Giambattista Diverdi

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Giambattistadiverdi.jpg

Envió esta desafiante fotografía a Giuseppe Verdi en 1889. En el reverso está escrito "¡Derribaré la tradición aunque sea a puñetazo limpio"

Giambattista Diverdi (Nápoles, Campania, Reino de Italia, 23 de febrero de 1860 – Milán, Lombardía, Reino de Italia, 20 de noviembre de 1925) fue un compositor, director de orquesta, poeta, ensayista, dramaturgo y teórico musical italiano de las Primeras Vanguardias. Es conocido por sus óperas, entre las que destaca Diaída, y Filippo Cornuti (Dedicada a Alma Mahler) así como sus sinfonías, entre las que destaca la "Sinfonía Siciliana".


[editar] Estética y trayectoria

Giambattista Diverdi estudió de manera autodidacta al amparo de Giuseppe Verdi, con quien en principio tuvo una relación muy fructífera hasta que éste se refirió a su pupilo en los siguientes términos: "Es más malo que la carne de pescuezo". Tras su ruptura con Verdi, Diverdi dedició romper con toda su trayectoria anterior y creó lo que se denomina como Música Dañina cuyo objetivo es provocar reacciones de dolor físico en sus oyentes. Su estilo compositivo destaca por su meticulosidad y precisión, y se ha asemejado a menudo al bisturí de un cirujano o a la sistematicidad de un asesino en serie. Se dice que fue él quien compuso el preludio de la ópera Salomé de Richard Strauss, razón por la cual éste nunca se interpreta. Sus Variaciones Somníferas fueron estrenadas por Arturo Toscanini.

[editar] Polémicas

La actitud teórica de Diverdi tiene una característica que lo diferencia de sus contemporáneos: su falta de interés y absoluto desprecio por la tradición musical anterior. Diverdi afirmó en una ocasión que del barroco sólo le interesaban “El Adagio de Albinoni y el Canon de Pachelbel”, y no dudó en calificar a todos los músicos renacentistas de “sepulcros blanqueados”. Tampoco los clásicos (le incomadaba especialmente que se le confundiera con su homónimo, Alessandro di Guardia Diverdi (1720-1779)) y los románticos gozaron mucho de su estima, llegando a decir de Strauss que "es un cretino" o de Richard Wagner que era "buena persona y con buenas intenciones, pero despreciable como músico". En uno de sus discutidos ensayos, "La estupidez e incompetencia en la música del pasado" afirma que la música anterior a la compuesta por él mismo es "una mierda como un piano (de grande)". Diverdi terminó buscándose la enemistad tanto de Arnold Schönberg, que dijo de él que era “un ególatra de los sonidos”, como de Stravinsky, quien le acusó de “no ser más que un aficionado presuntuoso sin ninguna formación musical”.

Realizó una breve colaboración con Richard Strauss, según Diverdi a petición de Strauss, según Strauss a petición de Diverdi, componiendo una overtura para la ópera "Salomé" de este último. La overtura no se ejecuta junto con la ópera debido al enfrentamiento entre ambos autores ya que Strauss la consideraba una bazofia, mientras Diverdi diría más tarde que estaba parodiando el estilo straussiano de manera burlona. Diverdi finalmente la publicó por su cuenta pero cambiándole el título y denominándola "Salope Ouverture", título que según él "refleja mejor el carácter tanto de la protagonista de la obra original de Wilde como el de la señora madre de Richard Strauss"

Este desprecio por el pasado le hizo abrazar los postulados del Futurismo (como se evidencia en el uso de sonoridades poco convencionales, como las ametralladoras de la "Sinfonía Siciliana") movimiento con el que posteriormente rompió por considerar a sus principales representantes, entre ellos Luigi Russolo "Tibios y pusilánimes". En sus últimos años abrazó sin reservas el Fascismo de Mussolini.

Diverdi futuristas.jpg

Diverdi con los futuristas italianos Sant´Elia y Boccioni

[editar] Influencia posterior

Tras el ensayo de Theodor W. Adorno “El caso Diverdi o la psicosociología en la empatía de la dominación cultural” (1946) su música cayó en el olvido. Actualmente, gracias a la labor de intérpretes como Amadeo Matutanno o Giancarlo Pepperoni su música va imponiéndose progresivamente en el repertorio más habitual.

El controvertido compositor libio Muhammad Ben Al Parrush ha declarado inspirarse directamente en la obra de Giambattista Diverdi para desarrollar la estética de lo que ha venido a conocerse como Terrorismo Electroacústico.

[editar] Muerte

Escritos póstumos del doctor Ruggiero Bagascia confirman que Giambattista Diverdi falleció a causa de una indigestión producida por comer demasiados Linguini [1]. Poco antes de morir dejó encinta a la corista Giovanna Lizzio, siendo fruto de esta última pasión del maestro el célebre director de orquesta Alberto Lizzio.

[editar] Obras

  • Cuarteto núm. 1 en mi bemol mayor (1878)
  • Omaggio-Burlesco a Giussepe Verdi, para flautín y cuerda (1882)
  • Suite Napolitana, para piano (1886)
  • Sinfonía núm. 1 en do mayor, "In ricordo della mia mamma" (1888)
  • Cuarteto núm. 2 en re menor (1892)
  • Sinfonía núm. 2 en mi bemol mayor (1893)
  • Dieci canzoni su poemi di D'Annunzio, para voz y piano (1900)
  • Salope Ouverture, inicialmente destinada a Salomé de Richard Strauss (1905)
  • Diaída, ópera en tres actos con libreto de Filippo Marinetti (1911)
  • Variaciones Somníferas, para trombón y orquesta (1913)
  • Orfeo, ballet (1916)
  • Cuarteto núm. 3 (1918)
  • Ménage à Trois, para soprano, contralto y barítono (1920)
  • Sinfonía Siciliana, para mandolina, ametralladoras y orquesta (1920)
  • Serenata para Vibráfono (1923)
  • Filippo Cornutti, ópera en siete escenas con libreto propio (1924)
  • Io pianterò un pino a Roma, ácida sátira inacabada sobre la obra de Respighi "I pini di Roma" (1925)

[editar] Referencias

  1. Citado en PORCELLINO, Baldassare. La vita segreta degli artisti Napoletani. Ricordi. 1999
Herramientas personales