Historia de Los Ángeles

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Burrosobrecarga.jpg

Los Ángeles contaba con burros bien dotados

Una ciudad como Los Ángeles ha de tener una historia muy profunda y diversa, pues una ciudad tan grande y tan poblada no tiene la costumbre de aparecer de repente un día. Imagina que estás tan tranquilo en tu casa y te brota una ciudad de veinte millones de habitantes debajo de ti. Menuda gracia.

Sin embargo, la historia de los Ángeles no es tan larga como tiene a uno a esperar. Es lo que tiene existir en los Estados Unidos, no tienen apenas historia. Por eso, envidian tanto a los europeos, herederos de una enorme historia pero que no quieren compartir con nadie (al no ser que aceptes ser explotado por ellos). Así que Estados Unidos decide que su historia, aunque breve, muestre un protagonismo enorme. Lo lograron además los muy cerdos.

Y en los Ángeles es igual, se quieren hacer lo más de notar. Pero no por ello no deja de ser una historia capaz de enamorar, especialmente a algunos parafílicos perdidos. Además, esto entra como parte del temario del examen de mañana, no queda otra que leerlo.

[editar] Antecedentes

Recientemente en una entrevista concecida al canal MTV, la insufrible Jennifer López aseguró que fue ella quién fundó Los Ángeles con sus nalgas, que concretamente lo primero que fundó fue Hollywood, en 10.000 AC. Estas palabras sólo evidencian el afán de protagonismo de la presunta cantante, puesto que es sabido que Hollywood no surgió hasta que colocaron el cartel con su nombre en Hollywood Hills, en cristiano, en las Colinas del Bosque Sagrado, allá en los albores del siglo XX. Estás palabras dicen muy poco a favor de la artista, ya que no puede ser tan vieja. Las supuestas estatuillas de fango, semejantes a las de los premios Oscar y datadas del siglo III DC, halladas con motivo de las obras del metro de Los Ángeles no representan ni a Jennifer Lopez haciendo play-back sobre un escenario, ni a Britney Spears abriéndose de piernas ejecutando un doble minuet. Nada más lejos de la realidad: esa imaginería de barro, es atribuida a las primeras tribus nativas que poblaron el lugar.

[editar] Llegada de los españoles

El área costera de Los Ángeles, hasta la llegada de los españoles en 1542, estuvo poblada por los Tongva o los Chumash, a quienes se considera hoy ser los verdaderos dueños y señores de la tierra y del mar, puesto que en lo del windsurf estaban muy duchos. Lo serían, claro está, si aún circulasen con sus autos por Sunset Boulevar; desgraciadamente, ya no queda ninguno vivo. Llegados a este punto cabe preguntarse algo obvio: ¿qué hacían por allá los españoles? Respuesta: pues practicar lo que fue su pasatiempo favorito antes de éste fuera substituido por la fiesta de los toros; es decir: conquistar nuevos territorios a sus legitimos habitantes, allende de los mares, violar a sus mujeres, exclavizar a sus hombres, subculturizar a sus hijos y expoliar y explotar todos sus recursos naturales. Así, a través de lo que fue Nueva España, actual México, llegaron los españoles con los colmillos puestos en 1542. Como la zona donde vivían dichas tribus nativas se hallaba en medio de un desierto, no hubo mucho que explotar ni que expoliar. Máxime cuando Juan Cabrillo, el invicto explorador, les contiagió la viruela a todos, nativos incluídos. Así nació El Pueblo de Nuestra Señora La Reina de Los Ángeles de Porciúncula: picado de viruelas. Como nadie quería contagiarse, la corona española no invirtió nada en aquel poblado californiano recién descubierto; no fue hasta hasta finales del siglo XVIII, -sí, Los Ángeles apenas cuenta con más de dos miserables siglos de vida, aunque aparente haber estado allá eternamente- concretamente el 4 de Septiembre de 1781 que el governandor español, Felipe Nives, ordenó la construcción de un rancho en el centro del pueblo, en Olvera Street que aún existe. A este rancho se sumaron otros, y ello trajo prosperidad a la zona. Con la indepenencia de México, en 1821, Los Ángeles, apenas un villorio, pasó formalmente a manos del gobierno del general mexicano Porfirio Díaz. Órale!. He aquí el resto de su historia hasta nuestros días.
Olvera st los angeles.jpg

Detalle de El Pueblo de Nuestra Señora la Reina de Los Ángeles, en Olvera Street, Los Ángeles, Mexifornia.

[editar] Fundación

Los Ángeles fue refundada en un rancho una hermosa mañana de 1781 por un grupo de campesinos españoles y mexicanos. Durante ese entonces, California era formalmente territorio mexicano. Hoy en día es informalmente territorio mexicano. Dichos mexicanos llegaron a este territorio huyendo de la tiranía del gobierno del general Porfirio Díaz, en ese entonces dictador de México. Los mexicanos se negaban a pagar el absurdo impuesto que Porfirio impuso en el té y también buscaban libertad de religión, ya que Porfirio tenía terminantemente prohibido la práctica de cualquier religión que no fuese la adoración a imágenes de barro y mujeres que no han tenido relaciones sexuales, comúnmente conocidas como vírgenes. Cuan vírgenes estas mujeres sean es especulado a diferentes niveles.

[editar] Fiebre del Oro

Quizá sea importante mencionar que la razón principal por la cual la gente empezó a mudarse a Los Ángeles es porque querían ser ricos y famosos. Ésto, aún un misterio para la humanidad, se desarrolla después que se descubre oro en la costa occidental. El oro se convertiría en símbolo del estrellato, sinónimo de fama y fortuna. Nadie sabe el porqué pero según la creencia popular, si en algún lugar de la tierra tendría alguien la oportunidad de convertirse en un famoso cantante o una famosa actriz, sería en Los Ángeles. La ocupación de cantante y actor fue y sigue siendo la profesión más codiciada en la región.

Después de muchos años de ocupación mexicana, Los Ángeles empieza abrir sus puertas a personas de diferentes grupos étnicos y comienza a poblarse por afroamericanos, asiáticos, y gente blanca en general. Para este entonces, se decreta que la población se tiene que separar según su color de piel y nivel social, el cual es determinado por la cantidad de dinero que la persona tiene.

[editar] Siglo XX

Así nacen los barrios de Los Ángeles:

  • Al norte de los Ángeles se establecieron los que lograron alcanzar el sueño americano en la pantalla grande.
  • Al sur de Los Ángeles se colocaron los que lograron alcanzar el sueño a través de las pantallas del su televisor viendo a los del norte.
  • Al este de Los Ángeles se quedaron los miembros de la clase trabajadora de cuello azul.
  • Y al oeste naturalmente se ubican las muchachas guapas en bikini, los surferos de pelo largo, y claro, algún que otro impostor.
Los-angeles.jpg

¿Necesitas un plano, verdad? Los angelinos también.

Los Ángeles continúa creciendo a un ritmo frenético. Como es de esperarlo e imaginarlo se empieza a llenar de palmeras, playas soleadas, y por su puesto, automóviles. A mediados del siglo veinte, Los Ángeles ya es el icono del entretenimiento, al nacer Hollywood. Hollywood viene siendo una mafia de charlatanes y vividores que le prometen a muchachas bonitas que por el precio de acostarse con ellos, llegarán a ser ricas y famosas y vivirán a un nivel social sólo imaginado por el resto. Estas muchachas le sacarían provecho a sus atributos físicos realizando papeles importantes como esclavas sexuales en el Sunset Boulevard para convertir sus sueños en realidad, un ejemplo Heffler y sus 3 esposas.

[editar] Actualidad

Accidentevial.jpg

Los Ángeles en un típico accidente automovilísitco

Los Ángeles hoy en día es el espectáculo por excelencia. Todos los habitantes de Los Ángeles son requeridos por ley tener un agente el cual los representará en el medio artístico. Si tu intención no es convertirte en un cantante, actor, productor, director de cine, agente, prostituta o en lo mínimo surfeador, Los Ángeles no es para ti.

Los Ángeles no sería Los Ángeles sin el automóvil. El carro, como es conocido por los residentes, es el símbolo de Los Ángeles. No tener automóvil en Los Ángeles es antisocial y ofensivo y por eso en esta ciudad es necesario el uso de éste, así sea para salir al patio a regar las plantas. El segundo símbolo de Los Ángeles es la autopista. El freeway, como se le llama al las carreteras de alta velocidad, es lo que mantiene a Los Ángeles parado. Sí, parado, ya que en movimiento no es. Los Ángeles es famoso por embotellamientos de proporciones legendarias. Las autopistas de Los Ángeles son la posesión más valiosa de la que los angelinos gozan. Sin éstas no pondrían ir ni al baño, ni a dormir, ni a comer(tres cosas esenciales para la supervivencia). El aire no es requerido para sobrevivir en Los Ángeles. Éste ya ha sido remplazado por humo que contiene monóxido de carbono y los residente de Los Ángeles ya son inmunes a él. A causa de esta capa de humo que la rodea, Los Ángeles es una ciudad muy acogedora y goza de unos hermosos atardeceres.

Herramientas personales