Frida Kahlo

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

Plantilla:Mexico

Rubén Albarrán
Frida Kahlo, o alguien parecido

Frida Kahlo destacada pintora mexicana, mujer de una belleza singular y promotora de la superstición de la “mala suerte”.

Biografía

Niñez

Nació en la Ciudad de México, en un día que llovió granizo, algunos historiadores se han aventurado a decir que llovieron ranas y gatos negros pero los pobladores se comieron toda la evidencia. Desde pequeña sufrió enfermedades graves sin explicación aparente (House aún no existía), por ejemplo a falta de peso, alergias agudas y pérdida de cabeza a temprana edad orillaron a sus padres a tenerla siempre vigilada.

Alérgica al aire puro, al smog, al polen, al detergente y al padre nuestro se encontró con muchas labores dentro de su casa, por ejemplo la hechicería vudú con plastilina, la lectura de “qué bonito es ser mexicano (cest moi mexicano)” de Porfirio Díaz, el confeccionamiento de vestidos regionales para sus peces dorados, escuchar por radio los discursos del camarada Lenin, que Frida sin saber un carajo de ruso, asimilaba por la bonita voz del dirigente soviético.

Poco a poco sus pocas aficiones se fueron haciendo cada vez menores, su padre, famoso fotógrafo, se rehusaba a fotografiarla desnuda, e incluso a fotografiarla, aunque ella se lo pidiera. El padre alegaba que los retratos de menores sin ropa eran ilegales y bla bla, lo cierto es que ahí no se aplicaba el dicho de que para los padres sus hijos son hermosos.

El confinamiento terminó en la adolescencia. Frida se había comunicado por cartas (como el correo electrónico pero en papel cargado por mulas), con un artista que vivía frente a su casa, el muralista Diego Rivera, al que había conocido a través de la ventana mientras éste hacía un mural (como el graffiti, pero con más carga social), y le interesó conocer a alguien además de su familia y del doctor ciego que la revisaba.

Frida pintando
Frida pintando a Frida pintando.

Ya que nunca la habían dejado salir malinterpretó las instrucciones para visitar a su vecino y fue a dar a media ciudad donde la asaltaron cinco veces, le dieron tres puñaladas por la espalda, un perro le lamió los sobacos, un auto colisionó con ella causando una carambola, una chusma iracunda descargó sobre ella una ira asesina originalmente dirigida al presidente de la república, y un edificio viejo le calló encima, todo eso sólo en media hora. Hubiese sido bastante gracioso de no haber sido cierto.

Como el lector comprenderá, Frida Kahlo no tenía ningún tipo de superpoderes ni cosas así, es por eso que resultó muy maltratada por ese conjunto de incidentes por si solos mortales. Diego Rivera se sintió ligeramente culpable de pedirle que saliera y se ofreció a enseñarle pintura para que pasara esas décadas de agonía lo más rápido posible.

Adultez

Gracias a su fuerza de voluntad, y a un montón de fierros que le pusieron en el cuerpo, logró moverse otra vez, en esas fechas fue cuando pintó su primer autorretrato, así se obsesionó con su cuerpo y poco a poco fue ejercitándose más, logrando una buena recuperación mientras había realizado 150 autorretratos de ella con monos, con frutas y con Lenin en un sueño de amor etílico rojo rojo.

La artista contrajo matrimonio con Rivera. Su relación consistió en amor, aventuras con otras personas, amor por las pizzas de moronga, animadversión por la dinastía tejana Bush y la enfermiza enfermedad del arte.

Adulterez

Al final de todo, eran una pareja sumamente liberal, así que mientras Diego salía todas las noches a conejearse a casi cualquier cosa que se le pusiese enfrente, Frida se había enterado que Stalin estaba en el poder y que un bien parecido líder comunista, Leon Trotsky estaba pegando fuerte en la URSS, entonces Kahlo, con ayuda del cartero, de unos crayones y un vestido regional mexicano, consiguió que el camarada Stalin desconfiara de Trotsky y que este último llegara a vivir con ella.

El revolucionario ucraniano vivió algunos meses candentes en la casa de Coyoacán de Frida. Y así pasó hasta que en el hecho bien conocido de la invasión soviética a México en 1939, Leon fue asesinado por dos regimientos completos.

Por la eficiencia técnica de la policía mexicana Frida fue detenida y acusada de haber asesinado al camarada rojo en su casa, a pesar de haber visto los tanques rusos entrando a la capital. Así fue llevada a la cárcel de la cual pudo escapar desnudándose completa, los guardias no quisieron detenerla, ni siquiera mirar para dispararle, y nadie estuvo dispuesto a aprehenderla de nuevo.

Luego vino la fama, la gloria, París, la ciudad del sueño, y finalmente murió debido a un guisante entre el arroz.

Obra

En 1938 el poetiso y adicto al LCD Andrés Gritón califica su obra de surrealista. No obstante, ella misma declara más tarde: "Creían que yo era surrealista, pero no lo era. Nunca pinté mis sueños más bien Andrés es quien cree ver sólo lo que sueña, debería dejar los hongos".

En 1939 expone en París en la galería Croissant queso boina. Su estancia en la capital francesa la llevó a relacionarse con el pintor malagueño Picasso, quienes juntos sembraron el terror en los parisinos al tomarse la mano en público. Por entonces Frida era conocida en el mundo entero. A partir de 1943 dio clases en la pequeña escuela “pintores de la patria” a alumnos de 6 y 7 años a los que les posaba desnuda y sufriendo.

Herramientas personales