Harley Davidson

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Dios1.png Dios quiere que este artículo sea ampliado
Falta información sobre:
el final de la sección Historia, y un apartado sobre tipos de Harley Davidson. Opcional: Usos alternativos de la Harley Davidson.
Harley2.jpg

La señorita y los tatuajes vienen de serie

La Harley Davidson es un Engendro mecánico bípedo que a falta de patas, dispone de dos ruedas, generalmente redondas si el operario que se encarga de fabricarlas no está borracho. Estas ruedas cuentan con una anchura prácticamente superior a su diámetro, para permitir la estabilidad y la verticalidad del casi siempre borracho también, gordo y seboso conductor que la maneja (sólo en línea recta, claro, ya que las "harlis" no se han diseñado para tomar curvas). Suele estar propulsada por un rústico motor, orgullo de la industria automotriz americana, bípedo también, porque cuando fue diseñado, allá por los albores del siglo XX, no se había acuñado aún el término "bicilíndrico". Están ¿fabricadas? integramente y para mayor gloria nacional en los EEUU, concretamente en Milwaukee, una gris, sucia y fea ciudad industrial norteamericana denominada "la cloaca de Wisconsin".

[editar] Historia

De todos es sabida la rivalidad existente desde tiempo inmemorial entre gringos y británicos. Después de que los ingleses tuvieran su particular héroe patrio de las dos ruedas en la figura de Sir Lawrence de Arabia, cuyas gestas y muerte se produjeron ambas a lomos de una moto de la ya extinta marca "Brough Superior", los brutos y necios gringos se morían de la envidia por tener un héroe motorizado, a semejanza de como ya lo tenían los hijos de la pérfida Albión.

Pero hete aquí que la industria motociclista yankee, estaba en aquellos tiempos poco menos que en un estado embrionario, y el único fabricante de motocicletas americano más o menos "digno" por aquella época era la marca INDIAN (¡Hay que joderse, que quienes carajo fueran los tipos que crearon esa fábrica, no tuvieron mejor idea que ponerle a sus motos semejante nombre, con los que hay en este mundo para escoger...!)

INDIAN, por supuesto, era un nombre que no gustaba en absoluto a los pergeñadores del proyecto TWYH (Two Wheels Yankee Hero), ya que en sus lúcidas y privilegiadas mentes, no cabía la idea de ver a un moderno Cow Boy montado a horcajadas en un artefacto de dos ruedas, cuyo logotipo era ni más ni menos que la cabeza emplumada de un indio con cara de velocidad. ¡Por Dios; si había de existir en el mundo una moto con el letrerito de "Made in Usa" hasta debajo del sillín, ésta no podia de ninguna manera llamarse INDIAN. ¿Hay algo menos auténticamente americano que un indio piel-roja? ¡No, por las barbas de Abraham Lincoln! ¡Por supuesto que no!

Medieval-bike-armor.jpg

Toda protección es poca

Es de suponer que los matones a sueldo del gobierno americano le hicieron una visita "de negocios" al señor propietario de la fábrica Indian, para tratar de convencerle de que cambiara la marca de sus motos por otro más acorde con el espíritu de la idea. Por lo visto, no lo pudieron convencer así por las buenas, y no quedó otra alternativa que la de acudir a otros medios de persuasión más eficaces, dando como resultado la desaparición de la marca Indian pocos años más tarde.

Una vez el camino despejado y libre de competencia, "La Leyenda" estaba a punto para hacer su aparición en la historia. Pero como sea que por entonces no existía en aquel país (ni existe ahora) una base sólida de ingenieros formados específicamente en la construcción de motocicletas, y el único que había (el Sr. "Indian"), fue amablemente invitado a tomar un baño en las gélidas aguas del lago Michigan, completamente vestido con traje, chaleco, corbata de lazo, y cómo no, calzando unos pesados zapatos de concreto, los "cerebros" del proyecto TWYH no tuvieron más remedio que acudir a lo que tenían más a mano. Fue entonces cuando el gobierno contactó con Henry Ford para que tomase las riendas del ansiado y fabuloso proyecto. Pero contrariamente a lo esperado por la delegación gubernamental, éste rehusó el encargo de plano con alguna inconsistente excusa de índole técnica, cuando lo cierto es que Mr. Ford estaba muy ocupado contando los billeticos de a dólar que sin cesar le producían los beneficios resultantes de fabricar masivamente otra joya de la ingeniería ameriacana: el "fabuloso" Ford modelo "T", y nada podía distraerle de tan "estresante" tarea.

Pero Mr. Ford, muy patriótico él, y para no darle la espalda a su gobierno, muy amablemente les facilitó a los agentes federales las señas del herrero de su pueblo, hombrecillo éste muy diestro en el manejo del acero, y toda una eminencia cuando no estaba ebrio en el herraje de caballos, diciéndoles que si de construir una "amoto" se trataba, ése era el hombre adecuado. Fue así como los agentes del gobierno se dirigieron entonces a Dearborn, Michigan, pueblo natal de Mr. Ford, y buscaron la casa del herrero, tal y como éste les había indicado, pero no lo encontraron ni a él ni a su casa, aunque hallaron varios cuchillos de palo. El herrero había tenido que emigrar de aquel pueblo a causa de la ruina que le había producido la proliferación del modelo "T", y la casa había sido derruida como otros cientos para construir en el predio una nueva factoría de la Ford Motor Company.

Tras una minuciosa pesquisa, los agentes del gobierno localizaron al herrero de Dearborn en Milwaukee, durmiendo en una caja de cartón y oliendo a whisky barato desde unas cuantas cuadras de distancia...

Herramientas personales