Arnaldo Otegi

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Gañan.jpg Lor apañole' semos asín.

(Humor español que probablemente no entiendas si no provienes de la Península Ibérica o de las colonias restantes)


Cita3.pngLos españoles son mis hermanosCita4.png
Arnaldo Otegi sobre el conflicto vasco
Oteguievil.jpg

La cara amable de Otegi

Arnaldo Otegi es un activista pro-derechos humanos, famoso por su doctrina de la no-violencia, enseñanza recibida de su gurú Mahatma Gandhi.

Ha sido acusado de muchas cosas y enjuiciado por ello, pero como está convencido de que los dictados de su corazón son buenos, no se rinde. Sabe que tarde o temprano la Alianza Rebelde vencerá al Lado Oscuro y entonces todos podrán bailar el aurresku en el bosque con los ewoks, bebiendo grandes cantidades de patxarán casero.Actualmente dirige el refundado Club Atlético Batasuna.

[editar] Nacimiento e infancia

Otegi nació en 1909, en un punto indeterminado de la Euskadi tropical. Jugando de pequeño a españoles y vascos comprendió el sufrimiento de su pueblo, y juró sobre la tumba de Txiribitón que no descansaría hasta lograr la paz y la independencia. Sus primeros pasos por este camino consistieron en hacer emboscadas con piedras a los patrols de la Guarra Civil, pero el escaso éxito de estas incursiones le hicieron desistir.

[editar] Juventud

Kaleborroka.jpg

Algunos de sus discípulos en la sagrada misión de hacer ver la luz a los demás

Marchó a la India en busca de una respuesta. Se dedicó a la meditación, viviendo junto a los shadus (ascetas indios). Se alimentaban de una especie de pan blando y podrido, que elaboraban con los desperdicios que los aldeanos les ofrecían, y fumaban grandes cantidades de hierba tibetana, con el objetivo de alcanzar la iluminación. En un guateque para hippies celebrado en Goa conoció a su primera mujer, Aishwarya Rai, de la que se separó a los dos días de casarse (y de conocerse), porque ella le confesó que no era vasca.

Otegi volvió a la meditación, sentándose bajo una higuera con las piernas cruzadas, pero por más que pensaba y pensaba no daba con la respuesta. Un día vio a un hombre esquelético que se arrastraba por el suelo, agarrándose la tripa. Era Gandhi durante una de sus famosas huelgas de hambre. Gandhi le dijo a Otegi: Si me das un trozo de ese pan putrefacto, te tomaré como alumno, para que puedas encontrar lo que buscas. Otegi asintió y escupió una flema en su trozo de pan, costumbre hindú para cerrar un trato. Luego se lo pasó a Gandhi, que lo devoró con fruición.

Otegi pasó varios años con su nuevo maestro, que también era nacionalista, aprendiendo la no-violencia, técnica oriental que consiste en dejarte dar golpes sin ofrecer resistencia, con la esperanza de que el agresor se canse. Un día que se estaba entrenando en la sagrada enseñanza de su maestro, vio la luz. Otegi había alcanzado la iluminación, después de cuatro horas recibiendo golpes en la cabeza.

Pils2305b.jpg

Otegi es tan buen tipo que regala esta camiseta a quienes no comparten sus opiniones

[editar] Vuelta a la patria

Volvió a Euskadi, que para entonces era una nación país estado cosa sumida en el caos. Y sentado en la posición del loto, bajo el Árbol de Guernika, comenzó a difundir su palabra. Clavó en el Árbol la bandera que había elegido para su pueblo, que era igual a la de otro país, pero le había cambiado los colores, y después montó una rueda de prensa donde anunció una revolución pacífica.

[editar] En la actualidad

Arnaldo Otegi ha creado muchas ONG´s, como Batasuna, Euskal Herritarrok o Herri Batasuna, pero tras varios juicios tuvieron que cerrarlas, porque el Partido Popular ya tenía esos nombres registrados. Ya se ha comprobado que nuestro querido Otegi es un prohombre de la "paz", de hecho él se basa en la "paz preventiva", que consiste en chantajear a Zetapé por el 11-M que hizo ETA a cambio de la independencia total de Euskal Herría, llamada también Sabinoaranalandia o Otegilandia. Lo cierto es que nuestro embajador de la paz ante Zetapé y la Vicevogue es un hombre modélico: cuando le llaman a declarar al juzgado por apología del terrorismo siempre tiene una excusa muy razonable para no acudir: que nieva y se bloquean las carreteras, que no le parece necesario, que entonces ETA pondrá alguna bombita de ná para hacer bromitas, que eso es cosa de la extrema derecha del PP y de la guerra de Irak, que cuidadín cuidadín o contará a todo Dios que Zetapé estaba detrás del 11-M para ganar las elecciones dando un golpe de estado, o cosas más simples como por ejemplo que esa comparecencia dañaría el proceso de la "pá del corrá".

Un señor muy bondadoso y simpático, amabilísimo con las víctimas de ETA y sobre todo con los ediles del PP del País Vasco. Si es que hay motivos para erigirle un busto en un monte vasco con una glorieta adjunta, oigan.

Herramientas personales