FANDOM



Llorando ¡Atención!
Este artículo trata temas políticamente incorrectos por lo que su lectura puede producir llantos y ataques de rabia

Al reírse de estos temas te expones al riesgo de que algún ofendido te denuncie o te mande una bomba por correo

Ridículo

Ya no hay hombres de verdad.

¿Te has sorprendido a ti mismo comprándote un gel exfoliante? ¿Te gustó el cambio de reparto de la nueva película de Las Cazafantasmas? ¿Te han regalado una camisa de color rosa o con florecitas y has pensado en ponérsela? ¿Estás considerando seriamente comprar el iPhone más reciente? No nos extraña. Es que hoy en día la sociedad está en una auténtica crisis.

Vivimos en un mundo confuso. Los desastres naturales, el terrorismo, la delincuencia, la decadencia económica y las guerras son síntomas inequívocos de la gran tragedia que padece la humanidad: Los hombres se están amariconando. ¡Se depilan el pecho, las piernas, las axilas y hasta los genitales! ¿Qué será lo próximo? (es una pregunta retórica, por favor, no des ideas). Se ponen no sólo desodorante, sino también perfume y loción para después del afeitado. Tienen que ser sensibles, y llorar, pero no porque Bruce Willis y su hijo se estén despachando a destajo a los terroristas en Chernóbil, sino porque Kate Graham, una planeadora de bodas, tras planear tantas, se siente triste porque todavía no tiene novio y desearía protagonizar la suya. Incluso algunos han comenzado a usar maquillaje o crema de baba de caracol para ser más atractivos. ¡Y todo esto, en muchos casos, sin ser homosexuales! Evidentemente, el mundo ha olvidado la auténtica virilidad. Para recuperarla, ofrecemos a todos los aspirantes a ser hombres de verdad esta Guía del auténtico macho, que les ayudará a recuperar las buenas maneras para sobrevivir en estos tiempos difíciles.

La culturaEditar

Brokeback

No hay nada tan macho como una película de vaqueros.

Para ser un auténtico macho tienes que aplicarte a fondo, y eso incluye cultivar tu intelecto con obras realmente viriles.

CineEditar

Clint Eastwood será una guía a seguir, debes fumarte puros y cuando sientas que te va a quemar el labio... Cómetelo, toma un trago de güiski de la botella y luego, acomódate el paquete. Chuck Norris, por supuesto, es un modelo esencial, pero también lo es Jean-Claude Van Damme. Otras filmografías imprescindibles son las de Arnold Schwarzenegger, Sylvester Stallone, Jason Statham, Jet Li, Steven Seagal, Russel Crowe, Danny Trejo, The Rock, Vin Diesel, James Bond, e incluso Charles Bronson (los clásicos nunca mueren). Die Hard (Duro de matar, porque La jungla de cristal -título de esta película en España- no es suficientemente macho) es la mejor película de la historia, y John McClane, ahora y siempre, otro modelo a imitar y es OBLIGACIÓN ver su franquicia. OBLIGATORIO ver también la franquicia de Los Indestructibles/Mercenarios, la franquicia de Búsqueda Implacable/Venganza, la de Duro de Matar/La Jungla, la de El Transportador, la de Rápido y Furioso/A Todo Gas, la de Rambo, y la película 300.

Si ves una copia de Titanic, Ghost, Crepúsculo, cualquier película de superhéroes (porque eso ya es de frikis), o Pretty Woman, haz un favor a la humanidad y quémala (con fuego no con una computadora/ordenador). Luego de quemarla, acomódate el paquete.

TelevisiónEditar

El verdadero macho se apodera de la tele para ver deportes. Aparte del futbol puedes ver otros deportes varoniles como el boxeo, los deportes extremos, las MMA, el futbol americano, los torneos de poker, el billar, el hockey, y el rugby. Es de Frikis interesarse por rarezas como el Jai Alai o el Lacrosse. A pesar de las apariencias, ver WWE o cualquiera sus variantes promueve la mariconería; pues aunque puede que engañe a los más incautos, pocos programas son tan gays como para mostrar a musculosos hombres semidesnudos en calzoncillos sujetándose o presionándose unos a otros contra el piso. También verás las noticias, para ser un hombre informado, así como las películas (ver el apartado cine) y series de acción (algo como "Hawaii 5-0", "Vikingos" ó "24", no tonterías estilo "CSI" o "Breaking Bad"), y comedias rudas. El Doctor House, Charlie Harper y Al Bundy serán otros ejemplos a imitar.

Ver telenovelas, programas de espectáculos, comedias juveniles y realitys cursis es para maricas, idiotas o los dos.

VideojuegosEditar

Un macho prefiere videojuegos donde haya muchas balas, destrucción, sangre, armas, chicas, zombis, monstruos, guerra, peleas y/o caos. Juegos estilo Resident Evil, Gears of War, la saga SOCOM, Dead Space, la saga Tekken, Las sagas Street Fighter y King of Fighters, la saga Wolfstein, Doom, La saga Metal Gear, La saga Duke Nukem, los juegos de Tom Clancy, la saga Grand Theft Auto, la saga Call of Duty, Dispara al Chico Plástico 1 y 2, o al menos los juegos de estrategia militar. Y recuerda que nunca debes pasarte la historia, es mejor idea matar a todo ser que se mueva.

También debes jugar juegos de deportes varoniles, como soccer, fútbol americano, boxeo, mma, lucha libre y deportes extremos.

Si ves un promo de My Talking Tom, Cut the Rope, Five Nights at Freddy's, Clash of Clans o peor, Candy Crush Saga; destrúyelo, luego acomódate el paquete.

InternetEditar

El Internet lo usarás principalmente para seguir el pulso de las noticias, los deportes y ver lo relacionado con lo mencionado en el apartado Televisión. Al entrar a Youtube, asegúrate de suscribirte a los canales que traten de deportes, policías, guerra, chicas, videojuegos violentos, artes marciales, MMA, deportes extremos, defensa personal, y armas. Básicamente lo usarás principalmente para entretenimiento y consumo, como leer noticias y hacer banca electrónica. Usa las redes sociales para reunir información para imponer tu influencia y presumir tu virilidad, así como investigar, localizar contactos importantes y mejorar tu estátus. Pero jamás te esclavices al Facebook ni al WhatsApp ni que te importe un comino si ofendes a alguien o no te contestan. Bórralos, bloquéalos e ignóralos sin piedad. Mantén al mínimo el uso de emojis y stickers. Las páginas porno siempre estarán a la mano, aunque no hace falta que las visites.

MúsicaEditar

El auténtico macho escucha rock de motero/motociclista y principalmente jebi, de ese que puedes oír mientras vas en tu motocicleta (obsesionarse con las Harley Davidson es tan gay como hacerlo con los iPhone), con gafas de sol y la melena al viento. La música más viril por excelencia es "Born to be wild", "Bad to the Bone" o cualquiera de los Creedence Clearwater Revival. Si esto no te convence, entonces puedes escuchar Hip Hop del más rudo, ese que trata de peleas, pandillas, mujeres, drogas y una ruda actitud. Si no tienes nada de lo anterior disponible, puedes escuchar la canción de El bueno, el malo y el feo, mientras te preparas para dar una paliza a alguien que tengas cerca. Después de darle la paliza, acomódate el paquete.

LiteraturaEditar

Además de las biografías de Charles Bronson y Teddy Roosevelt, puedes leer crónicas deportivas y las noticias mientras te acomodas el paquete. Si no puedes resistir las ganas de leer más, puedes tomar los libros de Charles Bukowski, Tom Clancy, Dashielle Hammet, Sun Tzu y Friedrich Nietzsche. Las revistas porno estarán siempre a tu alcance, aunque no hace falta que las leas.

Leer otra cosa es de ratas de biblioteca que nunca han sabido lo que es un hombre de verdad. Danielle Steel, Nicholas Sparks, Stephenie Meyer, Suzanne Collins, Veronica Roth, James Dashner, Ernest Cline y E.L. James son el diablo.

TeatroEditar

El teatro es para maricones, y no se hable más. Tus únicas experiencias con las artes escénicas serán ir todas las noches a un club de mala muerte para ver putas bailando en un caño y si acaso ver las luchas en vivo o en televisión.

La mentalidadEditar

Debes tener la mentalidad firme, como una roca sin importar lo que pasa. Presumir tus sentimientos mostrará lo marica que eres. El único sentimiento que podrás expresar es el enojo. Debes decir siempre que no te pasa nada y que lo tienes todo bajo control así todo se vaya a la mierda. Así, por ejemplo no llores a menos que la ocasión sea extremadamente triste o perturbadora. Si no puedes contener tu sentimientos, al menos escóndelos. Así, debes verte fuerte, frío, agresivo y valiente. Debes darle más importancia a lo racional que es lo que realmente te distingue, como resolver medidas de vigas, ver la mejor manera de matar al maldito infeliz en un videojuego, hacer la contabilidad de la casa entre otros. También debes ser un competidor y tratar de patearle el trasero a los demás para que ganes respeto, nivel y mujeres.

El aseo personalEditar

¿Tienes loción para después de afeitar? ¿Gel hidratante para la ducha? ¿Mascarilla para el pelo? ¡Eres una nenaza! ¡Tira todo eso a la basura! Hazlo rápido, antes que nadie vea que tienes todas esas mariconadas y duden de tu virilidad. Por si alguien te está mirando, después de tirarlos, acomódate el paquete.

Si por algún motivo se ve obligado a ducharse, lo hace con jabón (preferiblemente de pisos), y se lo pasa por el cuerpo directamente, dejándole una buena dosis de viriles pelos corporales pegados. El champú debe ser el básico, nada de "rizos definidos" "aroma conquistador" ni ninguna otra mierda por el estilo. Además debes ducharte rápido.

El afeitadoEditar

Un auténtico macho siempre, absolutamente siempre, lleva una incipiente barba de tres días. Suficientemente molesta para que cualquiera que toque tu cara se pinche y pueda notar lo duro que eres. Además, un autentico macho se afeita contra-pelo, procurando hacerse por lo menos una cortada, para que quede claro que no se afeita con cuidaditos. Usar crema de afeitar y rastrillos súper dúper 3000 con hojas calibradas especialmente y barra protectora es súper marica. Lo mejor es usar un simple rastrillo básico de súper o tienda y jabón común. Y no calientes el agua, así fría úsala ¿Cómo crees que se afeitaban los soldados de la Segunda Guerra Mundial?.

Otra opción es dejarte el bigote. Pero no lo cortes ni lo arregles. Un macho de verdad debe tener el bigote tan grande y enmarañado que podría servir de nido de cucarachas. Emiliano Zapata, Friedrich Nietzsche y Teddy Roosevelt deben ser tus referencias de estilo.

La ropa interiorEditar

Tangaatletic

¿Un slip/calzoncillo de un equipo de fútbol es de machos? Si te permite acomodarte el paquete, la respuesta es sí.

Nada de boxers ajustados, y por supuesto, olvídate del tanga si no quieres que los autores de este manual vayamos a tu casa y te demos la patada en el culo que te mereces. Sólo verás tangas cuando una mujer te los enseñe bajo sus pantalones de talle bajo (en este caso procura aullar y babear, para que ella note que ha pasado cerca de un auténtico macho). A ti te bastan unos calzoncillos lo suficientemente sueltos como para que dejen respirar a tu paquete, y te lo puedas acomodar siempre que haga falta.

Acomodarse el paqueteEditar

Por mis cojones

Este tío es un auténtico macho, ¿ves cómo se acomoda el paquete?

Un auténtico macho tiene los huevos y el pene tan grandes y varoniles que necesita acomodárselos continuamente. Si Dios te tenía bronca y te otorgó un paquete pequeño, da igual, tienes que acomodártelo. Pon tu mano derecha en la entrepierna, agárrate el paquete y muévelo hacia arriba y hacia un lado. Hazlo de forma obvia, para que todos lo vean. Un auténtico macho nunca se avergüenza de sus gestos viriles. Hazlo en la calle, en casa, en el ascensor, mientras esperas el autobús, cuando estás en el sofá mirando la televisión, mientras montas tu motocicleta, en la cola del Mercadona|supermercado... Siempre es buen momento para acomodarse el paquete.

El auténtico macho en sociedadEditar

Un auténtico macho tiene un comportamiento social que es un ejemplo de genuina masculinidad. Debe gritar, insultar, escupir, acomodarse el paquete y eructar al mismo tiempo. También hacer concursos de pedos con otros machos. Aquí va una guía más detallada para las situaciones más habituales:

Mirando deportesEditar

Patoyañez

El fútbol, deporte de auténticos machos que se acomodan el paquete.

Esta es tu actividad social favorita a partir de ahora. Debes reunirte con tus amigotes, tomar cerveza, cagarte en la madre del árbitro o réferi e insultar a los rivales. Si alguna vez vas al estadio, no te olvides de lanzar objetos al campo de fútbol, a ser posible que impacten en la cabeza de algún asistente técnico, o del árbitro, si tienes la suerte de que pase cerca tuyo. Si le das, celébralo con tus amigos, y luego acomódate el paquete.

En la discotecaEditar

A este tipo de sitios irás pura y exclusivamente en busca del sexo opuesto (si el sexo que te atrae no es el opuesto, lo siento, te has equivocado, deberías leer la guía para ¡¡¡¡nenazas y maricones de mierda, que pervierten a nuestros hijos con su vicio y no saben apreciar el valor de un buen par de tetas/bubis!!!!). Nunca, repito, nunca, bailarás. Bailar es de nenas. Si alguien menciona a Patrick Swayze (el de Dirty Dancing), debes recordarle que ese tío también interpretó a una jodida drag queen en otra película, así que no vale como ejemplo de macho, por muy cuadrado que esté. Además el macho de verdad disfruta su música cabeceando, chocando con los demás (mosh) o haciendo breakdance (si se inclina por el Hip-Hop). Te pararás tranquilamente a otear el horizonte en busca de féminas con las que practicar el coito. Mientras lo haces, puedes acomodarte el paquete.

En el trabajoEditar

Hay pocas profesiones dignas de un auténtico macho: obrero de la construcción, peleador de Artes Marciales Mixtas, trabajador del acero, electricista, granjero, mecánico, boxeador, herrero, gigoló, camionero, petrolero, plomero/fontanero, sicario, deportista extremo, obrero, carnicero, contratista, comentarisa deportivo, pescador, jardinero, pintor de casas, cazarrecompensas, operador de maquinaria, cargador, leñador, guardaespaldas, doble de cine, repartidor de gas o agua, cazador, corredor de autos o motocicletas y policía o militar con tendencia a la brutalidad (pero NO de la Marina). Por supuesto, olvídate de los trabajos de oficina, y también de ser artista a menos que seas de un grupo de rock o rap. Sobre todo, NO te dediques a ser cantante, salvo que sea de Rock, Heavy Metal o Hip Hop. La gente fuera de estos estilos hace cosas como llorar, tener sentimientos y un montón de mariconadas más. Ah, casi me olvidaba, si participas en un Reality show, que sea de algo rudo como de boxeadores, leñadores, motociclistas, deportistas extremos, cazadores, peleadores u otras cosas parecidas.

Todas putasEditar

Supermodelos

Aunque sea difícil resistir la tentación, recuerda que a un auténtico macho sólo le gustan las mujeres.

Como habrás imaginado por el título, en esta sección hablaremos de la relación del auténtico macho con las mujeres. Las mujeres son objetos de deseo. En el mejor de los casos, el agujero donde insertar tu falo viril. En el peor, reprimidas estrechas que no quieren que les insertes tu falo viril. En este último caso, léete la siguiente sección.

La seducciónEditar

El auténtico macho es un maestro de la seducción, pero de la SEDUCCIÓN con mayúsculas, de la que ya no hay. Olvídate de las flores, los bombones y toda esa mierda. Un auténtico macho usará sus viriles puños para salvar al agujero a la mujer que desea de algún maleante que la esté atacando (siempre hay algún maleante atacando a las tías buenas, ¿o es que tú no has visto nunca una película?), y después se acomodará el paquete. Gracias a este derroche de testosterona, la fémina en cuestión sentirá tal deseo hacia el auténtico macho que sus bragas no se secarán en semanas. Al momento de hacerlo, procura darle varios orgasmos y gruñe como animal mientras lo haces para que vea al macho que realmente eres. Luego, ve con otra y así por el estilo. Debes hacerlo con el mayor número de mujeres que puedas para mostrar lo macho que eres. Eso sí, usa protección. No estamos de humor para demandas por embarazos no deseados o enfermedades.

La vida en parejaEditar

Un auténtico macho tarde o temprano deberá vivir con la chica buena que ha elegido, sobre todo para que nadie piense que no quiere casarse por ser maricón. Cuando la convivencia dé comienzo, el auténtico macho ordenará a su mujer que se encargue de la limpieza, la comida y las mamadas. Él ya hace bastante trabajando y trayendo el dinero a casa. En su hogar el auténtico macho sólo tiene dos obligaciones: mirar el fútbol, tomar cerveza y acomodarse el paquete.


Últimos consejosEditar

  • No comas verduras. El auténtico macho come carne, y si está cruda, mejor. Además tampoco debes temerle a la comida chatarra ¡Al contrario! Si es picante, mucho mejor.
  • En informática no se te ocurra utilizar un Macintosh, es de afeminados. Tampoco Windows XP y ya no digamos Windows 7, Windows 8, ni Windows 10 con sus colorines... ¡¡¡Un verdadero macho usa MS-DOS!!!
  • Tampoco debes usar un celular carísimo como el iPhone ni el Galaxy mayor, los dos con sus tonterías y colorines. Eso también es de maricas. Un macho de verdad usa un celular básico o de gama media.
  • Ejercita tus músculos, pero nunca en el gimnasio (es caro y está lleno de gays y metrosexuales.) Puedes poner un banco de pesas en tu casa, aunque lo ideal es arrastrar pesados troncos por la nieve, pasar subsoladores en pleno agosto o mejor todavía, hacer lagartijas (presses militares), abdominales y sentadillas.
  • Un sonoro eructo siempre queda bien.
  • Mastúrbate con cierta frecuencia para que se te agrande el pene.
  • Nunca jamás llores. Para conseguirlo al 100%, puedes entrenarte pelando cebollas todos los días.
  • Por último, pero no menos importante, todos los días, al levantarte, acomódate el paquete.


Las pruebasEditar

Una vez que hayas cumplido con esta guía, debes demostrar constantemente que eres un macho enfrentando peligros, negando el miedo, mostrando tu potencia sexual y mostrándote duro. Estas son algunas pruebas que puedes encontrar como ejemplo:

ChixpyLogoIncilibros
El famoso libro Cómo sobrevivir en la guerra ya está disponible en todas las librerías del mercado. ¡Adquiéralo ya por sólo 5 leros!
  • Beber licor.
  • Tener sexo con prostitutas (con protección claro está).
  • Tener sexo con varias mujeres.
  • Mantener el ceño fruncido para dar a entender que no deben meterse contigo.
  • Arreglar cosas eléctricas sin apagar el interruptor.
  • Nadar en lugares peligrosos.
  • Conducir a alta velocidad.
  • Levantar objetos pesados aunque sea sólo para demostrar.
  • Escuchar Heavy Metal o Hip-Hop rudo en público sin importar lo que piensen los demás.
  • Subirte a una atracción extrema (como la montaña rusa) en el parque de diversiones.
  • Comer botanas y bocadillos, y si son picantes, mejor.
  • Mostrar tu potencia sexual provocándole varios orgasmos a tu pareja en cada sesión.
  • Mostrar tu hombría con posiciones que muestren un aire de dominio y chingonería.
  • Mostrar tu fuerza física, como levantar objetos pesados.
  • Mostrar tu indiferencia al dolor (por ejemplo, si te golpeas el dedo reacciona como si nada hubiera sucedido).
  • Practicar artes marciales o boxeo.
  • Lanzarte del Bungee.
  • Romperte por lo menos un hueso.
  • Escapar de tu casa por un día al menos.
  • Practicar Parkour.

No olvides que los demás estarán observándote (peor ahora que hay Internet y teléfonos), y son los que tendrán que decidir si eres o no un macho. Por eso es importante presumir de estos logros (así sea por Facebook) para poder competir por poder, dinero, mujeres y otras cosas. No temas si se enojan con tus logros, es envidia.

Más material cargado de testosteronaEditar

Librotachado
Se supone que los ladrones de WikiHow tiene un libro sobre el tema, pero resultó ser un infame Clickbait.


Cervantes

Artículo destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada por decisión popular.

Los rumores sugieren que sus autores fueron instruidos
por el mismísimo Miguel de Cervantes.