Fútbol hablado

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Iniesta
Iniesta encara al portero y grita fuerte
Aviso: Ésto NO es fútbol. Si buscas un artículo que hable de gente que se pone perdida de barro, escupe en lugares sobre los que aterriza otra gente y donde te pueden dar una patá en los cojones, mejor mira aquí.

El fútbol hablado es un deporte en el que se enfrentan dos equipos de once jugadores cada uno. El objetivo es meter más goles que el equipo contrario, aunque las reglas difieren un poco del fútbol original, ya que no existe el balón como tal. Se juega dando voces, indicando cada jugada con una frase o grito. Es por eso que los mudos y los sordos no pueden jugar a fútbol hablado.

Para indicar que es el turno de un determinado jugador, éste levanta la mano, indicando así que le toca jugar. Es por eso que los mancos no pueden jugar al fútbol hablado.

En este deporte los jugadores son los que hacen ruido, y los hinchas son quienes se dedican a observar el encuentro. Cuando les gusta lo que están viendo, cierran el puño y sacan el pulgar hacia arriba. Cuando no les gusta lo que están viendo, cierran el puño y sacan el pulgar hacia abajo. Y cuando se están orinando utilizan la mano para aguantársela, excepto en el caso de que sean mujeres, que utilizan su mano para aguantar la puerta del baño y que no entren curiosos.

[editar] Inicios

El origen del peculiar deporte del que hablamos procede de las heladas tierras nórdicas. Se cuenta que en los campos de Suecia, durante los meses invernales, había una densa niebla que en ocasiones se apoderaba totalmente de los campos de juego. En ocasiones la niebla era tan espesa, que los jugadores debían andarse con cuidado, para no tropezar y acabar dando por culo involuntariamente a las vacas de las granjas vecinas. En estas condiciones, la práctica del balompié se hacía muy difícil, y los suecos tuvieron que estrujarse el cerebro para buscar una alternativa.

Delfín burlándose
A este deporte juega gente muy rara

Lo intentaron instalando ventiladores en las esquinas de la cancha, con el fin de disipar la niebla, pero así sólo conseguían matar a los porteros por hipotermia y se estaban quedando ya sin jugadores en el pueblo. Así que decidieron que en lugar de pasar el balón, como no lo veían, mejor se cantaban los pases y las jugadas que iban a hacer de viva voz.

Cada jugador ocupaba su posición en el campo (de la que no se movía) y portaba una linterna. Para indicar que tenía la posesión del balón, encendía la linterna y apuntaba hacia arriba para que todos pudieran verlo, así como cada equipo tenía linternas de color diferente al rival. Mientras duraba la liga, algunos jugadores sin equipo decidieron afilar sus linternas y rodar las películas de Star Wars.

Al cabo del tiempo, el deporte se hizo famoso en los países limítrofes, y lentamente el fútbol hablado fue extendiéndose por el planeta, como una mancha de colacao se extiende en la camisa de un niño de 6 años. Lamentablemente, la costumbre de dar por culo a las vacas también se extendió, y hoy día se conoce como zoofilia.

[editar] Demarcaciones

  • El portero: es el que tiene la última palabra. Su grito normalmente prevalece ante el de los jugadores del equipo contrario, y sus intervenciones pueden evitar las frases enviadas con mala intención. Siempre deben realizar intervenciones del tipo "Voy a parar el balón", ó "Me tiro al suelo y la despejo a córner con el pie". Si un delantero grita un insulto hacia el portero a la vez que grita para marcar, y el portero en lugar de rechazar le contesta de malos modos, la ocasión se transforma en gol. Es por eso que deben andarse con cuidado. Además, es el único jugador que puede hablar con las manos.
Pelea3
Aquí vemos una pelea entre dos subnormales un defensa y un delantero
  • Los defensas: línea justo delante del portero. Tratan de evitar los goles, gritando a los delanteros frases como "¿pero tú adonde vas pringao?" ó "vaya mierda de tiro, despejo el balón 15 metros a la izquierda". Normalmente son tipos duros que van a la jugada con brusquedad y en ocasiones utilizan juego sucio. Si ven que el delantero se les escapa, alguno intentará recuperar la posesión con golpes bajos como "te voy a gritar muy fuerte en el oido como intentes hablar hacia portería" ó "si marcas, tendrás que reenviar el siguiente mensaje en cadena a 150 personas: ...".
  • Línea de creación: organiza el juego ofensivo. Cuando el equipo recupera la posesión, ellos llevan la voz cantante, y eligen la jugada de ataque. Valgan las frases más utilizadas "Vamos a atacar por la derecha" ó "Vamos a atacar por la izquierda" ó "Vamos ganando y no vamos a atacar, venid a gritarnos a nuestro campo".
  • Delanteros: los encargados de burlar a la defensa y hacer los goles. Deben engañarles diciendo por donde van a ir, para luego cambiar de opinión y despistarlos. Los delanteros tienen distintas características, algunos pueden tirar fuerte: "tiro muy fuerte y le doy en el pecho al portero y se mete en la portería del grito", los hay habilidosos: "hago un grito subterráneo que emerge detrás del portero para entrar a gol", y también los hay muy técnicos: "realizo un tiro hacia la escuadra izquierda evitando la estirada del portero, rebotando en el larguero y pegando en la cara a un anciano que comía su bocadillo". Y por supuesto, los hay malos de verdad: "tiro y fallo otra vez".

[editar] Reglas básicas

Gravesen4
Uno de los mejores. Su "¡Zidane, pass me the fuckin' baaaall!" se llevó decenas de premios.

En este deporte, también existen unos árbitros que regulan el transcurso del partido, para que todo se desarrolle conforme a lo que el tipo que les sobornó había pedido. Utilizan unos silbatos de ultrasonidos para dejar sordos a los jugadores, y que así se lo piensen mejor antes de hacer otra falta.

El equipo que tiene la posesión es el que realiza la acción, que puede ser un pase o un tiro a puerta. Para los pases hay que indicar la distancia en metros al otro jugador, la fuerza del pase y si lo gritas con la amígdala buena o con la mala (en este último caso el pase saldrá desviado). El defensa puede decidir si interviene o no, gritando frases como: "corto el balón, que he visto que has tirado como desganao", o puede limitarse a mirar el pase y tomar una cerveza, que para eso tienen los defensas un minibar junto a la silla.

Si se trata de un tiro a puerta, el jugador indicará la distancia a la que se encuentra de la portería, dirección y potencia del tiro. Si grita y le sale un gallo, el tiro rebotará en el poste e irá a parar al defendor más cercano. El delantero también puede cantar un tiro bajo las piernas del portero, a lo que éste deberá contestar en menos de un segundo: "¡Las tengo cerradas!" o el gol subirá al marcador. Si el delantero escupe mientras grita posiblemente se manchará la camiseta, y no sale con lejía.

Las faltas se pitarán cuando un defensa insulte gravemente a la madre o ancestros del atacante, o cuando le pregunte por su hija de 16 años que se ha quedado embarazada. Las sanciones van de los 5 minutos sin hablar a la tira de esparadrapo en la boca, que impide al jugador la participación en lo que resta de encuentro.

El encuentro se divide en dos partes de 20 minutos. Los equipos pueden hacer cambios si alguno de los jugadores carraspea, está resfriado o ha sufrido una patada en las cuerdas vocales durante el choque. Los lesionados podrán salir de la cancha previo aviso al árbitro, bien diciéndole: "Me voy" o si no puede hablar haciéndole cortes de manga (está permitido).

[editar] Fusiones

  • Balonculo hablado: se trata de una versión especial del balonculo, en el que los jugadores dicen los pedos que se van a tirar y tratan de intimidar al equipo rival. Ejemplo: "Voy a pederme en tu cara", ó "Avanzo 25 metros con el culo lleno de churretes, atrévete a acercarte".
  • Golf hablado: Los golfistas tratan de convencer a la pelota con dulces palabras para que se dirija al hoyo. Utilizan gritos como: "Ve muy muy alta" para los primeros saques y algunos como "¿Ves el hoyo? Ve para allá pero con cuidadito" cuando están en el green.
  • Hundir la flota hablado: intentas hundir los barcos del tablero del rival, sólo que no hay tablero y simplemente enlazas una letra y un número y lo dices al contrincante. Así, él puede variar la posición de sus barcos en su tablero imaginario para decir "Agua" cada vez que dispares y ganarte, humillándote así por jugar a un juego tan estúpido y encima perder.
  • Alpinismo hablado: el alpinista se dirige a la montaña que quiere escalar, y durante varios días se dedica a gritar: "Voy subiendo", "Voy subiendo", "Voy subiendo". Cuando lo considera oportuno, grita: "ya he subido" o si no tiene mucha experiencia dice: "hacía mucho frío, la expedición abandona la escalada". Justo después, grita durante el mismo número de días: "Voy bajando", "Voy bajando", "Voy bajando". Cuando llega al suelo entonces grita: "Ya he bajado, ¡Qué de días sin echar un polvo! Me voy a ver a unas amigas."

[editar] Anécdotas

  • A veces, se da la circunstancia que los defensas, en su intento por despejar el balón, gritan: "¡Gol en propia meta!", el cual sube al marcador del equipo contrario. Con el consiguiente enfado de los miembros de su equipo, por supuesto.
  • En el mundial de Suecia de 1958, recordemos que se jugaba con linternas debido a la densa niebla que caía en los campos de este país. Pues bien, el equipo italiano jugó los cuartos de final contra España, y en el descanso, el segundo entrenador de Italia se dirigió al vestuario español y robó la pila de todas las linternas. En la segunda mitad, los españoles no tenían forma de indicar la posesión, e Italia se hinchó a meter goles.
  • Cuentan que en la primera ronda del mundial de Alemania 2006, el equipo brasileño llevó megáfonos al campo con el fin de destrozar los tímpanos de los jugadores rivales. Pero olvidaron llevar tapones para sus oídos, así que la cosa terminó con más de 30 personas sordas, con el árbitro haciendo señales con dos banderas, y con los brasileños eliminados del torneo.
Cervantes

Artículo destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada por decisión popular.

Los rumores sugieren que sus autores fueron instruidos
por el mismísimo Miguel de Cervantes.

Herramientas personales