Batalla de Bikini de 1965

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Concejostuvalu.png

Los territorios al sur de Ukelele fueron los más partidarios de anexarse a Andorra.

Cita3.png¡Por favor, no!Cita4.png
Soldado andorriano escapando de los fans tuvalíes.
Cita3.pngLa mejor guerra es la que no se ganaCita4.png
Sun Tzu sobre su estrategia favorita.
Cita3.pngSurfin' ToovalooCita4.png
Beach Boys , surfeando.
Cita3.pngNo culpes a la noche, no culpes a la playa, no culpes a la lluvia, será que no me amasCita4.png
Luis Miguel entreteniendo a las tropas.

La batalla de Bikini de 1965 fue uno de los tres conflictos armados que vivió la capital de Tuvalu Ulterior como parte de las Guerras de Dependencia de Europa Suprarrenal, en las que dicho territorio buscaba anexarse a Andorra y ésta evitarlo. Este episodio bélico se caracterizó por los ejércitos que se enfrentaron vestidos de traje de baño, siendo uno de los más sangrientos veraniegos conflictos armados del siglo XX.

No debe confundirse esta batalla con la de Trikini ni la de y la de Topless en Inglaterra, que se disputó a pecho descubierto en 1962 y en la que el prinicpal armamento fue la granada de leche materna.

[editar] Países involucrados

Bikini1.jpg

Espía tuvalí capturada a orillas del lago Titimierda, hoy completamente seco. Los guardias tendrán que revisar a la intrusa a fondo por razones de seguridad.

Pese a que algunos historiadores han querido darle una importancia mundial a este conflicto, lo cierto es que no pasa de ser una reclamación rogativa entre dos países de dudosa importancia.

  • Tuvalu Ulterior que estando hasta el hartazgo porque nadie podía ubicar su territorio en el mapa decide vestir a sus soldados de minifalda o bañador para intentar seducir al ejército enemigo y anexarse a algún principado que pudiese darle alguna figuración en el concierto internacional.
  • Andorra, país que al limitar con Tuvalu Ulterior por un terreno escarpado destinado a basural no veía ninguna conveniencia en relacionarse diplomáticamente, de modo que sólo se mantenía un consulado para gestionar el floreciente comercio sexual entre ambos países. Los hedores provenientes de Tuvalu con el viento sur eran caldo de cultivo de rencillas milenarias entre las dos naciones.
  • El Vaticano, que a través de una mediación papal detuvo el conflicto y de paso quitarle fuerza a la revolución del sexo libre de los '60 (sin resultado en este caso).

[editar] Desarrollo del conflicto

Guerreratuvalu.jpg

Tropa de élite de guerreras tuvalíes (5 efectivos), con camuflaje de efecto inverso.

Considerada la Guerra Fría Underground, las relaciones entre ambos países llevaban unos 50 años deteriorándose debido al populismo de sus líderes que ante cualquier baja en las encuestas hacían una arenga para distraer al populacho. Las estrategias no eran las habituales de cualquier conflicto armado: Tuvalu Ulterior buscaba a cualquier costo ser reconocido como parte del territorio andorriano, y este principado evitaba por todos los medios comunicarse con Tuvalu más que lo estríctamente necesario.

En ese tenso equilibrio se encontraban las relaciones diplomáticas entre ambos países cuando Fulgencio Cachemira, líder populista tuvalí -la presidencia se encontraba vacante desde 1953-, decide en 1964 escalar el conflicto poniendo ventiladores gigantes en la frontera de modo que el olor a basura atontase a los andorrianos para que firmaran un tratado de integración con Tuvalu Ulterior. El ejército apostado en la frontera, sin embargo, hace tiempo se había acostumbrado al nauseabundo vaho, de modo que no hubo problemas para advertir rápidamente al comando central de la estrategia militar tuvalí. El alto mando militar andorriano utilizó la estrategia tradicional hacia ese país: la indiferencia. Dicha táctica resultó efectiva durante los primeros seis meses de ese año.

[editar] Primeros enfrentamientos desarmados

Lejos de apaciguar los ánimos, la estrategia andorriana generó el efecto contrario. El Ejército de Tierra tuvalí (país mediterráneo sin fuerza aérea), comandado por el transexual Vesti'tra, llevó a la frontera su mejor batallón de transformistas, entrenado en tierras mongolas desde el siglo XVII. Allí, ataviados como guapas mujeres del comercio sexual intentarían obtener la atención de los guardias de frontera, condenados a un celibato terrible al no haber siquiera fauna de la cual disponer.

[editar] Supuesto asalto de Ukelele

La calidad de la inteligencia militar tuvalí era de tal nivel que expertos aseguraron que se infiltraron fuerzas encubiertas de Andorra en Ukelele en abril de 1965. De aquello sólo queda un montón de papeles hechos serpentina que actualmente se utiliza en los cumpleaños de los jardines infantiles de la capital. En lo sucesivo, salvo ciertos parapsicólogos, nadie ha podido documentar sólidamente el episodio. Con el tiempo se ha discutido este evento como un caso de contrainteligencia en las academias de guerra de todo el mundo Tuvalu y Andorra.

[editar] Etapa química del conflicto

Dado que las amenazas tuvalíes no daban resultado, el país recurrió a la táctica más arriesgada que tenía dentro de su estrategía: iniciar una guerra química para doblegar la voluntad andorriana. Según documentos desclasificados recientemente, generales tuvalíes contactaron a agentes del ejército de Estados Unidos para adquirir bombas de LSD que pudiesen lanzarse con catapultas, boleadoras, o a mano que más no sea. Según la fina diplomacia tuvalí, los militares norteamericanos los recibirían "con las puertas abiertas". Sin embargo, al llegar al Pentágono, la puerta tenía pegada un papel que decía "vuelvo en cinco minutos", que se prolongan hasta hoy y esa es la explicación del fin de las relaciones diplomáticas entre esos dos países.

[editar] Operación Primavera Verano

Traseros.jpg

Tropas dirigiéndose a al campo de batalla.

Habiendo fracasado la táctica de guerra química, los militares tuvalíes recurrieron a la estrategia "C" denominada "Operación Primavera Verano", consistente en movimiento de tropas en traje de baño desde la capital tuvalí en carros alegóricos, de modo que el satélite espía menos avanzado pudiese ver los detalles de los movimientos. Para ello, Tuvalu recurrió a las 30 últimas candidatas de Miss Universo que obtuvieron el último lugar y a lo que pareciese mujer a algunos kilómetros de distancia. El objetivo era rebajar la moral del enemigo. Sin embargo, el mando andorriano contraatacó con sus tropas femeninas de elite, que al acercarse a la frontera produjeron la combustión espontánea de gran parte de la formacion tuvalí. Los sobrevivientes y heridos graves debieron retroceder y en lo sucesivo se ganaron el pan bailando en los clubes de peor calaña de Tuvalu o retratándose para calendarios de garage con la ayuda de Photoshop.

[editar] Mediación papal y fin de las hostilidades

En noviembre de 1965, el Vaticano se ofrece a mediar entre las dos superpotencias naciones en una movida hábil que le permitiría a la Iglesia Católica controlar la moral eliminando el traje de baño del campo de batalla. Otras naciones le agradecen al Estado vaticano su gestión al eliminar los malos olores que circularon durante meses en sus respectivos territorios. "Bellum malus odor habetis", sentenció el papa Pablo VI antes de poner el aire acondicionado del papamovil.

[editar] Consecuencias

Dentro de las condiciones que impuso la mediación a Andorra está la posesión de parte de Tuvalu de un par de peñascos de poca importancia tanto en materia geopolítica como de recursos naturales. Tuvalu, orgulloso, construyó dos enormes obeliscos que se ven desde Google Earth expresando la anexión simbólica de su nación a Andorra. Hoy nadie recuerda porqué se construyeron dos monumentos en vez de uno solo. En los libros de historia tuvalíes figura este capítulo como un triunfo militar de gran importancia. En las series humorísticas andorrianas de televisión es chiste recurrente e incombustible.

[editar] Armamento

Skeetsurfin.jpg

Arma de terror psicológico.

Aparte de lo ya citado, fue muy utilizado por Tuvalu Ulterior el bañador atrevido cuya finalidad era socavar la firmeza del contrincante. Resultó un completo fracaso en el campo de batalla, pues en vez de lograr la seducción de las fuerzas andorrianas a lo más causó un poco de asco y mucha risa, dado que en Tuvalu es costumbre que las mujeres vayan peludas como un oso.

Fueron muchos los experimentos que se desarrollaron para encontrar armamento novedoso y a precios económicos. Lo más llamativo fue la brigada de niños de Haloween, que aprovechándose de la estatura de los efectivos efectuaba guerra de guerrillas y terrorismo urbano con agilidad. Para sus operaciones podían usar pistolas de agua que escondían en sus disfraces a prueba de radar o bien lanzar a la cara del enemigo las golosinas capturadas en saqueos.

Ambos ejércitos de mar estrenaron además la tabla de surf misilera con motor fuera de borda. La tecnología no estaba lo suficientemente desarrollada como para transformar este dispositivo en el mortífero armamento que es hoy, de modo que tuvieron que eliminar los misiles y reemplazarlos por petardos y bombas de ruido, haciendo muy inefectivo su poder de fuego. Por último, y no por ello menos importante, influyo también en su pobre registro que no hay mar en la frontera entre ambos países.


Cervantes.jpg

Artículo destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada por decisión popular.

Los rumores sugieren que sus autores fueron instruidos
por el mismísimo Miguel de Cervantes.

Herramientas personales