Constitución española de 1978

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Cita3.pngMe acojo a la quinta enmienda su señoría Cita4.png
Un ciudadano español con las ideas claras sobre sus derechos constitucionales
Cita3.png¡Que no hombre!Cita4.png
Manuel Fraga Iribarne negando por tercera vez antes del alba del 20 de noviembre que fuera discípulo de Franco

La Constitución española de 1978 es la norma suprema que rige a los españoles (aunque luego éstos se empeñen en organizarse como les salga de los cojones y para mentarla sólo cuando les convenga o se quieran cagar en ella).

[editar] Historia constitucional de España

Tejero2.jpg

Político dando un discurso tras aprobarse la nueva (pero breve) constitución de 1981.

Todo comenzó en 1808 cuando José I (el hermano de Napoleón y regente de España) estaba en Bayona tomándose unos pacharanes y tuvo la feliz idea de darle al pueblo español un estatuto para que progresase a la par que el resto de naciones europeas. Como se notaba que el pobre infeliz no tenía ni idea a lo que se estaba enfrentando. El pueblo hizo cuentas y encontró que con lo que costaba mantener a los funcionarios encargados de hacerla cumplir había suficiente para que cada español recibiese dos bollos al día durante toda su vida. Visto esto, se decidió unánimemente que un funcionario competente no era algo que España necesitase. El fracaso de la idea originó un gran descenso de la popularidad de José I, quien finalmente se marchó de España en 1812 con la botella entre las piernas.

Tras la marcha del rey, por puro afán de llevar la contraria, los españoles decidieron crear la Constitución de 1812 (popularmente conocida como "La Pepa" por la esposa de José I, muy querida por el pueblo). En ella se defendían valores y tradiciones como la siesta (Prólogo y artículo 2.2), la tapa (artículos 22.1, 24.1 y 87), los toros y el flamenco (existe una mención expresa en todos los artículos) y demás cosas que forman parte de la idiosincrasia de este noble y festivo pueblo. Era muy bonita, pero no duró mucho; cuando Fernando VII volvió de sus vacaciones francesas decidió que eso de dejar mandar al pueblo estaba muy bien, pero que dado que el pueblo de por sí era inculto e indeciso necesitaban una mano firme que guiase sus destinos. Y dicho esto, derogó la constitución.

Más tarde, durante unos 119 años, España tuvo diversas constituciones o cartas de derechos otorgados por una serie de reyes endogámicos y generales golpistas. Esto provocó tal cacao mental a los ciudadanos que en una misma semana podían tener derecho a la libre imprenta el lunes, sacar el libro de la imprenta el jueves y acabar todos en comisaría el sábado porque una nuevo golpe de Estado declaraba delito de lesa majestad el editar cuentos de Christian Andersen sin permiso regio.

En el año 1931 se declaró la II República, que vino acompañada de su correspondiente constitución. Fue un fracaso estrepitoso, ya que definía a España como "una República democrática de trabajadores de toda clase". Otra muestra más de la falta de inteligencia en la familia política del país, ya que ¿a quién demonios se le ocurre llamar impunemente "trabajadores" a los españoles?

Con estas expectativas el pueblo se rebeló contra el poder establecido y se liberó del yugo republicano nombrando a Francisco Franco como líder vitalicio. Este, viendo la mala pata de sus predecesores con las constituciones, decidió ahorrarse el mal trago aprobando las Leyes Fundamentales del Reino (Provisionalmente Sin Rey) por el sistema tradicional conocido como "por mis cojones"

[editar] Proceso de elaboración

Así, los españoles pudieron vivir tranquilos durante 35 años sin tener que pensar demasiado en las leyes; para eso estaba el Caudillo. Sin embargo, nadie es eterno y un buen día a este señor se le ocurrió morirse, así, sin más[1]. Con la muerte de Franco España se encontraba ante una situación de incertidumbre y anarquía y sin censura en el cine medida que causó un gran clamor de protesta (¡Por fin se podía ver una teta sin tener que viajar a Francia!). Pero todo esto había que regularlo; un día era una teta, al siguiente un muslo, y al mes España se habría convertido en Sodoma y Gomorra y estaríamos recogiendo azufre fundido de los tejados, y eso sí que no. De esta manera, el recientemente nombrado Jefe de Estado, el Rey Juan Carlos de Magnesia dispuesto a congraciarse con sus súbditos (menos con los habitantes de Espejo, Córdoba[2]) decidió encomendar tan ardua misión a Adolfo Suarez.

[editar] La Transición y su influencia

Fraga-carrillo.jpg

Dos machos alfa asesinos. Los paleolíticos Manuel Fraga y Santiago Carrillo fumándose un porro para celebrar el éxito de la transición.

Adolfo Suarez prometió y pudo prometer que España sería democrática por sus cojones. Su primer escollo fue acabar con el parlamento franquista por lo que ideó el siguiente ardid; acudió por la noche al parlamento y cambió los cables de los botones de votar. Al día siguiente anunció que propondría una ley por la que se disolvería dicha cámara y se derogaría las leyes franquistas. Evidentemente los diputados votaron en contra lo que dejó un saldo de 350 votos a favor, la desconfianza se apoderó de los allí presentes y estalló una algarabía monumental por descubrir quiénes habían votado a favor.

Con el camino allanado, Adolfo Suarez preparó y pudo preparar las primeras elecciones libres desde la Guerra Civil Española y de esta manera se eligieron las Cortes constituyente encargadas de elaborar el texto de la carta magna. Por fin, el día 6 de diciembre de 1978, el pueblo español en un acto sin precedentes, la aprobó por amplia mayoría en vez de vivir en franca anarquía como los pájaros (ya hace falta ser...[3]).


Influenciar, influenciar, no es que influenciase mucho, de hecho la constitución es una remezcla de otras cartas magnas, como la austríaca, la mexicana o la de Alemania. Pero donde si fue todo un referente fue en la movida madrileña, un movimiento musical de los años 80 que la gente olvida con nostalgia. Con rimas pegadizas y con doble lectura como "La constitución, me pone mogollón" o con performances transgresoras al estilo de Pedro Almodovar y su famosa actuación de "La coca, la coca, me pone medio loca".

[editar] Contenido y estructura

  • Título I «De los desechos y deberes-obligaciones-gravamenes fundamentales»

Donde se estipula la cantidad máxima de basura que un ciudadano español puede generar al año, la cantidad mínima de veces que le tocará sacar la basura al contenedor, y los impuestos que deberá pagar por ello.

  • Título II «De la Corona»

Uno de los apartados esenciales de la Constitución. Regula el peso, diámetro y material de la corona que el rey y la reina lucen en ocasiones especiales.

  • Título III «De las Cortes Generales»

Establece los lugares donde pueden reunirse los políticos para tomar las principales decisiones de estado. Son dos: el pub Senado y la tasca "Er congreso" donde ponen el mejor jamón serrano con aceitunas de todo Madrid.

  • Título IV «Del Gobierno y de la Administración»

???

Sin hogar.jpg

La constitución ha traído un estado de bienestar a los españoles nunca visto.

  • Título V «De las relaciones entre el Gobierno y las Cortes Generales»

Regula en pocos artículos el número máximo de insultos que se pueden usar en los debates.

  • Título VI «Del poder judicial»

O como gastar dinero en deforestar el Amazonas y sin hacer justicia a cambio (que es más difícil de lo que parece).

  • Título VII «Economía y Hacienda»

Hacienda somos todos (menos los políticos, los empresarios, tu jefe, tu vecino del quinto, tu amigo el que triunfa en la vida, tu perro, los futbolistas, estrellas de cine, etc...).

  • Título VIII «De la desorganización territorial del Estado»

En este título se formula de que forma se desorganiza el Estado para que parezca uno centralizado cuando en realidad es una federación descentrada con unas pizcas de amor de madre.

  • Título IX «Del Tribunal Constitucional»

Es el organismo encargado de velar porque la constitución no sea quebrantada o que los derechos de los ciudadanos sean amparados. La parte mala viene cuando nos damos cuenta de que son elegidos por los propios políticos (qué se puede esperar...).

  • Título X «De la reforma constitucional»

Un bonito ejemplo de cómo cagarla (más información a continuación).

[editar] Utilidad

Básicamente para meterle más materia de estudio a los opositores de plazas de funcionario. A parte de esto se desconoce si tiene más usos

[editar] Cómo acabar con ella

Ni los vascos, catalanes, ni siquiera Zapatero han podido cargarse la constitución a pesar de haberlo intentado múltiples veces. He aquí una mini guía de cómo hacerlo con una apabullante facilidad y sin la necesidad de realizar un golpe de Estado.

Cosas a saber
ZP martillo.jpg

Señor Zapatero, no se canse, así no lo logrará nunca.

La constitución tiene unos mecanismos que permiten mediante un procedimiento más o menos complejo reformarse a si misma. Y así los artículos 166-169 contienen las claves y exigencias para hacerlo legalmente. Pero la clave es el artículo 168 donde indica que para la reforma total o para echar al rey a la calle se necesita un referéndum popular, que voten a favor dos tercios de cada cámara, que se disuelvan y que vuelvan a convocar elecciones. Esto por supuesto es muy tedioso y es difícil que salga adelante (¿Quién votaría por quitarse el derecho a la vida?).

Si los políticos lo supieran

A los políticos les molesta bastante el Capítulo II, Sección I del Título I de la constitución ya que es donde aparece recogido el derecho a la vida, la dignidad, la igualdad y demás tonterías de las que gozan los ciudadanos. Pero lo que de verdad les interesaría sería mantenerse en el poder a perpetuidad, imagínese que pudieran cambiar el texto constitucional con sus 169 artículos, sus disposiciones adicionales, disposiciones transitorias y demás entelequias. Imagínese que pudiesen instaurar un régimen del terror y ni el Tribunal Constitucional pudiera hacer nada. Imagínese por un momento que esto es posible.

Paso a paso

Léase detenidamente lo siguiente:

Cita1.pngArtículo 168: 1. Cuando se propusiere la revisión total de la Constitución o una parcial que afecte al Título Preliminar, al Capítulo II, Sección I del Título I, o al Título II, se procederá a la aprobación del principio por mayoría de dos tercios de cada Cámara, y a la disolución inmediata de las Cortes.

2. Las Cámaras elegidas deberán ratificar la decisión y proceder al estudio del nuevo texto constitucional, que deberá ser aprobado por mayoría de dos tercios de ambas Cámaras.

3. Aprobada la reforma por las Cortes Generales, será sometida a referéndum para su ratificación.Cita2.png

¿Ve por algún lado que este artículo se proteja a sí mismo? La respuesta es no. ¡Con un sencillo acuerdo[4] entre diputados y senadores podrían mandar todo a tomar por culo! No se olvide de agradecérselo a los padres de la constitución por dejarnos con el trasero al aire.

[editar] Notas

  1. En realidad le costó un poquillo, pero a la cuarta inyección de Coca cola empezó a echar burbujas por la nariz y se murió.
  2. Se guardan un odio sempiterno y las muchas negociaciones para solucionar el conflicto no han logrado nada. Ni siquiera la administración Clinton lo consiguió en Camp Davis a pesar de estar todos los gastos de estancia pagados.
  3. Aunque lo más probable es que votaran a favor para poder hacer puente festivo con el día 8 de diciembre (día de La Inmaculada Concepción) y así ganarse unos días de vacaciones para marcharse a la nieve.
  4. De hecho sólo tendrían que votar a favor tres quintas partes y no lo dude, lo harán.


Jamon.jpg Artículo Español Destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada Española por el pueblo.
Por lo tanto, se trata de un artículo de Pata Negra, rico rico, y con fundamento.

Herramientas personales