György Ligeti

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Música clásica ícono
György Ligeti
BanderahungriaBanderaaustria
Ligeti
En pleno acto creativo.
Personal
Nacimiento Defunción Diczospfirtin... bueno, eso
Viena
Estado actual en indefinición textural postmortem.
Lugar de residencia Se movía mas que una pulga en un canguro.
Sobrenombres "El Klaus Kinski"
Su obra
Se dedica a Crear músicas desconcertantes.
Origen judío
Hazañas logradas Componer música para viajes interdimensionales.
Relaciones La pandi de la vanguardia musical de posguerra.
Enemigos La pandi de la vanguardia musical de posguerra.


Poderes Componer música de vanguardia... ¡que gusta a la gente!.
Cita3Hemos compuesto una música horrible. Nosotros todos, mi generación (no me excluyo)Cita4
György Ligeti confesándose tras tres chupitos de licor de hierbas.

György Sándor Ligeti (Diczosfarton Dicsermpmartín Dicsőszentmárton, Rumania, 28 de mayo de 1923 - Viena, 12 de junio de 2006) fue el más grande compositor de Música Clásica de la segunda mitad del Siglo XX. ¿Que por qué lo digo? pues por muchas razones, pero si no te valen razones, lo es por mis cojones, ¿pasa algo?.

[editar] Biografía

[editar] Los inicios

El pequeño Ligeti nació en un pueblo de paletos de nombre impronunciable en la zona de por ahí de donde era Drácula, en Transilvania. Esto, unido a su parecido físico con Klaus Kinski marcaría en el futuro el carácter de la música de nuestro protagonista, música que cuando no resulta de un humor tan bizarro que es casi incomprensible, causa gran acojonamiento en quien la escucha. Nació en una familia de origen judío y su tío abuelo fue un magnífico violinista que desarrolló su carrera en los últimos estertores agonizantes del moribundo Romanticismo. Suerte que el hombre no vivió para ver en que fue a dar su pariente -que a fin de cuentas resultó el triunfador de la familia, tócate los cojones-, pues seguro que le hubiera dado un soponcio.

Ya desde niño tuvo una fuerte vocación musical, pero su padre se empeñó en que llegara a ser un ciudadano de provecho y le ordenó animó de buenas maneras a que estudiara algo de ciencias. Como de aquella los nazis estaban ya dando por saco y apenas permitían a los judíos estudiar en enseñanzas consideradas decentes y de bien, al final Ligeti se quedó fuera de la facultad de ciencias y terminó saliéndose con la suya y dedicándose a meter ruido y a su padre no le quedó más remedio que aguantarse conque su hijo le diera a la corchea. No obstante el hombre dudaría poco, pues los nazis además de hacerle la putada de inclinar a su hijo hacia la música le convertirían a él mismo en cenizas en un campo de concentración.

Al finalizar la segunda guerra mundial, tras haberlas pasado más putas que en vendimia y haber perdido media familia Ligeti decide vengarse del mundo ingresando en el Conservatorio de Budapest (fue allí para conocer a su ídolo Bartók, que por otra parte vivía en otra ciudad, así que ni le conoció ni nada). Parece que se le da tan bien la cosa que al poco le hacen hasta profesor. Como mandan los comunistas las pasa más putas que en vendimia con el acojonamiento de si se lo van a llevar o no al gulag por considerarle un enemigo del pueblo, ya que desde pronto le da por enseñar a sus alumnos músicas raras. Entre una cosa y otra el pobre quedó más que vacunao contra las ideologías.

En plena revolución recibe una carta de Karlheinz Stockhausen pidiéndole que escuche unas músicas electrónicas suyas, que las echan por la radio ¡qué ilusión!. Ligeti así lo hace y queda fascinado: "Era incapaz de distinguir la música de Stockhausen de los obuses, disparos y los gritos de dolor y terror que se escuchaban por las calles debido a la revolución, por lo que recibí una fuerte impresión musical". Así que aprovechando el jaleo cruzó la fronetera y se fue a ver a Stockhausen a Alemania.

[editar] Se hace amiguete de la pandi de vanguardia

Kinskigramofono

Mostrando sus trabajos electrónicos realizados en Radio Colonia. La tecnología estaba en pañales

Así que se planta donde Stockhausen, se quedan encantados de conocerse en persona y se dan muchos abrazos. Ligeti luego le pregunta por el trabajo ese que Stockhausen le había ofrecido en la radio y Stockhausen responde que de qué trabajo habla y que él sólo le había escrito para que escuchara sus músicas y ya. Finalmente aclaran las cosas, pues al fin y al cabo Stockhausen necesitaba un becario que supiera preparar buen café. Es así como entre hora del café y hora del café Ligeti comienza a experimentar con la música electrónica en un sótano sin ventanas en la sede de Radio Colonia (Colonia Varón Dandy, en concreto).

Es en esta etapa cuando conoce a toda la vanguardia de posguerra, con los que al principio se llevaba muy bien, como declararía años después.

Cita3La verdad es que éramos una mafia, pero qué quiere que le diga, yo que había sobrevivido a cosas tan chungas como el holocausto y al estalinismo dentro de los rigores de la disciplina de la vanguardia serial me encontraba casi como en casa, mucha diferencia no notaba, no...Cita4
György Ligeti sobre sus antiguos amigos

Pero debido a su carácter díscolo y a que no se casa con nadie pronto surgen los rocecillos y problemas. En primer lugar porque sale del sótano ese diciendo que muy interesante eso de la música electróncia, pero que estamos en los años cincuenta y eso de momento la cosa suena tan mal que ni el Atari. Y no contento con eso se marca un artículo en el que escribe que la música de Pierre Boulez es un galimatías indescifrable que aburre a las ovejas. A resultas de todo esto, proscrito, lo que se dice proscrito, no es que quede, pero medio le señalan la puerta y le hacen el vacío dejando de invitarle a las fiestas de cumpleaños y esas cosas.

[editar] Y Kubrick le hace famoso...

GyorgyLigeti

Imitando a Chiquito de la Calzada. ¡Pecador, cobarde!

Como ante esta situación le entra síndrome de Estocolmo, pues se va a vivir a Suecia. Un día va al cine a ver la película esa de unos monos que se pegan y que luego salen unos astronautas y es todo muy extraño y descubre en en efecto, de extraño que es ¡sale su música!. Así que decide meterle una demanda a Kubrick que se va a cagar por la pata abajo. Exige muy seriamente en los tribunales que el señor Stanley Kubrick le abone los derechos de utilizar su música en "2001, una Odisea espacial" por el valor de un dólar americano. Quizás alguien no le había informado bien del valor del cambio de la divisa.

El caso es que sus composiciones contribuyen de manera decisiva a dar al mencionado film ese toque que tiene de viaje LSD y su música empieza a ser valorada por colectivos como hippies, yonkis, magufos y gente de moral laxa de diversa procedencia, convirtiéndose así en una estrella mundial, para disgusto de sus ex-amigos serialistas.

Kubrick, ya por puro descojonamiento, utilizará la música de Ligeti en dos películas mas, pagándole un dólar cada vez por ello. Y Ligeti, ahora tan famoso como es, se da por más que contento.

[editar] Últimos años

Bastante erráticos. Se va a vivir a Viena, aunque los vieneses le parecen una panda de imbéciles (a quién no) y se encapricha de la música de un tal Conlon Nancarrow, un friki que hacía composiciones imposibles para instrumentos mecánicos. Cuando le presentan la obra de Muhammad Ben Al Parrush únicamente dice sobre la misma lo siguiente: "Hay que inspirar por la nariz y expirar por la boca". Las nuevas oleadas de vanguardia de nueva complejidad le acusan de rancio y morigerado y el por su parte se descojona de la música que ellos hacen diciendo que tanta nueva complejidad y al final no es ni nueva ni compleja y los garabatos conque inundan partituras no pasan de mero postureo. Al final del todo se puso malito y se murió, que a todos habrá de llegarnos la hora y él no iba a ser menos.

[editar] Su música

FigurinesBorrachos

Puesta en escena de la ópera El Gran Macabro.

A Ligeti le gustaban los bichos, las nubes, los artefactos mecánicos, los mundos imposibles y el humor negro y su música podemos decir que va, básicamente, de eso. También cambiaba de estilo como de calcetines, el tío.

[editar] Su etapa folkie

Al principio se dedicaba a imitar a Béla Bartók, que era su ídolo. Aunque ya se ponía a hacer cosas un tanto excéntricas, como componer piezas sobre una sola nota y demás. Algunas obras de esta época son:

  • Musica Rebuscata ¿quién da mas con menos notas?
  • Cuarteto de Cuerda nº1: metamorfosis nocturnas. Inspirado en lo que uno se encuentra cuando sale por la noche a ver si liga.

[editar] Su etapa electrónica

Como ya dijimos, no le gustaba mucho como sonaban los precarios medios tecnológicos de su tiempo (menudas carracas eran) así que sólo publicó una obra, Artikulation en la que suenan muchos ruiditos, pero que es muy conocida porque luego un pintor hizo un cuadro que es la partitura.

[editar] Su etapa textural

Intenta hacer una música que no se sepa ni cuando comienza ni cuando acaba, que no tenga estructura perceptible y que no tenga ni armonía, ni melodía, ni ritmo ni nada, y que suene como un indefinido ectoplasma musical que va cambiando así a pocos. Así que copia se inspira en los compositores del siglo XV, que total son tan viejos que ya nadie se acuerda de a qué sonaba eso.

  • Poema Sinfónico para 100 metrónomos. tic tac tiqui tac tac tac tiquitac tac tac.
  • Atmosphéres. La idea se le ocurrió en el cuarto de baño, cuando estaba culminando la digestión de una buena fabada.
  • Lux Aeterna. Compuesta tras recibir un abultado recibo de Endesa.
  • Requiem. En el que vuelca su rabia contra la humanidad: matar humanos, matar humanos.
  • Volumina. Metáfora sonora del acondicionador del cabello.

[editar] Su etapa posmoderna

Culo inquieto como era, pasa a hacer otra cosa. Ahora toca una música llena de referencias intertextuales (hacer música que se burla de otras músicas) y dudoso sentido del humor. En ella destaca su ópera El Gran Macabro, inspirada en un mundo que él mismo se había inventado de la nada (ahí donde lo ves era como el Tolkien, que dibujaba los mapas y hasta se inventaba idiomas, como el euskera). Esto resultó en una ópera llena de eructos, gañidos, insultos a la autoridad, alusiones al sadomasoquismo y cojoneo respecto de la tradición musical preexistente. Por supuesto, fue un gran éxito.

[editar] Su etapa final

Es como un pupurri de todo lo anterior. Destacan en ella los Nonsense Madrigals en los que, como el nombre indica, Ligeti ponía las tonterías que se le ocurrían sobre la marcha. y el Hamburg Concerto inspirado en diversas cadenas de comida rápida.

Herramientas personales