Incijuegos:Terror en Silent Hill/12

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

< Portada de Incijuegos < Inicio de «Terror en Silent Hill»


Siguiendo a Casper...

Dog-end.JPG

Te acercas lentamente hacia el fantasma y éste, inmediatamente, comienza a flotar hacia algún lugar, esperando a que lo sigas. Avanzas por todos los pasillos y el muy graciosete te lleva por los que más aberraciones y monstruos hay. Después de caminar durante un buen rato llegas hasta el lavabo de chicas, por el que el fantasma te indica que entres. Entras encantado esperando encontrarte a una jovencita desnuda y, al entrar, encuentras, efectivamente, a una jovencita desnuda pero que tiene cinco piernas que le salen de la sien con sus respectivas vaginas. Vomitas durante cinco horas seguidas y es entonces cuando el fantasma entra en el lavabo (sabiendo que la aberración se ha ido ya) y le hace señas al retrete. Concluyes que debes entrar por él por lo que haces acopio de valor y te tiras de cabeza. En consiguiente te pegas una hostia monumental y, después de reírse durante un rato, el fantasma acciona un mecanismo que hace que el retrete se aparte dejando al descubierto una puerta secreta.

Al entrar encuentras que el ambiente cambia sustancialmente: ya no está todo oscuro y no hay señal de armas y sangre por ningún lugar (pero si de drogas, gracias a Dios). Ves frente a tus ojos un gran ordenador o centro de control lleno de pantallas y palancas. En las pantallas no hay otra cosa que videos de tus actos. Te sorprendes mucho al ver sobre una silla, justo delante del panel a un perrito accionando palancas. Te tiras al suelo al descubrir que todo ha sido obra de un perro y el perro se compadece de ti. Para animarte empieza a entonar una canción que dice así: Guau, guau, guau, guau, guauuuu; rrrrrr. Juntos empezais a cantar y a bailar y, como atraidas por la música, llegan unas cuantas go-gos y strippers a unirse al baile.



¡ENHORABUENA!
Has conseguido el Dog-ending el final más feliz de todos

Tu puntuación es de: 0
Herramientas personales