Epicureísmo

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Cita3.pngTrescientas ánforas de vino, ocho lotes de prendas femeninas y vaselina. ¿Dónde lo dejo?Cita4.png
Un repartidor con el típico pedido epicúreo


El epicureísmo es una filosofía que trata del placer, del placer, y del placer.

Hace muchos, muchos años, cuando los móviles no te los vendían con cámara incorporada, nació en la antigua Grecia la moda de crear escuelas filosóficas. Sócrates, Aristóteles, Perífrasis... Todos se aprovecharon de las ventajas fiscales de tener su propia escuela filosófica.

[editar] Fundador y líder

Epicuro.jpg

Esto no es Epicuro, es una estatua

Epicuro de Samos nació en Samos, del vientre de su madre y el esperma de su padre. Tuvo una infancia feliz y libre de preocupaciones.

A la tierna edad de 17 años, fue mandado a la academia militar de Atenas, donde fue tratado con dureza, intentando hacer de él un hombre rudo. Le hacían pasar por las peores situaciones para prepararle en caso de guerra, con prácticas como ensayos de El lago de los cisnes y horas y horas de ofimática. No obstante, en la mente de Epicuro tan sólo flotaban mariposillas, ideas sobre los juguetes, el azúcar, y muchas cosas bonitas. A los 25 años terminó su etapa militar, antes de lo estipulado, alegando alopecia crónica.

Mas tarde, encaminó sus pasos a otra ciudad griega de impronunciable nombre, donde se volcó en la ayuda a prostitutas que intentaban reinsertarse en la sociedad mediante la creación y postventa de lavadoras. Pero la carne es débil, y Epicuro aprendió el verdadero sentido del placer carnal, olvidando sus antiguas ideas rosas.

Gracias a sus experiencias con esas mujeres, a los recuerdos duros del servicio militar, y a un curso por correspondencia de "Filosofía para tontos" Epicuro fundó su propia rama de la filosofía, a la que llamó, en un alarde de originalidad, epicureísmo.

Epicuro murió a los 45 años de sobredosis de estupefacientes, dejando tras de sí numerosos tratados sobre el placer, así como mujeres preñadas y deudas sin pagar.

[editar] Fundamentos básicos del epicureísmo

El epicureísmo es una filosofía que se sustenta, ante todo, en la sensación del bienestar. En el epicureísmo no hay Mundo de las Ideas, ni Genio Maligno, ni Superegos... sólo placer. Epicuro sabía lo que se vendía, y supo aprovecharlo bien.

En el epicureísmo, cualquier momento que no estés disfrutando es malo. Dormir, sin razón de disfrute, es malo. También es malo comer lentejas y ducharse (a no ser que sea algo de tu agrado). El placer es la realidad única, el fin último del hombre en esta vida y en las que pueda tener por delante.

También es importante para el epicureísmo la ausencia de dolor. El dolor, o contra-placer, no es bueno, es dañino. Si algo te hace daño, no lo repitas, y a ser posible, destrúyelo. En el caso de que disfrutes con el dolor, el epicureísmo no es tu escuela filosófica
Jardinbotellon.jpg

Los epicúreos, haciendo de las suyas

.

[editar] Jardines: Lugares de reunión

Otro aspecto importante era la celebración de charlas filosóficas en parques y jardines.

Los epicúreos fueron muy famosos por las numerosas detenciones que sufrieron a manos de la Guardia Ateniense, cuando estos asaltaban de manera ilegal todo tipo de jardines y parques para realizar sus reuniones filosóficas.

Por ello decidieron abrir ellos mismos sus propios jardines, rodeados de sus plantas favoritas, donde además de filosofar, podían también relajarse con la visión que les ofrecía el paisaje, aspirar el suave néctar de las flores. En definitiva, un lugar para compartir el saber.

El culmen de la creación de los jardines llegó con la llegada de los epicúreos a Babilonia, y la posterior creación de los Jardines Colgantes.

[editar] Cálculo de placeres

Abaco.jpg

La Calculadora de placeres ™ en una de sus primeras versiones

No obstante, Epicureo se dio cuenta de que si dejaba que sus epicúreos se dieran completamente al placer inmediato, los tendría siempre sentados en el comedor haciendo zapping y pidiéndoles a los estoicos que les acercaran el cojín. Por ello, Epicuro se inventó, a bote pronto, el cálculo de placeres.

El cálculo de placeres se basa en el hecho de frenar el deseo actual con la intención de recibir una satisfacción más grande a continuación. Un ejemplo de esto es esperar a que algún estoico te fría las patatas en vez de comérselas crudas.

Otro cálculo de razones es el de contenerse a la hora de recibir placer si te va a conllevar un mal mayor a dicho placer. A todos gusta meter las manos en los enchufes, es cosquilleante, pero puede reportar un mal mayor al placer del cosquilleo.

El cálculo de placeres fue una de las asignaturas con máyor porcentaje de suspensos en la escuela epicúrea, tras "Sacarse la pelusilla del ombligo" y "Liarse el cigarro con una mano". Es por ello que ACME diseñó una Calculadora de placeres ™, con la cual hasta el epicúreo más vago podía saber si lamer las vías del tren le reportaría más placer que contra-placer que su cabeza fuera aplastada.

[editar] Vida social

En Grecia era algo importante la política. Los votos de la gente contaban para algo, y lo que decían los políticos a veces se llegaba a cumplir, de manera casual. Si un político decía que bajaba el precio del pan, pues oye, lo intentaba, y si no lo bajaba, mataba a alguien. Eso era política. Con un par.

No obstante, los epicúreos rechazaban toda clase de política. Para ellos, la política sólo era placer cuando hacía su mitin el Consejo de Mujeres Desnudas. El resto de la política era ingrata para ellos. Tan sólo se inmiscuían en ella si trastocaban el precio de las bebidas alcohólicas, si pensabas traer nuevas esclavas del Japón, o si luego había un ágape con los palitos de cangrejo que tanto le agradaban a Epicuro.

Respecto a la vida familiar, los epicúreos vivían en comunas, todos juntos y arrepetoligados. Sólo se relacionaban con otros epicúreos, puesto que no se sentían identificados con el afán del trabajo del resto. En la comuna, todo es de todo y para todos, en especial de y para Epicuro. Todas las mujeres y los hombres estaban a su disposición, y a la de Epicuro.
Friki 2001.jpg

Aún siendo marginales, se lo pasaban bien

¿Les gustaba un hombre? A por él. ¿Querían comerse el moho que salía del queso? Se lo comían. ¿Se estaban meando? Pues ahí en medio, sin problemas. ¿Querían fumar hierba? Entonces tenían que enviar el archivo V-12 a la oficina del secretario de Epicuro. Este evaluaría con carácteres arameos el drama representado por sus hijos, y luego eviaría los informes a otro funcionario, que reciclaba las hojas y hacía preciosos avioncitos de papel. Si alguno de estos avioncitos de papel conseguía traspasar el muro de hormigón armado que habían colocado en Asia Menor, le darían permiso a un mono para llevar dicho papel a Epicuro. En cuanto Epicuro tuviera el documento en sus manos, decidía si les dejaba fumar de su hierba o no.

[editar] Vea también

Wikilogo botante.gif Para los interesados en la versión
menos seria y verídica, Wikipedia
tiene un artículo sobre:
Epicureísmo


vde FILOSOFÍA / LÓGICA

Corrientes filosóficas

A nadie le importaArgumento de autoridadBuenrollismoCangrejismoCerebro en una cubetaComidismoEl AfortunismoExcepticismoHomodesparchismoFuerza Universal AplicadaGafapastismoHola mamá, estoy en el internetNepalismoNi Puta IdeaNudismoPanquesismoPasotismoPensamiento cítricoQue Chingue a su Madre el AméricaPor mis cojonesQue Lo Haga OtroValemadrismoVestidismo

El pensador de Rodin.jpg

Las verdaderas ahora sí

Agnosticismo, Antifeminismo, Anarquía, Capitalismo, Comunismo, Epicureísmo, Existencialismo, Feminismo, Hermenéutica, Pacifismo, Posmodernismo, Sociolismo
Filósofos: Anaximandro, Aristóteles, Arthur Schopenhauer, Buda, Confucio, Diógenes de Sinope, Eduardo Punset, Émile Michel Cioran, Empédocles, Émile Durkheim, Francis Bacon, Friedrich Engels, Friedrich Nietzsche, Georg Wilhelm Friedrich Hegel, George W. Bush, Hijos de Buda, Hipócrates, Jean Baudrillard, Jean-Paul Sartre, Jenofonte, Juan Duns Scoto, Immanuel Kant, Karl Marx, Martin Heidegger, Michel Foucault, Friedrich Nietzsche, Paris Hilton, Pitágoras, Pitbull, Platón, , René Descartes, Roland Barthes, San Agustín, Santo Tomás, Sócrates, Tales de Mileto, Thomas Hobbes, Voltaire.


Herramientas personales