Glenn Gould

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Glenn Gould
link={{{3}}}
Gould-4.jpg
Glenn Gould atrapado en sus propias contingencias.
Nacimiento Defunción En Canadá, entre Totonto y un pueblo de paletos.
Origen Tenía antepasados escoceses, como Willy el de los Simpson. Afirmaba ser primo de Grieg pero que el primo en realidad era Grieg.
Su vida
Sobrenombres El batamanta, el del reclinatorio.
Lugar de residencia En la nocturnidad, como un búho.
Se dedica a Destrozar grandes clásicos al piano y encima convencer.
Estado actual Muerto
Hazañas logradas Batir el record de velocidad en las Variaciones Goldberg.
Relaciones ¿con humanos? Quita, quita, a ver si se va a pegar algo.
Enemigos los historicistas puristas, aunque a él igual le daba.
Poderes especiales Hacer que se oigan contrapuntos insospechados.
Objetos reclinatorio, abrigo, gorra, mitones.
Cita3.pngGlenn Gould es un pianista realmente deliciosoCita4.png
Hannibal Lecter sobre su pianista favorito.
Cita3.png¡Ja, ja!¡Esto sí que va a enfadar a los críticos!Cita4.png
Glenn Gould sobre su siguiente disco.

Glenn Herbert Gould (Totonto, Canadá, 25 de septiembre de 1932 – 4 de octubre de 1982), más conocido con el nombre de Glenn Gould, fue un intérprete de Piano canadiense, especialmente reconocido por sus destrozos en el repertorio de la Música Clásica que va desde Johann Sebastian Bach hasta Arnold Schönberg. Y por ser un tipo más raro que una vaca con branquias.

[editar] Inicios

Aunque hoy Totonto es una gran ciudad, en el momento en que nació Gould allí eran fundamentalmente unos paletos y unos meapilas que tenían el ir a misa de una y criticarse unos a otros a la salida como el evento sociocultural estrella de la semana, siendo la vida allí, por lo demás, un auténtico coñazo. También parece ser que en el colegio, al ser un tanto rarito, los matones le medían el lomo cada cierto tiempo. El crecer en este ambiente tan entretenido y estimulante hizo que Gould sintiera desde pequeñito deseos de refugiarse en la música y de huir en la medida de lo posible de la compañía de las personas. Tras estudiar con su madre, una pianista incompetente de reconocida solvencia que introdujo al pequeño Glenn en la música, se apuntó al conservatorio donde ingresó en la clase del pianista chileno Alberto Guerrero, aunque no encontró a nadie allí, porque Guerrero consideraba unos carcas a los demás profesores del conservatorio y sólo se aparecía por allí para cobrar, porque prefería dar las clases en su casa. Este Guerrero era también un friki de cuidado y cuanto más friki era a su vez Gould más satisfecho estaba con él, siendo por tanto directamente culpable de lo que hizo su pupilo después, aunque este último dijera que Alberto Guerrero tan sólo le había enseñado "cuatro gilipolleces, el resto del tiempo, pelar la pava".

[editar] Carrera como concertista

Breve, la verdad. Cancela unos cuantos conciertos aquí y allá y de vez en cuando toca en alguno y, sobre todo, se marcha de gira por la Unión Soviética. Ahí tiene la oportunidad de provocar a la KGB interpretando, únicamente, músicas que son consideradas enemigas del pueblo, aunque, bien pensado, allí se consideraba así prácticamente todo el repertorio. Tuvo especial repercusión su interpretación del primer Concierto para piano y orquesta de Brahms con Leonard Bernstein a la batuta: antes de comenzar la interpretación Bernstein pidió disculpas al público y dijo que él no tenía nada que ver con eso. Tras finalizar la misma, Gould se dirigió al público y les explicó que la tesis que esperaba haber demostrado es que esa música era "la típica abominable pieza llena de excesos románticos donde se auna el atroz sensualismo con la petulancia discursiva", seguidamente Bernstein volvió a pedir mil perdones al público, y se estuvo disculpando por mucho tiempo en cada concierto en que intervenía. Después de esto abandonaría para siempre los conciertos, según él porque consideraba inmoral que se le exigiera reproducir su trabajo delante de nadie, aunque en realidad probablemente era porque le producía náuseas y todo tipo de enfermedades psicosomáticas estar delante de personas. Tal era así que cuando tenía que dar un concierto automáticamente se acatarraba o si tras finalizar un fan le palmeaba el hombro se sugestionaba hasta el punto de pensar que tenía una lesión ósea o muscular tal que se iba a morir, dando la chapa a los médicos hasta que estos le escayolaban como si fuera una momia. Cuando se le preguntaba sobre por qué no había continuado con su carrera como concertista, tras mucha perorata autodisculpatoria solía terminar con un "Uaggghh".

[editar] Su encuentro con Stravinsky

Igor Stravinsky, a pesar de todo, le admiraba mucho, y se había empeñado en realizar una grabación de su Concierto para piano e instrumentos de viento con Gould como solista. Así que quedó con él para cenar y hacerle la propuesta. Pero Gould era fan acérrimo de Schönberg y ser de Schönberg y de Stravinsky es una cosa así como ser a la vez fan de Star Wars y Star Trek; si eres de una cosa no puedes ser de la otra, salvo que quieras que te caigan collejas de los dos sitios. Así que cada vez que, durante la cena, Stravinsky intentaba sacar el tema de la grabación Gould salía que si hablándole del tiempo, que si preguntándole por su familia, que si cómo quedaría ayer el Betis... y en una de éstas que Stravinsky fue a hacer un pis al baño cuando volvió se encontró conque Gould ya había pagado la cuenta y se había largado antes de los postres. En resumen, que Gould pasó de Stravinsky como de la mierda.

[editar] El amo del estudio de grabación

GouldPiano.jpg

Su manera de sentarse frente al piano ha sido la pesadilla de generaciones de profesores de conservatorio

Graba en disco las Variaciones Goldberg de Bach que por aquella época no escuchaba ni el Tato y bate con ello varios récords, aun hoy insuperados: el de mayor número de ventas con un disco de música clásica en gasolineras y bares de carretera y también el de velocidad interpretando la obra completa. Su fama se catapulta y se vuelve una estrella mundial. A partir de entonces su carrera se centrará en exclusiva en el estudio de grabación, concibiendo el proceso de producción, montaje, ensamblaje, empalmaje y desempalmaje de las tomas como el más importante proceso de la creación musical, para pesadilla de sus productores a los que daba el coñazo durante horas por teléfono (siempre a partir de las dos de la madrugada, por supuesto). Son sus principales discos los siguientes:

  • Las Variaciones Goldberg de Bach, primera grabación. El ya comentado, récord de ventas y de velocidad.
  • El Concierto Italiano de Bach obra que según Gould "hizo sin duda presionado por la mafia, y así se resiente su calidad"
  • El Arte de la Fuga de Bach grabado fragmentariamente en órgano y piano "y eso que no me paso el día tocando el órgano desde la adolescencia, pero aquí Bach es Bach y no en esa tontería que es el Concierto Italiano".
  • Las Sonatas para piano de Mozart, grabación cuyo propósito es "corregir en la medida de lo posible los errores del compositor".
  • El Concierto nº 24 de Mozart, pues según Gould "ya que he grabado lo peor de Mozart con las sonatas, no pasa nada por grabar este concierto en el que se ve que no se le ocurría qué poner para la mano izquierda, que es una banalidad"
  • La Sonata Appasionata de Beethoven, grabación cuyo propósito es demostrar "que está mal hecha".
  • La Burlesca de Strauss, aunque según Gould "no es una pieza demasiado buena".
  • Sus propias transcripciones de música de Wagner hechas porque "la desgracia de los pianistas a quienes nos gusta Wagner es que no escribió casi nada para piano y cuando lo hizo demostró una sorprendente inutilidad".
  • La Suite Napolitana de Giambattista Diverdi de la que dijo "hombre, esto sí que es música".
  • Las Variaciones de Anton Webern que según él "aunque a primera escucha pueda despistar, son clavadas a la Op. 109 de Beethoven y estoy dispuesto a tocarlas en bucle las veces que haga falta hasta que se me de la razón"
  • Las Variaciones Goldberg de Bach, segunda grabación. Sí, las volvió a grabar, batiendo esta vez el record de lentitud tocándolas.

Y muchos, muchos mas.

[editar] Otras facetas

Gouldisfraz.jpg

Todo un showman

Siempre se vio a sí mismo como un compositor, ante todo, pero la verdad es que solo lo pensaba él y solo llegó a publicar dos obras. Un Cuarteto de Cuerda rancio a mas no poder y bastante soporífero, la verdad, y una obrita desafiante y retadora ¿Así que quieres escribir una Fuga, pringao? que suele hacer mucha gracia.

Era un comunicador nato y salía por la radio y por la televisión, a veces en esta última incluso se disfrazaba de personajes que se inventaba él de tal manera que parecía una especie de Joaquín Reyes de la época. En la radio realizó un programa muy vanguardista llamado La idea del norte en el que trataba de explorar la "radio contrapuntística". El resultado es una serie de individuos hablando todos a la vez en un batiburrillo en el que no se entiende nada. Este programa le granjeó las simpatías de los compositores vanguardistas en la misma medida en la que años antes le había granjeado sus antipatías el Cuarteto de Cuerda. También le gustaba dirigir orquestas e incluso a veces a los animales del zoo, con los que interpretaba Des Antonius von Padua Fischpredigt de Gustav Mahler (pobres bestias). Como articulista también se prodigó mucho poniendo a parir a prácticamente todas las vacas sagradas del panteón musical[1], que el tío luego se quedaría a gusto, digo yo.

[editar] Muerte

Gould había anunciado que dejaría de tocar el piano a los cincuenta años y, hombre de palabra, cumplió con lo dicho: murió diez días después de su cincuenta cumpleaños. Bueno, quizás no estaba pensando en eso cuando dijo lo de dejar de tocar el piano.

[editar] Carácter y personalidad

Ya nos hemos extendido bastante en que era raro como él solo, hipocondriaco y obsesivo compulsivo hasta lo insufrible, pero quizás merezca un comentario su verdadera vocación personal, esto es, que le hubiera gustado ser un auténtico gañán. Disfrutaba de ir al pueblo y jugar la partida con los paisanos de allí, así como la compañía de los animales, en especial los perretes. Parece ser que era buena gente.

[editar] ¿Sabías que...

  • ... le gustaba abrigarse en verano para aislarse de los gérmenes?
  • ... le gustaba trabajar por la noche y dormir de día para no tener que tratar con la gente?
  • ... su color favorito era el gris acorazado?
  • ... no se comía una rosca?
  • ... le gustaba tocar el piano mientras alguien pasaba la aspiradora pero lo que no le gustaba era pasarla él?
  • ... tocaba sentado en una especie de reclinatorio que le hizo su padre como recuerdo de la fe cristiana en la que fue educado de pequeño a pesar de que le llegaba así la nariz a la altura de las teclas?
  • ... era hipocondriaco y a la vez no se fiaba de los médicos, siendo sus continuas visitas a los mismos más tensas que cuando le va a ver a <inserta tu nombre aquí> un inspector de hacienda?
  • ... llamaba a sus amigos siempre a altas horas de la noche para mantener largas conversaciones, con lo cual ellos siempre iban mal dormidos y mal f*******?
  • ... el tío era así de verdad, no es que se hiciera el loco?
  • ... negaba por completo ser un excentrico?
  • ... quería componer una ópera cuyo argumento iba a ser que el viejo Richard Strauss componía una ópera sobre que el joven Glenn Gould componía una ópera sobre que el viejo Richard Strauss componía una ópera sobre que...?

[editar] Referencias

  1. Irritando a algunos melómanos lo cual le ocasionó incluso riesgo para su propia vida, pues no siempre son gente que acepte de buen grado lo que se escribe sobre sus ídolos, como podemos ver aquí y sobre todo aquí
Herramientas personales