Burj Al Arab

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Burjalarab.jpg

Parece un velero encallado en la costa de Dubái, genial idea para que no se lo roben sabiendo que es un hotel.

El Burj Al Arab (برج العرب en letra de médico) significa "Yo puedo pagarlo y tú no" en su natal idioma árabe. No es una nave espacial ni un velero gigante de la dimensión desconocida, al contrario, es un hotel de ultralujo de los más altos, lujosos, exorbitantes, impactantes y derrochadores de este feo mundo. Es tan exclusivo que incluso tiene la categoría de 7 estrellas, saltándose de 5 a 7 porque ya saben que cabalísticos ses uno cuando es multimillonario. Siendo que es el hotel más costoso del mundo y solo gente como Bill Gates, Carlos Slim, Mark Zuckerberg y Jimbo Wales (el que siempre pide donaciones en Wikipedia) pueden pagar un par de noches sin angustiarse de que los jeques árabes les rompan las piernas.

[editar] Características

La construcción del edificio se inició en el año 700 para competir con La Meca como destino turístico favorito de los musulmanes a la hora de peregrinar, por razones religiosas el Burj Al Arab perdió por dos sencillas razones, en ese tiempo las tribus que todavía no formaban una sociedad árabe eran más pobres que <inserta tu nombre aquí> después de invitarle el cine a su novia y por lo tanto el hotel era una balsa sobre el mar con un lugar para dormir, y segundo, que La Meca tenía una lujosa piedra negra gigante y al parecer a les interesaba más su salvación que los lujos.

Finalmente gracias al descubrimiento de un agente incinerador de enemigos llamado petróleo, los territorios obtuvieron suficiente dinero para hacerse de obras arquitectónicas de gran envergadura en su propia tierra, nada de construir Al-Ándalus en España y luego dejársela a los católicos para que la presumieran. En 1994 donde anteriormente se encontraba la balsa se hizo una isla artificial y sobre él un edificio inspirado en una embarcación a vela, sobre todo para confundir a los invasores sobre el tamaño de sus transportes para pescar los domingos.

La decoración interior del edificio se diseñó tras una guerra entre minimalistas y barrocos sobre el poder de hacer sentir a las personas miserables ante el poder de los jeques. Así los segundos ganaron las habitaciones las cuales constan de los siguientes elementos:

  • Grandes cantidades de mármol
  • Grandes cantidades de terciopelo
  • Grandes cantidades de hojillas de oro para hacer creer que por dentro las paredes eran de chocolate
  • Grandes cantidades de elefantes vivos para no matarlos por su marfil, estos elefantes con dolor y sacrificio hermoso sostienen las columnas de las doscientas habitaciones, todo sea por su vida
  • Grandes cantidades de billetes de 500 euros que son usados a diario para limpiarse en el sanitario
  • Grandes cantidades de lo que al cliente se le antoje, al final él paga

Sin embargo, los minimalistas ganaron el vestíbulo al cual pintaron de blanco y se sintieron orgullosos, el jeque lo vio y se sintió profundamente decepcionado, los mandó ejecutar y con su sangre mandó hacer hermosos diseños, con sus huesos finos anaqueles y con sus traseros cómodos asientos de espera. Es decir, no le gustó nada.

Más adelante se colocaron acuarios ultra way donde se encuentran todas las especies marinas en peligro de extinción para que el cliente seleccione a la que le guste y le hagan un delicioso cebiche con una o más de éstas. Al final sólo se vive una vez y hay de disfrutar.

[editar] Habitaciones

Este hotel tiene un tamaño monstruoso y aún así pocas habitaciones. En realidad de sus 202 habitaciones, 101 son suites y una habitación normal para algún millonario que se crea humilde como Mohandas Gandhi por haber llegado borracho. La suite más pequeña ocupa el doble del tamaño de la casa de este humilde redactor de Inciclopedia, mientras la más grande el tamaño de la mansión de nuestros administradores.

Entre las cosas arriba mencionadas también destaca que en cada habitación hay seis baños, para aquellos loquitos que no quieren usar el mismo baño sin lavar, también cada cuarto posee una cancha de tenis, tres jacuzzis, un zoológico privado con animales exóticos, tres cuartos de table dance, un helipuerto, varios esclavos negros de África subsahariana y un Lamborghini Diablo de regalo debajo de la almohada. Sólo para que el cliente se sienta cómodo.

[editar] Restaurantes

Hamburguesa de oro.jpg

Comida que se sirve en este lugar.

El Burj Al Arab posee nueve restaurantes exclusivos de esos que sólo venden las cosas asquerosas que los ricos comen como huevo de pescado en lugar del pescado e hígado de ganso en lugar del ganso. Quizá lo que más destaca es que existen varios de estos restaurantes ya que a veces los huéspedes se llevan mal entre ellos y prefieren ir a comer a un restaurant privado, más allá del puesto de tacos y tamales que hay en su habitación.

Entre los restaurantes destaca uno que está construido bajo el mar, ofreciendo no sólo la vista sino la comida subacuática para que el cliente eliga, entre sus platillos se encuentra:

Otro restaurante es el de la terraza, a 200 metros de altura con vista panorámica de la ciudad de Dubái, la especialidad es el águila calva americana con esencia de vainilla, con el plus de que al final de la comida el chef se pone sobre una trampilla y si la comida le gustó al comensal le da su aprobación, si no le gustó la comida o el servicio acciona la trampa y el chef cae doscientos metros a una plancha de concreto para que el cliente note que sus críticas son atendidas en el momento.

[editar] Experiencia de un cliente satisfecho

Cita3.pngNunca me había sentido tan bien en un hotel, pude conocerlo todo y sólo me costó 12 millones de dólares por una semana, yo te lo recomiendo a ti que me estás oyendo, cuando quieras vacaciones de lujo, nada mejor que este lugarCita4.png
El presidente de tu país presumiendo en qué gasta el dinero de tus impuestos.

[editar] Véase también

Herramientas personales