Incijuegos:El Señor de los Anillos: el juego de rol/666

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

< Portada de Incijuegos < Inicio de «El Señor de los Anillos: el juego de rol»



Los puentes son traicioneros...

Puente medieval.jpg

El Director de Juego piensa que sus croquis son así...

Al volver a la taberna descubres a tus amigos entretenidos mientras le lanzan dardos a la espalda del tullido, te das cuenta de que lo tratan con el cariñoso apelativo de Dianito. Te saludan con unos gruñidos y siguen con su juego. Te sientas a descansar en una de las mesas y pides cerveza caliente y un plato de carne asada. Degustas el plato y decidís alquilar una habitación por una noche. Lo echais a suertes y te toca hacer la guardia ya que sólo necesitas dormir una hora. Tiras dados y los Dioses están contigo obtienes un 11 lo que te permite pasar una noche tranquila mientras registras las cosas de tus compañeros.

El día siguiente lo dedicais a perder el tiempo hasta que llega la noche y os preparais para acudir a la reunión con vuestro empleador. Llevas encima sólo lo necesario, la espada, el escudo, arco y carcaj, la foto de tu novia imaginaria y sobre la ropa ligera tu cota de malla (miras con envidia la coraza completa del enano y recuerdas que será lo primero que le robes cuando muera). Realizais una tirada de encuentros y obteneis un 31 y decidis hacer una pausa para discutir los pormenores del encuentro y solicitais al DJ que os haga un croquis de la zona.


Mientras tanto fuera de la partida



Tú: Deberíamos aproximarnos sólo tres mientras yo me quedo en retaguardia cubriendonos con mi arco.
Mecawen: ¿Os tengo que recordar mi maldición gonorreica?
Lehendakari: ¡Me cago en Aulë! Aquí mando yo y digo que vayamos a pelo, que es eso de ir como elfos maricas, valga la redundancia, por detrás y con alevosía. Aquí nadie tiene huevos a traicionar a un enano y el que lo haga le meto tal hachazo que va a poder cagar de pie.
Mohamed: Tranquilidad chicos...
Mecawen: Claro, enano de mierda, como tu vas con tu súper coraza....
Lehendakari: Ya os dije que os hicierais como personajes unos enanos, somos los mejores...
Tú: Soy el mejor con el arco, yo debería quedarme a cubrir en caso de que sea una trampa.
Mecawen: Sí claro, así podrás huir que es lo que mejor se te da, como en aquella ocasión en la que estábamos prisioneros en un campamento orco y escapaste sin avisarnos ni decirnos nada.
Tú: ¡Argh! ¿Me lo vas a recordar cada media hora? Ya os dije que fui al Pony Pisador para solicitar ayuda de los guardabosques.
Lehendakari: ¡Mentiroso de mierda! Al final nos liberamos solos y te encontramos bebiendo vino en la posada.
Tú: Bebiendo vino, avisando a la guardia, ¿a quién le importa? Lo fundamental es que confieis en mí, yo me quedo detrás de eso. DJ, ¿qué mierda es eso?
Director de Juego: Eso es la tumba donde va a yacer tu personaje.
Tú: Vale, pues me quedo ahí escondido en acción de oportunidad. Si ocurre algo raro ataco.
Lehendakari: Bah, es igual Mecawen, este tío es un cobarde vayamos nosotros. ¿Mohamed, te vienes?
Mohamed: Bueno.


De nuevo en la partida...


Puente cutre.jpg

... pero los jugadores los ven así.

Te diriges al escondite y lanzas una tirada de esconderse de dificultad Media, obtienes un 78, no esta mal, permaneces oculto con el arco en las manos y una flecha lista. Mientras tanto tus compañeros se dirigen hacía el puente, el Director de juego te pide que salgas de la habitación por un momento.

Pasan los minutos y arrimas en vano la oreja con la intención de escuchar, al cabo de cinco minutos escuchas a Lehendakari gritar «¡Por las frondosas barbas de Durin I! ¡A este imbécil lo mato yo!». Observas como sale del habitación el DJ y te pide que vuelvas. La escena no puede ser más desoladora, Lehendakari en un arrebato de locura ha matado de un certero hachazo a Drug Luin cuando ves desde tu posición como de un callejón de la otra orilla del río aparecen dos figuras oscuras avanzando a toda velocidad en dirección al puente. El Director de Juego te mira con una sonrisa de oreja a oreja y te pregunta entregándote los dados: «¿Qué haces mi querido Enthil?»


Herramientas personales