Henry Ford

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Winston Henry Consiglieri, Henry Ford
link={{{3}}}
HenryFord.jpg
Henry, rascándose una oreja.
Nacimiento Defunción Detroit, Estados Unidos.
Origen una porqueriza cerca de Detroit.
Su vida
Sobrenombres
Lugar de residencia Land of the free and home of Whooper
Se dedica a inventor por olfato
Estado actual no, gracias
Hazañas logradas producir más que lo que se demanda
Relaciones industrializadas
Enemigos todos
Poderes especiales mimetismo nazi
Objetos su fetiche principal fue una llave de tuerca.
Cita3.pngLos clientes pueden pedir cualquier color para su auto, siempre que este sea negroCita4.png
— Henry Ford mostrándole el catálogo de colores a un cliente interesado en su Ford modelo "T"
Cita3.pngSi este Henry hubiera sido alemán seríamos los líderes mundiales de los embutidosCita4.png
— Un ciudadano alemán común y corriente.
Cita3.pngSi este Henry hubiera sido alemán habríamos ganado la guerraCita4.png
Adolf Hitler sobre Henry Ford.
Cita3.png¡¡Amelicano estúpido!!Cita4.png
— Obrero japonés produciendo un Toyota en los años '80.

Henry Ford, de nombre oficial Winston Henry Consiglieri, fue el creador de la cadena de producción moderna y teóricamente fundador de la compañía automotriz que lleva su apellido (nos referimos a Ford, sí). El desarrollo de la cadena de producción fue esencial para la producción en masa de longanizas, salchichas y otros embutidos de la dieta italiana. Gracias a su ingenio más de 151 inventos fueron patentados en Estados Unidos, entre otros, el rascador mecánico, el cosechador de huevos de moscas y el árbol navideño automático, creaciones que cambiaron la faz del siglo XX.

[editar] Biografía

Ford nació en 1863 en el seno de una familia mitad napolitana mitad dublinesa muy humilde afincada al oeste de Detroit, ciudad famosa más tarde por sus embutidos industriales y su producción automotriz. Su interés en las maquinarias y otros inventos surgió la primera vez que vio una máquina a vapor. El operario le dijo que el ingenio funcionaba a vapor, pero por más hervidores de agua que ponían y que dejaban todo húmedo la máquina no se desplazaba. Fue entonces cuando afloró la genialidad de Ford, quién le indicó al operario que pusiera carbón en la caldera de la máquina y ésta comenzó a funcionar. Así era un día normal en la vida de Ford desde su infancia y a través de su prolífica existencia, por la que más tarde se autodenominaría "un ingeniero universitario por instinto".

Tiempo después adquirió buena reputación como reparador de relojes y de mecanismos de relojería para bombas y otros dispositivos terroristas. Esto le valió obtener los premios Rolex y Molotov a los 16 años. Como puede verse, Henry tenía instinto y bastante tiempo.

[editar] Primeros pasos en Westinghouse

Luego de lograr abandonar la granja en la que vivió junto a sus padres y hermanos, Ford ingresó a la empresa Westinghouse a trabajar como ingeniero. Al principio el trabajo fue duro, llevando papeles de acá para allá durante los primeros dos años, pero luego vino la oportunidad e ideó su primer invento: la aspiradora doméstica a vapor. Resultó ser un tremendo suceso que le valió un ascenso, pese a que en la práctica luego de usarla, la dueña de casa del siglo XIX debía utilizar su escoba tradicional para sacar fuera los restos de carbón resultado del funcionamiento de la máquina. Rápidamente, Henry se dio cuenta de que el futuro estaba en la electricidad la combustión interna.

[editar] Su trabajo con Edison

Con sus ideas, Ford se hizo conocido en el pequeño mundo de la ingeniería estadounidense de esos tiempos. Es así como luego de operar un aserradero y una peluquería en la que intentó sin éxito aplicar la cadena de producción al peinado de las mujeres, llegó a trabajar a la compañía de Thomas Alva Edison. Allí consideró que ampolletas y otros inventos eléctricos no tenían ningún futuro, de modo que siguió trabajando en la combustión interna y creó un primer vehículo movido con este principio, aunque "movido" era un decir porque no servía ni para ir a la esquina de la fábrica.

[editar] Ford Motor Company

Henry Ford 1888.jpg

Con ese estrabismo, era obvio por qué Ford no manejó ninguno de sus vehículos.

El camino al éxito de Henry Ford en la industria automotriz no fue de la noche a la mañana. Fracasó con frecuencia en sus primeros intentos al concentrarse exclusivamente en desarrollar sus modelos. Unos fueron prácticos como los posteriores Ford "T" y "A", y otros no, como su primer modelo de automóvil con lavadora de ropa cuyo diseño implicó mucho tiempo y dinero. También se dedicó mucho a batir récords de velocidad, lo cual no tenía mucho asunto pues las calles todavía estaban pensadas para carruajes de caballos.

Paradójicamente, pese al éxito de los distintos modelos de automóviles desarrollados por Ford, sus desarrollos eran a veces fuente de frustración, pues al tener un pronunciado estrabismo tenía la tendencia a virar a la derecha, rompiendo con frecuencia la varilla de señalización de los vehículos. Ante su insistencia fueron varios los choques y colisiones que provocó, contribuyendo directamente a la invención del seguro automotriz.

[editar] Ford T

Su primer modelo práctico de automóvil. Estaba tan industrializado que para la cadena de producción Ford elegía a mecánicos que tuvieran cara con forma de herramienta, a fin de optimizar el proceso de fabricación (de ahí viene el dicho "estar de cabeza en el trabajo"). No había versiones con motor más grande, frenos ABS ni airbags laterales, siendo que los frontales eran improvisados por los propietarios con un par de buenas almohadas. Era corriente que, luego de cualquier choque o colisión, por pequeña que fuera, el conductor y los pasajeros terminaran de bruces en la calle.

[editar] Ford A

Ford 1903.jpg

Ford tenía genio, pero no pensó en que su primer modelo no servía en invierno.

Siguiendo las pautas de la producción en cadena, se trata de un mejoramiento del Ford T, con mayor capacidad, y en la que el propietario podía elegir el color entre el negro, el gris muy oscuro y el grafito nocturno. La versión Gran Turismo contaba con una alarma consistente en una parvada de gansos agresivos que aguardaban en el asiento trasero del vehículo. Como la política era que la empresa se mantuviera en la familia, Ford incorporó a uno de sus hijos para el diseño de este modelo. Su aporte fue la caja de cambios del Ford "A", de triste recuerdo aún en el servicio técnico de la compañía.

[editar] Ford - Ceps

Nuevamente para optimizar el proceso industrial, Ford se basó en la misma plataforma de los modelos "T" y "A" para diseñar la primera mesa ginecológica motorizada del mundo: el Ford Ceps, la cual permitía extraer quintillizos con un ahorro de un 30% de tiempo y a muy bajo costo, por lo que a principios del siglo XX se puso muy de moda tener muchos hijos.

[editar] Productos aeronáuticos

Dentro de sus variopintos y múltiples negocios, que no se restringían sólo al ámbito automotriz, Ford creó su propia compañía de fabricación de aeronaves. Al principio lo intentó con los globos aerostáticos, pero vio que su sistema de fabricación no era el ideal. Mejor dejarle los globos a los hermanos Montgolfier. Luego se dedicó a la producción del famoso trimotor Ford (hay que ser originales), el cual fue copiado pieza por pieza con moldes de plasticina a partir del avión alemán Fokker V.VII-3m y fabricado en una planta dotada de 350.000 esclavos obreros.

[editar] La cadena de producción

Embutidos.png.jpg

Ahora te puedes comer todas estas gracias al invento de Ford. Con un poco de aceite de motor, una delicadeza.

Dado que la idea era hacer asequibles tanto los automóviles como las salchichas a todo el mundo, Henry Ford creo la cadena de producción o fabricación en serie, en la que cada etapa de la producción es puesta en secuencia. Lo anterior significó producir una gran cantidad de unidades más rápido y a menor costo.

La base de este sistema es la cadena de montaje, en la que cada trabajador se dedica a una única y específica tarea. Por ejemplo, pensar. Si la tarea era lo suficientemente sencilla, se podía contratar a un mono o a un perro con entrenamiento básico.

Si bien todos estuvieron felices en cuanto al efecto que este invento podía significar para el mercado del automóvil hubo gran resistencia a su aplicación en la industria del embutido, siendo célebres las marchas del Sindicato de la Salchicha Artesanal a Washington de 1870 la que en definitiva no tuvo ni el menor efecto.

Eventualmente, cualquier producto comenzó a fabricarse de este modo, incluso el amor, la amistad y los bellos pensamientos. Ford había probado al mundo las ventajas de la cadena de producción.

[editar] Filosofía de trabajo

Si bien el método de trabajo de Ford era taylorista en algunas de sus concepciones, no tuvo el problema de las huelgas y de las bromas con bombas de agua porque en sus opreraciones pagaba US$ 5 diarios a cada obrero, más del doble de lo que obtendrían en otras industrias. Además, Ford disponía para las familias un canastillo de productos consistente en tuercas, mangueras y pedazos de metal varios, lo cual era la alegría de la esposa en el hogar y la alegría de la bodega, que se deshacía de basura de este modo.

El pensamiento de Henry en esta materia fue pionero en la concepción del estado de bienestar a través de la sociedad de consumo, particularmente del consumo de horas/hombre.

Pese a las operaciones intensivas en mano de obra barata, Ford nunca permitió la formación de sindicatos en sus fábricas. Los trabajadores que querían hacer una petición debían llegar arrodillados al edificio corporativo y solicitar audiencia con el Mago de Oz para que escuchase sus súplicas.

El resultado de esta política es que los trabajadores compraban los mismos vehículos que producía la marca y dado que los operarios iban por los miles, la compañía se aseguraba de entrada un importante número de automóviles vendidos a la puerta del horno. Se afirma que la mayoría de éstos eran negros (los automóviles).

[editar] Antisemitismo

Henry Ford era un antisemita nato. Desde siempre odió especialmente las kipá y el sábado judío. También le resultaba aburrido visitar el banco local. Es por esto que apenas pudo se agenció de un periódico para difundir sus diatribas antijudías a través de su secretario personal para conservar su perfil de blanca paloma un poco manchada de grasa. Dentro de otros tópicos que publicaba Ford en Los Protocolos de los Sabios de Sion a través de su periódico, se manifestaba contrario a la inmigración. Pero como su familia decía ser irlandesa y aún italiana, Henry tuvo que disfrazarse de apache para dar crédito a sus opiniones. Esto le valió una golpiza de parte de un grupo de enfurecidos protestantes blancos.

Pese a que sus publicaciones fueron desmentidas constantemente, Ford resultó ser también un exitoso empresario "periodístico", llevando su periódico a los 700.000 lectores, quienes normalmente reían a mandíbula batiente o bien aprovechaban el material para usos más nobles.

Estos y otros textos por el estilo fueron alabados más tarde por Adolf Hitler, quien además imitó el método productivo de Ford, para lo cual quiso industrializar su bigote e instalárselo en la cara a todos los alemanes de raza aria, con poca aceptación por parte de éstos, quienes preferían mantener su bigote escobillón tradicional o bien afeitarse a diario.

Más tarde se difundió que Ford nunca escribió ninguna de las publicaciones patrocinadas por él. En realidad se encontraba poniendo a prueba la cadena de producción para la industria de los medios escritos, contratando a 2000 periodistas, los cuales escribían una letra cada uno en forma secuencial hasta tener listos los artículos.

[editar] Galería de inventos

El acervo creativo de Ford no sólo se manifestó en sus productos automovilísticos y aeronáuticos, sino que abarca una amplia gama de invenciones, muchas de las cuales aún se utilizan en todo el mundo.


Científicos locos
Científico.png

Albert EinsteinAlexander FlemingAndre GeimArquímedesBayerBenjamin FranklinBlaise PascalCarl SaganCharles DarwinErwin SchrödingerGalileo GalileiHenry FordHipócratesIsaac NewtonLeonardo da VinciLouis PasteurMarie CurieNicola TeslaNicolás CopérnicoPitágorasRichard DawkinsStephen HawkingThomas Alva EdisonVicks


Cervantes.jpg

Artículo destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada por decisión popular.

Los rumores sugieren que sus autores fueron instruidos
por el mismísimo Miguel de Cervantes.

Herramientas personales