Arnold Schönberg

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Arnold - schonberg.jpg

A menudo se le confunde con el otro Arnold

Arnold Schönberg (Viena, 13 de septiembre de 1874 – Los Ángeles, 13 de julio de 1951) fue un compositor de Música Clásica, teórico musical, inventor, pintor y deportista austriaco de origen jodío. Desde que emigró a los Estados Unidos, en 1933, escribió su apellido con la otra grafía -Schoenberg- para enterarse de si se referían a él en los SMS. A menudo se le confunde con su casi homónimo Arnold Schwarzenegger, también artista austriaco emigrado a Estados Unidos, también célebre por arrasar con todo lo que encuentra a su paso y que comparte con Schönberg la afición a mostrarse en seductores trajes de baño.

[editar] Biografía

Los comienzos

De orígenes humildes, no podía permitirse el coste de los estudios musicales, así que se construyó un violín con la pata de una mesa y los cordones de sus zapatos para poder estudiar de manera autodidacta mientras trabajaba, según decía él, de aprendiz en un banco -aunque en realidad lo hacía en un sótano fabricando balones del entonces incipiente deporte del balompié para la marca Nike-. Tras fabricarse un violonchelo con una puerta y el cable del teléfono, logra entrar en una orquesta amateur donde conoce a Alexander von Zemlinsky, quien, acojonado por sus composiciones, le presentaría a uno de sus mentores: Gustav Mahler.

La relación con Mahler sería muy intensa: casi siempre derivaba en gritos e insultos, a pesar de lo cual Schönberg siempre hablaría bien de él salvo a sus espaldas, donde le ponía pingando. También trataría con Richard Strauss quien poco menos le mandó a tomar viento.

Inspirado por su relación con su primera mujer, escribiría el Poema Sifónico "Noche transfigurada". La letra del poema se basa en un relato del género de ciencia ficción, en el que un marido cornudo acepta, pelillos a la mar, criar como propio al hijo que la furcia de su mujer ha tenido con otro a sus espaldas.

[editar] Atonalismo

Visionrojaschonberg.jpg

Arnold Schönberg: "Retrato de un asistente a mis conciertos" Óleo sobre lienzo

En un delirio mesiánico decide salvar la música occidental y, para ello, cargarse los fundamentos de la misma. Secundado por sus alumnos y secuaces Alban Berg y Anton Webern, se dedica a hacer una música más rara que un perro verde, que de tan racional que es llega un momento en que parece que la ha escrito un mono. Con todo su cuajo, y tomando como modelo la pintura de su amigo Kandinsky (otro que tal baila) decide que en esto consiste el Expresionismo musical -rechazaría el término "Atonal", pues su intención es que sus obras se vendieran como politonos-. Kandinsky, halagado, accedería por su parte a exponer los pintarrajos de Schönberg (no se conformaba con destrozar la música).

A esta época pertenecen obras como "El libro de los jardines colgantes", ciclo de canciones de tema botánico, la ópera "La mano feliz", apología de la masturbación compulsiva, y sus "Cinco piezas orquestales", de las cuales la tercera "Timbres" está dedicada a las bocinas de los automóviles y bicicletas, que por entonces gozaban de gran popularidad. También destaca otra ópera "La espera", cuyo proceso compositivo consistía en sentarse al piano, tocar cualquier majadería que se le ocurriera y luego llevarla al papel sin reflexionar más en ella. El libretto de la misma fue escrito en la sala de espera de la consulta del dermatólogo -al cual acudía por su más que incipiente e irreversible alopecia-. Finalmente destacaremos "Pierrot Lunaire", nueva incursión poético-musical en la ciencia ficción que años después inspiraría un relato casi homónimo en Las Aventuras de Tintín.

Es también entonces cuando empieza a gustar de intercambiar impresiones musicales con Igor Stravinsky, a quien siempre se refiere cariñosamente con los siguientes términos: Smarty, Arschloch, Schwanzlutscher, Hofnarr! recibiendo siempre muy atenta contestación por parte del ruso: Глупо, вырождаться, беспорядок, хуесос!. La posición común de ambos respecto a la música de Giambattista Diverdi sería determinante en su sólida amistad.

Cuando él y sus mentados secuaces fueron llamados a filas en la Primera Guerra Mundial, todo el mundo esperaba que se les quitase la tontería.

[editar] El Dodecafonismo

Matrizdodecafonica.jpg

Sencillo esquema para calcular series dodecafónicas

Lejos de esto, vuelve de la guerra con más mala leche que nunca y decide -parafraseando a un joven teniente llamado Adolf Hitler- crear un sistema de composición musical que asegure "La supremacía de la música germana por los próximos trescientos años". Es así como medio plagia inventa un sistema de composición musical llamado dodecafonismo, basado en crear series, lo cual estuvo a punto de facilitar su fichaje por la productora HBO.

Este sistema de composición tuvo pronto gran éxito en las fruterías y supermercados, donde el público iba a aprovisionarse de hortalizas varias -algo pasadas, a ser posible- con las que agasajar al compositor y los intérpretes, arrojándolas sobre ellos con tanta fuerza les resultara posible. Gracias a sus éxitos dodecafónicos Schönberg, Berg y Webern pasarían a la posteridad con el sobrenombre de Trío Calavera Segunda Escuela de Viena, y serían contratados en multitud de bodas, bautizos y comuniones tirolesas.

Pertenecen a esta época la célebre "Suite Op.25" inspirada en el hotel en que había pasado sus últimas vacaciones, y las "Piezas para piano op.33", que evocan a Jack el Destripador.

Dado que el teniente de quien hablábamos antes ascendió rápidamente a canciller y por esa manía que le surgió de regalar el gas gratis a todos aquellos que tuvieran el mismo orígen étnico de Schönberg, éste tuvo que salir por piernas de los países germanos para instalarse en Barcelona, donde tomaría gran afición al pan tumaca y al fútbol del Barça, que de aquella más que tiki-taka era tikis-miquis.

[editar] Dios bendiga a América

Schonbergtenis.jpg

Trabajando duramente con el FBI para derrotar a la Alemania Nazi

Finalmente sentiría la llamada del tío Sam y cambiaría el espetec por el hot dog. Estados Unidos era el país de las oportunidades: le daba ocasión de ser visto como una rareza exótica, de vivir sin dar palo al agua dando charlas de abuelo cebolleta en las universidades y de seguir intercambiando cariñosos epítetos con Stravinsky, que también se encontraba por allí.

Colaboraría activamente con el gobierno de los EEUU en su lucha contra la Alemania Nazi desarrollando un código secreto de comunicación basado en los movimientos de los jugadores de tenis (serializados de manera similar a los sonidos en su música) sobre la cancha de juego

Sus alumnos de esta época se caracterizaron por ser todos unos completos botarates ¡qué lejos quedaban sus tiempos de chanzas y camaradería con Berg y Webern!. Todos salvo un tal John Cage que se pasaba la clase en silencio en la posición del Loto, y a quien Schönberg aconsejaría, como años atrás a él Richard Strauss, que se dedicase mejor a la cría del champiñón. En efecto, Cage terminaría siendo un reputado micólogo, afición que combinaría con la música.

De esta época final datan las obras "Moisés y Aarón" ópera en la que aborda por primera vez el género de espada y brujería, que combina magníficamente con la música dodecafónica, y "La escalera de Jacob", inspirada en las escaleras mecánicas de los grandes rascacielos y su serialización. Finalmente volvería a componer con melodías y armonías como las de toda la vida, con la única intención de descojonarse de sus seguidores más recalcitrantes.

[editar] Sabías que...

  • ... Schönberg estuvo calvo desde su nacimiento?
  • ... Schönberg inventó una percha para falda?
  • ... debido a su edad no le dejaron participar en los Juegos Olímpicos en la modalidad de tenis?
  • ... inventó el Dodecafonismo porque tenía miedo al número 13?
  • ... inventó un juego que combinaba el ajedrez con el parchís?
  • ... cuando Schönberg estiró la pata Stravinsky empezó, por ganas de joder la marrana, a escribir música dodecafónica?
  • ... muchos admiradores de Schomberg Shongerg Sgronger son incapaces de escribir bien su nombre?
Herramientas personales