Incijuegos:Terror en Silent Hill/22

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

< Portada de Incijuegos < Inicio de «Terror en Silent Hill»


¡Enfermera! ¡Enfermera!

Enfermera123.jpg

Pulsas la Planta 2, la de cuidados intensivos. Piensas que, por lo menos, estará plagado de enfermeras atentas y atractivas. Por supuesto, piensas erróneamente. Al abrirse la puerta del ascensor oyes un respirar agitado y sales corriendo, eufórico, hacia la fuente del ruido pensando que se trata de un orgasmo. Cuando llegas, y para sorpresa y decepción tuya, ves que se trata de una enfermera. Hasta ahí todo iría bien, pero es que la enfermera tiene pocas tetas y, por no tener, no tiene ni cara. Te vas corriendo mientras gritas como una nenaza hasta que llegas a perderte por los pasillos. No paras de oír el incesante gemido de la enfermera lo que hace que acabes vomitando. Después descubres con estupor que has vomitado sobre otra enfermera, que te mira (sin ojos) con una mirada asesina.

Después de un rato de correr y de llevarte sustos por un tubo, te das cuenta de que lo mejor sería entrar en alguna de las habitaciones, por lo menos antes de que las más que numerosas enfermeras se agrupen... aunque quizás deberías haberlo pensado antes de estar acorralado entre dos puertas con cientos de enfermeras con porras, jeringuillas, pistolas y bolígrafos. Intentas abrir la puerta de la derecha pero está atascada. No sabes si intentar abrir esta o pasar directamente a la otra y pararse a pensarlo (con los años que esto requiere) podría dar una oportunidad a las enfermeras para despedazarte las orejas.



Abres la otra puerta
Le pegas una patada a la puerta atascada
Corres por la pared a lo Prince of Persia y vuelves al ascensor
Herramientas personales