Historia de la URSS

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

A pesar de haber sido uno de los países que menos tiempo han durado (si se comparan con lo monstruoso de la historia de Francia o de Mordor), la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas ha tenido una de las mejores historias que contar pues hay de todo, traiciones, romances, drama, acción, bigotes, victorias, campos de concentración en Siberia y muchas cosas más, que ni siquiera Fiódor Dostoyevski pudo haber imaginado.

[editar] Historia

[editar] Revolución y fundación del Estado soviético

ЯзчоІцгіóп дз 1917

Obrero gigante radiactivo.jpg

La revolución de octubre la ganaron los rojos, porque, entre otras cosas, Lenin contaba con proletariados titanes radiactivos. A partir de ahí comenzó la caída el ascenso del estado soviético.

Según documentales históricos de primer orden, como la película Anastasia, los campesinos vivían como en un cuento de hadas en el Imperio ruso, la felicidad de la familia Romanov, sus castillos, bailes y riqueza era lo que el pueblo ruso necesitaba para soportar las inclemencias de sus terribles vidas. Pero los agitadores, anticatólicos y antizaristas, malos como ellos mismos, atentaron contra la sagrada unidad de Rusia y aprovechando que era navidad y que no estaría Santa Claus para defender al Zar, organizaron la Revuelta Decembrina de 1825. Como estaba de moda las monarquías constitucionales, intentaron hacer una, pero Nicolás (el Zar, no Santa Claus) los mandó a tomar por culo con sus propuestas ateas y comunistas.

Sin embargo, no fue hasta que el vodka escaseaba cuando los volcheviques y los mencheviques se unieron por la causa común, derrocar al Zar Nicolás II por estar enviando toda la bebida espirituosa a las tropas de la Primera Guerra Mundial y no dejar nada para el pueblo. Luego los volcheviques guíados por el sifilítico revolucionario Vladímir Ilich Uliánov (alias Lenin) se quedaron con el pastel completo (véase Revolución rusa de 1917 en su reestreno) organizando para ello una gran fiesta conocida como Comunist Party integrada por pequeños grupos de fiesta en fábricas y barrios conocidas como Soviets.

[editar] Unificación de las repúblicas soviéticas

En 1922 un grupo de patanes malencaradas que pasaron a la historia como conferencia de delegaciones plenipotenciarias de la RSFS de diversos países vecinos y amigos, o países amigos con derechos pero aún no anexados, decidieron que la relación debía pasar a un siguiente nivel y era tiempo de formalizar si es que la cosa iba a ser enserio. Por ello se aprobó la Declaración de Creación de la URSS, la fiesta fue en grande, el vodka se acabó y hasta se divirtió su testigo que era el Imperio británico, primer país en reconocer la unión.

[editar] Stalin (1927-1953)

Iósif Stalin
(1878-1953)
Stalin joven.jpg
De joven era la perfecta combinación entre hipster y comunista.

Uno de esos constantes días en que Lenin estaba de mal humor (y era normal luego de que los capitalistas complotearan para infectarlo de sífilis con una dama de la noche) había reñido con el comité que encabezaba la URSS, entre ellos estaba León Trotsky. Gracias a la desclasificación de documentos secretos de la KGB, sabemos que el diálogo fue éste:

Cita1.pngLeón, no entiendes mi postura, te iba a dejar a cargo de la Unión pero mejor se la dejaré al primer idiota que pase por aquíCita2.png

— Lenin
Stalin escribiendo.jpg

Sólo anotaré algunos nombres más en mi Death Note antes de dormir.

Para sorpresa de todos, no pasó un oficial, ni un obrero, ni un campesino, pasó un vagabundo hipster de Georgia buscando un pedazo de pan duro para comer, o a alguien a quien matar, Lenin cumpliendo su amenaza lo nombró Secretario General del Partido Comunista, lo que deribaría en ser sucesor al frente de la Unión Soviética, cosa que realizó años más tarde luego de robarle la idea de los planes quinquenales a Trotsky y enviarlo a un lugar peor que un gulag de Siberia: México.[1].

Ese vago era Iósif Vissariónovich Dzhugashvil como sus padres lo nombraron por malas personas, pero que pronto cambiaría su nombre a Iósif Stalin (José de acero) ya que en esos tiempos estaba muy de moda ponerse sobrenombres molones. Su primer plan quinquenal fue dejarse de las mariconadas que proponían Lenin y el otro de tener empresas privadas conviviendo con estatalizadas. Uno de sus dichos principales era que el comunismo sin economía socialista y sin grandes genocidios no es comunismo.

Ambas cosas las lograría en ese quinquenio de diez años, principalmente en Ucrania donde estas cosas, llamadas personas, se portaban mal y Stalin no tuvo más remedio que envíarlos a la cama sin cenar, también sin desayunar ni comer por meses, cosa que derivó en algunos pocos muertos (unos diez millones, pero ¿quién lleva la cuenta?) que como buen demógrafo, Stalin sabía que lo qye sobraba en el mundo es gente. A los que sobrevivieron comiendo a otros personos (véase Hannibal Lecter que se les escapó) se les persiguió por sus malvados crímenes, llevándolos a los gulags, una especie de centros recreativos de diversión y readaptación. En los gulags también estaban en tratamiento relajante quitaestrés los viejos bolcheviques que hicieron la revolución de 1917 y que merecían pasar sus últimos años en un spa de lujo en Siberia.

En 1939 estaba llegando mucho inmigrante ilegal comunista de países como Alemania, por lo que Stalin (ya sabemos cómo era de demógrafo) pensó que tendría muchas personas (no era fanático de la gente) y llamó al entonces canciller Adolf Hitler para decir que le mandaba judíos y comunistas alemanes que tenía en su spa de Siberia para el parque de diversiones alemán llamado Holocausto. Hitler reconoció este amable gesto y decidió firmar un pacto de no agresión con el otro bigotón.

[editar] Participación en la Segunda Guerra Mundial

Stalin-Hitler-Paul-the-Octopus.jpg

La importancia del Pulpo Paul en la historia.

Cita3.pngWinter is ComingCita4.png
Stalin y sus tácticas de guerra medievales siberianas.
Bandera URSS Berlín.jpg

"No me disparen, soy soviético y traigo la bandera"
Hitler y su escape perfecto.

La Unión Soviética disfrutaba de sus constantes purgas cuando sin deber ni temer, fue invadida por Nazilandia. Señor Cambio de Opinión decidió entrometerse en la URSS para conquistarla para siempre (lo cierto es que atrapar a ese país convertiría a Hitler en el rey de los entrenadores pokémons grandes conquistadores).

Los rojos aunque descalzos, mal nutridos y más tristes que Yeltsin sin alcohol, soportaban andar casi desnudos en el crudo invierno ruso porque eran verdaderos machos, eso sin mencionar que Stalin tenía la política de "o tiras p'alante o te pego un tiro", lo que era inusualmente efectivo para levantar la moral de sus soldados. El invierno llegó más fuerte, seguramente amenazado por la KGB para que fuera patriótico y los soviéticos pudieron vencer unicamente llegando a romper los trozos de hielo que antes eran soldados alemanes. Los registros históricos de ambos bandos son confusos y enigmáticos, el ejército hitleriano asegura que los rojos tenían armas criogénicas que usaban para congelar a sus enemigos, por otro lado los soviéticos afirman que los nazis eran unas mariquitas que no aguantaban un poco de viento y nieve. El hecho fue que en la batalla de Stalingrado se repelió a los invasores y Stalin con su ejército montando en osos pardos llegó a Berlín a mediados de 1945 para celebrar con vodka y ruletas rusas la gran victoria.

La URSS perdió 27 millones de personas, lo que no fue un problema ya que de todos modos hubieras ido a Siberia a construir hermosas carreteras al Kremlin invernal del Estrecho de Bering. Pero se levantó como una superpotencia tan cojonuda que la invitaron a la ONU como miembro permanente para que le diera un poco de estatus a tan inútil organización.

[editar] Inicio de la Guerra Fría

Guerra fría.jpg

Guerra Fría, el musical.

Cuando los soviéticos llegaron a Berlín, se instalaron cómodamente con la firme y pacífica intención de dominar el mundo. Sin embargo unos gringofrancobritánicos que durante toda la guerra habían hecho de diana de tiro para los nazis, aprovecharon la confusión de estos últimos y también se acercaron a Berlín con la intención de saquear lo que pudieran antes de volver a sus casas a presumir que ellos fueron los que ganaron. Los comunistas tenían la intención de que los aliados se fueran en cuanto los miraran feo e iban a cercar toda Alemania para sí mismos, pero gracias a la poca o casi nula burocracia roja la cerca la pusieron exactamente a la mitad de la capital alemana (eran un poco malos en geografía).

Una parte de Alemania quedó en posesión de la URSS, conociéndose inútilmente como Alemania del Este que estaba en constante pugna contra la Alemania del Oeste, que estaba gobernada por vaqueros capitalistas. Así mismo todo el planeta fue dividido en dos, una parte gobernada por la URSS, otra por Estados Unidos. Ambas potencias entraron así en un fuerte conflicto bélico o más o menos bélico, ya que aunque las dos querían destruir el mundo, no querían que su parte del mundo fuera destruida, esto conllevó a que iniciara la Guerra Fría, guerra que se llevaba a cabo en los polos, con bolas de nieve y a veces estrellas ninja de hielo, en el resto del mundo sólo se miraban feo y las espías soviéticas sexys conquistaban la atención mundial.

[editar] Jrushchov (1953-1964)

Jrushchov Keneddy.jpg

"No KFC, los misiles en Cuba no son para atacar a Estados Unidos, son para matar a México." - Jrushchov

Una vez habiendo Mefistófeles cobrado la deuda con Stalin llevándose su alma inmortal al infierno cielo, comienza un periodo en la Unión Soviética conocido como la mariconización, la era del calentamiento global por eso del deshielo, o simplemente, el periodo de gobierno de Nikita "femme fatale" Jrushchov. Esta persona fue rival político de Stalin y no sabemos por qué, quizá por obra del Espíritu Santo, no terminó picando piedra hasta el final de los tiempos en Siberia, lo que sí sabemos es que por su oposición fue elegido gobernante de la URSS para que la gente normal, los miembros del partido y los demás, dejaran de caer como moscas.

Este periodo fue conocido como la desestanilización. Jrushchov determinó que momificar a Stalin no era la mejor idea ya que algún día de aquellos podía levantarse muy cabreado preguntándose quien lo llenó de serrín y le puso ojos de canica. Por lo que con todos los honores el cadáver del icónico dictador del siglo XX que derrotó a los nazis, fue tirado a la basura un día jueves, que es el día que pasaba el servicio de basura por el Kremlin. Por primera vez en mucho tiempo, el líder de los comunistas fue a tomarse un con la reina de los británicos (algunos tenían esperanza que intentara envenenarla escupiendo saliva socialista en el azúcar, pero fue falsa esperanza), también el mismo Nikita se apareció en la Casa Blanca imaginándose como sería si fuese roja, pero que en ese momento no hizo más que dar un paseo y disfrutar de los placeres del capitalismo.

Pan soviético.jpg

Los críticos dicen que ésta era la comida para una familia, mienten, era para tres personas.

Que al frente no haya quedado el más grande hijo de puta de la Unión, fue mal interpretado por Mao Tse Txungo, que se alejó de los soviéticos porque ya no daban la dotación de almas al mes que requería para vivir eternamente, y el propio Mao hizo su propia URSS con juegos de azar y mujerzuelas, llevándose a importantes referentes internacionales como Albania, Camboya y Somalia. Finalmente Jrushchov renunció tras dejar de recibir piratería china, que es la única que el país podía comprar en ese momento (aún no se inventaba Taiwán).

[editar] Brézhnev (1964-1982)

Una vez renunciando la femme fatale, los dirigentes del PCUS intentaron repetir la estrategia de Lenin para nombrar a Stalin y quisieron darle el nombramiento al primer imbécil que pasara por ahí, esta vez quien caminaba por esos rumbos fue Leonid Brézhnev, pero no era un vagabundo, sino un burócrata del departamento que firmaba los permisos para pedir permisos para usar el baño. Un burócrata no es lo mismo que un vago y la lotería no se saca dos veces. Brézhnev mostró el cobre y lo primero en revelar es que odiaba la felicidad y las estaciones, por lo que mandó al ejército soviético a invadir un país del Medio Oriente llamado Checoslovaquia con el fin de acabar con la Primavera de Praga, se dice que el polen le provocaba alergia.

Estos 18 años fueron bastante rápidos que ni siquiera nos molestaremos con tres párrafos para esta sección, a Brézhnev le dio por seguir invadiendo más países de Medio Oriente como Afganistán y Tuvalu Ulterior para quedar en los libros de historia como Pedro el Grande, el famoso rey ruso enano. Pero no fue suficiente con eso, por ello compró ganó la sede para los Juegos Olímicos de Moscú de 1980, pero Estados Unidos hizo berrinche porque la FIFA o quien sea que organice los Juegos Olímpicos eligió a los soviéticos antes que a la propuesta gringa de Israel, decidió no ir junto con sus amigos. No es por nada, pero esas fueron las mejores olimpiadas sin el país bullling que le cae mal a todos.

[editar] Las reformas de Gorbachov y la disolución de la Unión Soviética

¿Qué es la Perestroika?
NPI
Es aplicar el liberalismo en el comunismo, es decir que para resolver los monstruosos problemas de la URSS la sexy e invisible mano del libre mercado ayudara a la economía. También era liberar a los presos políticos contrarios al régimen para que siguieran haciendo sus fechorías y dar libertad de expresión al pueblo oprimido para que se quejaran por no tener Coca-Cola y/o comida. Todo esto que parecía genial a los ojos de Gorbachov terminó con la caída de la Unión Soviética en el 91 y la destrucción del mundo en el 92.

Boris-Yeltsin-right-with--007.jpg

"Hey, ese que traes ahí es el discurso que me robaste, yo quería declarar extinta la Unión gañán."
Borís Yeltsin a Mijaíl Gorbachov.

En la Unión Soviética en lo único que podían ponerse de acuerda las Repúblicas Soviéticas era en no estar de acuerdo, por eso no se consultaban entre ellas, quien gobernaba era el Real Consejo Soviético (aka el Partido Comunista): bigotudos temperamentales que tampoco podían ponerse de acuerdo y que debían resolver sus diferencias internas con ayuda de su subsidiaria, la mafia rusa. Pero existía un problema, los líderes que colocaban eran ya muy viejos y habían muerto en el cargo, Yuri Andrópov cuando fue nombrado tenía 97 años y Konstantín Chernenko que tenía 128 años al ser electo, murieron pocas décadas después por motivos naturales y no pudieron completar su periodo presidencial de cien años, por eso decidieron ir por sangre joven, nombrando a un calvo y arrugado Mijaíl Gorbachov de 71 años.

Pero la juventud trae sus consecuencias, con él la Guerra Fría terminó abandonando Afganistán tras nueve años, dejando vivo a Osama bin Laden para siempre. Por otro lado, olvidó mandar reparar el Muro de Berlín lo que a la larga acaecería en que unos vándalos de Alemania Occidental (capitalista) lo tiraran en el 89 solo para poder irse a vivir a las comodidades del comunismo de la Alemania del Este.

Luego de tantos años y tantísimos huevones a su cargo, las repúblicas socialistas soviéticas se pusieron de acuerdo: darle una patá en los cojones a la Unión y hacerse independientes, todos pensaban que la gran Rusia no lo permitiría, pero la famosa Perestroika tampoco ayudó mucho, sólo sirvió para que gente que milagrosamente vivía a pesar de cómo trataba a su hígado, como Boris Yeltsin, se hicieran famosos y populares. Así la República Socialista de Rusia fue la primera en decir chao nombrando como presidente comunista ruso (no soviético) a un anticomunista para variar un poco las tradiciones. La cosa no hubiera pasado a mayores, de no haber sido porque el propio partido comunista soviético se dio un autogolpe de Estado para sólo ellos saben qué, pero en la política equivale a darse un balazo en un pie a sí mismo, dejando sin gobernante de la URSS a la Unión durante 15 minutos, tiempo que aprovecharon las naciones para despedirse. Cuando Gorbachov llegó tras 16 minutos, ya no había nada qué gobernar, así que él mismo decidió declarar extinta la Unión Soviética tras 74 años de atemorizar al mundo para posteriormente tomarse unas vacaciones permanentes en La Chingada, la historia lo recordará por eso.

[editar] Referenciovsky

  1. Al final fue asesinado por el catalán Ramón Mercader que aseguraba que mágicamente oía las órdenes de Stalin por un teléfono

[editar] Véase también

Herramientas personales