InciLeaks/Michel Temer, con las manos no muy limpias en el poder

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

El éxito llega a uno mismo solamente cuando se toma, no importa cuanto lo merezcas y lo ansíes, no importa que seas el buen empleado del año, entregando los documentos a tiempo, llegando temprano y quedándote horas extras, si al final el bono extra será para el o la imbécil que le compró el carro al jefe o le hizo una tremenda mamada. El éxito, el poder, la consumación, el arribo a la cima, se tiene que tomar no importando a que o quien tengas que pisotear, que ventana tengas que romper o que sopa tengas que envenenar, si se quiere el triunfo, debe arrebatarse de cualquier manera posible, de preferencia en la misma cara de quien lo tomaste. El éxito es algo que el actual presidente brasileño Michel Temer buscó por años, y al parecer cuando le ha tocado recibirlo en sus propias manos, estas no estaban muy limpias.


Houseofbrazil.jpg


[editar] Antecedentes

Temer-e-dilma.jpg

"Verás vieja como te tumbo..."

Temer, un hombre de apariencia sencilla, supuesto temperamento ligero aunque inapacible cuando se lo propone, más allá de ser un chico de la clase media de los suburbios de Sao Paulo, siempre tuvo la ambición de tener algo más en sus manos, de lograr levantarse más allá de sus paradigmas de familia de calvos libaneses suburbanos. En su carrera de derecho en la Universidad de Sao Paulo, jamás fue un estudiante de excelencia, acreditando materias de milagro y robándole las tareas a uno que otro descuidado, o al menos eso menciona el registro universitario. Aquello no representaba el fracaso para Michel, para él, el fracaso era matarse en todas las asignaturas día con día por una mísera calificación para posteriormente trabajar en un mal buffette de Río de Janeiro, defendiendo vagos evidentemente culpables de las favelas, comiendo donas diariamente y usando trajes baratos. Para Temer, el éxito no llegaría en un largo tiempo, hasta que con sus propias manos pudiera colocarse en la cima.

La cima claramente estaba lejana a lo esperado, pero las aspiraciones no se reducían, se incrementaban como el hambre furiosa de dos leones en el desierto, aunque no se que harían realmente dos leones solos en un desierto; aún así, el pasar de la abogacía mediocre y mal pagada a un puesto casi igual de mediocre como funcionario federal no era un gran avance realmente. Posteriormente en los años 80, enrolarse en la política, de un forma no muy alentadora, con puestos bajos con el escritorio al lado del baño, con apenas una uña en el gran poder que brindaba el estado de Sao Paulo. Al final, el encontrar un puesto en la asamble constituyente, se convirtió en el primer peldaño de Michel, el peldaño hacia el verdadero triunfo, como al que llegaron grandes como Pelé, Joao Goulart o Satanás.

El respeto y el poder comenzaron a llegar, la reelección como diputado lo hacía fuerte y ponerse los cojones hasta la frente. Michel tuvo contactos importantes, piezas de ajedrez claves en el juego, así poco a poco llegó el día, aquel 31 de octubre de 2010, con una alianza no muy honrosa con los izquierdistas para poder llegar a la gloria de la... vicepresidencia, la vicepresidencia, el segundo lugar, el maldito sueño truncado gracias que el Partido del Trabajo se aferró a poner a una mujer gorda y liberal al frente, aquella llamada Dilma Rousseff, encabezó las pesadillas de Michel, pero despierto tenía que secundarle y bolearle los zapatos diariamente. Dilma solo despertó más el hambre de Temer, que pasara lo que pasara, con el tiempo que fuera necesario, de cualquier manera, ascendería a la verdadera punta.

[editar] Desarrollo

[editar] Inicio

Las cosas no iban bien en Brasil con el gobierno de Dilma, al economía se quebraba, el Maracanao se quemaba tras el mundial, los ciudadanos y los chimpancés protestaban en las calles, ya no había, samba, futebol y garotas en las calles. Dilma no había hecho muchas cosas bien y comenzaba a sudar, aún así, aparentaba que todo seguía soleado y despejado al igual que en Copacabana, aún así, se podía apreciar que no faltaba mucho para que la casa de naipes de Rousseff cayera, y para Temer, eso pasaría tarde o temprano.

En un principio Temer manifestó defender a Dilma a capa y espada por cualquier problema legal, ya que su estatus de "como unña y mugre" en la constitución lo obligaba. Ambos mantuvieron una controversial charla en aquella no muy buena noche de inicios de 2015:

[editar] Conversación 1

(Traducido del idioma brasileiro para vocé)

  • Dilma: Pues vaya que se ha soltado esto...
  • Michel: ¿A que te refieres? *wink* Todo va genial *wink*
  • Dilma: Deja de lamer mis zapatos Michel, nos estamos hundiendo...
  • Michel: Lamer tus zapatos... Traes sandalias, ¡genio!
  • Dilma: Los cabrones del senado tarde o temprano se rebelarán, lo sé, pero estarás junto a mí
  • Michel: Son muchos cabrones...
  • Dilma: Tienes razón, no he hecho nada malo, ¡Todo ha sido por este país!
  • Michel: Me gusta este país...
  • Dilma: ¡Justificaré mis acciones!, Seguiremos con lo de Petrobras y la mafia china...
  • Michel: Me gusta la comida china...
  • Dilma: ¡Así es Michel!, ¡Pelearemos por esta nación!, Gracias por escucharme y estar siempre conmigo...
  • Michel: De nada, siempre y cuando haya comida china.

[editar] Impeachment

"Honoris ei qui mereteur", honor a quien lo merece, o algo así. Fue una frase muy usada por Temer durante el proceso de destitución de Dilma durante el 2016 y cuando metieron al salón de la fama brasilero a Romário, una frase que llevaba marcada desde hace un buen tiempo en la mente y también en la nalga después de una borrachera. Aquella mala noche, cuando el parlamento se reunió tras documentos revelados sobre los fraudes más fraudulentos de Dilma, documentos que estaban en manos de pocos, que solo los más íntimos conocían; aquella noche de la votación del congreso, los huesos se le carcomieron hasta los más profundo y la grasa de la panza se le revolvió totalmente, se dirigió a hablar con Temer a su oficina, con quien tuvo una fuerte charla:

[editar] Conversación 2

  • Dilma: Estoy jodida, ¡malditos derechistas!
  • Michel: Los derechistas son mis amigos... :(
  • Dilma: No importa Michel, ¡el pueblo se ha creído esa de los fraudes!
  • Michel: Creí que si lo habíamos hecho...
  • Dilma: Claro que sí, ¡idiota!, pero eso no debía saberse, inclusive con buenos investigadores, me han delatado...
  • Michel: ¿Lo guardaste bajo tu colchón?
  • Dilma: ¡Nos habíamos desecho de los contratos!, no había muchos testigos, nadie quien se pudiera beneficiar de la traición...
  • Michel: ¿Testigos de Jehová?
  • Dilma: ¿Quién pudiera beneficiarse de clavarme el puñal por la espalda?
  • Michel: Siempre dicen que es quien menos piensas...
  • Dilma: ¡De eso estoy segura!, esas pirañas del partido, del congreso... ¡Pero es casi imposible!... Espera, ¿Quién fue el primero en solicitar el impeachment?
  • Michel: Ehh... Eso me recuerda, tengo que irme... de viaje, a... Bolivia.
  • Dilma: Seguro, maldita agenda... Yo seguiré investigando esto...
  • Michel: ¡Te traeré una llama!
  • Dilma: Espera un momento, ¡Eso no está en Brasil!

[editar] Destitución

Le llegó el día, Temer despertó con una gran sonrisa aquel 19 de mayo, se puso la ropa interior más fina y la camisa de seda hecha por niños explotados en alguna fábrica de su país. Se dirigía a la toma temporal del poder, que bien sabía el que no tendría nada de temporal, vio por su ventana al pueblo encolerado con carteles con su cara tachada y en llamas, eso le gustó a Michel, el odio, el desprecio, el olor a sudor y cenizas. Pasó al baño y se limpió el culo con las declaraciones de impuestos, encendió la radio, puso bossanova y se echó un grandioso polvo mañanero con su esposa súper modelo. Llegó al Palacio do Planalto, Dilma estaba ahí, se rehusaba a darle la banda, y primeramente sostuvieron una última charla:

[editar] Conversación 3

  • Dilma: ¿El día ha llegado para tí, no?
  • Michel: Sí, es un buen día, soleado, huele a tierra mojada...
  • Dilma: ¡Que se te aproveche entonces!, espero estés feliz
  • Michel: Vaya que sí, me gusta la silla presidencial
  • Dilma: Vaya mala suerte para mí la decisión del congreso, ¿no?
  • Michel: Tu lo dijiste, son hijos de puta
  • Dilma: Pura... Mala... Suerte...
  • Michel: Eh... tengo mucho calor, iré adentro
  • Dilma: Esta bien... ¡Ladrón!
  • Michel: ¿Dónde?, ¡Voy por seguridad!
  • Dilma: Coño de la madre, ¡deja de jugar ya!, ¡Fuiste tú!, ¡Tu me entregaste!
  • Michel: Ehh...
  • Dilma: No lo esperaba de tí... ¿Tienes algo que decir?
  • Michel: Bueno, sí, supongo...
  • Dilma: Bien, dímelo de frente...
  • Michel: Ok... ¡Cállate de una vez gorda hija de puta!

El 31 de agosto del mismo 2016, Temer se consolidó como presidente oficial de la nación, a pesar del odio del pueblo, la desaprovación de los medios y el miedo que demostró tenerle Evo Morales. Michel tomó el éxito por los cuernos y se trepó en él, tomo el poder de una nación que de todas formas se caerá a pedazos con todo y futebol, samba y garotas.

Herramientas personales