Arturo Castañeda Cid

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
BanderaEspaña.png Este artículo contiene una alta dosis de humor español.
Si no eres de esta casta tierra, probablemente pierdas el tiempo leyendo esto.


Arturotamanio.jpg

Comparación de tamaños Arturo - Humano

Arturo Castañeda Cid es un flipadillo megahormonado conocido en todas partes por su afición desmedida al fisioculturismo, pseudo-deporte de mierda gracias al cual ha terminado haciéndose un hueco en el panorama mundial.

[editar] Inicios

Arturito 3.jpg

Los primeros tiempos siempre son duros.

El bueno de Arturito no tiene una fecha concreta de nacimiento. Es más, ni siquiera se sabe si nació realmente. De todas formas, algunos frikis científicos opinan que pudo ser parido directamente por las murallas de Troya cuándo estas fueron derribadas. De ahí vendría su famoso apodo de "el Muro". Algunas investigaciones recientes deshechan la teoría legendaria, y apuntan a que más bien podría ser el hijo de un portero de discoteca con una pared de hierro colado.

Nada más nacer, Arturo se sintió desamparado. Nadie le quería por su careto de gilipollas y menos aún por su lamentable estado físico, ya que al chaval le encantaba zamparse todos los bollos que se encontraba por las afables costas de su tierra natal. Debido a este patente rechazo social, inició una peregrinación a Jerusalén, donde ejerció durante cierto tiempo como ayudante personal del Muro de las Lamentaciones.

[editar] Dándose a conocer

Arturito 2.jpg

¿A que parece un montaje? Pues no lo es.

Sin embargo, más tarde le entró el gustirrinín por viajar, así que se compró una piragua y se puso a darle al remo con bríos renovados. De esta forma, el diámetro de sus bíceps y tríceps superiores comenzó a multiplicarse de forma preocupante, de forma que el tío comenzó a ejercer diversas profesiones por todo el Mediterráneo, destacando chulo putas, vigilante nocturno, barrendero y camionero.

Arturo El Muro era un chico acomplejado por su minúscula talla (apenas supera el metro y medio). Ya que no podía crecer a lo largo, se dedicó a crecer a lo ancho para tratar de vencer su enorme complejo de inferioridad, de tamaño inversamente proporcionl a su altura. Fue así como se metió en el mundo del culturismo.

Un buen día, se hizo un corte en la mano tras intentar afilar a golpes la espada de Damocles, así que acudió a una farmacia a por unas vendas. Desgraciadamente, la lentitud del servicio hizo que estallara en furia y se tragara cien kilos de pastillas. De aquel célebre momento procede su adicción a los anabolizantes, un vicio que ni siquiera sesiones intensivas de episodios de House han conseguido curar. A día de hoy, su excesivo cariño por las sustancias dopantes ha conseguido que su cuerpo ya no produzca sangre, si no únicamente mierda testosterona. Podría decirse que la HGH (hormona de crecimiento humano) es su "pan de cada día".

[editar] En la actualidad

Arturito 4.jpg

El desayuno de los campeones.

Tras muchas peripecias, Arturito acabó recalando en una hermosa localidad turca lusitana conocida como la finca de Paco A Coruña. Nada más llegar, nuestro amigo el culturista se vio involucrado en un accidente cuándo se plantó en medio de una de las calles principales de la ciudad, bloqueando el tráfico durante horas y frenando a un total de seis camiones que osaron embestirle.

Aunque parecía que todo acabaría en desastre, al final se encontró una solución pacífica al dilema. Casualmente, un importante y cochambroso edificio de la ciudad, el prostíbulo instituto Eusebio da Guarda, había sufrido derrumbamientos hacía poco tiempo, por lo que Arturo encontró curro allí como muro provisional.

[editar] Objetivos

Hulk art.jpg

Arturito, verde de envidia

  • Ser reconocido por todos como muro universal.
  • Lograr que sus brazos sean más anchos que su torso (y poco a poco lo va consiguiendo).
  • Que se le valore por su papel dramático en la gran película Hulk.
  • Dominar el mundo
Herramientas personales