Cubo de Rubik

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Cita3No funciona ninguno de los botones, este juego es un rollazo.Cita4
George Bush sobre su Cubo de Rubik.
Cita3Cancela la reunión. Sí, sí, y no me pases llamadas. Tengo que terminar esto como sea.Cita4
Bill Gates , mucho Hasecorp pero los problemas más sencillos...
Cita3F'AFADA'F'... No, no... ¡F'ADA'FADA'DAF! No, no no... DAFA'FAD'AF... ¡AAARGH! ¡¡¿Pero qué hace aquí este cuadro amarillo?!!Cita4
Usted segundos antes de introducir el Cubo de Rubik en el Cubo de la Basura.
Rubik

Míralo bien, porque rara vez lo encontrarás así.

El Cubo de Rubik es un pasatiempo endemoniado, con forma de puzzle mecánico, inventado por el profesor Erno Rübik en 1974, tras deshechar otras alternativas, como el Tangram, que desafortunadamente ya había sido inventado unos cuantos milenios atrás. Existen alrededor de 500 millones de cubos de Rubik por todo el mundo, y unos 100 millones de ellos están resueltos, es decir, todas las caras en su sitio. De estos 100 millones resueltos, unos 99.999.990 están aún envueltos en el paquete.

[editar] Concepto

Babybush

La versión para idiotas

Este prodigio es una especie de rompecabezas, consistente en un cubo con seis caras (qué novedoso), cada uno de ellas con nueve piezas más o menos, y a su vez cada pieza con unos colores asociados. Dentro del cubo hay un Pentium IV a 3,6 gigaherzios, que se encarga de ensamblar las piezas y evitar posibles cuelgues del sistema. Obviamente, usa cualquier distribución Linux que pilles en casa si quieres evitar esos cuelgues y esos pantallazos. Los colores del cubo pueden variar, y existe una versión especial para daltónicos de sólo cuatro caras.

El cubo lleva además un sistema de poleas, contraejes y cangrejas que le confieren una gran flexibilidad a la hora de realizar movimientos, con la posibilidad de girar todas las caras en cualquier posición o ángulo, bailar breakdance y hacer el robot. Se calcula que basta manipular el cubo durante treinta segundos para conseguir dos roturas, tres esguinces y un número indeterminado de luxaciones interfalángicas de grado tres. Con la compra del cubo se adjunta una pomada especial para la artritis y un manual de instrucciones para usar los cubiertos con la boca.

[editar] Origen

Este dicho rompecabezas se remonta años atrás, desde la casa de tu abuela en la que tu abuelo lo usaba como soporte para la pata de la silla. Desde entonces lo ha usado todo tipo de gente, la mayoría de ellos sin conseguir nada y saliendo derrotados por el cubo, esta semana hace sol por el norte pero lloverá por el sur, algunos consideran este invento una forma de esquizofrenia por la desesperación que genera en la gente.

[editar] Tipos de cubos

Existe una gran cantidad de variaciones sobre el cubo original, cada una de ellas más absurda que la anterior:

Cubo abierto

Si las piezas salen volando, ya es imposible resolverlo.

  • El modelo 2x2 para niños.
  • El modelo 4x4, en desuso desde la llegada del Nissan Patrol y el Hummer H2.
  • El modelo 5x5, ganas de complicarse la vida. Primero se hace el centro, después se hacen los bordes, y después se vuelve a intentar hacer el centro, que evidentemente ya se ha desordenado.
  • El modelo 1x246, que no es complicado de resolver, pero a ver dónde coño guardas tú un cubo de esas dimensiones. En realidad, tampoco es un cubo.
  • El modelo Idiota, en que todas sus caras tienen el mismo color. La función "giro" está desactivada, por si acaso.
  • El modelo pijo, pequeñito y con todas sus caras rosas, para colgártelo del cuello.

[editar] Objetivo del juego

El juego tiene un objetivo y unas reglas muy sencillas. Te dan el cubo ya resuelto, y lo que tienes que hacer para ganar es desordenarlo todo lo que puedas hasta que sea imposible descubrir su forma original. Entonces se lo dejas a tu vecino y le pides por favor que te lo deje como estaba, que no te gusta así, y le pones cara de pucherito. Y el tío le dará mil vueltas y buscará en los libros y en la interné qué hostias tiene que hacer para resolver eso. Si tu vecino lo devuelve a su estado original, has perdido. Dale las gracias y vuelve a tu casa con la cabeza agachada. Si no es capaz (lógico), has ganado, ríete de él en su cara y busca otro pardillo a quien retar.

[editar] Técnicas de resolución del cubo

  • Método para novatos: Consiste en ubicar las piezas en su sitio cara por cara, de abajo a arriba. El principal problema de este método radica en el hecho de que lo más probable sea que al terminar la cara superior, se hayan desordenado estrepitosamente las caras inferiores de manera lamentable. En este caso, lo que hay que hacer es darle la vuelta al cubo y volver a empezar. Esta secuencia se repetirá cíclicamente hasta que el cubero novato sufra su tercera erupción de psoriasis por estrés, momento en el que estará preparado para pasar al siguiente método.
  • Método para expertos: Consiste en ordenar varias caras del cubo a la vez. El más habitual es el llamado Método Fridrich, consistente en arrojar el cubo al aire y esperar a que, de algún modo, caiga en nuestras manos perfectamente ordenado. Puede que necesite varios intentos antes de lograr el ansiado objetivo, pero cuando lo consiga, la satisfacción estará plenamente garantizada. Para este método es recomendable el uso de un casco.

[editar] Modalidades de resolución

Los cuberos, inconformistas por naturaleza, no se dan por satisfechos con la mera resolución del cubo, y gustan de especializarse en algún método particularmente engorroso con el que sorprender a sus congéneres en las competiciones oficiales:

Rubik

El método más sencillo

  • Resolución con una sola mano: Consiste en resolver el cubo con una mano mientra con la otra se come un bocadillo de calamares en su tinta. Si el contenido del bocadillo se vierte sobre la mesa, el cronómetro, o el cubo, el concursante queda descalificado. Si el concursante no logra terminarse el bocadillo antes que el cubo, también queda descalificado. Aquí tenemos Un ejemplo práctico.
  • Blindfold: Resolución del cubo con los ojos vendados y un individuo delante haciéndote burla para comprobar que no estás haciendo trampas. Los hay que se cronometran montando un kalashnikov a ciegas en el salón de su casa, y los hay que se cronometran montando un cubo de rubik. En ambos casos, el resultado siempre es el mismo: al final sobran piezas. Como siempre, los chinos se lo comen crudo.
  • Inverse Rubik: En esta variante, el cubo permanece inmóvil sujeto por un armazón de poliuretano mientras el atribulado cubero debe resolver el puzzle girando alrededor del cubo a la mayor velocidad posible. El fenómeno por el cual varios dientes del concursante salen despedidos tras una desafortunada caída al intentar el giro F2 a pies juntos se denomina "Pop", y supone la descalificación automática.
  • Air Rubik: Esta modalidad aún no existe, pero sospechamos que no tardarán en crearla. El principal problema radica en las predecibles polémicas que surgirían al respecto del veredicto de los jueces acerca de la correcta resolución del cubo una vez terminado el ejercicio.
  • Con los pies: Pues sí, algunos tipos entrenan varias horas al día resolviendo puzzles con los pies. La mayoría de estos tipos cobran el paro (no puede ser de otra forma) y no se lavan nunca para mejorar la adherencia. Aquí tenemos al campeón del mundo, nótese la posición del loto inicial que facilita la concentración podal.
  • Con la nariz: ¿Cómo que no?

[editar] Enfermedades asociadas

Rubik2

Es sólo cuestión de tiempo.

  • Cronometritis: Los speed-cubers dedican veintidós horas al día a perfeccionar su técnica de resolución del cubo en el menor tiempo posible. Durante las dos horas restantes aprovechan para calcular las medias, ingerir algún alimento y hacer más cubos sus necesidades. Sus casas están repletas de cronómetros digitales trucados que atrasan varias décimas por segundo, y sus madres les persiguen por los pasillos golpeándoles en la cabeza con los cubos que se encuentran repartidos por todo el suelo.
  • Cubitis desplazada: En el insólito caso de que un objeto de forma no cúbica caiga accidentalmente en las manos de un cubero, éste procederá de inmediato a girarlo y retorcerlo en todas las formas posibles y no posibles, por lo que se desaconseja que este tipo de individuos acojan animales domésticos en sus hogares.
  • Algoritmofobia: Tras memorizar durante meses cientos y cientos de algoritmos para superar la fase OLL del método Fridrich, el cubero se percata de que ya no es capaz de hacer la cruz inicial del método para novatos porque las letras le hacen gestos obscenos y se carcajean de su inutilidad. Lo que realmente ha desarrollado el muy incauto es una esquizofrenia hebefrénica incurable, pero se manifestará en una repulsión insostenible hacia cualquier combinación de más de tres letras que supondrá el fin de su meteórica carrera de subcampeonatos regionales, apariciones estelares en programas de televisión local de audiencias inferiores a la decena, y reuniones de vecinos en el rellano de la escalera.
  • Tiempitis: Unido al cronometritis, estos cuberos desarrollan la locura capacidad de cronometrar todo tipo de tiempos: el tiempo que tardan en ingerir algún alimento, el tiempo que tardan en mear o en echar mierda por el ano. Por si esto no fuese ya traumático para los de su alrededor, el problema incrementa cuando dos cuberos con esta enfermedad se juntan, el deseo por la competición hace que compitan por ver quien tarda menos en comer o quien tarda menos en follar (los pocos que lo consiguen). Por eso, suelen acabar muertos de hambre y solos (eso sí, con un cubo en la mano, generalmente).

[editar] Artículos (algo) relacionados

[editar] Enlaces externos

Herramientas personales