Hercule Poirot

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Cita3.png¡Es el hijo de ZeusCita4.png
George Bush confundiéndolo con Hércules
Cita3.png¡Ese es mi bigoteCita4.png
Salvador Dalí sobre Poirot
Cita3.png¡Uy que lata! Otra vez van a matar a alguienCita4.png
El botones del Hotel cuando carga las maletas del recién llegado Poirot

Hercule Poirot es el detective más afortunado del mundo, ya que donde quiera que llegaba, alguien resultaba asesinado. Por supuesto, esto empezó a generar una reacción de rechazo hacia su presencia, pues su aparición era inequívoco presagio de que alguien moriría muy pronto. A esto se le conoció como “la maldición de Poirot”.

Poirotmario.JPG

Cualquier parecido es pura coincidencia.

Donde quiera que llegara Poirot, ya fuera un inocente pasajero en un barco o tren, un jovial huésped en un hotel o resort, o tan sólo un simple turista en algún país extranjero, su arribo era la inminente señal de que un homicidio sería perpetrado pronto. Debido a esto, diferentes hoteles le daban cualquier excusa con tal de que no se hospedara con ellos, las taquillas de barcos y estaciones de tren tenían fotos de Poirot que advertían del peligro de venderle pasajes, y así sucesivamente.

[editar] Su infeliz vida

Little-Poirot.jpg

Poirot cuando era niño

Poirot nació en Bélgica y, en cuanto llegó al mundo, alguien fue asesinado. Tras la muerte del médico que le dio la nalgada y la colocación del bebé Poirot en el maternal, se descubriría que el médico sostenía un tórrido romance con una de las enfermeras, la cual era a su vez hija ilegítima del director del hospital que, temeroso de que el joven médico le quitara el empleo y enfurecido al enterarse de la identidad de su hija y su amante, decide matarlo. Esto lo descubrió Poirot muchos años después, claro está.

Ya cuando estaba en la escuela descifró varios homicidios cometidos por sus compañeros de clase en los recreos. El problema era que cada vez que iba a clases, mataban a alguien y los profesores le pidieron a su madre que por favor no lo enviara más a la escuela.

Sin poder culminar sus estudios básicos y con la característica maldición que lo seguía a todas partes, Poirot tenía pocas opciones profesionales. Básicamente debía escoger entre ser sepulturero o detective. Pero como escarbar tumbas le hubiera destruido sus bien cuidadas uñas y además odiaba sudar, sin mencionar que los muertos con el tiempo apestan, se decantó por ser detective profesional.

[editar] El método detectivesco de Poirot

Gatopoirot.JPG

El gato de Poirot

Básicamente todos los casos de Poirot son virtualmente iguales, con pequeñas variaciones. Poirot llega a un hotel, resort, tren, barco, crucero, expedición arqueológica en Mesopotamia, fiesta realizada por algún sirio excéntrico, el teletón, bueno, en cualquier circunstancia donde deba quedarse varios días y donde haya mucha gente. Invariablemente coincidirá con él un asesino a quien inexplicablemente la presencia de uno de los más famosos detectives del mundo no disuadirá de perpetrar su crimen.

Ahora, supongamos hipotéticamente que el asesinado es Lord Ferguson de Edimburgo, quien fue muerto en una fiesta familiar en un aislado hotel de playa. Durante los días que dura la investigación, Poirot se dedica a escuchar absolutamente todos los chismes habidos y por haber respecto a los presentes e indagar en sus vidas privadas, pesuntamente para descubrir la verdad. Lo cierto es que igual lo haría aún sin un muerto de por medio, pero en fin. Una vez que descubre la identidad del asesino, convoca a todos los personajes. Si usted alguna vez tiene ocasión de encontrarse en un caso de homicidio de Poirot y lo convocan a la sala, vaya preparado para que todos sus sucios secretos salgan a la luz. Poirot básicamente dice lo siguiente:

Cita3.pngOui oui, mes amis, pero ¿Quién pudo matar a Lord Ferguson? Quizás su joven sobrino, Michael, tenía motivos, pues su tío iba a desheredarlo por ser un ladrón y ludópata empedernido como sus cuentas bancarias demuestran. Pero no, no, no. Pudo ser la esposa de Lord Ferguson, Madame Ferguson, bien conocida por su alcoholismo y porque está al borde de la locura. Pero no, no, no. Pudo ser su hija, reconocida por su promiscuidad enfermiza y por ser la amante del Dr. Jacobs, quien está felizmente casado. Pero no, no, no. el Dr. Jacobs cruzó por mi mente como sospechoso después de enterarme de que había sido acusado de mala praxis hace dos años por amputar la pierna equivocada, pero tampoco, no, no. Otro sospechoso sería la hermana de Lord Ferguson, Mademoiselle Boucart, quien como es bien sabido, practicaba la prostitución hasta hace año y medio, pero tampoco, no, no, no…Cita4.png

Y así sucesivamente. Poirot sigue la larga lista de pobres gentes sacándoles sus trapos sucios frente a todos los demás en una humillante sesión que no tiene ninguna función, ya que Poirot pudo simplemente dar la identidad del asesino y ahorrarse el contar todos los chismes de los demás, pero no, no, no, mes amis, así no actúa Poirot, que es medio sádico.

Por alguna razón, Poirot espera al último instante para revelar la identidad del asesino. Si usted está en la sala de sospechosos y no lo han mentado y ya no queda nadie más ¡dese por atrapado! Su crimen fue resuelto porque Poirot siempre deja al verdadero asesino para el final. Una vez que se averigua que:

Cita3.pngPor supuesto, el asesino es el mayordomo, quien resulta ser en realidad el verdadero padre de Lord Feruson, quien tuvo que esconderse de las autoridades tras un caso de fraude por una empresa que tenía con sus hijos hace diez años, y que odiaba a su hijo y jefe porque no sólo lo humillaba todos los días, sino que además le robó a la esposa, su madrastra, quien era varios años más joven que él y que siempre le había gustado desde que era niño…Cita4.png

Bueno, al final el asesino siempre es alguien extraño que mata de la manera más complicada posible porque los criminales en las historias de Poirot jamás iban a ser tan vulgares como para matar por dinero, sexo, violencia o cualquier de las causas que motivan al 99% de los asesinos.

Funny+pictures.jpg

Hijo de Poirot

Nunca nadie explicó por qué Poirot, si sabía quién era el asesino, no llegaba con la policía y lo arrestaba en silencio y sin necesidad de reunir a todo mundo y, de paso, contar todas las cosas malas que el resto había hecho.

[editar] La personalidad de Poirot

MYS Poirot1 1 .jpg

Rudo, viril, tosco, fortachón, varonil... todo eso le faltaba ser a Poirot.

Poirot era conocido por sus refinados y exquisitos gustos. Bien conocedor de la buena vida, se peinaba a raya en medio con vaselina, tenía un bigotito emperifollado hacia arriba, era bastante gordito y movía las manos como un diseñador de ropa francés. Ante tal semental y hombre de acción que exudaba virilidad de cada perfumado poro y que demostraba una masculinidad violenta e irrefrenable, era como un torrente de testosterona viviente. ¿Qué delincuente no sentiría un gran temor por ser atrapado por Poirot?

[editar] Poirot en la isla

Uno de los casos menos conocidos de Poirot fue cuando naufragó en una isla desierta aunque pretendía solamente ir a un paseo de tres horas. La isla estaba habitada por siete náufragos que tenían mucho tiempo de estar allí. Como no podía ser diferente, un asesinato fue cometido y la millonaria Sra. Howell murió por tomar agua de coco envenenada. Una vez resuelto el caso, Poirot convocó a todos los habitantes de la isla y dijo:

Cita3.pngBueno, bueno, mes amis, ¿Quién pudo haber asesinado a la pobre Madame Howell? Pudo ser la actriz de cine Ginger, famosa en Hollywood por haber destruido la carrera de varias rivales y de haber sido la amante de importantes productores de cine casados, quien se hizo amante del Sr. Howell y buscaba sacar a su esposa del camino para quedarse ella con la herencia. Pero, no, no, mes amis, no fue Ginger. ¿Fue su amante, el Sr. Howell, quien sufre problemas de impotencia que lo apenan y que sólo Madame Howell y Mademoiselle Ginger conocen? ¿Mató él a su esposa, antes de que revelara su secreto? No, no. No fue él. Sospeché entonces de Mary Anne, la inocente campesina de la que nadie sospecharía, pero que en realidad usaba su granja para sembrar drogas que luego distribuía entre los vecinos agricultores. Hecho que fue denunciado por los Howell a las autoridades porque ellos querían despojarla de sus tierras, y ha guardado ese rencor todo este tiempo. Pero no, no, no fue Mary Anne. Pensé entonces en el Profesor, único de los presentes con los conocimientos químicos como para cometer el crimen. ¿No aprovechó el Profesor supuestas clases que le brindaba exclusivamente a Ginger y Mary Anne en lo profundo de la selva para aprovecharse de ellas? Oscuro secreto que Madame Howell descubrió y muy similar al escándalo sexual por el cual fue expulsado de la Universidad de Harvard. Pero no, mes amis, no, tampoco fue el Profesor. Las evidencias parecían apuntar hacia el Capitán, a quien el sentimiento de culpa por estar perdidos en esta isla ha llevado al alcoholismo, y que se emborracha todas las noches en la cubierta del Millow. Pero no, no fue el borracho asqueroso del Capitán. ¿El chimpancé? ¿Ese chimpancé que era usado como esclavo sexual de la Sra. Howell y que en determinado momento estalló? No, no, tampoco fue el chimpancé. El verdadero asesino, mes amis, es el hombre más inteligente de toda la isla. Un genio criminal, un psicópata cuyas células grises siempre están trabajando, un hombre de intelecto tal que se ha hecho pasar por torpe durante años, haciéndoles creer que era tonto e incompetente siendo en realidad una mente maestra. ¡Un hombre por mucho más inteligente que todos ustedes, pero no más inteligente que Poirot! ¡Ese genio intelectual y el asesino de Madame Howell es, ni más ni menos, que Gilligan!Cita4.png

[editar] Investigue más

Herramientas personales