Copa de Oro de la CONCACAF 2015/Grupo A

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Artículo principal: Copa de Oro de la CONCACAF 2015

El grupo A de la Copa de Oro 2015 enfrentó a las selecciones de Estados Unidos, Haití, Honduras y Panamá. Se jugó en el estadio de los carros japoneses ubicado en la zona elegante de Dallas, el estadio Gillette es verse bien de Foxboro y en el Sporting de Gijón Park de Kansas City.

País Ganados Empatados Perdidos Puntos
link={{{3}}} Estados Unidos 2 1 0 7
link={{{3}}} Haití 1 1 1 4
link={{{3}}} Panamá 0 3 0 3
link={{{3}}} Honduras 0 1 2 1

[editar] Primera jornada

Panama Haiti 2015.jpg

Las selecciones de Panamá y Haití en el partido inaugural de la Copa de Oro.

La selección de Honduras logró su primer objetivo al lesionar al Chicharito Hernández en un partido amistoso contra México previo al torneo. La prensa catracha celebró este logro como una clasificación a la Copa del Mundo.

El primer partido del grupo enfrentó a la selección de Panamá contra los Walking Deads de Haití. El enfrentamiento estuvo mas aburrido que una película de cine B, con los jugadores canaleros tratando de matar zombies a patadas. El primer gol de encuentro vino de un mal despeje del portero haitiano, a quien se le cayó el píe cuando trató de patear el balón. La pelota quedó libre y Panamá aprovechó el regalo para abrir el marcador. El gol del empate haitiano llegó gracias a Sony Nordé, quién anotó el empate dejando piernas, brazos e intestinos en la cancha. Los compañeros de Nordé recogieron todas sus partes en una carretilla para celebrar el gol con él.

El segundo partido del grupo fue entre la selección de Estados Unidos y su similar de Honduras. Los estadounidenses se fueron arriba por dos goles y su afición empezó a cantar dos a cerou, dos a cerou, como si le estuvieran ganando a México. Los hondureños se sintieron heridos en el orgullo al ser comparados con el cuadro azteca y buscaron anotar el gol de la honra a toda costa. Los catrachos descontaron y terminaron defendiendo el 2-1 en contra como si valiera una Copa del Mundo.

[editar] Segunda jornada

Rick Grames Estados Unidos Haiti.jpg

Rick Grimes, el arma secreta de Estados Unidos ante los zombies haitianos.

La segunda ronda del grupo se jugó en el Estadio Gillette, la casa de los Patriotas de Nueva Inglaterra. Los árbitros tuvieron que revisar la presión de las pelotas ya que que a los dueños del estadio les gusta jugar con balones desinflados. El primer juego fue entre Honduras y Panamá. Los canaleros se fueron al frente gracias a una excelente jugada de pizarrón. Un panameño agarró el pizarrón de su entrenador para golpear a toda la defensa hondureña y dejar el camino libre para la anotación. A partir del gol, lo mas emocionante en el estadio fue una carrera de caracoles que se estaba dando a un lado de la banca panameña. Mientras los aficionados canaleros y catrachos hinchaban a los caracoles, se marcó un penalty en favor de Honduras. El catracho Andy Nájar enseñó como no cobrar un penal, regalando el balón al portero panameño Penedo. Y Penedo demostró como no se debe rechazar un penalty, ya que le regresó la pelota a Nájar para que anotara el empate. Antes de terminar el partido, el árbitro agregó seis minutos. La justicia de Estados Unidos busca al colegiado bajo la acusación de tortura y crímenes de lesa humanidad en contra de los aficionados por estos seis minutos extras de sufrimiento.

El partido estelar enfrentó a la selección de las barras y las estrellas contra los Walking Deads de Haití. Durante cuarenta y cinco minutos, el equipo estadounidense no supo como perforar la meta haitiana. Lo único que podían perforar eran los estómagos y algunas piernas de los zombies haitianos. Jürgen Klinsmann, el entrenador de Estados Unidos, decidió hacer un cambio táctico. Metió al sheriff Rick Grimes para poder matar a los zombies y dejar el camino libre para una anotación americana. La estrategia rindió frutos, Rick Grimes acabó con los zombies de la pradera derecha y el área chica, dejando un boquete para que Clint Dempsey anotará el primer gol del partido. El árbitro tuvo que finalizar el partido porque Rick Grimes mató al resto de los Walking Deads haitianos durante la celebración del gol.

[editar] Tercera jornada

Haiti Honduras Copa de Oro 2015.jpg

Imagen del Haití contra Honduras.

La última jornada del grupo se celebró en la ciudad de Kansas City y empezó con miles de ocupas asturianos gritando a todo pulmón ¡Así, así, así gana el Madrid! Como los ocupas eran radicales del Sporting de Gijón, bautizaron el estadio como el Sporting de Gijón Park o el Nuevo Molinón. En el primer partido de la jornada jugaron los zombies de Haití, quienes habían sido casi destruidos por Estados Unidos. ¿A quien le podía ganar un equipo de muertos vivientes? Pues a un equipo de piedras, como la selección de Honduras. Los catrachos lograron la hazaña mas difícil de su historia, ser eliminados de la Copa de Oro por el equipo mas malo del grupo. El nivel de dificultad de este logro es mayor al de una clasificación a la Copa del Mundo. Ambos equipos fueron despedidos por una lluvia de cerveza de parte de los radicales del Sporting de Gijón, ya que dieron un partido digno de olvidar.

El partido estelar enfrentó a Panamá contra la banca de la banca de los Estados Unidos. El partido empezó con un equipo americano desconectado, ya que todos los jugadores estaban al pendiente del Derby de jonrones que se estaba celebrando en el Juego de las Estrellas de las Grandes Ligas del Béisbol. Mientras los jugadores estadounidenses celebraban un cuadrangular, los panameños aprovecharon para anotar el primer gol. Gracias a los regaños de Jürgen Klinsmann y a que el Derby terminó, los americanos se acordaron que estaban jugando un partido de fútbol y anotaron el empate en el tiempo suplementario. Este empate le regaló la clasificación a Jamaica y a México.

Estados Unidos calificó como primer lugar de grupo y como la máxima potencia económica y militar del mundo. Haití se coló como segundo lugar mientras que Panamá arañó la clasificación a los cuartos de final. Honduras se retiró decepcionando a su afición y torturando al público del torneo con su pésimo nivel de fútbol.

Herramientas personales