Fábula del Caballero de Negro en tierras de Hispania

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

Plantilla:Título:Fábula del Caballero de Negro en tierras de Hispania


  • Caminaba el hombre de negro, luctuoso en su vestimenta y casi invisible en sus movimientos, por las tierras de Hispania.

Mostrábase crispado y hasta huraño, cual escaño alicantino en plena votación de los recortes; veíasele incómodo y preocupado cual político burgués que no llega a fin de mes con ocho miles de euros por treintena.


  • Algo pasábale a aquel hombre de que hacíale fruncir el ceño, agachar la testuz y arrugar constantemente el entrecejo.


Él no había llegado a las tierras de Hispania a lomos de brioso corcel, cual lo hiciera el paladín del rescate mandado desde tierras teutonas meses antes. El había sido enviado sin fanfarrias y a pie, cual triste peregrino, enfundando en su traje anodino en lugar de lucir la brillante armadura, casi a regañadientes y a destiempo, casi en secreto.


Y eso le entristecía, le hacía carcomerse por dentro, perseguido hasta la muerte por la , cual sin cariño hundido entre millones. Pero el Hombre de Negro, que aunque triste y cansado también era teutón, no por esos aspectos de su triste existencia consideró que hubiera de dejar de cumplir con las arduas tareas que le habían sido encomendadas por las emperatrices que regían Europa y el Fondo Monetario.


  • Y se arrojó a ello con denuedo centrando su atención en los bancos, esas oscuras y fatuas entidades donde el dinero fluye no se sabe hacia dónde y del que siempre se pierde no se sabe por qué.

- Buen día, buen labriego ¿podría usted decirme dónde puedo hallar una de esa entidades que llaman bancos malos? - Y ¿para qué quiere encontrarlo, alma de Dios? -respondió el campesino mientras consultaba los datos de opciones y valores de la bolsa y veía pudrirse la cosecha que nadie le compraba- ¿no sería mejor que encontrara uno bueno? - Es que, verá usted -contesto el luctuoso alemán con respeto- es que me ha encargado mi egregia soberana que los mire por dentro para poder con posterioridad proceder la heroica encomienda de poder rescatarlos. - Si usted lo dice, Allí mismo tiene usted uno -afirmó el atareado labriego señalando a un edificio que se alzaba impoluto entre unas ruinas-. Pero entre sin dinero que me han dicho que dentro de esos bancos excavan agujeros donde arrojan monedas y billetes que luego nunca salen de ellos ¡Vaya con cuidado, forastero, vaya con cuidado!


  • Encaminose allá el índigo enviado europeo tomando nota mental de la advertencia y hubo de sortear no escasos impedimentos para acercarse a las puertas del adusto edificio.Picture051.jpg

Ruinas de ambulatorios, escombros de parques de bomberos, restos desplomados de colegíos públicos entre los que el viento agitaba formularios de becas de libros y comedor con el lacre de rechazo impreso en sus reversos y hasta alguna que otra tumba, cavada a toda prisa y sin cristianizar, de algún que otro inmigrante que no había llegado a tiempo a tener los papeles para que se le dieran medicinas.

  • Tras sortear molesto todas esas barreras llegó al portal del edificio, aún solido por fuera en apariencia, y flanqueó el umbral.

Encontrose un amplio despacho acristalado con un individuo con traje, algo menos serio luctuoso que el que lucía él, apoltronado cómodamente en su butaca.Smile.jpg

- Buenos días, caballero -saludó de nuevo el Hombre de Negro de forma educada y cortés- He venido para... - Para darme dinero -interrumpió sin diplomacia alguna el hombre del despacho- ¿lo trae? - Y ¿podría decirme vuecencia si tiene a bien en qué se ha gastado aquel que poseía apalancado y que pertenecía en realidad a otros? - Bueno, ya sabe -contestó el retrepado moviendo dedos y manos con cierta displicencia- En arriesgar en negocios sin base, en pagar las campañas de políticos, en otorgar créditos a amigos y conocidos de políticos, en promociones inmobiliarias de familiares de políticos, en sueldos millonarios de miembros del consejo, en indemnizaciones por despido más millonarias todavía de incompetentes, ladrones y corruptos, en desvíos de capitales a Luxemburgo..., vamos nada especial. Lo habitual, ya sabe. ¿Trae el dinero? -reiteró el acomodado barón en su poltrona-. - Ya veo -contestó el Hombre de Negro cavilante- y ¿de cuan cuantiosa es la aportación financiera que precisa para salir de este malhadado bache en nada achacable a su persona?


  • Unos doscientos mil millones de doblones, Uy, perdón de Euros. Es que como llevo haciendo lo mismo desde que se llamaban doblones a veces me falla la memoria.


- Lamento comunicarle que no he traído conmigo tal cantidad -hubo de reconocer el Hombre de Negro apesadumbrado por el reticente miedo a no poder cumplir la sagrada misión de rescate que le había sido encomendada. - Pues pídalo en el banco de enfrente. Creo que las instrucciones que trae dicen eso o algo parecido -sentenció el trajeado haciendo al Hombre de Negro un gesto para que se marchara. Salió el índigo teutón del edificio y comprobó en las instrucciones lacradas de las emperatrices que el hombre estaba en lo cierto. Así que cruzose de acera sorteando con gracia y presteza restos de pequeñas empresas, temibles agrupaciones de gente sin empleo y casas sin propietario ni inquilinos con pintadas aciagas de desahucio escritas en sus puestas, y se introdujo con presteza en el banco de enfrente que saludole con un letrero cochambroso a punto de caerse en el que podía leerse Banco de Alimentos.

  • Entrosé para dentro el enviado de tierras de Sigfrido y encontrose un Espacio vacío, con restos por aquí y por allá de ciertos embalajes y un curioso olor reticente y distante que el experto viajero pudo identificar como desesperación.

- ¿Por qué, si tiene a bien explicarme, llaman a este lugar Banco de Alimentos cuando no hay ningún alimento a la vista? -preguntó a un sentado operario - Los hubo, forastero, hubo tiempo en que los hubo. Pero se han acabado. Cada día nos llegan dos millones de almas a pedirnos comida y claro no nos da para tanto. - ¿Y se los han pedido a otros bancos? - Lo hemos hecho, buen mozo, lo hemos hecho. En casi veinte países europeos están como nosotros. Más de veinte millones de personas dependen del dinero que nos concede Europa para comprar alimentos para ellos. - Pues he de comunicarle la mala nueva de que me temo que he de llevarme ese dinero para entregarlo a otros bancos que lo necesitan más -anunció contrito el negro interventor- - ¿Otros bancos de alimentos? -preguntó el operario esperanzado- - Me temo que no. Me dicen que se llaman bancos malos

  • Marchose pues el teutón de nuevo al banco malo y mostrole el dinero al dinero al banquero que allí le había esperado mientras completaba algunas transacciones ilegales, un par de emisiones de acciones sin refrendo vendidas a analfabetos e inconscientes y su nuevo acuerdo de dimisión con una indemnización de ocho cifras.

Entregóselo un poco reticente, que ya pese a ser teutón y obediente, se le había colado la mosca tras la oreja. - Y ¿puede saberse, caballero, que hará con el dinero? - Bueno -volvió a responder el usurero con esa displicencia habitual- más o menos lo mismo que hice antes. Arriesgarlo en créditos a amigos y políticos, emplearlo en comprar deuda soberana con la que luego especular para que suba la prima de riesgo y ganar millones con los intereses que poder desviar a mis cuentas cifradas y las de los grandes accionistas, crear agujeros más grandes y luego anunciar que no tenemos liquidez para que el gobierno español nos rescate con el dinero de todos los españoles y Europa rescate al gobierno Español con el dinero de todos los europeos - Y ¿no sería mejor -se aventuró a inquirir el oscuro interventor- que lo dedicaran a otra cosa como el control del crédito privado e inversiones de interés general? quizás si hacen algo diferente el resultado final sea distinto. - ¡Qué no, hombre, qué no! -desecho el otro hombre con orgullo- ¿es que no sabe usted que la economía liberal capitalista es cíclica? Hay que hacer siempre lo mismo. Si tiene que ocurrir otra cosa ya se encargará el Mercado de ello. - ¡Ah, cuan sabia fe, la vuestra! -aseveró el Hombre de Negro a modo de despedida. Pero como hallábase en esos momentos de duda y de zozobra atreviose a aprovechar la presencia de una de las emperatrices en España para enviarla una misiva urgente en la que proponía:

"No será, por ventura, más satisfactorio y menos ocioso, dar directamente el dinero a los negocios, emplearlo para sustentar a los que no tiene sustento y utilizarlo para cambiar las estructuras financieras de manera que no puedan especular con la deuda soberana beneficiándose al punto de la misma crisis que ellas generan". Sorprendiose de que le llegara inmediata respuesta a su misiva y sentose a leerla bajo un árbol "Yo, vizconde De Guindos, arcediano mayor de Los Tesoros Públicos, le conmino aque caye en sus cuitas pues lo que hace ahora el virrey que rige nuestras tierras no es cosa diferente de lo que hizo Alemania hace diez años”. Esto dejole más tranquilo. Al menos hasta que tras preguntar a muchos transeúntes y viajeros recibió de todos la misma respuesta a sus preguntas.

  • "Temo que os habéis confundido, amable arcediano, pues en Alemania hace 10 años se rebajaron los sueldos pero aún se mantiene más de quinientos euros por encima de lo que se paga aquí por el trabajo, se reformaron las coberturas, pero aun así se mantienen bastante más altas que las vuestras y no he ido de vos alguna que en el país teutón se quitara el dinero a los que no lo tienen ni para comer para entregárselo a otros a los que aún les sobra y además han robado y malgastado el de los primeros".

Desde entonces el Hombre de negro sigue triste y cabizbajo. Fue enviado, por mor de un edicto real firmado por las dos emperatrices, al exilio mallorquín de fútbol y cerveza y se redactaron precisas instrucciones para futuros enviados a las tierras de Hispania para que no cruzaran palabra alguna con nadie que no fuera, a la sazón, Político o banquero.


Jamon.jpg Artículo Español Destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada Española por el pueblo.
Por lo tanto, se trata de un artículo de Pata Negra, rico rico, y con fundamento.

Herramientas personales