FANDOM


Distoinca

Al no disponer de Internet, la cultura inca era una cultura distópica

Cita3¿Distopía? Lo contrario de la miopía, ¿no?Cita4
Adolescente un poco perdido en esta vida.
Cita3Pues yo no me quejo, oh hermanitos míos.Cita4
Nuestro drugo Alex tomando una lacta plus, mientras se prepara para una sesión de ultraviolencia.
Cita3El Partido es malo, muy malo, requetemalo.Cita4
Argumento de la gran mayoría de las distopías.
Cita3No me digas.Cita4
Persona normal en época de elecciones.

La distopía es un concepto que hace referencia a una sociedad en la que no nos gustaría vivir, donde preferiríamos que vivieran nuestras suegras antes que nosotros. Las culturas distópicas poseen rasgos que las hacen nada atractivas a la vida (al menos, a nuestra vida), como jornadas laborales de 168 horas semanales, cámaras que te graban cuando te caes para enviarlo a concursos de vídeos graciosos, frijoles como única comida, obligación de editar en Wikipedia, etcétera[1]... El origen etimológico de la palabra es algo complicado, sobre todo si no sabes que significa etimológico, ni origen.

El porqué de las distopíasEditar

Si las distopías son tan desagradables para vivir, ¿cual es el motivo del pensamiento de las mismas?

La respuesta es tan sencilla como que 2+2=5[2]. El ser humano disfruta imaginando cosas que no desearía para si mismo, ya que de esta manera puede compararlas con su actual forma de vida (una economía ruinosa, unas relaciones afectivas inestables, una enfermedad venérea mortal, un físico reprochable, el éxito de los videos tontos en Youtube...) y sentirse mínimamente reconfortado. Esto es una buena solución para cuando la televisión, las drogas, la Internet, el teléfono móvil o la religión no consiguen darte un mínimo de felicidad en medio de la desgraciada vida que te ha tocado soportar. Otro motivo es el ver las distopías en un mundo difícil para decirse a uno mismo "al menos no estoy solo" e imaginar cómo actuaría uno si fuera uno de los personajes de la película o libro en cuestión, y otra que al compararlas con los problemas de la vida real la gente se sienta finalmente satisfecha de tener una película realista (en lugar de fantasías cursis estilo Robin Williams).

Características generales de cualquier distopíaEditar

Una distopía, para ser categorizada como tal, ha de superar un mínimo de requisitos. No puedes ver un perro por la calle y decir que realmente es un perro distópico hasta que no hayas demostrado que cumple con los requisitos básicos:

Chicalatigo

El sexo y el dolor pueden ir de la mano.

  • Dolor. Si no hay dolor, eso no es una distopía ni es nada. El dolor es lo más importante de una distopía. Para que una cultura sea distópica debe ser dolorosa... ya se sabe, la típica cultura que te da empujones, golpes, y pone trozos de cristal en tu cama. Un poco de sangre en la cara no hace mal a nadie. Pero sin olvidar el daño psicológico. No hay nada mejor que torturar a un interrogado escuchando repetidas veces la misma canción insulsa u obligándole a aproximarse a su mayor temor. Las distopías, por ejemplo.
  • Drogas. Un buen punto a favor de una cultura para llegar a ser una distopía son las drogas. Y preferiblemente, no solo drogas legales, como el alcohol, los teléfonos, la televisión y la cocaína. Sino también drogas capaces de anularte cualquier sentimiento, embobándote y llevándote irremediablemente a amar al malo malísimo de la distopía. Lo que nos lleva al siguiente punto.
  • Un antagonista inalcanzable. Es completamente necesario que haya un malo maloso malévolo que nos obligue a tomar drogas y nos produzca el dolor. Siempre. Las características del antagonista son variadas, ya que puede ser tanto un niño rubio que se dedica a matar jabalies, una plástica que piensa que es la mejor actuando, o un hermano mayor. Eso sí, si es un cerdo, mejor que mejor.
  • Sexo. Es también importante. En toda cultura distópica que se precie debe hacerse referencia al sexo, ya sea a favor o en contra, pero eso sí, siempre desde un lado extremista. O es obligatoria la cópula entre todos, o ahí no se satisface ni Dios. Si hace falta que unos niños varones abandonados en una isla desierta hagan sus orgías infantiles, se hacen. No hay peros.
  • Final triste o inconcluso. Las distopías, igual que las bolsas de Doritos, siempre acaban. Por normal general, el final de estas suele ser impactante: Los cerdos se convierten en hombres, te dan un disparo por la espalda, acaban cantando todos un gran musical... las posibilidades son infinitas.
  • Referencias a 1984. En general, las distopías deben hacer mínimo, una referencia a la novela 1984 de George Orwell. No importa si hay otros clásicos distópicos por ahí). Si algo sucede en un año, mejor poner que ese año es 1984 o de perdida 2084 (al menos se parece un poquito).

Novelas distópicasEditar

Si algo sabe el ser humano, además de crear numerosas máquinas de guerra para tener controlada a la humanidad por medio del terror y el odio (aunque últimamente esto les esté saliendo al revés como lo demuestran los thrashers y mecafílicos), es sacar dinero de cualquier cosa, incluso de las distopías. Sí, algo que debería ser tan tabú como las distopías es manoseado impunemente por escritores ansiosos de dinero y fama. No por nada inspiraron los reality shows y noticieros políticos actuales.

Son muchísimas, pero como tenemos pereza, sólo damos algunos ejemplos:

Un mundo felizEditar

En esta novela, la gente vive drogada casi todo el tiempo, nadie envejece, todos son felices (hasta el conserje del pozo negro, está radiante de tan feliz). Las máquinas brindan un grado de eficiencia, comodidad y entretenimiento sin precedentes. Los libros de superación personal corporativa son manejados como libros sagrados, Henry Ford es venerado como profeta y sus frases son compartidas con fervor. La tecnología y modernidad son considerados lo más genial del mundo. La no-práctica del sexo te convierte en alguien raro, poco de fiar.

¿Quién sería tan estúpido como para considerarlo una distopía? Es más ¿Eso ni siquiera es lo mínimo ideal?

Rebelionenlagranja

Por fin, ya en dibujos animados.

Rebelión en la Granja‎Editar

Esta historia tiene lugar en una granja donde hay una rebelión. Obviamente. Los animales decidieron despedir al granjero de su propia granja (ya que los animales no se sentían conformes con los servicios prestados, las incursiones nocturnas del granjero al establo y la ausencia de una página de sugerencias.

Dicho y hecho. El granjero es expulsado, y los animales viven en paz y armonía. Prácticamente en una utopía. Pero poco a poco, la "u" de "utopía" va convirtiéndose en una "dis" (de "distopía") a medida que los cerdos van controlando más a los animales. Al principio es una democracia, todo muy bonito, pero poco a poco se van quedando ellos las manzanas, entrenan perros de ataque para que degollen a los que se quejen, construyen molinos para la obra de teatro de Don Puercote, y se convierten en unos alcoholicos. Debe ser horrible vivir en un lugar donde los cerdos se quedan con todas las manzanas.

Los expertos han observado que cada animal corresponde a una casta social distinta. Sí, los expertos cobran por cualquier cosa (lo que los hace una casta animal también). También se puede decir que de tan famosa que es la novela que inspiró un capítulo de Ben 10 (distopía doble).

Esta novela es en realidad un documental sobre la historia de la República Socialista Soviética de la Granja Animal, país fundado por George Orwell en un arrebato de borrachera. Modelo copiado por Corea del Norte, Venezuela, Cuba y países así.

1984Editar

Esta novela, basada en el famoso programa de televisión Big Brother o Gran Hermano. Es un feroz reality show en el que hay que convivir con el resto de los camaradas en una gran ciudad de Oceanía (que casualmente se llama Londres) en la cual no hay ni un solo rincón para hurgarse la nariz, ya que todo lo que se hace queda grabado (lo que provoca numerosas congestiones nasales).

Para darle encanto y gracia, está totalmente prohibido pensar en pingüinos y otras cosas malas, bajo riesgo de que las Polillas del Pensamiento (unos bichitos que te miran en la oreja -la tuya, no la de van Gogh- y saben lo que piensas) te descubran y te encierren en la Habitación de los 101 dálmatas, donde tendrás que abandonar el reality (o como allí dicen, vaporizarte) para ir de un programa en televisión a otro de t a contar tu experiencia mientras bebes ginebra de clavo y fumas Tabaco de la Victoria.

La única manera de ganar es amando a tu hermano mayor. Y ya se sabe lo difícil que es quererle, en especial si no tienes.

El señor de las moscasEditar

Señormosca

Sr. Mosca, encantado.

Esta novela no trata, a pesar del título, de un vagabundo maloliente o de un semidiós que ha forjado las Moscas de Poder. No. Habla de unos niños que acaban, tras el aterrizaje forzoso de su Airbus A380, en una isla desierta (lo que es curioso, ya que nos lleva a cuestionarnos sobre cómo consiguieron el avión, y suponer que el piloto era un niño genio que aprendió mucho del videjuego "El Avión de Combate 2").

En un principio, son bastante felices. Nombran como reina a una caracola, a la cual oyen hablar tras haber comido ciertos hongos, y esta les dice lo que hay que hacer (como, por ejemplo, entrenar a primates para que sean sus mayormonos). En ese momento no viven en una distopía; empiezan a vivir en una en cuanto uno de los chicos extraña las hamburguesas, y sale a cazar. Entonces empiezan a jugar a los clanes, y claro, se arma un enredo por las microtransacciones de la isla y matan al gordito. Y sin gordito, empiezan a vivir como salvajes, en una auténtica distopía jabalífaga.

¿Quien tiene la culpa de todo esto? Los videojuegos, está claro. Especialmente Clash of Clans (en serio no lo bajen si no quieren terminar con canas verdes).

La naranja mecánicaEditar

En esta historia se nos habla de un... sí, un huerto donde hay naranjas... mecánicas. Y ya se sabe, ¿a quien podría gustarle una naranja mecánica? Con lo buenas que están las naranjas. Debe ser un lugar horrible aquel en el que muerdes una naranja (o un pomelo, que es lo mismo) y vas y te encuentras un clip... Además debe ser una lata darles cuerda y arreglarlas cuando fallen por tantas partes y engranes adentro. De perdida que fueran electrónicas ¿no?[3]

High School MusicalEditar

HSMtaquillas

¿Qué clase de lugar es ese que viven en taquillas/casilleros?

¿Qué? ¿Que el instituto East High no es una distopía? ¿Una sociedad gobernada por plásticas arrogantes y equipos de baloncesto no te parece distópico? Por no hablar de que es un lugar donde los hermanos no tienen ninguna importancia, y los de raza negra solo pueden conseguir popularidad siendo el amigo del más popular del colegio (y solo serán eso, "el amigo"). Y eso que no hemos hecho referencia a tooodas las canciones que se oyen por los pasillos, martilleantes, una y otra vez, buscando la pérdida de compostura de los habitantes de dicha cultura, hasta que pierden el raciocinio de ellos mismos y comienzan a cantar en son de la música.

Aunque claro, siempre puedes encajar haciéndote fotos sin ropa y poniéndolas por Internet...

(Cualquier parecido con cualquier escuela privada costosa moderna es mera coincidencia.)

V de VendettaEditar

Esta novela distópica ni siquiera es una novela como el Monesvol manda, sino una "novela gráfica", o sea, un cómic dicho de forma cursi. Trata de un señor llamado V, que siempre va vestido con una máscara (que luego copiarían los de Anonymous), tiene una guarida de tropecientos metros cuadrados (en vez de un apartamento pobre, como casi todos) y el solito llena de explosivos un montón de sitios. Y la policía nunca consigue detenerlo. O los policías esos son unos ineptos (lo que es muy probable), o el señor V los soborna para que lo dejen hacer lo que se le de la gana, o (lo más probable) es que tiene contactos con el autor, quien es Alan Moore.

Fahrenheit 451Editar

Bomberos

Los bomberos eran muy felices quemando bibliotecas.

Esta novela distópica nos presenta una sociedad donde los bomberos se dedican a quemar libros (con fuego, no con computadora), ya que el Gobierno piensa que eso de leer es para nerds y hace infeliz a la gente. Está claro que es mucho mejor que vean la televisión o que pasen el tiempo en Youtube y Netflix. Pero a uno de los bomberos, Montag, se le dan la curiosidad y los deseos de insurrección, por lo decide esconder y robarse algunos de los libros que debía quemar... para evitar que las mesas cojeen. Pero, luego la curiosidad y la malicia le ganan tanto, y como se asume que ya sabía cómo se hace; decide cometer el mayor delito: ¡Leerlos sólo para ver qué tienen dentro!. Más adelante huye y se reune clandestinamente con otras personas que se aprenden libros de memoria porque no tienen nada mejor que hacer.

No queda claro si al menos en las academias de bomberos hay libros de texto o no. Tampoco queda claro si existen guías de teléfonos o al menos Google Maps. Tampoco especifica si Youtube y Netflix son los únicos sitios desbloqueados (aunque igual es probable).

Fahrenheit 56KEditar

Pagina web Cyber Playboy

Fahrenheit 56K en realidad es tan sólo publicidad encubierta de una empresa de Internet.

Fahrenheit 56K es una novela tan extraña, tanto, que ni siquiera es una novela: es una obra de teatro. Una mala actualización de la obra anterior. Más o menos es una recopilación de los clichés típicos de las distopías. Sazonada eso sí, con un poco de 1984 (como en toda distopía que se precie). Habla de lo bueno que es Internet, que a veces permite a los buenos charlar entre sí por el Whatsapp (poco falta para que mencione la compañía).

Trata de una sociedad dominada por el Partido (¡Oh! Qué gran originalidad), donde hay unos buenos que realizan unos diálogos interminables hablando de lo malo que es el Partido y lo buena que es la libertad de expresión. Luego están también los malos, evidentemente tiránicos y corruptos, contrarios a la democracia y a la libertad de expresión.

Existe la sospecha de que esta obra ha sido financiada por alguna empresa de Internet, para que veamos lo bueno que es y nos hagamos un contrato de varios megas. Si quieren un mejor relato al respecto, mejor pulsen aquí.

Minority ReportEditar

The Minority Report es un relato escrito por Philip K. Dick. En este se habla de algunas de las paradojas del hecho de conocer el futuro. Hay unos mutantes que predicen el futuro sin Tarot, horóscopo ni demás bobadas sino de verdad. Estos mutantes trabajan para la policía para combatir los crímenes antes de que sucedan.

El protagonista es un agente que hace las detenciones. Luego los mutantes dicen que él asesinará alguien en el futuro. En vez de detenerse a sí mismo, como era su obligación, huye. O sea, una situación terriblemente incómoda.

Los Juegos del Hambre, Divergente, Maze Runner y Ready Player OneEditar

Las juntamos porque prácticamente están cortadas con la misma tijera.

Lo que tienen en común es que tratan de unos jóvenes en una sociedad totalitaria, destruída o ambos y que los ponen a competir entre sí en diferentes equipos para ganar el premio de seguir con vida y beneficios extra. Luego aparecen esfuerzos por desmontar el concurso y desenmascarar a los involucrados. A todo esto se le añade un melodramatismo bastante cursi centrándose en los romances, rupturas y traiciones de los protagonistas y otros personajes.

Las diferencias es que Los Juegos del Hambre son protagonizados por una chica, mientras que los demás los chicos comparten un mayor protagonismo, y Ready Player One tiene a un chico protagonista. En los juegos del hambre hay dictadura, en Divergente y Maze Runner viven en un mundo post-apocalíptico. Mientras que en Ready Player One hay de los dos. También en el último el concurso es virtual, porque se juega por Internet y consiste en encontrar la mayor cantidad de referencias a los 80's y 90's.

Los Cuentos De La Criada/Handmaid's TaleEditar

Es una distopía de corte feminista. Trata de un futuro en el que la contaminación ha vuelto estériles a casi todas las mujeres, con una obvia amenaza de extinción. Las fértiles se vuelven propiedades cuidadas celosamente por hombres malvados machistas, egoístas, ricos, poderosos, y abusivos. Y pues ellas deben aceptar que las violen para evitar la prisión y la muerte. Actualmente fue convertida a serie de Internet y es famosa entre las feministas modernas como excusa para odiar y atacar a los hombres al estilo FAQ (ver películas distópicas).

Películas distópicasEditar

Artículo principal: Anexo:Películas distópicas

Hay tantas películas distópicas como novelas distópicas. Es más, las novelas distópicas suelen acabar en películas o series distópicas, como si de una pokevolución se tratara.

Simplemente, cogen la novela distópica en cuestión, añaden más escenas de sexo (si caben), le piden una banda sonora a un compositor, añaden los clichés característicos de Hollywood y ya está. De esta manera, se han llegado a filmar novelas distópicas tan impactantes como Emoji: La Película.

Luego hay también películas distópicas que no están basadas en una novela. Para más detalle, véase en el anexo.

Series DistópicasEditar

Sí, también las distopías invadieron la televisión y el streaming. De hecho, las novelas distópicas que no acaban en películas terminan aquí. Para evitar repeticiones, pondremos sólo casos originales.

RevolutionEditar

Una tormenta electromagnética de posible origen extraterrestre no sólo deja sin electricidad a todos en el mundo, sino que también deja inservibles a todas las cosas eléctricas. Entonces todos regresan a la edad media y vuelven a usar carbón para planchar, fuego para hacer palomitas, vuelven a escribir cartas a falta de WhatsApp, peleas de vecinos para compensar la falta de televisión y así. Entonces unos malvados aprovechan el caos para establecer su dictadura bajo la "República Munroe". Las cosas empiezan a cambiar cuando algunas personas son perseguidas por los Munroe por descubrir unas piedras que arreglan las máquinas descompuestas.

The Walking DeadEditar

Tan gastada, y tan genérica que mejor ponemos un resumen corto. Un virus volvió a casi todos zombis y los sobrevivientes tienen que luchar y lidiar con el problema. Y más que provocó el colapso de la civilización. Si quieren más, pulsen el título por favor.

TerranovaEditar

Gracias a la incompetencia de las autoridades ambientales y la torpeza de evitar el uso de anticonceptivos, la sobrepoblación y la contaminación del aire en 2149 son tan graves que se les ocurre viajar al pasado para escapar del problema. Viajan al pasado y construyen su colonia Terranova ahí. Todo sería perfecto, si no fuera porque viajaron tan atrás que ahora tienen que soportar la presencia de los dinosaurios.

The 100Editar

Tras la guerra nuclear, los pocos sobrevivientes huyen en naves espaciales de la ahora devastada Tierra a una nave espacial.. Cien años después cometen la torpeza de no usar anticonceptivos ni planificar y la población se dispara otra vez. Lo que obliga nuevas reglas: Control de natalidad y pena de muerte. Pero ni eso da resultado, así que deciden capturar a los jóvenes más estúpidos y enviarlos de vuelta a la tierra, sin saber cómo está ahora para que ahí se enreden solos.

The Last Man on EarthEditar

Un año después de que un virus mortal barriera con el resto de los humanos, Phil Miller se queda solo. Al principio lo disfruta haciendo todas las tonterías que se le ocurran, pero luego empieza a sufrir por la soledad, busca sobrevivientes y pega avisos para que lo encuentren. Al no encontrar a nadie, decide suicidarse pero lo salva Carol Pilbasian, una mujer excéntrica y chillona.

Black MirrorEditar

Es una serie de capítulos independientes con historias independientes, pero relacionadas. Lo que todo tiene en común es que ahí se sitúa en un futuro cercano. Ahí la popularidad en Facebook y Twitter no sólo es importante, sino que es el único y más determinante factor a considerar para juzgar el valor de la vida de un individuo. Asímismo se guardan recuerdos en fotos y Youtube no sólo por diversión, sino tambien para conservar rencores y planear venganzas o bromas de mal gusto. Esto también ha convertido la guerra en un enredo híper-complicado en el que los que provocan caen primero.

Al gobierno de China le ha gustado tanto, que decidió llevarla a la vida real dentro de poco.

Videojuegos DistópicosEditar

Como si fuera poco, los videojuegos también terminaron por ser invadidos por las distopías. Para ahorrar espacio, sólo pondremos cosas originales.

PUBGEditar

En este juego entras en un concurso estilo Los Juegos del Hambre, en el que vas a una isla donde todos tienen que estar en una guerra constante y matarse entre ellos. Las áreas se reducen cada vez más para obligar a todos a juntarse y pelearse. ¿Y el premio para los ganadores? Una cena con pollo. ¡Vaya, qué ofertón!

FortniteEditar

Este es un híbrido del anterior y Minecraft. Igual, se pelean como en PUBG pero también deben construir fortalezas para defenderse. Tiene un estilo de caricatura que le pone a una cara alegre a la masacre sin sentido. Y en cada actualización, copia más cosas de otros juegos. Para más surrealismo, los famosos que lo juegan (en el mundo real) lo hacen indecentemente popular aunque no lo merezca.

Injustice: Gods Among UsEditar

Esto es de súper héroes y villanos de DC. Superman, de repente se volvió malo y usó sus poderes para convertirse en el dictador. Entonces, como la televisión y la Internet no le bastan, decide hacer un concurso de peleas con todos los demás para que se den de trancazos sólo para el placer del Hombre de Acero.

Papers PleaseEditar

Aquí tomas el papel de un oficial de audanas que tiene que manejar papeles de migrantes y trámites con tal de evitar una guerra nuclear. ¡Qué emoción!

Tom Clancy's The DivisionEditar

Este es un caso extraño, pues la fusión de propaganda militarista y las distopías no es algo para tomarse a la ligera. Aquí se trata de disparar y hacer la guerra en una Nueva York devastada por los enemigos.

Notas distópicas finales que dejan mal sabor de bocaEditar

  1. Por supuesto, está el excluyente caso del sadomasoquismo, en el cual comer lentejas es algo de puro placer. Está claro que esa gente está desviada.
  2. Negar esto es negar tu derecho a la vida, y dar tu consentimiento de que te metan la cabeza en una jaula de ratas hambrientas
  3. Tranquilos, estamos bromeando, sabemos de que trata el libro: De naranjas robóticas gigantes.

Ver antes de su arrestoEditar

Wikilogo botante Para los interesados en la versión
menos seria y verídica, Wikipedia
tiene un artículo sobre:
Distopía
Ciencia ficción
Profetas
Julio Verne - Mary Shelley - Isaac Asimov - Frank Herbert - Douglas Adams - H. G. Wells - H. P. Lovecraft - L. Ronald Hubbard‎ - Philip K. Dick - Orson Welles - Edward D. Wood Jr. - Stanley Kubrick - Ridley Scott - Steven Spielberg
Razas que dominarán al hombre
Borg - Computadoras - Daleks - Dinosaurios - Extraterrestres - Frikis - Hormigas - Mujeres - Mutantes - Robots - Simios - Zombis
Criaturas tenebrosas
ALF - Alien - Cyberjesús - Doctor Who - El hombre toro - James T. Kirk - OMAC - Predator - Spiderman - Terminator - WALL·E
Otros posibles destinos para la humanidad
2001 - Adventure Time - Apocalipsis - Babilonia 5 - Brazil - Comunismo - Cyberpunk - Destrucción del mundo - Distopía - Esclavitud - Futurama - Matrix - Metrópolis - Nuevo Orden Mundial - Randal's Monday - Rick y Morty - Regreso al futuro - Star Trek - Star Wars - Watchmen - The Walking Dead



Cervantes

Artículo destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada por decisión popular.

Los rumores sugieren que sus autores fueron instruidos
por el mismísimo Miguel de Cervantes.