Giganotosaurus

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
BanderaArgentina1.jpg Che chabón, este artículo tiene humor re-argento. Si no entendés una mierda, no hinches las bolas y rajá de acá.
Giganotosaurio
Recreación muy acertada del temible lagarto
Recreación muy acertada del temible lagarto
Clasificación científica
Reino: Reino Argento
Filo: Sí, en los dientes
Clase: Más que la del Tiranosaurio, seguro
Familia: Tataratataratataraabuelo del Maradonasaurus
Nombre binomial
'Shiganotosaurio, amigo'

El Shiganotosaurus fue una especie de reptil gigante, extinto en el Cretácico, cuyo máximo objetivo de vida fue el haber sido descubierto para que Estados Unidos dejara de presumir con que el T. Rex era el carnívoro más grande y tuvieran que meterse todo su merchandising ya saben donde. Argentina, el país en donde el Giganotosaurus vivió, decidió que a partir del descubrimiento del temible lagarto gigante, en 1993, todas las fábricas dejarían de hacer lo que sea que hicieran y en su lugar harían figuras de acción del dinosaurio para venderlas en América del Norte, por más que en los años siguientes eso ocasionara una caída frenética en la industria y una obsesión enfermiza por importar cualquier cosa, por inútiles que fueran los objetos importados. Onda, una venganza por llenar el mundo de juguetes de Jurassic Park. Pero dicha estrategia no funcionó ya que los yanquis, celosos, no compraron ninguna y Argentina se sumió en la crisis del 2001.

Así como el Argentinosaurio, este dinosaurio se convirtió en la mascota oficial del país, desplazando a pesos pesados como el Pájaro Caniggia, o al Puma Goity, por el simple hecho de ser el primer objeto/cosa/ser vivo superior a un norteamericano en algo, exceptuando el fútbol y los vietnamitas en el arte de la guerra, pero eso es para niñas.

[editar] Descripción

Giganoto-prosti.jpg

Recreación de un Giganotosaurus dinosauroide teniendo que sobrevivir a la crisis del 2001 en Argentina

Este gigantesco animal destacaba entre todos los del Cretácico por su tendencia a comerse todo lo que se le cruzara, por más que midiera 0.49 cm o fuese del tamaño de un continente. Tuviera las proporciones del estadio de River Plate, él mordería, ya que sus mandíbulas, de 1,95 M, eran más grandes que las que poseían las restantes especies de terópodos asesinos, excepto el Spinosaurus descubierto por Steven Spielberg para la espectacularmente horrible Jurassic Park III.

A pesar de su ferocidad, tenía problemas a la hora de comer ciertas cosas, ya que con sus manos podía sujetar diversas clases de choripanes, pero no podía llevárselos a la boca ya que sus brazos eran demasiado cortos, por lo que varios ejemplares sin habilidad para cazar morían de inanición. Asimismo, este dinosaurio tenía una gran rivalidad con el Argentinosaurio, ya que era el único ente más grande que él en todo el continente, por lo que era frecuente ver peleas dignas de la Primera División Argentina entre ambos animales, alentadas a su vez por dinosaurios más pequeños, que sufrían del abuso por parte de ambos reptiles gigantes. Nació así una costumbre argentina llevada hasta la actualidad, similar a la de alentar a San Lorenzo de Almagro y ver un River - Boca: lo lógico es pretender que ambos pierdan, por imposible que sea eso.

[editar] Hábitat

Giganoto-vs-spino.jpg

Han salido ediciones limitadas de libros detallando lo cruento que podía ser el hábitat cuando se encontraban dos bichejos gigantes

En aquella época Argentina era un paraíso tropical, digno de poseer mejores playas que Cuba, por lo que Giganotosaurus vivía siempre relajado, y sin necesidad de preocuparse por esa cosa tan actual llamada inflación. Su hábitat natural se hizo conocido recientemente, cuando en restos geológicos se reveló que hace 90 millones de años el territorio era una enorme planicie, pero que de un día para el otro se convirtió en un lugar lleno de palmeras, bosques tropicales, arena blanca y mar hecho de Fernet. Aparentemente, un terreno aburrido y plano no era lo suficientemente groso, por lo que, gracias a las separaciones de Laurasia y Gondwana y al movimiento de las placas tectónicas, se convirtió en un país fachero, lindo, pero que no podía auto-limpiarse de los desechos estomacales del Giganotosaurus así como de sus vómitos cuando se empachaba de choripanes, lo cual terminó siendo grave para la ecología del país

[editar] Dieta

Estaba compuesta principalmente de Argentinosaurios bebés, por lo que se lo ha acusado entre los sectores más conservadores de la sociedad de ser un dinosaurio infanticida. Su dieta también estaba compuesta de choripanes, patys de cancha y Fernet, pero sin Coca Cola, ya que esta última no existía hace 100 millones de años, por lo que se considera al Giganotosaurio un auténtico temerario.

[editar] Relación con el Tyrannosaurus Rex

Giganoto.jpg

Ese pobre tipo cometió el error de decirle que el Tiranosaurio era más guapetón que él

Siempre tuvieron una relación de odio-odio, ya que el dinosaurio estadounidense siempre sintió celos de su pariente. No podía tolerar que un simple sudaca fuera más grande, más antiguo, y que tuviera más dedos en las manos que él. Era imperdonable. El Tyrannosaurus, en su testamento, pidió por favor a las autoridades norteamericanas que hicieran una cantidad aproximada de cuarenta documentales sin bases empíricas en los cuales él pelearía a muerte contra el Giganotosaurus, y ganaría en todos. Respetando sus ideales de supremacía ideológica y que todos en el resto del mundo son idiotas, los yanquis así lo hicieron.

Sin embargo, eso no impidió que el maradoniano animal siguiese presumiendo ser el más grande.

[editar] Descubrimiento

Fue descubierto en el 6 d.M (después de Messi), o, en términos coloquiales, 1993, por un desconocido ligeramente ebrio llamado Rubén Carolini. Este último estaba caminando plácidamente bebiendo su Fernet con Coca cuando repentinamente se tropezó y cayó al piso. Cuando miró el objeto que había ocasionado la pérdida de su vaso con alcohol, dispuesto a desintegrarlo a patadas, se dio cuenta que era un fémur gigante. Primero pensó que se trataba de gigantes, como aquellos truchos que había visto en una National Geographic, pero a menos que el gigante tuviera cabeza de dinosaurio, no iba a serlo. Siguió desenterrando, hasta que lo vio casi completo. Era el Maradona de los dinosaurios, el Charly García de los reptiles, el Borges de todos los fósiles. Necesitaba un nombre que simbolizara grandeza, por lo que Carolini, emocionado, preguntó a un paleontólogo amigo suyo si le podía poner "Giga" seguido de lo que fuera. Le respondieron que sí, he allí la razón de su nombre. Como solamente no podía llamarse "Giga", fue consultado un experto en latín, quien finalmente dio la nomenclatura.

[editar] Véase también...


Maradona.jpg Artículo Argento Destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada Gaucha por los pibes de la Inciclopedia.
Hasta D10S y el Messias están orgullosos de él, ché.

Herramientas personales