Incijuegos:Terror en Silent Hill/33

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

< Portada de Incijuegos < Inicio de «Terror en Silent Hill»


El Diario de Alessa Gillespie

Alessa SH.jpg

Entras decidido por la puerta que tiene el símbolo nazi y una luz cegadora te ciega casi por completo. Ves tu vida pasar por delante de tus ojos como si de diapositivas se tratasen y, después de dos horas de aburrimiento extremo y de ver como te has pasado tu vida tumbado en el sofá, todo se aclara de nuevo. Te encuentras en una habitación. En ella hay una silla de ruedas y una cama. Sobre la cama hay una niña pequeña.

Hola <inserta tu nombre aquí>, te estaba esperando— dice con una voz angelical a la vez que demoníaca—. Tu presencia aquí me satisface. Antes que nada, tengo que decirte que Tungu ha muerto: ha sido arrollado por un trailer mientras intentaba huir del colegio en el que se encontraba prisionero. Pero no temas, volverás a ver a Tungu. Antes que nada, me presento: soy Alessa Gillespie. Mi vida ha sido una tortura eterna y cada minuto de mi vida ha sido un suplicio. Quizás me recuerdes de películas como la niña del exorcista o como Silent Hill, aunque eso carece de importancia. Yo era una niña normal, ¿sabes <inserta tu nombre aquí>? excepto que mi padre era un demonio, un arcángel caído, pero por lo demás, era normal. Aún así mis compañeros de escuela no lo entendían y me marginaban, me pegaban y me decían algo... me llamaban Tungu, que significa bruja en el idioma de Silent Hill. Si <inserta tu nombre aquí>, quizás recuerdes el pupitre de la escuela o quizás no porque hayas elegido otras opciones, pero lo que importa es que, cuando tenía trece años, me quemaron viva. Como lo oyes, los habitantes de Silent Hill, que seguían un culto extraño hacia alguien a quien ellos llaman el Fonzi. Aún así yo sobreviví. Y mi bondad se separó de mi maldad y de mi salió ese ser creado por la esquizofrenia al que tu llamas Tungu.

Heather SH.jpeg

Después de eso dediqué las pocas fuerzas que me quedaban a crear un infierno para la gente. Sí lo se, no es algo que se haga así porque sí, pero con un poco de agua y desengrasante no es tan difícil hacerlo ¿sabes? Tu estancia aquí es meramente casual, tu no deberías estar pagando los platos rotos de nadie, ellos se merecen la tortura eterna, tú no. Sé que la pérdida de Tungu es muy dura <inserta tu nombre aquí>, pero te recompensaré. Mi bondad aún sigue vigente y puedo proporcionarte a otro amigit@.—en ese momento se crea una luz luminosa y al apagarse aparece un ser muy querido... ¿ella es Tungu? ¡pos está como un tren!—Adiós <inserta tu nombre aquí>, debo retirarme a mis torturas. Siento lo ocurrido, haré que vuelvas a tu coche y no recordarás nada.

Abres los ojos. Te encuentras en tu furgoneta (bueno, de tu tío) y te duele hasta el bolsillo. Intentas mirar por la ventanilla pero al parecer hay una niebla muy espesa que te impide ver el exterior, o eso o es que Tungu se está fumando un porro fuera... ¡Tungu! Fiuuu, la hermosa Tungu se encuentra sentada a tu lado semidesnuda, como era de esperar. Le tocas una teta y enciendes la furgoneta. No sabes porqué pero se te han quitado las ganas de ir a Silent Hill por vacaciones. Arrancas y te diriges al hogar con tu querida esposa Tungu.



¡ENHORABUENA!
Has conseguido el Good+-ending el verdadero final del juego

Tu puntuación es de: 2
¡Has desbloqueado un condón para usarlo con Tungu!
Herramientas personales