Hernán Cortés

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Rajoy

Hernán Cortés, o alguien parecido, corriendo a la velocidad del sonido (nótese el efecto "Blur" de fondo).

Cita3¡Me cago en...! ¿¡Pero qué haces!?, ¡Que me vas a destrozar las murallas!Cita4
Moctezuma , que no se enteraba que Cortes le estaba conquistando.
Cita3En un lugar de... de... de cuyo nombre no quiero acordarme...Cita4
Miguel de Cervantes sobre "Las Aventuras del Quijote en la Gran Tenochtitlán"
Cita3Originalmente, pensé en mi amigo Hernán para que hiciese de Don Qujiote (la obra se iba a llamar "Las aventuras del cazarrecompenzas extremeño"), pero en la escena de los molinos, logró sacarle Dios-sabe-de-donde dinero al edificio ese, quemándole las aspasCita4
Miguel de Cervantes sobre como ya había pensado en la película "Don Quijote, Reloaded"

Hernán Cortés fue uno de esos conquistadores españoles que brotaron por ahi como setas en la época de la Conquista Azteca, y que cuando llegó, en lugar de conquistar no tuvo nada mejor que hacer que aprovechando la zona todavía no era demasiado turística y que llegó en temporada baja dedicarse a bajar todos los días por la mañana a la playa, dejar la toalla y volver por la tarde quitando así el sitio a los indios. Un tema muy polemico, pues algunos todavía siguen reclamando su trozo de arena.

[editar] Biografía

[editar] Primeros años

Nació por ahí y murió en Betislandia. Fue hijo único de un higo o un hidalgo (aún no se sabe) extremeño, llamado por el hijo Papá y de una profesora de sexología para tontos llamada Mamá. Como otros hidalgos, su padre le envió a Salamanca para que se instruyese pero en realidad lo que hizo fue jugar al mus y beber Kalimotxo destilado de ese que beben los jóvenes. Allí estuvo 45 años (repitiendo curso tras curso) y, movido por su sed de sangre, pasó a América a la isla de Santo Domingo (llamada entonces "La Española", cosa que no tenía sentido porque hasta que ellos llegaron, esa isla no tenía nombre. Luego llegaron otros y la llamaron "Santo Domingo", y nosequé otras historias de santas domingas). Corría el año 1504 y aún no había matado a ningún indio a base de caipirinhas.

[editar] Primeros contactos con los nativos

El primer contacto con los nativos lo tuvo en Cozumel, donde los indios le ofrecieron numerosos tributos , pero como español de pura cepa y buen confiado, arrasó con numerosos morenitos lugareños, destrozó sus ídolos y puso en su lugar cruces e imágenes de Operación Triunfo. Los nuevos ídolos habían llegado a América.

Los misioneros a su cargo les enseñaron la palabra del señor Papa.

[editar] Primeros Actos de buena fé

Nada33

[editar] La Gran Conquista©®™

Por aquel entonces, los aztecas vivían tan tranquilos, fumándose sus buenos porros de chocolate del bueno envueltos en tortillas de maíz, y sacrificando humanos como el que más. Pero un día de un mes de un año, llegó Cortés con sus tropas para arrasarlos, pero lo único que hicieron fue atiborrarse a comida y oro. A la primera que quiso conquistar, fue a ver a Malintzin, una de las 20 damiselas de los indios de Campeche. Le regalaron números piezas de bisutería, pero a Cortes no le convencieron. Entonces Cortés le enseñó su espadota a Malintzin y no la convenció, luego le enseñó su espadota, pero la de acero, y la Malintzin no tuvo otra que ceder ante el barbas. Tiempo mas tarde, hasta le parió un bebé, de nombre Tizoc, a quien Cortés llamó por su nombre eclesiástico, Martín de Jesús.

La Malintzin le sirvió muy bien en las noches de Sepso de interprete para con los indios, a los que no se les entendía naranjas.

Luego fue a visitar a su amigo Moctezuma en su gran ciudad de Tenochtitlán. Ahí, el muy hospitalario de Moctezuma le invitó a dormir en su palacio de Axayácatl, que había sido de su abuelito. Cortés se aprovecharía de esa situación, y en efecto, Cortés toma prisionero a Moctezuma para evitar que cogiesen sitio en primera línea de playa y tratar de rendir a los aztecas de esa manera. Pero como Cortés se había ido de Cuba sin permiso de su gobernador, Diego Velázquez, este mandó a un hombre muy elegante llamado Pánfilo Narváez (bonito nombre ese de Pánfilo), a "mediar" en los problemas originados.

Esto a Cortes no le hace nada de gracia, porque como el Pánfilo ese se pusiera a tocar las narices, tocaba a más repartir los licores exóticos, y eso no lo podía consentir porque era la avaricia en persona. Sale pues, Cortés, a darle largas al Pánfilo con promesas de buenos sitios en los futuros chiringuitos, y deja al cargo del negocio a un sanguinario italiano llamado Pietro di Al-parado. Pero resulta que al Pedrito, mientras los indios hacían lo que más sabían, es decir, orgías matar a pobres desgraciados en operaciones a corazón abierto mal hechas, manda a tomar por saco las ordenes de Cortes de estarse quieto y decide acabar con el problema del sitio eliminando indios a base de comas etílicos. Entonces, los aztecas, más bien mosqueados con los españolitos estos, sitiaron a Prieto en el Palacio de Axayácatl, y al Prieto le tuvieron que eliminar, no por nada personal, era más bien por necesidad, digamos que no estaban conformes con las gestiones del italiano.

Luego de darle lo suyo al pobre del Panfilito, Cortés regresa a Tenochtitlan y se encuentra con que el desgraciado de Prieto Al-parado la ha cagado otra vez. Tratando de calmar a la turba, pone al pobre de Moctezuma en la azotea del Palacio. Empero, los indios lo confunden con Cantinflas y pretendieron lanzarle rosas.

Sin embargo, como los indios estaban recién salidos de una orgía y borrachera, se equivocaron y le lanzaron piedras, haciendo el magnicidio más grande de la historia. Moctezuma sería sustituido por Cuitláhuac, pero como el pobre tipo era más bien debilucho, se murió de viruela. A lo que Cuitláhuac fue sucedido en el reinado por el engendro más grosero, jorobado, feo, y mejor futbolista de todo México: Cuauhtémoc Blanco.

Como el chistecito les salió por la culata a los ibéricos, no les quedó otra más que pasar a la ofensiva. Sin embargo no contaba con la defensa águila, y los aztecas les dieron una patada en las bolas a los españoles. Y Cortés casi se muere del susto porque por poco no lo cuenta.

Cuau se quema los pies by Xonomech

Fragmento de un códice, donde se muestra como le quemaron los pieses a Cuauhtemoc.

Pero, luego de estar a salvo, Cortés se recuperó con ayuda de un tal Walter Mercado, y regresó a Tenochtitlán a vengarse. Así pues fue y creó 12 bergantines, los puso a flote y les dio una paliza pasada por agua a los indígenas. Cuauh aguantó, mas sin embargo Cortés se terminó imponiendo.

Así, Tenochtitlán se rindió, y a Cuauh le quemaron las patas, mas que nada por saber donde estaba la receta de los licores y el "chocolate". Cuauh les respondió presa de la marihuana que el tesoro estaba enterrado en la X que marca el lugar. Como a los españoles eso les sonó muy grosero (no sabían de que lugar enterrado estaba hablando, de hecho pensaron que se refería a alguna región de su anatomía corporal, en especial al, macho de Cortés, Cuauh fue ahorcado murió de una indigestión 5 segundos más tarde causada por unos tacos.

Pues aquí se acaba la conquista; se cargaron a un montón de gente y al final nadie consigue lo que quiere. En especial el que menos consigue fue Hernán Cortés, que de tanto buscar el tesoro azteca al final no lo encontró. Le falto por buscar en un sitio al que los nativos llamaban "el Dorado", pero claro, como pensó que era un bar gay...

[editar] Fin de sus días

Hernán murió en una residencia de ancianos de Cuenca a punto de partir de nuevo para África América, pero un chiquillo de esos que vendían el periódico vino corriendo y le ofreció el periódico del día, en el cual aparecía en portada una foto a media página de uno de los antepasados del Fary, y claro, Cortes murió del susto.


Herramientas personales
Otros idiomas