Codex Gigas

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Cita3.pngQueda perfecto en el velador antes de dormirseCita4.png
— Crítico literario, sobre la obra.
Cita3.pngDeberían declararlo lectura obligatoria para alumnos de primariaCita4.png
— Experto en educación, valorando el códice.
Cita3.png¿Dónde venden la fotocopia?Cita4.png
— Alumno de primaria, intentando pasar de curso.
Cita3.pngNo lo encontré en Amazon ¿Alguien lo tiene en torrent?Cita4.png
Noob en un foro intentando conseguirlo.
Codigo gigas.jpg

Edición de bolsillo del Codex Gigas. La original no cabía en esta imagen. Nótese la felicidad en el consumidor que sabe que ahora puede transportar su libro con facilidad a dónde quiera que vaya.

El Codex Gigas (en latín "libro en gigabytes"), también conocido como el Códice de Satanás o El Pasquín de Don Sata, es el manuscrito medieval más grande conocido y el primero en aparecer tanto en edición impresa como en pendrive. Este último logro se debió presuntamente a un pacto con el Diablo del monje que lo recopiló, al incluir un aviso publicitario de Satanás, quien le adelantó las técnicas modernas de almacenamiento masivo. Destaca por su amplia variedad temática, considerándose el primer almanaque mundial y a la vez la semilla del programa magazinesco de televisión.

Fue escrito en latín, griego, hebreo, tailandes, aleman, sueco, vulgaro, español, mandarin, esperanto y según algunos estudios tuvalí. Se utilizan también alfabetos eslavos para confundir aún más su análisis.

[editar] Historia

Demonio codex gigas.jpg

La figura más célebre del volumen sonríe para la foto, a punto de clavarse las garras en las gónadas.

El texto fue principalmente recopilado y escrito presuntamente por el monje Herman el Recluso del monasterio benedictino de Podlažice (en Chrudim, centro de la actual República Checa), aunque es más probable que esto haya ocurrido en Cuenca (España) o más exactamente en Buenos Aires.

Herman El Recluso debe su nombre a que fue castigado por el monasterio por escribir códices en lenguaje de máquina, razón por lo cual fue condenado a morir clavado a un muro. El monje se salvó al prometer escribir el Codex Gigas en una noche para lo cual hizo un pacto con el Diablo. Como en la Edad Media el tiempo sobraba la labor concluyó luego de 30 días años y a nadie le importó.

Luego de ser escrito, el códice pasó de mano en mano, sufriendo el efecto de incendios, robos y huracanes tropicales extravíos. Fue hasta el año 2007 que los suecos, que mantenían la obra como botín de guerra, devolvieron el volumen a Praga en calidad de préstamo. Bajo amenaza de bombardeo, los checos devolvieron el códice a Suecia y hoy se exhibe los días 30 de febrero en la Biblioteca Nacional de Estocolmo.

Estudiado por infinidad de especialistas, el volumen fue cada vez menos respetado, cuestión que en la actualidad se ha revertido parcialmente. En los siglos XVI y XVII comenzó a sufrir inscripciones de quienes lo estudiaban o incluso de turistas mal educados. De esa forma, aparecen anotaciones como "Kilroy was here" o "Josef y Beda se aman locamente". Otras personas han dejado su perenne testimonio inscribiéndole una mancha de Coca Cola, de salsa de soja o el clásico círculo cuando alguien deja una taza de café sobre un papel, entre otros actos vandálicos. Como puede verse, desgraciadamente esta nefasta práctica es anterior al nacimiento de Inciclopedia.

[editar] Contenido

Gigas.jpg

Imagen en la que se representa la ciudad del Paraíso como un edificio de departamentos gigante o un laberinto.

El códice contiene una recopilación de distintos saberes de tiempos medievales entre los que destacan un completo catálogo de moda femenina medieval inglesa, con ilustraciones de las primeras minifaldas del siglo XI. También aparecen muy completos los Estudios judáicos para peques, primer intento de enseñanza didáctica del Pentateuco para niños escrito por rabino anónimo. También se considera El muro de las alegrías, novela inconclusa de retroficción sobre Jerusalén. Hay asimismo escritos técnicos de autores hebreos como Tratado de comercialización inmobiliaria, con gráficos de oferta y demanda adelantados para la economía de la época.

También se incluye una edición de la Biblia vulgata, es decir, una biblia con recomendaciones para convertirse a la vulgaridad, muy de moda en tiempos que la gente comía con la mano y cuencos de arcilla, para lo cual se ocultaron los libros de los Hechos de los Apóstoles y del Apocalipsis. Esta sección abarca la mitad del volumen.

Dentro de la amplia gama temática destacan también los escritos sobre medicina. Entre ellos se encuentra el Tractatus Pedicurae, primer atisbo de la pedicuría, que recomendaba limar las asperezas de los pies con el uso de pirañas y ácido muriático. Se atribuye este trabajo a Raúl El Vampiro, famoso médico absinio investigador de la extracción de sangre, quien lo escribiera en el siglo V después de Cristo. También aparece una completa lista de veterinarios y sus trabajos bajo el capítulo Zoophilia Actualis.

En biología, el texto da cuenta de una completa recopilación de especies animales y vegetales, como los gatos, lechugas, eucaliptus y palomas domésticas, de escasísimo gran valor científico.

Sin menoscabar su importancia en temas científicos y religiosos, el volumen incluye también una selección de recetas medievales populares, como el gazpacho de bruja que queda muy bien como entremés o antes del plato de fondo, así como el pastel de huesos de hereje, un poco duro para el paladar moderno pero igualmente sabroso. Aparece asimismo la técnica para asar correctamente a un moro a la espada, señalando que la mejor forma es utilizar leña en vez de carbón y que debe evitarse prender el fuego con antorchas.

Finaliza el volumen un calendario con las fechas de nacimientos de santos y otras celebridades de la época para saludarlos por Facebook no olvidar ninguna fiesta religiosa importante. También se incluyen una completa necrología para no saludarlos.

[editar] Diseño y soporte

Codex3.jpg

Gente intentando leerlo.

La característica principal del volumen es su gran tamaño y extrema ligereza a la vista. Abierto, tiene un ancho de cinco perros Schnauzer estándar o dos Labrador medianos. De alto mide lo mismo que un San Bernardo adulto, un puma mediano o cinco gatos de grandes dimensiones.

Sus páginas se suponen hechas de piel de burro o becerro. Hay versiones de que en realidad fueron hechas de piel de bruja, que en esto no se ponen de acuerdo los expertos en el tema.

El códice está bellamente diseñado con iluminaciones en distintos colores, aplicadas a las letras capitulares del texto. Las iluminaciones eran necesarias tanto para la diagramación del volumen como para contar con un poco más de luz en el oscuro convento en el que fue producido.

Todos los títulos que aparecen en el manuscrito se destacan con subrayado y en letra azul. Quien leía el texto debía pronunciar a gritos los destaques y un monje ayudante traía una copia del libro citado. Estudiosos modernos sugieren que el autor ensayó de esta forma los primeros hipervínculos de la historia, adelantándose al invento de Tim Berners-Lee.

Para su lectura se requiere de una escalera mediana de tijera y un telescopio más bien potente, dado que pese a su tamaño constaba de una letra muy pequeña. El mito habla de varias muertes de personas que intentaron leer el códice como si se tratase de un libro normal, cuestión que también ha sido atribuida a la influencia diabólica del volumen.

Se piensa que una versión gemela del códice fue impresa en papel couché de 170 gramos a cuatro colores más color especial en offset digital, pero actualmente se conserva solamente la versión en papel bibila hecha a mano.

[editar] Figura del Diablo

Diablogigas2.png

Versión restaurada del demonio del códice, buscando un rostro más humano.

Un elemento destacado del Codex Gigas es una figura de Satanás que se considera una de las primeras piezas publicitarias de la historia. En ella, se puede ver al príncipe del mal con una gran sonrisa y los brazos extendidos en señal de algarabía y felicidad, clásico recurso de la retórica visual publicitaria. La figura denota además que en aquellos tiempos no existían los cortauñas pero ya estaban avanzados los bombachos con diseños.

Según la leyenda, con el pacto con el Diablo Herman El Recluso podría escribir el códice en el tiempo que le había propuesto el monasterio a condición de diseñar esta pieza publicitaria de modo que ayudase en algo a mejorar la alicaída imagen de Lucifer. Se estima, según conceptos modernos, que el aviso sólo se trataba de una mención de posicionamiento de marca pues datos de contacto como teléfono, email y página web no aparecen. El resultado es una figura que podría utilizarse actualmente en una película de humor para niños.

Dado que el pacto no se formalizó por escrito, el monje decidió incluir seguida a la figura de Satanás una imagen a página completa del Paraíso, a fin de congraciarse rápidamente con Dios y sus superiores si no funcionaba el acuerdo.

Sin embargo, algunos estudiosos afirman que la figura demoníaca obedece a poner de relieve la fragilidad humana dado que muchos de los textos que contiene el códice tratan sobre medicina. Se afirma que la figura de Satanás fue modelada en base a un estudio anatómico humano, aunque cabe mencionar que en realidad parece basarse en un estudio anatómico de un dibujo animado.

[editar] Remozamiento

A pesar de que el estado de conservación del códice es desastrozo adecuado, existen proyectos de remozamiento que buscan darle un aspecto más actual, y para ello se ha contactado recientemente a Cecilia Giménez de España para aplicar sus conocimientos adquiridos en pintura en el volumen y así darle mayor difusión.

Los críticos de este proyecto proponen editarlo en formato PDF, pero se han encontrato que para su lectura se requeriría un iPad o tablet PC del porte de una ventana mediana lo cual sería poco práctico para el transporte colectivo, por ejemplo.


Cervantes.jpg

Artículo destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada por decisión popular.

Los rumores sugieren que sus autores fueron instruidos
por el mismísimo Miguel de Cervantes.

Herramientas personales