas personas insisten en verlo así.

No obstante su infamia y descrédito por su forma de obrar, muchas personas alrededor del mundo siguen alimentando el culto a la personalidad del Presidente Gonzalo, argumentando que Guzmán siempre fue un incomprendido, que por dicha incomprensión Perú se privó de tener como líder a un estadista de la talla de Stalin, Pol Pot o Mao Tse Tung, que en últimas, Gonzo tenía mucho más que dar, y que jamás pudo explotar realmente todo su talento.

Herramientas personales