Incijuegos:Star Wars, el juego de rol/jedi5

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

< Portada de Incijuegos < Inicio de «Star Wars, el juego de rol»


Que la fuerza te acompañe...

Vaderobama.jpg

El final de una épica batalla

Entras a la cueva con la chica tras correr emocionado y casi caer en la boca del sarlacc. El dragón krayt es un simple esqueleto que te hace ganar miedo+6. Hombre, es muy grande y demasiado miedoso en comparación. Te acercas hacia el final de la cueva, y ves que un grupo de stormtroopers junto a un tipo con una capucha que presumes es un testigo de Jehová y no un Lord Sith, ya que está diciendo demasiadas incongruencias juntas. Más a lo lejos ves al maestro que buscas, fundido en carbonita. Miras a la chica a los ojos, y juntos van al ataque, con tal de rescatar a aquel misterioso maestro.

Haciendo uso del Empujón de la Fuerza logran acabar con los stormtroopers, pero la figura encachupada acaba siendo el Lord oscuro de los sith.

—¡Usted es el Lord Sith que estamos buscando!
—Ya has dicho eso.
—¿Pero lo es o no lo es?
—¿Y a ti que te importa?
—Porque si no lo es, atacarlo sería un acto carente de todo valor tanto moral como social, sería caer en una bajísima emoción cuasi animal, y desmembrar a un viejo artrósico con posibilidades de tener Alzheimer por haberlo confundido con el lord sith que estamos buscando, no es algo de mi total agrado.
—Cállate de una puta vez y pelea.

Empiezan la batalla, tú y la chica contra el Lord Sith que estaban buscando. Los choques de los sables láser dejan atónitos a los jawas, hombres de arena y banthas presentas, y la misma agilidad+12 que alguna vez usaste para mirar el culo de la chica que ahora pelea a tu lado ahora la usas para combatir el lado oscuro de la Fuerza. Todo va bien hasta que usa Ahorcamiento de la Fuerza sobre la chica, la cual queda inutilizada por el resto de la pelea, perdiendo más de la mitad de sus puntos de vida. Y tú pensabas que era de alguna utilidad tener alguien con enormes tetas en tu equipo.

Mientras tanto, la pelea entre los dos sigue, hasta que decides usar la técnica más poderosa jamás empleada y a la cual se debe recurrir en casos extremos: La llave mortal del piquete de ojos y la patada en los huevos de la Fuerza, que de Fuerza no tiene mucho, pero no importa. El anciano sith está profundamente debilitado, por lo que aprovechas y lo rematás usando el golpe más poderoso en tu arsenal de Shien. Ya acabado el sith, vas en busca de la chica, quien está bien, y te abraza suavemente para luego susurrarte cinco palabras al oído.

Obviamente, te olvidas de rescatar al maestro. Ya estuvo un año en carbonita, puede esperar dos horas más.

[editar] ¿Qué quieres hacer?

Herramientas personales