El Anillo del Nibelungo

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Cita3.pngLo he visto claro, hay que arrasar con todoCita4.png
Adolf Hitler tras asistir a una representación de El Anillo del Nibelungo
Cita3.pngLo he visto claro, hay que arrasar con todoCita4.png
Angela Merkel tras asistir a una representación de El Anillo del Nibelungo
Cita3.pngNo lo veo claroCita4.png
Friedrich Nietzsche tras asistir a una representación de El Anillo del Nibelungo, cuando la miopía ya le empezaba a aquejar

Der Ring des Nibelungen (El anillo del nibelungo, en alemán, aunque incorrectamente traducido al español como El anillo de los Nibelungos o de los Enanos Esos), es un ciclo de óperas que constituyen un gran drama, compuestas por Richard Wagner y basadas en figuras y elementos de la mitología germánica, particularmente las Sagas islandesas que el autor tergiversaba a su voluntad, así como del cantar de los nibelungos medieval, pero a diferencia de éste, aquí sí que se canta. Tanto el texto como la música fueron escritos por Richard Wagner, cosa que le llevó al zagal la friolera de veintiséis años, aunque bien es verdad que tampoco es que estuviera todo el tiempo a piñón ahí componiendo y escribiendo, que de vez en cuando paraba para hacer otras óperas diferentes o para fornicar con la mujer de alguno de sus benefactores o colaboradores. Sea como fuere, a pesar de que la obra es larga, garantizamos que no fue compuesta en tiempo real, esto es, que la representación dura, concretamente lo que dura dura, pero no veintiséis años.

En cuanto a su estructura, la obra consta de un prólogo (ligerito, para entrar en materia, dos horas y media que se pasan volando) y tres jornadas (cuatro horitas de nada cada una, que también son un pispás). A continuación haremos un fino análisis de los contenidos de esta magna obra

[editar] Argumento

La obra, como decimos, se divide en cuatro óperas, porque escucharse todo el chorongo de un tirón es infumable hasta para más entregados de los wagnerianos y a todo punto una tortura (se dice, de hecho, que el Doctor Mengele se planteó estudiar los efectos que la escucha ininterrumpida de "el Anillo" producía sobre el ser humano, pero que abandonó la idea por considerarla demasiado espeluznante). Bueno, la cosa va de lo siguiente.

El Oro del Ruin. Este es el prólogo. Tres ninfas putonas guardan el oro del río Ruin, un enano asqueroso se lo roba y se hace con él un Anillo para dominarlos a todos. Wotan el dios supremo se ha hecho un nuevo chamizo para él y los otros dioses pero no tiene con qué pagarlo y deja en prenda a los acromegálicos operarios a la diosa del amor que tiene buenas tetas mientras va con su lugarteniente Loge a atracar a los enanos. El enano de antes -Gruñón- gracias al anillo se ha hecho el rey del mambo, tiene sometidos a los otros enanos en una dictadura orwelliana y sodomiza a su hermano -Mocoso-. Wotan y Loge engañan a Gruñón como a un chino y le roban el oro, el Anillo, y un casco con el que se puede uno convertir en drag queen (entre otras cosas). Tras acudir al Management Consulting de una zombie que vive bajo tierra optan por pagar a los acromegálicos y darles el Anillo. Uno de estos mata al otro y los dioses suben a su chamizo celebrando el día del orgullo gay. Loge no lo ve claro.
Walkinci.jpg

En la ópera los cantantes no siempre dan del todo el físico de sus personajes

La Walkiria Neumática. ¿Te pareció ladrillo y enrevesado lo de antes? Pues era solo el aperitivo, ahora empieza la cosa de verdad. Una noche de tormenta un tipo entra en una cabaña, y coincide que es la de su enemigo mortal, que ya es tener mala suerte. Éste le da cobijo esa noche (esta gente es muy suya con la hospitalidad) pero le dice que al día siguiente le va a ensartar como un pincho moruno. El fugitivo ni corto ni perezoso se cepilla a la mujer del de la cabaña, que resulta ser su propia hermana (la suya, no la del de la cabaña) cosa que ya es casualidad. Lo de que sea su propia hermana poco parece importarle al ver que prepara buenos batidos de plátano, así que se fuga con ella tras agarrar una espada que un mendigo había dejado clavada a un poste. Cambiamos de escena. Wotan está de discusión con la parienta: resulta que los hermanos estos son hijos suyos (el muy golfo salía de noche del Walhalla a pescar, y no precisamente peces, y en una de estas había preñado a una aldeana) y el mendigo que había dejado la espada para que la cogieran era él. Justo antes de que entrara la parienta a discutir estaba Wotan de cháchara con una rubia de impresión, que resulta que también es hija suya (pero ni de su mujer ni de la aldeana, sino de la mujer zombie de antes, que ya hay que tener estómago). En este contexto la cornuda parienta ya debería estar curada de espantos, pero la cosa es que debe ser de Acción Católica y está muy enfadada porque los hermanos estos sean incestuosos y le hace prometer a su marido que los va a fulminar. Éste accede y le encarga el trabajo sucio a la rubia despampanante de antes, que no lo acaba de ver claro. La rubia se apiada y al final el trabajo sucio lo tiene que hacer el propio Wotan, lo que pasa es que la hermana incestuosa se le escapa y está preñada. Tras la Cabalgata de las Walkirias que es muy bonica se enfada con la rubia y la castiga a dormirse hasta que llegue alguien y la despierte para ponerla a veinte uñas y hacerle una escarbada en la entrepierna, para que no sea un cualquiera pide a Loge que se convierta en aro de fuego y la rodee: sólo podrá entrar quien no conozca el miedo o lleve un traje ignífugo.

Sufrido. Seguimos la historia. Mocoso se fue a vivir al bosque y allí vio parir a la hermana incestuosa. Como ella se murió en el parto él se hizo cargo del zagal. Como sus padres eran hermanos le adornan multitud de virtudes: es bruto como un arao y medio tonto perdido, tanto que un día se trajo a un oso invitado a comer a casa. Mocoso y Sufrido (que así se llama el mozo, porque hay que aguantarle) mantienen una cordial relación de odio mutuo. Un día que Sufrido no está en casa Wotan se aparece vestido como Gandalf y él y Mocoso juegan a las adivinanzas. Cuando vuelve Sufrido se forja una espada con los restos de la de su padre y se marcha a matar un dragón que le espanta a los osos del bosque con los que tiene una tierna relación. El dragón este es uno de los operarios de la primera ópera, que no sabemos si se ha convertido en dragón o es que ha engordado mucho porque se pasa el día sesteando, el caso es que cuando Sufrido le mata está media hora cantando hasta que por fin se muere y le da el Anillo y el casco mágico, al final no parecía tan mal tipo. Mocoso ofrece a Sigfrido un Red Bull envenenado (mas que un Red Bull normal, si cabe) para que se refresque y Sufrido en un mal pronto le corta la cabeza. Un pájaro le guía donde está dormida la rubia, donde se le planta delante Wotan, tienen un rifirrafe y Sufrido le rompe la lanza. Como Sufrido es tonto y no sabe que el fuego quema no tiene miedo del aro de fuego, entra y no le pasa nada. Despierta a la rubia y la convence de las múltiples ventajas de perder la virginidad, y hala, al lío.

El Desfaso de los Adioses. El final es bastante lioso. Sufrido harto de picachar se va en busca de nuevas aventuras, cae en malas compañías de tal manera que -como es tonto- le convencen para que un pagafantas le levante la novia ofreciéndole a cambio a la hermana del pagafantas, que es tirando a fea. El caso es que la rubia no ve claro el asunto pero la obligan con engaños y con fuerza bruta. El pagafantas y la fea tienen un hermano por parte de madre que resulta que por parte de padre es hijo de Gruñón, y que es un capullo de cuidado. El capullo éste, con la conformidad del pagafantas y la rubia, se lleva a Sufrido de cacería para tenderle una trampa y matarlo, y así en la que se descuida se la clava por detrás. Todos se enfadan, hasta el pagafantas y el capullo le mata también para alivio de todos, porque cosa más cansina y llorona de tío nunca se vio. Sufrido está cantando media hora (como hiciera el dragón en la ópera anterior) y luego se muere. La rubia canta otra media hora, pega fuego a todo, al punto que se incendia hasta el chamizo de los dioses, y se tira al río Ruin con el cadaver de Sufrido y el Anillo. Las ninfas putonas lo recuperan, se ponen muy contentas y el capullo se ahoga.

[editar] Música

La música de El Anillo del Nibelungo ha sido descrita por la crítica como imponente, acojonante, descacharrante y desorbitante. Muchos son sus hallazgos y también muy grande ha sido su influencia en la música posterior. En líneas generales sus principales rasgos son los siguientes.
En-el-abismo.jpg

Vista desde el pozo foso de la orquesta durante una representación


  • Chorongos largos y sin interrupciones. Desde que se levanta el telón hasta que se baja no para de fluir el torrente -a la par que atorrante- musical, lejos quedan los números cerrados y los recitativos que Wagner consideraba pura decadencia burguesa amén de cursis mariconadas. Esto se lleva a cabo gracias a lo que el autor denominó melodía infinita, porque se hace más larga que un día sin pan y uno se pregunta cuándo acabará este penar que parece que no tiene fin.
  • Invenciones armónicas espeluznantes. La fantasía en este campo es un no parar. Desde el comienzo que son casi cuatro minutos sobre un único acorde sobre el cual el autor diría "No me apetecía ponerme a pensar acordes, así que dejé una base sobre Eb y me puse a tirar notas a ver qué pasaba". De ahí hasta la compleja armonía de El Desfaso de los Adioses que Schönberg describiría en su Tratado de Armonía como plena de acordes erráticos que no se sabe a dónde pertenecen.
  • El Leitmotiv. Esta técnica consiste en pegar trozos de música a un personaje o situación como si de un moco se tratara, de manera que el público despistado sepa siempre de qué personaje se trata por la música. A partir de aquí se pueden ramificar creando auténticos árboles genealógicos musicales y que todo quede en casa, también se pueden hacer floripondios musicales así, de esta manera el Leitmotiv del Anillo tiene, por ejemplo, forma de ojete según la disposición de las notas que lo conforman. Con esta técnica, también, puede viajarse tanto al pasado como al futuro, según aseguran expertos como Ristikan Nesneve o Emett Brown. Ha sido muy copiada y plagiada desde entonces por autores como John Williams y Daddy Yankee, aunque, a decir verdad Wagner también la copió.
  • La orquestación apelmazante. Es también de gran imponencia. Hay multitud de instrumentos y al ser la orquesta tan grande que impediría oir a los cantantes Wagner tuvo la genial idea de meter la orquesta en un pozo para que se oyera menos, también dispuso unas pantallas para que nadie viera a los músicos de tal manera que aunque en el pozo meten mucho ruido luego el sonido sale bastante aflojado y subsumido. Este asunto ocasionó a Wagner ciertos problemas con el sindicato (cuyo presidente era el padre de Richard Strauss) cuando se olvidó de facilitar a los músicos la escalerilla para que pudieran salir del pozo. También para esta obra Wagner inventó nuevos instrumentos como la tuba wagneriana, que a diferencia de lo que su nombre parece indicar no es una tuba, sino una cañería a la que se le ha puesto (a martillazos) la boquilla de un silbato. El instrumento tiene un sonido de gran estridencia germánica.
  • El tratamiento de la voz. Los cantantes son maltratados hasta los límites extremos de lo humanamente soportable, lo cual da lugar a momentos espectaculares cuando las cuerdas vocales se rompen en vivo y en directo y de la garganta del infortunado cantor sale sangre en chorros que semejan una fuente veneciana. "Ah, los efectos especiales" refirió el autor cuando fue interrogado por este hecho.

[editar] Estilo poético

Es recurrente, repetitivo y arcaizante. Se cuenta veinte veces lo mismo, aunque sean diferentes personajes quienes lo cuentan, para que no te olvides de lo que está pasando, por si no te has enterado. Está escrito en un alemán antiguo que parece de broma y se abusa de continuo de la aliteración para imitar las Kenningar nórdicas que según Jorge Luis Borges eran unas poesías de mierda. Un ejemplo de aliteración:

Cita3.pngEn mi lecho rodaba yo con dolor de pecho ¿por qué debí haberlo hecho?: mal rodaballo comíCita4.png
Richard Wagner El Desfaso de los Adioses, Acto III

[editar] Exégesis de la obra

Ringbayreuth.jpg

Imagen de la puesta en escena que realizó Paquito Castor en Bayreuth en 2013 (La Walkiria Neumática, Acto II, Escena primera), no se entiende cómo pudo no gustar.

Muchas son las interpretaciones que se le han dado a El Anillo del Nibelungo desde su estreno, aquí nos haremos eco de las principales:

  • Interpretación nacionalista alemana. Los cantantes se pasan las cuatro óperas bebiendo cerveza con pantalones bávaros y boina de gañán enroscada hasta el hipotálamo, se incluye a mayores los iguiente: Deutschland, Deutschland über Aaaalles Mein Dorf! Mein Dorf! Yehaaa, yibaaa (Alemania, Alemania por sobre todos ¡Mi pueblo!¡Mi pueblo! Yehaaa, yibaaa)
  • Interpretación nazi. Deriva de la anterior. Los dioses y los héroes son rubios y son los arios, los enanos son los judíos, los gigantes no se sabe quien son. Esta interpretación tiende a considerar la obra imperfecta por no presentar hornos crematorios ni campos de concentración.
  • Interpretación comunista. Los dioses son la élite burguesa mientras las demás criaturas son el proletariado oprimido. Sufrido y la rubia son los héroes del pueblo que van a traer la dictadura del proletariado, pena que se mueran al final.
  • Interpretación ecologista. Considera a casi todos los personajes de la obra unos agresores a la naturaleza, y a los nibelungos responsables directos del cambio climático. El primo de Rajoy se ha posicionado públicamente en contra de esta visión de la Tetralogía.
  • Interpretación postapocalíptica. Igual que lo anterior pero en un páramo en el que los personajes van vestidos a medio camino entre seguidores del Heavy Metal y personajes de Mad Max.
  • Interpretación psicoanalítica. Todas las armas que salen en la obra (lanzas, espadas, etc.) son en realidad falos y todos los personajes son homosexuales reprimidos.
  • Interpretación feminista. Deriva de la anterior. La falocracia patriarcal arruina al mundo, menos mal que al final la rubia se empodera y pone en su lugar a esa caterva de machos inútiles.
  • Interpretación autorreferente posmoderna. El Anillo del Nibelungo es una obra que va en realidad sobre la génesis de El Anillo del Nibelungo que es una obra que va en realidad sobre la génesis de El Anillo del Nibelungo que es una obra que va en realidad sobre...
  • Interpretación absurda. A cargo del célebre director de escena Paquito Castor. La obra es en realidad una metáfora del comercio petrolífero y su principal ambientación ha de ser una gasolinera. Paradójicamente esta puesta en escena basada en combustibles fósiles (ver imagen) tuvo una fría acogida entre el público teutón: las damas asistentes a las correspondientes funciones en general no aplaudieron y sus maridos tampoco, por la cuenta que les traía.

[editar] En la cultura popular...

Aparte del uso de la conocida Cabalgata de las Walkirias en el cine, los videojuegos, los espectáculos de bar de carretera y las funciones escolares destaca la utilización de prácticamente todo su imaginario en las obras de Tolkien y, más recientemente, la versión estilo Bollywood que está preparando el compositor minimalista indio Ramuf Atam. También es de señalar la afición de la Warner por travestir a Bugs Bunny como Walkiria.

Herramientas personales