Antonio José de Sucre

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
BanderaVenezuela.png ¡Advertencia!
Este artículo contiene bastante humor anti-patriótico.Si temes que tu héroe u orgullo nacional baje de tu pedestal imaginario, entonces no leas este artículo.
NO DIGAS QUE NO TE LO ADVERTIMOS
Presidente vector.png
Antonio José de Sucre
BanderaVenezuela.png BanderaColombia.png BanderaBolivia.png BanderaPerú.png BanderaEcuador.png BanderaEspaña.png
Antonio José de Sucre.JPG
I'm too sexy for my shirt...
EscudoGran Colombia.png
Presidente Vitalicio de Gran Colombia
Mandato No sé, pero terminó antes que fuera vitalicio
Residencia Ecuador o Colombia, su cadáver aún no se decide
Hechos Competir con Bolívar en cantidad de epónimos con su nombre
Poderes Pelear innumerables batallas y salir impecable en los retratos
Anterior Siguiente
Simón "el Gran Varón" Bolivar
José María Pérez de Urdininea
Peruescudo.png
Jefe Milico del Perú
Mandato Un añito en el siglo XIX
Anterior Siguiente
José el Güero
José en la Torre
Personal
Nacimiento Defunción España Venezuela
Ecuador
Afiliación Libertadores de América
Estado actual Asesinado
Sobrenombres El Gran Mariscal de Ayachucho, Mulengue
Relaciones Simón Bolívar, Francisco de Miranda, la masonería
Enemigos Fernando VII, los peruanos
Cita3.png¡Carajo, un balazo!Cita4.png
Antonio José de Sucre (últimas palabras).

El Mariscal Antonio José de Sucre y Alcalá fue un modelo de esculturas y prócer de la independencia venezolana que vivió rápido y murió joven. Fue uno de los superhéroes sudamericanos que formaron la Liga de los Libertadores para luchar contra los españoles en la sangrienta e inútil guerra de Independencia de Latinoamérica. A pesar de ser de origen venezolano, su vocación de servicio le llevó a hacerse cargo de todos los países del bloque andino-bolivariano, igual que Chávez.

[editar] Biografía

[editar] Primeras intentonas libertadoras

Sucre1.jpg Sucre2.jpg
Sucre en su etapa "blanco
y negro" (1810-1812)
Después de tomar color en
el Caribe (1813-1814)

Nació en Cumaná, en el seno de una familia de fieles lacayos del Imperio Español, pero sus tempranas lecturas de Noam Chomsky le convirtieron en un antiimpeialista convencido y se hizo conocido como la oveja negra de la familia. A los 4 años su tío inició un riguroso entrenamiento para convertirle en una máquina de matar, pero siempre que fuera por una causa noble. Para distraer su mente de los pensamientos psicopáticos, se mudó a Crackass para estudiar álgebra, geometría, trigonometría, agriamensura e ingeniería.

Entonces ocurrió un levantamiento militar antiespañol, siendo destinado al cuerpo de ingenieros, bajo las órdenes del Dictador Plenipotenciario y Jefe Supremo de los Estados de Venezuela y grupo pop argentino Miranda!, pero descubrió que era muy difícil sacar cálculos y tomar medidas en pleno campo de batalla, así que pidió que le dieran un arma. Sucre participó activamente en la instauración de la dictadura de Miranda Primera República y en las campañas de Valencia y Barcelona, hasta que se aburrió y se fue de vacaciones a las Antillas.

La rebelión fue un fracaso, pero esta experiencia dejó al joven Sucre empapado de sangre de españoles e ideas libertarias radicales. Mientras tomaba el sol en la isla de Trinidad, conoció a Santiago Mariño, quien le convenció de alborotar nuevamente las cosas en Venezuela. Sucre se puso al frente de los libertadores chinos (u "orientales") mientras Simón Bolívar mataba españoles en la parte occidental de Venezuela, pero luego de un intercambio de hostias y coñazos en Maturín, la Segunda República también cayó. Se refugió en Haití, vaya ironía, donde Simón Bolívar le ofreció participar en un tercer intento libertador, a lo que Sucre respondió "¡coño, no joda! ¡marico hijueputa!" ("A la tercera ya no caigo, buen señor", según otras fuentes). A los 6 meses ya echaba de menos a Mariño, así que decidió volver.

[editar] Independencia de la Gran Culombia

Al regresar a Vergüenzuela, Bolívar le ofreció la gobernación de la Guayaba y la comandancia de un batallón de yacarés del Orinoco a cambio de traicionar someter a sus antiguos camaradas de la campaña oriental (incluído Mariño) a la obediencia ciega de Bolívar, cosa que logró con mentiras, halagos y otros métodos. Después le envió de nuevo a Haití, que en ese tiempo era la mayor superpotencia de América, en busca de armamento de última tecnología. Ya liberada la Nueva Bomba de Mano y creada la República de Locombia, su jefe Bolívar siguió pidiéndole favores: esta vez le encargó redactar el Tratado de Regularización de la Guerra, un acuerdo que más tarde firmaron en Santa Ana el libertador Bolívar y el general español Morillo para que la matanza entre patriotas chibchombianos y realistas españoles fuera más civilizada.

[editar] "Liberación" de Ecuador

Batalla de Pichincha.jpg

Representación históricamente correcta de la batalla de Pichincha.

Sucre partió después a Guayakill para liberarla del yugo español y someterla al yugo de la Gran Colombia de Bolívar, cosa que logró, pero los españoles amenazaban con contraatacar desde su diabólica base secreta ubicada en Quito. La situación era tan delicada que Simón Bolívar y su homólogo argentino José de San Martín se reunieron en Guayaquil, donde organizaron un teletón para reunir fondos destinados a ayudar a Sucre, pero esto no resultó, debido en gran parte a las diferencias políticas entre ambos libertadores. Cabreado por la inutilidad de sus colegras, Sucre decidó liberar a Quito él solito.

En su camino a Quito se encontró con los españoles en Yahuachi, a los que venció, pero otro contingente español lo acechaba de cerca, cual Depredador, así que se volvió a enfrentar con éstos en Huachi. Sucre fue derrotado humillantemente y hasta se temió por su vida al rebotarle la esquirla de una bala en el dedo meñique de la mano izquierda, por lo que debió emprender la retirada momentáneamente, pero se recuperó milagrosamente tras recibir un regalito de Bolívar desde Bogotá (y la ayuda de la fuerza peruana al mando del coronel Andrés de Santa Cruz), logrando sobreponerse en las batallas de Turrohuachi y Cuenca, para deshacerse definitivamente de las molestas tropas realistas en una infernal batalla librada en el cráter del volcán Pichincha, gracias a la intervención deus ex machina de un cóndor gigante montado por Gandalf, y así pudo tomar Quito.

[editar] Independencia del Perú

Al ver que la liberación de Ecuador fue pan comido, el ahora general Sucre pensó "qué demonios" y se dirigió a anexar independizar el Chiquito Perú (en contraste con el Alto Perú). Le preguntó a Bolívar si le quería ayudar en esta empresa, a lo que éste contestó "sí, sí, iré en cuanto resuelva este crucigrama... ¿palabra de 9 letras para 'gobierno bolivariano'?". Sucre llegó a Lima sin Bolívar, pero no requirió su ayuda para ocuparla, ya que los españoles la habían abandonado para ir en busca de El Dorado; obviamente Sucre contaría después una historia levemente adornada sobre la captura de la ciudad. Una que incluía zombies y dragones.

Partió a Yungay, donde armó una base mientras esperaba a Bolívar y fue consentido por la población local, pero Sucre se aburría, quería ver sangre, acción, así que marchó a Huánuco en busca de pleitos. En Junín interceptó a un grupo de españoles desarmados, a los que liquidó sin piedad para seguir avanzando a todo galope (Bolívar llegó tarde a la batalla, pero alcanzó a rematar a los heridos). Finalmente, las tropas peruano-grancolombianas de Sucre y Bolívar llegaron a Ayacucho, donde se unieron a los ejércitos patriotas de Argentina y Shile, estos últimos comandados por una figura de acción a tamaño real de Bernardo O'Higgins, para librar la batalla definitiva contra los españoles por la independencia de Sudacamérica.

Sin embargo, los altos oficiales españoles eran masones, al igual que los Libertadores, y también se oponían a la monarquía absolutista de Fernando VII. Por lo tanto, ambos bandos acordaron de antemano la capitulación española, pero como se hubiese visto muy sospechoso que los hispanos cedieran sus posesiones sin pelear, se vieron obligados a fingir una batalla. Sí, vale, murieron más de 2.000 soldados, pero igual fue una batalla fingida. Incluso, cuando el virrey español se rindió y le entregó su espada en medio del combate porque tenía ganas de ir al baño, Sucre se la devolvió disimuladamente para no defraudar al público.

La victoria de Ayacucho y la posterior capitulación realista decretaron el fin de la dominación española en América (después vendría la dominación gringa, pero esa es otra historia). El Parlamento peruano nombró a Sucre Gran Mariscal de Ayacucho, Jefe Supremo Militar, General en Jefe de los Ejércitos, Míster Simpatía y Reina Madre, entre otros títulos.

[editar] Presidente perpetuamente vitalicio de Bolivia (1827-1828)

Sucre y amigos.jpg

Sucre y sus amigos disfrutando de unas cervecitas.

Apenas se estaba recuperando de los golpes que recibió en Ayacucho cuando su jefe le pidió que fuera al Alto Perú, rebautizado "Bolivia" por sugerencia de Bolívar, para acabar con los últimos focos de resistencia española. Después se celebró un aquelarre en casa de una tal Libertad (ubicada en una ciudad que casualmente también se llama Sucre) para proclamar de manera oficial la independencia de Bolivia.

Sucre fue nombrado presidente vitalicio de Bolivia. Durante su gestión, promulgó leyes progresistas (legalizó el consumo de coca, la educación para las mujeres, el matrimonio homosexual y la pedofilia), pero renunció al poco tiempo ya que no conocía el significado de la palabra "vitalicio". Aunque también pudo haber influido en su decisión un motín contra su gobierno que estalló en Chuquisaca, suceso conspirativo instigado por militares peruanos malagradecidos, puesto prisionero por el general Gamarra y escoltado a su exilio a la Gran Colombia, que habían derrocado al gobierno bolivariano en Perú, a pesar de que éste había tomado medidas de urgencia para satisfacer al pueblo tales como restaurar la esclavitud por poder del Cesar Simon Bolivar. El objetivo de los peruanos insurrectos era conquistar Bolivia y, más tarde, el mundo.

Durante la sublevación Sucre fue baleado a lo 50 Cent, pero sobrevivió y tuvo que vivir con tapones en sus agujeros de bala por el resto de sus días. Traumatizado por esta experiencia, se retiró a Ecuador.

[editar] Guerra contra Perú

Los peruanos se quedaron con las ganas de invadir Bolivia, así que se concentraron precisamente en anexar Ecuador al contar con el visto bueno de los pelucones de Guayaquil. Ante la invasión peruana a la Gran Colombia, Sucre reunió y se puso al mando de una banda de bastardos sin gloria para repeler a los rebeldes, a pesar que éstos los doblaban en número de 900 soldados peruanos contra 5000 soldados Colombiano. Al estar en desventaja, era obvio que el ejército grancolombiano era el que despertaba más simpatías, así que sucedió lo que todos esperaban: le patearon el culo al ejército peruano junto con el General Gamarra en comvenio, en Portete de Tarqui de manera tal que éstos se rindieron en seguida, al ser destituido La Mar de Gobierno del Perú, con ayuda del general Gamarra despues de 7 meses y aceptaron abandonar Guayaquil, Cuenca y hasta Perú con tal de no volver a sufrir la ira del ineficaz Sucre y sus bastardos, derrotados en varias batallas en Colombia (Pasto), Ecuador, Perú (Batalla de Corpahuaico) 6 dias antes de la Batalla de Ayacucho. Meses despues, la disolución de la Gran Colombia

[editar] Últimos días

Muerte de sucre.jpg

Tras el asesinato, el caballo de Sucre huyó del lugar para que no lo culparan a él.

Ahora sí, parecía que Sucre por fin podía retirarse de la vida pública para dedicarse exclusivamente a fabricar hijos con su mujer, pero no. Se estableció en Huecotá D.C. sólo para terminar siendo nombrado dedocráticamente diputado del Ecuador por Bolívar la Asamblea Constituyente ecuatoriana, sin necesidad de recorrer el país regalando sonrisas forzadas, besar bebés o siquiera pisar Ecuador, en un momento en que la Gran Colombia se desintegraba debido a una bola de antimateria no controlada a tiempo.

Justo cuando iba a rumbo a Quito para ser elegido el primer presidente del Ecuador, el Gran Mariscal Sucre fue asesinado a balazos víctima de los narcotraficantes que operan en Nariño. Este crimen evitó que Bolívar pudiera perpetuarse en el poder de la Gran Colombia nombrando a un sucesor, así que murió de pena unos meses más tarde.

[editar] Legado

Como se sentían culpables, las naciones bolivarianas empezaron a bautizar compulsivamente departamentos, estados, municipios, ciudades, pueblos, cantones, cantinas, villas, capitales bolivianas legítimas, personajes de Prison Break, etc., en honor al Gran Mariscal. La moneda ecuatoriana también se llamó sucre, hasta que en el año 2000 se impuso el Ecuadorian US Dollar; para enmendar este desviacionismo pro-yanqui, El Comandante bautizó SUCRE (sigla de Sociolistos Unidos, Comunistas y Revolucionarios) a la segunda moneda oficial común del ALBA (la primera es el petróleo).

[editar] Enlaces relacionados

HugoChavez.jpg Artículo Venezolano Destacado

Este ha sido un artículo destacado,
porque así lo exigió el pueblo sobornando votando al CNE.


Montalvo.jpg Artículo Ecuatoriano Destacado

Este va siendo un artículo destacado, porque el noble pueblo ecuatoriano
así lo va queriendo. Tan fuerte es esta voluntad, que ni Montalvo,
ni Correa ni el Tungurahua se van oponiendo.

Herramientas personales