Camilo José Cela

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Cita3.png¡Que alguien me traiga una palangana de litro y medio y una pajita!Cita4.png
Camilo José Cela bajándose los pantalones para una exhibición televisiva en directo
Cita3.pngAi zinc sou Camilou it´s a very gud personCita4.png
Maiquel of Unamuno sobre Camilín
Cela1.gif

De izquierda a derecha, un hombre y Camilo José Cela

Camilo José Malahostia Cela, Escritor español (Escritor con mayúscula porque es Cela, y punto) (1155-2003), nacido en una aldea orensana de 110 habitantes llamada..., bueno, no importa, una de esas en las que queman a brujas en la actualidad.

[editar] Infanticidio

Camilo José Cela y Trullock nació durante la madrugada del día 5 del mes de mayo del año 1155, en una Galicia sacudida por la Reconquista y acuciada por una pertinaz escasez de alimento, dos circunstancias que influirían en su obra de manera crucial, como se refleja en su poema "Madre, estas gachas tienen poco moro", que ganó el primer premio en el certamen de poesía Doña Urraca de Castilla. Sus padres pertenecían a una estirpe noble, pues eran ambos damas de compañía de la Reina, mientras que su madre, de origen humilde, se ganaba la vida como mamporrera de alcoba del Rey, cuya puntería había ido mermando con el paso de los años. A su madre, en cariñosa evocación de su oficio, dedicó don Camilo el célebre poema épico "Madre, haga usted el favor de lavarse las manos antes de hacerme una caricia". Hay una significativa anécdota acerca de la madre de don Camilo, cuya profesión la hacía muy aficionada a gastar graciosas bromas. Cuenta Gordonio que en cierta ocasión doña Camila Celo, que así se llamaba la madre, sustituyó el miembro real del Real Miembro (id est, del Rey) por una barra de Choped con aceitunas, delo qual goçó mucho e con grandes voçes su Maiestad la Reyna, qe affirmó no aver catado tamaña virilidad en la su vida e que, porcima d'aquello, nunca jamás avíe su Maiestad el Rey avido tan limpio e aseado el su miembro (Gordonio, Vida de la Corte: Uncut and Uncensored, págs. 23-24; reproducido con permiso de Collins & Waughan, Lepe). Dice la leyenda que de aquella sesión amatoria con el Choped nació Michi Panero, pero el particular no ha podido ser confirmado nunca, por haber fallecido ya todos los implicados, Panero incluido, aunque se le note poco.
Cela3.jpg

Peliculón rodado por el director de Raza

[editar] Juventud

La juventud de don Camilo fue la típica de los zagales de su época, es decir, la pasó tocando la zampoña y escribiendo planes para invadir Portugal, reino que, pese a no haber sido aún creado, ya había despertado las antipatías de don Camilo, persona, por lo demás, sumamente afable, que nunca escatimaba un amable mordisco o una cariñosa pedrada a todo el que se acercaba a hablar con él.

[editar] Adulterio

Cuando cumplió los cuarenta y siete años, don Camilo notó que se hallaba ya preparado para abandonar la casa de sus padres y acudir al Foro, o "Madrid de mierda", como le gustaba llamar a la insigne Villa. Dejando atrás la cuna que había mecido sus sueños anunció su partida a su madre y a sus padres, que por aquel entonces eran ya doce, como los Pares de Francia. Su madre le preguntó que a quién daría de mamar de allí en adelante, pero Camilín, que nunca se achantaba por las adversidades, le respondió con el tierno poema, oda al amor materno-filial desde entonces, "Madre, métale usted eso en la boca a la abuela", que mereció la Medalla de Honor en el III Certamen de Poesía "Preste Juan".

Al llegar a Madrid, Camilo notó que la ciudad aún no había sido fundada, así que esperó tranquilamente en las cercanías del Manzanares, alimentándose de piedras calizas empanadas y de caballos, que cazaba vivos a dentelladas y se comía sin pelar. Cuando vio que la ciudad estaba fundada y ya habían abierto un número suficiente de burdeles y conventos, entró.

Cela2.gif

Este hombre fue la leche (The milk en inglés), le dio tiempo a fundar una secta y todo.

Allí conoció a don Pío Baroja, que por aquel entonces se estaba reponiendo de una operación en que le habían intentado extirpar la boina. La operación no había sido del todo exitosa, puesto que le habían dejado el rabillo, que asomaba, pizpireto, de la coronilla del insigne escritor vasco, dándole un aire muy semejante a un Snorkel, pero con mala leche. A don Pío le fastidiaba mucho que los escritores de la Corte le recibieran a todos los sitios a los que iba con canciones como "Pío, Pío, que yo no he sido" -en alusión cruel al poco éxito que había tenido su autobiografía Iros todos a tomar mucho por el orto, dedicada a la Infanta Margarita (ya era el año 1620, cómo pasa el tiempo cuando uno se divierte, ¿eh?)-. El enfado de don Pío fue aumentando conforme los otros escritores, entre los que se encontraba el hilarante humorista don Miguel de Unamuno (Sí, el de Chakespeare), se atrevían a tirarle sobre la cabeza, cuando le veían pasar por la calle, bolitas hechas con miga de pan, chustillas de cigarros o carromatos llenos de estiércol. Por ello, cuando conoció a Camilo, al que encontró mordisqueando los últimos huesecillos que quedaban de un obispo que se había aventurado a pasear por las afueras, se alegró mucho de poder tener un guardaespaldas. Camilo, a cambio, le pidió que leyera "La familia de Pascual Duarte", obra en la que relataba la vida del cerdo que acompañó su infancia. Don Pío contó en su autobiografía lo siguiente acerca de la lectura del libro:

Cita1.pngNunca me había reído tanto con una novela. Aquella pieza cómica deliciosa que tenía en mis manos era, sin duda, un espectáculo amable, un ilusionado canto a la vida que traería de nuevo la esperanza a los corazones de todos quienes la leyeran. Tan solo pude lamentar que el texto no estuviera escrito en forma teatral, porque, con un par de numeritos musicales que Camilín podría haber interpretado con botella de anís y cucharilla, aquello se podía representar con gran éxito en cualquier sala de fiestasCita2.png

.
Bluevelvet2.jpg

Camilo en sus años mozos cantando Maitechu.

Los años pasaron y los éxitos de Camilo se iban sucediendo. Por ejemplo, Camilote escribió "La colmena", obra inspirada por su visionado repetido de la abeja Maya, que era entonces un cómic publicado en miniaturas en la imprenta de Juan de la Cuesta.

En 1939, Camilo conoció a un gallego bajito y con bigote cuya voz, meliflua y aterciopelada, hizo que le cayera muy bien de primeras. Vieron que compartían aficiones, como la caza mayor, los fusilamiento masivos y tragar sables, se enamoraron, se casaron y tuvieron cuarenta y dos hijos, entre los que destacaron Federico García Lorca, Luis Cernuda y Jaime Gil de Biedma.

[editar] Viejunidad

A finales del siglo XX, unos suecos perdieron una apuesta y, en pago, tuvieron que darle un premio literario muy importante; esta noticia pilló a Camilo un poco despistado, porque estaba ocupado por aquel entonces en su carrera cinematográfica -fue, por ejemplo, el inseparable compañero de Mel Gibson y Danny Glober en Arma Letal II, película en la que hizo una memorable imitación de Joe Pesci-. Sin embargo, fue a recoger el premio y, para disimular, escribió un par de libros más, uno de los cuales ganó un prestigiosísisisisisisisimo premio literario que nunca ha estado amañado.

[editar] Fin de su vida

Don Camilo tuvo un ataque de gases una mañana de abril del año 2003; hubo quinientos sesenta y tres fallecidos y cuatrocientos kilómetros cuadrados de la provincia de Orense fueron desalojados hasta el año 2200 o hasta que dejen de nacer en sus bosques setas con ojos, lo que suceda antes. Después de ese incidente, los gobiernos del mundo se reunieron y decidieron mandar a don Camilo en un satélite a Venus, al tiempo que sustituían a su segunda esposa por un autómata antropófago. Dice la leyenda que, desde entonces, cuando hay perturbaciones solares es porque el satélite ha tenido un escape. Quién sabe.

[editar] Grandes éxitos

Durante la primera legislatura después de la cuarta dictadura, la que vino después de la segunda república, Don Camilo fue elegido senador por la provincia de Lugokistan. En el Senado tuvo oportunidad de hacer amistad con un senador nacionalista catalán que además era cura. A pesar de ello tuvieron un par de encontronazos.

  • En una ocasión en que el senador catalán esta largando por su boca como acostumbran a hacer los políticos, don Camilo soltó una sonora ventosidad que dejó a todo el senado en silencio.
  • En otra ocasión don Camilo estaba durmiendo en su asiento mientras el senador hablaba. Al darse cuenta le preguntó "¿Está usted durmiendo don Camilo?" a lo que este respondió "No, estoy dormido". Curioso, el catalán preguntó "¿Cuál es la diferencia?" y nuestro entrañable dinosaurio respondió "Pues no es lo mismo, como tampoco es lo mismo estar jodiendo que estar jodido".


Jamon.jpg Artículo Español Destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada Española por el pueblo.
Por lo tanto, se trata de un artículo de Pata Negra, rico rico, y con fundamento.


Herramientas personales
Otros idiomas