Batalla del cabo Matapan

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Cita3.pngSeñor, hemos perdido casi toda la flota en esa maniobra de intimidación delante de la flota enemiga.Cita4.png
Oficial italiano informando al Duce en la ducha Mussolini.
Cita3.png¿Incluído el Diana?Cita4.png
Mussolini sobre el comentario anterior.
Cita3.pngFue el primero en caer, señor.Cita4.png
El mismo oficial de antes sobre la pérdida del Diana.
Cita3.png¡Ja, ja! ¡Ja, ja!Cita4.png
Almirante Nelson sobre la flota italiana.
Mariposa.jpg Dejar este artículo en su estado actual, es como impedir a una mariposa desplegar sus alas. Si tienes un rato libre, puedes ir alargando el artículo, que ahora que le has quitado listas, ha quedado esmirriado. El mundo será más bonito y todos viviremos más felices.

La batalla del cabo Matapán, también conocida como "el palizón que le pegaron los ingleses a la flota italiana" fue una batalla de la Segunda Guerra Mundial que se produjo entre la flota inglesa del mediterráneo, al mando del almirante Nelson, y la flota italiana, al mando del almirante Corleone. La victoria inglesa fue el determinante de que la mayor parte de los suministros de raviolis que Mussolini enviaba a los ejércitos alemanes de Erwin Rommel en el desierto se hundiera por culpa de ataques ingleses, porque la flota italiana estaba destruida.

[editar] Antecedentes

Poco antes de la batalla, los alemanes habían atacado con torperos tripulados la flota del mediterráneo inglesa, creyendo que así los italianos podrían aprovecharlo, y lo aprovecharon para hacer una odisea absurda en torno al mediterráneo con lo mejorcito de su flota, formada por los acorazados Littorio, Garibaldi y el famoso acorazado Hetalia, escoltados por trirremes romanas, mientras los ingleses pasaban por allí con más buques y con el portaaviones HMS The Beatles.

[editar] Fuerzas italianas

Barco de vapor.png

Acorazado italiano conocido como "Diana" (primero en ser hundido).

Al mando del almirante Corleone, las fuerzas italianas contaban con:

  • Los acorazados Littorio, Garibaldi y Hetalia (construido en Japón para la armada italiana), carentes de radar.
  • Los cruceros de guerra "Diana", "Mozzarella", "Pizza" y "Ravioli".
  • 120 destructores (121 fueron destruidos por la flota británica).
  • 350 trirreme romanas.

[editar] Fuerzas inglesas

Las fuerzas inglesas al mando del almirante Nelson, contaban con toda la flota del Mediterráneo, procedente de Egipto, y con buques que llegaban del Atlántico por Gibraltar. Sus buques eran:

  • Los acorazados HMS Victoria, HMS Queen, HMS Escocia, HMS Trafalgar y HMS Olimpyc.
  • El portaaviones HMS The Beatles.
  • Los cruceros de guerra HMS Rolling Stones, HMS Freddie Mercury y HMS Police.
  • Los submarinos HMS Yellow Submarine y HMS Dalek.
  • Varias flotillas de destructores y de bergantines.

[editar] Desarrollo de la batalla

Así se libró la batalla del Cabo Matapan, entre las fuerzas británicas y las italianas.

[editar] Cronología de la batalla

  • 5:40: Los vigías italianos se toman un descanso para desayunar raviolis.
  • 5:45: Primer torpedo lanzado desde el HMS Yellow Submarine, destruyendo dos trirremes juntas.
  • 5:46: El Diana es hundido por disparos desde el HMS Freddie Mercury.
  • 6:25: Después de un arduo enfrentamiento, el HMS Queen hunde al Hetalia.
  • 6:30: Aviones Harrier del HMS The Beatles hunden bastantes trirremes italianas.
  • 6:35: Mussolinni se entera de la derrota.


[editar] Batalla en sí

Mary Celeste.jpg

Italianos evacuando una trirreme casi hundida

La flota italiana estaba llevando y trayendo armamento a las fuerzas en Grecia, consistente en raviolis y banderas blancas. A la vuelta a Italia, sus fuerzas no pudieron ver que los ingleses estaban por allí porque era de noche y los muy subnormales aún no tenían radar.

Justo a las nueve de la noche, el HMS Yellow Submarine comenzó el ataque, echando a pique dos destructores italianos y catorce trirremes, apoyado por el HMS Freddie Mercury, que exterminó bastantes de las galeras y hundió al Diana, gracias a que los italianos habían puesto dianas de tiro en vez de cañones.

Durante las siguientes horas, los aviones y los buques británicos estuvieron destrozando la flota italiana hasta la saciedad, hundiéndola por completo gracias a la estupidez del almirante Corleone.

[editar] Causas de la desastrosa derrota italiana

Se cree que la derrota italiana se debe al mal estado de sus buques y a la inferioridad de sus trirremes frente a los más modernos bergantines ingleses, a parte de la falta de radar debido a que se gastaron el presupuesto en espaguetis. Además, los ingleses disponían del portaaviones HMS The Beatles, cuyos aviones Harrier consiguieron el dominio del aire frente a los italianos y el HMS Olimpyc gue era un barco de carga.

[editar] Consecuencias de la Batalla

Churchill V Sign.jpg

Winston Churchill declarando el "Día de Reírse de los Italianos".

Las consecuencias de la batalla fueron fatales para Italia, pues ya ni su marina se había librado del ridículo más absoluto, sino que sufrieron las constantes carcajadas de medio mundo, al igual que las otras ramas de sus fuerzas armadas y su armamento. Desde 1937, en que el Corpo di Tontos Voluntarios fue derrotado en Guadalajara por fuerzas inferiores en número y peor armadas, el ejército de Mussolini había ido de derrota en derrota, y ahora la marina de guerra hacía lo mismo, con su primera batalla importante desde el siglo XVI y su primera gran derrota por imbéciles.

[editar] Consecuencias en la moral inglesa

También devolvió la moral a los ingleses, que a pesar de que su capital sufriese un frente atascado con precipitaciones de Messermitz y de Heinkels alemanes, se rieron hasta la saciedad de los inútiles italianos y de su modo de perder batallas, por lo que Winston Churchill presentó a la Casa de los Loros una propuesta de ley para que el aniversario de esa batalla fuese llamado "Día de Reírse de los Italianos", propuesta que fue aprobada con un 150% de carcajadas a favor.

[editar] Consecuencias en la moral italiana

Puesto que todo el mundo, incluidos los propios italianos sabían que las fuerzas armadas de Italia estaban formadas por pringaos y perdedores, y que eran una panda de nenazas, no tuvo realmente consecuencias en la moral italiana, salvo en la de los miembros de la resistencia organizada por Peponne y por Don Camilo en el norte, que casi se mueren de la risa.

En otro lado, eso hizo que los italianos dejasen de creer que al menos su marina era medianamente buena, sino que era -y es- tan mala como las otras ramas de sus fuerzas armadas.

[editar] Véase también

Herramientas personales