Incijuegos:El Señor de los Anillos:el juego de rol 2/891

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

< Portada de Incijuegos < Inicio de «El Señor de los Anillos:el juego de rol 2»



El kraken...

Bebé pulpo.jpg

¡Kraken!

La horrible criatura meneaba sus enormes tentáculos fálicos por la cubierta del navió en busca de aperitivos de las seis. Esperé agachado y le dije al Diretor de Juego que en cuanto pasase un tentáculo cerca de mi le metía un tajo. Mecawen se preparó para realizar un Rayo Igneo y el enano estaba aturdido un asalto por el golpe recibido por lo que de momento no podía hacer nada. La magia va primero, por lo que la primera en atacar fue la elfa, lanzó el rayo igneo y un haz de fuego salió de su dedo medio impactando en el kraken de lleno, quitándole 56 Puntos de Vida y dejándolo aturdido 2 asaltos. Aproveché esta oportunidad, ya que no me podía atacar, para meterle unos espadazos. Me acerqué sigilosamente y me preparé... ¡Un 79 en la tirada de ataque! ¡Le corté un tentáculo y me apunté mi primer crítico de Nivel 25! Lo que me otorgaría suculentos Puntos de Experiencia. Rápidamente tras el ataque volví a mi sitio y me escondí... No pongais esas caras queridos piratas, la vida del jugador de rol es muy dura, ¿no sabeis el tiempo que cuesta crear una nueva ficha de personaje? De todas formas, en el momento en que me escondía aparecierón el capitán y el piloto y sin tiempo a pestañear o a colocarme bien el sujetador el kraken los agarró con sus tentáculos y se los metió en la boca despareciendo de la vista.

Nos habíamos quedado sin los únicos que sabían llevar el timón del barco. Desesperados comenzamos a correr en circulos mientras nos tirábamos del pelo. Pero tuve una idea genial, me fui rápidamente al camarote del capitán y me dispuse a buscar el mapa. En efecto, como no podía ser de otra manera, saqué un 99 en percepción y descubrí que el mapa se hayaba escondido detrás de un cuadro, que curiosamente era otro mapa de un tesoro. Contento por la hazaña, subí a cubierta deseoso a compartir la noticia con los demás y justo en ese momento fue cuando aparecisteis vosotros y nos apresasteis.

...


Una historia genial... ¿Pero por el Tridente de Ulmo dios de los oceanos y provocador de maremotos, me puedes decir a que viene que nos contaras esta historia?— Inquirió Mill el Muerto de aburrimiento.


Muy sencillo, estaba ganando tiempo para que aparecieran mis amigos a salvarme.
Es porque no soy muy bueno en la Habilidad secundaria de cordelería y necesitaba tiempo para desatarme..

Herramientas personales