Carne cultivada

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Cita3Dentro de cincuenta años, escaparemos al absurdo de criar pollos con cabeza cuando está claro que pueden correr igualmente sin ella y, yo por lo menos, no me la como: ¡crearemos una subraza de deliciosos infrapollos mutantes que crezcan de los árboles!.Cita4
Winston Churchill profetizando la carne cultivada al ser preguntado sobre la superioridad moral de que presumía su archienemigo, el vegetariano Adolf Hitler
Cita3Nuestras hamburguesas de carne cultivada tendrán la misma cantidad de grasas saturadas que las normales y serán igual de beneficiosas para la salud de nuestros clientesCita4
Ronald McDonald haciendo propaganda del futuro lanzamiento del nuevo Big In Vitro Mac

La carne artificial o carne cultivada, también conocida como carne de probeta, es aquella carne animal que nunca ha formado parte de un animal, sino que proviene de los locos experimentos de científicos desquiciados que juegan a ser Dios.

Por supuesto, la carne cultivada no debe confundirse con los amasijos esos que hacen los veganos a partir de habas o soja para hacerse sus flatulentas pseudohamburguesas. Esto es carne de verdad. O casi.

[editar] Historia

Madscientist

El doctor Art Iffich Al Strogonoff, uno de los padres del engendro

Desde que el mundo es mundo el ser humano siempre ha valorado la ingestión de carnuza y el acto de devorar otros bichos como un evento festivo que denota glamour, sofisticación y barbarie a partes iguales, si bien en épocas pretéritas esto era poco usual y la dieta se constituía principalmente por legumbres como lentejas, habas y garbanzos que producían sonoros cuescos a deshora. Además, hasta que el comercio de especias con Oriente fue fluido, estas leguminosas se cocían sin ningún tipo de aditamento hasta que que formaban un engrudo insípido que se comía por mera cuestión de supervivencia y, en los periodos más sobrios del año litúrgico, como penitencia por los pecados. En este contexto matar un gocho para zampárselo era un evento que era recibido con gran algarabía por el populacho, por tratarse de la única comida con algo de sabor de que podía gozarse así como por su escasa frecuencia.

Con el paso del tiempo las cárnicas se han ido constituyendo en una poderosa industria, ya que en la actualidad, pese al predominante sedentarismo y vida muelle, las sociedades postindustriales no han abandonado la arcana mentalidad que prestigia el consumo de fibras musculares y casquería. Así el porcentaje de éstas en la dieta respecto a otro tipo de alimentos se ha invertido respecto a la situación anterior, de tal manera que en los países desarrollados el comer vegetales resulta casi anecdótico y se considera cosa de personas pobres de solemnidad y de escasas rentas pecuniarias, cuando no de gentes melifluas y pusilánimes.

Esto ha conducido a una situación insostenible según informes emitidos por la Organización Mundial de la Salud y también por los principales científicos que investigan el cambio climático. Los primeros advierten de una epidemia de obturación en venas y arterias en la mayor parte de la población carnívora por tanto comer morcilla -de lo que se come se cría-. Los otros advierten que el efecto invernadero producido por las emisiones gaseosas de vacas, cerdos y pollos pronto devendrá en daños irreparables para el planeta, además de resultar en un medio ambiente cada vez más apestoso y asqueroso.

¿Qué hacer ante estas graves amenazas? Desde décadas atrás algunos científicos chiflados que trabajaban en la NASA habían planteado que si se pudiera cultivar carne como si se tratara de yogures o lechugas no sería necesario enviar chimpancés en misiones espaciales tripuladas para que éstos fueran devorados por los astronautas en caso de emergencia. Es así como en el ámbito de esta institución se produjo el primer experimento exitoso respecto a la carne cultivada, que consistió en obtener en una probeta, a partir de células vivas de Neil Armstrong, kilo y medio de chopped de pavo. Desde este momento el interés por este tipo de carne artificial no ha hecho mas que crecer y crecer...

[editar] ¿Cómo se hace la cosa ésta?

Penerasputin

Cada quien podrá cultivar las piezas de carne que más le gusten

El proceso de desarrollar carne cultivada implica tomar células del bicho cuya carne se desea reproducir y aplicarles una serie de radiactivos reactivos para convertirlas en células mutantes que lleguen a formar filetes enteros. Tras tomar las primeras células no hace falta maltratar más al bicho original (hay quien lo hace, pero solo por diversión). A veces la cosa se va de las manos y el filete adquiere un gran tamaño en incluso cobra vida propia. Cuando se ha dado ese caso los científicos que cultivan la carne se han visto envueltos en auténticos combates mortales contra los filetes mutantes, pero este tipo de incidencias solamente se han producido en fases experimentales y con la moderna técnica son situaciones que se controlan con total seguridad así como con unos buenos electrodos, lo cual le añade a la carne cultivada un delicioso aroma a parrilla.

Hay dos enfoques generales de la producción de carne cultivada: conseguir células musculares sueltas con consistencia de masa amorfa y textura de blandiblue, o conseguir músculo estructurado, siendo este último mucho más complejo que el primero y más problemático, pues estos músculos no tienen nada que envidiar a los mejores tiempos de Chuache y a veces gastan una cantidad nada despreciable de mala hostia.

[editar] Diferencias con la carne de toda la vida

Insuflado

¡No la distinguirás de la de verdad!

[editar] Salud

Pues no tenemos ni puta idea. Como la carne cultivada no ha sido todavía testada en humanos no sabemos si les producirá cánceres mortales, les volverá locos o si por el contrario les arreglará la vida y les dejará hechos unos figurines. Lo cierto es que como la carne ésta se puede manipular bastante las mejores previsiones dicen que podremos incluso conseguir que los niños, mientras se comen un filete, adquieran los mejores nutrientes presentes en las frutas y las verduras. Muy bonito parece, yo no me fiaría demasiado.

[editar] Artificial

A diferencia de la carne natural no hace falta explicar que la carne cultivada es artificial, como que resulta obvio ¿no?. Pero bueno, no parece que a los potenciales consumidores vaya a importarles mucho, al fin y al cabo llevan décadas teniendo gran éxito en el mercado mierdas bien procesadas como los Phoskitos y los ganchitos, y la gente no solo no protesta sino que las come con fruición.

[editar] Medio ambiente

Unos dicen que va a tener menos coste ambiental que la carne normal y otros que lo contrario. El cuento de siempre.

[editar] Hablemos de dinero

Actualmente, ni trabajando como un negro durante toda tu puta vida lograrías ganar lo suficiente como para comprarte un filete de carne cultivada, así que olvídate de probarla, no es para chusma como tu. Pero todo lo que sube tiene que bajar, y los precios de la carne cultivada también lo harán. Algún día.

[editar] Consideraciones éticas

La mayor parte de la gente no gasta de eso, sin embargo hay excepciones. Los grupos en defensa de los derechos de los animales se han mostrado entusiasmados con la idea de poder ponerse ciegos a comer carne sin sentirse refrenados por sus melindres. Por su parte, entre los grupos en favor de la antropofagia la carne cultivada ha supuesto una fuerte controversia, pues muchos de sus miembros sienten fuertes reparos éticos contra la clonación del ser humano o de cualquiera de sus partes, al considerar que al clonar a un ser humano también se clona su alma inmortal.

[editar] En conclusión...

Puede que la carne artificial nos sirva para negociar con nuestros putrefactos perseguidores cuando llegue el Apocalipsis Zombie. Pero no nos engañemos: antes o después todos seremos Soylent Green™, por más aspavientos que hagamos.

Herramientas personales