Fernando VII

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
BanderaEspaña.png Este artículo contiene una alta dosis de humor español.
Si no eres de esta casta tierra, probablemente pierdas el tiempo leyendo esto.


Cita3.pngBuen trabajo, emperador; siga machacando así de bien a esos destripaterronesCita4.png
Fernando VII animando a Tito Napoleón durante la Guerra de la Independencia española
Cita3.pngEl invasor francés ha sido expulsado, viva EspañaCita4.png
Fernando VII una semana después de acabada la guerra
Cita3.pngMarchemos francamente, yo el primero, por la senda constitucionalCita4.png
Fernando VII justo antes de protagonizar su tercer golpe de estado
Cita3.pngTranquilo, Charlie, que cuándo me vaya al hoyo te queda todo bien atadoCita4.png
Fernando VII a su hermano Carlos, poco antes de nombrar heredera a su hija Isabel
Fernando VII
BanderaEspaña.png
Fernando7negativo.jpg
Fernando VII, en visión calorífica, mientras jugaba al Cúnter Estráik.
Nacimiento Defunción España
Fernandolandia
Origen La modesta monarquía española.
Su vida
Sobrenombres El Deseado (primero)
Rey Felón (al final)
Lugar de residencia En el corazón de los españoles.
Se dedica a Rey absolutista.
Estado actual Muerto como sus buenas intenciones.
Hazañas logradas Regresar al trono luego de José Bonaparte, sólo para hacerla de villano.
Relaciones Tuvo Cien Mil hijos con Francisco.
Enemigos Napoleón Bonaparte y posteriormente toda España
Poderes especiales Deshacer la Constitución de Cádiz sólo con el pensamiento
Objetos Una hija que nadie más quería

Libertador del pueblo español, a quien rescató de manos del malvado lord del sith Darth Napoleus.

Su nombre de pila era Fernando de Borbón, VII de España y IV de Perejil, aunque también resultó ampliamente conocido por los sobrenombres de el Deseado, el Impotente, Huevos duros, Fernando Pésimo e incluso el Blandengue, este último por parte de los sectores más liberales de la política decimonónica española.

Dentro del conjunto de la monarquía española, destacó como un gran defensor de la democracia y los derechos civiles, suprimiéndolos constantemente para que las descarriadas clases populares no hicieran mal uso de ambos. Además, ostenta el récord absoluto de golpes de estado por parte de un soberano español, con tres intentos exitosos.

[editar] Vida y Obra

[editar] Inicios

Fernandito vino al mundo en el seno de la familia real española, en pleno apogeo de la etapa Bribonística, que perduró en el paraíso de los toros hasta la revolución del año 2395 y la postrera ejecución de Alfonso XVIII.

A pesar de ser ocupar la novena posición en la escala sucesoria, milagrosamente sus ocho hermanos mayores renunciaron al trono por envenenamiento enfermedad, de manera que cuándo su papi Carlitos ocupó el trono, a Fernando lo nombraron Príncipe de Asturias y heredero a la corona de Spein.

Preocupado por la precaria situación de las comunicaciones nacionales, y viendo que los gobiernos de su padre se mostraban incapaces de tomar soluciones efectivas, Fernando tomó la sabia y valiente decisión de dar su primer golpe de estado. Dispuesto a mejorar las cosas, fundó la gran franquicia Depena 3 para culturizar a sus analfabetos súbditos. Sin embargo, sus buenas intenciones pronto se verían truncadas por hechos ajenos a su magna voluntad.

[editar] Las Guerras Gabachas

NapoleonMoto.jpg

Así veía Fernando al cani de Napoleón, con su casco no homologado.

A comienzos del siglo XIX, se alzaba en Leropa el gran Imperio Gabacho, dirigido por el Emperador Zizou y su todopoderoso Coup de Tête. Bajo sus órdenes se encontraba su más brillante aprendiz, Darth Napoleus, un tipo enano de estatura ligeramente reducida y dotado de una fría mente calculadora. En plena guerra contra Inglaterra, Napoleón decidió atacar las posesiones británicas en el Algarve Protugués, pero como toda la flota francesa se había hundido años atrás por culpa del huracán Nelson, no le quedaron más cojones que atravesar España.

Lejos de pecar de tacañería, Napoleón tiró de talonario para afrontar tan delicada operación. Así, tras reunirse con los representantes de los principales cracks de la Selección española, decidió fichar tanto al capitán del combinado, Carlos IV, como al delantero estrella, su hijo Fernandito. Sin embargo, dado que Carlitos ya iba un poco viejo para la alta competición, Napoleón decidió concederle un retiro honorable y colocar al frente del equipo a su hermano José Bonaparte, más conocido como Pepe botella por su parecido físico con Ana Botella. Durante los años venideros, Fernando VII se vería ascendido a la determinante posición de lameculos personal de Napoleón.

Sin embargo, estos cambios tácticos no sentaron nada bien al grueso de la afición española, que no tardó en levantarse en armas de forma espontánea contra los invasores. Comenzaba la Guerra de la Independencia Aspañola, saldándose finalmente con un resultado favorable para la roja, que dirigida por su líder y héroe nacional Manolo el del Bombo acabó mandando a los gabachos de vuelta a su terruño.

[editar] Fernando al rescate

FernandoVII.jpg

Fernando Pésimo, sonriente por haber salvado a España (otra vez) de su destrucción moral

Sucedió que, durante la Guerra de Independencia, algunos rojillos de ideas sumamente retorcidas decidieron reunirse en Cádiz y poner en marcha drásticos cambios políticos y sociales, con el pérfido objetivo de desestabilizar la economía española, corromper la moral del pueblo y además destruir la unidad nacional.

Alarmado por estos sucesos, a Fernando no le quedaron más opciones que encabezar a un leal ejército de salvadores de la patria con la intención de salvar a sus súbditos. Las intenciones del monarca no podían ser más benévolas: conceptos como democracia, libertad o igualdad eran demasiado avanzados y complicados como para que la sociedad de la época pudiese llegar a asimilarlos. De esta guisa, para evitar posibles hecatombes, Fernando se vio obligado a oprimir al pueblo español para salvarlo de su propia destrucción.

[editar] El Imperio contraataca

En aquellos momentos, Fernando VII era alabado y querido por la inmensa mayoría de sus súbditos, por lo cual decidió corresponderles e impuso una vez más las retransmisiones de Depena 3 como única televisión del estado. Sin embargo, esto mosqueó sobremanera a un alto cargo inglés de la burguesía financiera, llamado Paul Anco, quién de inmediato comenzó una campaña mediática encubierta para tratar de desprestigiar al monarca a los ojos de la ciudadanía.

Finalmente, tras obtener múltiples apoyos de ilustres personajes descontentos con el régimen, Anco reunió a sus partidarios en Cádiz y lanzó su gran ofensiva. Su plan era derribar al legítimo soberano e implantar un gobierno títere que le permitiese hacer un uso desproporcionado de la publicidad encubierta, y de esa forma controlar las mentes de los españoles.

Pero mira tú por donde, las cosas no salieron como estaban previstas. En medio del caos, un joven militar llamado Riego confundió sus consignas y se puso a recorrer Andazulía a caballo, proclamando el regreso de la Constitución de 1912. Los campesinos, enterados de todo por oídas, creyeron que venían a regar sus tierras gratis, de manera que apoyaron el alzamiento del soldado.

[editar] El retorno del Deseado

Fusilamientos moncloa.jpg

Probablemente Fernando se inspiró en el arte para llevar a cabo sus políticas sociales

Tras tres terribles años de decadencia, hundimiento del estado y degradación moral implacable, los mismos liberales que antaño lo habían atacado injustamente corrieron a postrarse a los pies de Fernando para que aceptara volver a oprimirlos con su estilo benevolente. Sin embargo, como hacer algo así hubiese quedado fatal a ojos de sus colegas más íntimos y además no estaba por la labor de ponerse el traje de golpista, el augusto monarca llamó a sus coleguillas europeos para que le echasen una mano.

Así, procedentes de Gabacholandia entró en España un ejército de cien mil amanerados profesionales, que de manera pacífica y sin fusilar ni a una mosca (por liberal que fuera) suprimieron inútiles e ineficientes órganos de gobierno, como las Cortes Generales. Después de años de sufrimiento, por fin el pueblo español podría gozar de una merecida década de paz y prosperidad.

[editar] Problemas hereditarios

Finalmente, tras haberlo dado todo por su querida patria, el soberano Fernando VII se quedó sin energías debido a que de tan español que se sentía, rehusó a comprarse pilas Duracell y así le fue.

De todas formas, antes de morirse, como buen padre de familia dejó escrito su testamento. Es de suponer que puso toda su maña y habilidad literaria en la composición del mismo, ya que gracias a su claridad y rotundidad, trajo tres guerras civiles muchos años de felicidad a los españoles.

[editar] Reconocimientos

BenemeritoXVI.jpg

Influyentes personalidades se unieron a su causa

Suele decirse a veces que la historia es cruel, y la memoria popular olvidadiza. Sin embargo, la gestión del país de Fernando VII fue tan brillante que su propio pueblo decidió otorgarle la medalla al Peor monarca de la historia de España, merced a todos los récords nacionales establecidos por su persona:

  • Mayor número de:
    • Golpes de estado concluidos con éxito (3)
    • Cambios de chaqueta política (6)
    • Pronunciamientos militares en su contra
    • Enemigos políticos (tanto liberales como absolutistas)
    • Territorios coloniales perdidos (casi toda Sudamérica)
    • Guerras civiles como resultado de su testamento (3)
  • Menor número de:
    • Hijos varones (0, empatado con Carlos II el estéril)
    • Reformas fiscales exitosas (0)
    • Amigos en el momento de su muerte (0 también)

Nota: también estableció la plusmarca nacional de mayor número de fusilamientos, pero alrededor de un siglo más tarde fue superado por el insigne Paquito I.

Rey de España
Precedido por:
Fernando VI Alonso
Fernando VII
1813-1932 d.C.
Sucedido por:
Miguel I, primo de Rivera


Jamon.jpg Artículo Español Destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada Española por el pueblo.
Por lo tanto, se trata de un artículo de Pata Negra, rico rico, y con fundamento.

Herramientas personales