El fugitivo (película)

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

El fugitivo, cuyo título original es The Fugitive, es una película rodada en 1993 en Estados Unidos, y protagonizada por Harrison Ford y Tommy Lee Jones

[editar] Argumento

Harrison Ford es un doctor acusado del asesinato de su esposa. Aunque él dice que es inocente, finalmente es condenado a pena de muerte.

Alien Jones
Harrison Ford, mirando con desprecio al tío de la ensaladilla

La película empieza cuando, camino de la prisión, el conductor del autobús en el que nuestro protagonista viaja con varios presos (entre ellos un médico amigo suyo y un gato), se detiene en un bar de carretera y les despierta por si quieren comer algo. Uno de los presos, en un total desprecio por la propia vida decide pedir ensaladilla rusa de primero, y muy pronto empieza a sentirse mal (obvio). Lo peor viene cuando este mismo tipo pide espaguetis para llevar de segundo y al poco rato, ya de nuevo en el autobús, es presa de violentas convulsiones, que concluyen de golpe cuando Macaulay Culkin surge bruscamente del vientre del afectado, matándolo. Uno de los guardias intenta eliminar a esta horrosa criatura a tiros, pero en vez de eso se carga al conductor, y acaban volcando en medio de una vía del tren.

AlienCulkin
No, no es la pesadilla de un pajillero, si no Macaulay Culkin surgiendo del estomago de alguien

Viendo como está el panorama, Harrison Ford y el resto de los presos deciden salir por patas, sobretodo cuando descubren que el ser espantoso de antes se ha transformado en Tommy Lee Jones y ahora les persigue para merendárselos vivos. Intentando despistarle, el grupo entra en unos tubos de desagüe y traza un plan para asustar al monstruo con fuego y encerrarle en una galería para inundarla de agua hasta que se ahogue. Naturalmente el plan resulta ser una puta mierda, porque a Tommy Le Jones no le asustan para nada los mecheros, y al final acaba pagando el pato un barbas gilipollas que se equivoca de túnel por no saber diferenciar la derecha de la izquierda.

Por si fuera poco, Harrison Ford descubre que su amigo el doctor tiene un secreto oculto: resulta que es el tío que contrató a un manco para que se cargara a su mujer (los asesinos enteros salen más caros). Una cosa trae a la otra, llegan a las manos, y, en un momento dado, Harrison le arranca la cabeza a su amigo tras darle un ostión con un extintor. Aquí es cuando la cosa se pone rara, ya que, en vez de morirse, el tío se pone a bailar la macarena sin venir a cuento, mientras va escupiendo una sospechosa sustancia blanquecina. Al final resulta que en realidad es un replicante, un robot asesino venido del futuro para salvar a su mejor amigo (su mejor amigo es una tarta que habla). Con que el jodido robot ya les está rayando con todas las paridas que dice (algo acerca de atacar naves en llamas más allá de Orión) y tienen cosas más importantes por las que preocuparse, deciden pegarle fuego e intentar salir de los túneles para pillar un taxi y escapar de todo.

TommyLeeJones fugitivo
Tommy Lee Jones después de comerse una buena ración de vísceras y menudillos

Sin embargo, Tommy Lee Jones sigue al acecho cargándose a la gente de diversas maneras espantosas, hasta que solo quedan Harrison Ford, el gato, un negro y una tía gritona que no hace más que montar dramas. En un momento dado, el guia del grupo (o sea el gato) se pierde por los túneles, por lo que el negro y la chillona van a buscarle. Con que la histérica no para ni un momento, delata su posición y los dos acaban muertos en un momento. Nuestro héroe, que se huele algo malo cuando el gato vuelve solo con las patitas manchadas de sangre, se larga echando mistos, intentando encontrar una salida de los túneles. Finalmente la encuentra, pero no es exactamente lo que se imaginaba, porque en vez de una escalera, solo hay un escalón de 80 metros (y todos hacia abajo). En ese momento aparece Tommy Lee Jones por detrás, y habiendo Harrison perdido toda esperanza, decide desahogarse y explicarle su vida, lo mucho que quería a su mujer, que él es inocente y todas esas cosas. La verdad es que a Tommy Lee Jones todo esto se la suda, porque él lo que en realidad quiere es ponerle un huevo en la barriga, pero con que es un tío educado, le da un poco de coba para que se sienta mejor. Harrison Ford ve en esto una oportunidad y mientras le está explicando sus traumas de adolescencia, le da un empujón y lo tira al vacío.

La película acaba con Harrison y el gato metiéndose dentro de un contenedor de la basura para dormir un rato

[editar] Secuelas

Como todo en Hollywood, a la que una película tiene un poco de éxito, empiezan a salirle secuelas y precuelas como churros. He aquí algunas de ellas:

  • Los fugitivos: Harrison Ford persigue a los hijos de Tommy Lee Jones con un coche tuneado con la intención de atropellarlos a todos.
  • El fugitivo3: Capturan a Harrison Ford y lo llevan a la cárcel, donde todos van con el pelo rapado porque se han convertido al budismo. La película es tan mala que al final se tira a un pozo de metal fundido, con la esperanza de que no le llamen para otra secuela.
  • Fugitive - Resurrecion: En un lejano futuro, alguien resucita a Harrison Ford para dejarle preñado.
  • El fugitivo vs Forrest Gump: Harrison Ford se enfrenta a Tom Hanks en un concurso de inteligencia o algo parecido.
  • El fugitivo vs Forrest Gump - Requiem: Con la esperanza de que Dios le explique que demonios está ocurriendo, Harrison Ford entra a formar parte del coro de una iglesia donde el hijo inadaptado de Forrest Gump y Tommy Lee Jones hace de monaguillo.
  • Indiana Jones y El Reino del Fugitivo de Cristal: Indiana Jones vuelve de su retiro para buscar un extraño objeto de cristal, cuando lo encuentra, se crea una paradoja al darse cuenta que es el mismo, asi el fugitivo se vuelve a fugar y explota el mundo
Herramientas personales