Domenico Scarlatti

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Colorines.jpg El autor de este artículo se ha olvidado de poner fotos, o las que hay no son suficientes. Sé buena persona y ayúdanos colocando un par de ellas para la causa. Que la academia te lo premie.


Josefo Domingo Escarlato (En italiano, Giuseppe Domenico Scarlatti, que suena mejor y con más pompa) fue un autor de milongas, bachatas, pasodobles, tanguillos, música reagge,y sacra, de nacionalidad italiana, pero que por motivos profesionales se tuvo que embarcar hacia la Península Ibérica. Es más famoso por ser el creador de quinientas cincuenta y cinco sonatas para clavicordio, compuestas con el revolucionario método de "¡Joder, a ver si acabo pronto para poder cagar en paz!".

[editar] Vidilla antes de irse de su casa

Domenico nació allá en la bota en el 1685. Ya de pequeño se empezó a interesar por el arte del clavicordio y por joder a todos los pianistas que tocasen sus creaciones. Así, cuando Domenico tuvo un añito de edad, ya había compuesto su primera obra: Berrinche en Mi Mayor. Las críticas no pudieron ser mejores; Su madre dijo "La mejor obra del año. Y ahora, ¡O te callas o te juro por Dios que TE AHOGO EN LA PILETA!". También fue la obra mejor pagada del momento con la friolera de 50 azotainas en el culo.

En general, estuvo muy influenciado por su padre, Alessandro Scarlatti, el cual lo enchufó como compositor y organista en la corte española de Nápoles. Un día se encontró con la reina peor considerada de la época, Bárbara de Bragueta, futura esposa de Fernando VI, mal considerada por saber leer y escribir en seis idiomas diferentes, hacer ecuaciones de tropecientos grados y ¡ser capaz de tocar las obras de Scarlatti! Y es que ser mujer e inteligente no estaba bien visto entonces. A partir de entonces, Bárbara se convertiría en la mecenas de Scarlatti, y se lo llevaría a España para que le amenizara las tardes con su esposo y le enseñase a tocar el instrumento (se desconoce cuál).

[editar] Cuando Scarlatti llega a España

Bárbara y su séquito desembarca en Cádiz para dirigirse a Madrid, dónde le esperaba su esposo Fernando. Tras alquilar en un Rent-A-Carromato una calesa, salen como el AVE hacia Madrid. Sin embargo, a Bárbara le da un apuro a la altura de Sevilla, donde hace una paradita para cagar, que dura unos cinco años. Durante este tiempo, Scalatti se impregna del aire andaluz, que se respiraba en su tasca favorita, "El cojón del gitano", donde se hacian competiciones de a ver quién hacía más insoportable la seguirilla, las cuales siempre ganaba Scarlatti, en su empeño de joder a todo aquel que interpretase sus obras.

Cuando Bárbara se consiguió despegar del water close y por fin llegaron a Madrid, Scarlatti no paró ni para mear para satisfacer los gustos musicales de Bárbara, componiendo unas 555 sonatas para Clavecín, donde recurría a los más complejos artificios para ver si Bárbara se hartaba y echaba a Scarlatti de regreso para Italia. Pero no, Bárbara fue capaz de tocar todas las obras de Scarlatti, y algunas hasta con una sóla mano.

Scarlatti morirá en Madrid en 1757.

[editar] La condenada música de Domenico

Domenico es conocido por su música. Y es que aparte de Bárbara de Bragueta, sólo unos poco elegidos han sido capaces de interpretar la música de Scarlatti, entre ellos, Einstein y Stephen Hawkins. Y es que lo que jode de su música es la dificultad de interpretación. Scarlatti pedía en sus partituras pases de manos, tocar con los ojos cerrados, de espaldas al teclado, con las manos atadas, haciendo escapismo, y tocando con los párpados. Sus quinientas y pico sonatas son de una belleza enorme, pero jodidas.

Herramientas personales