Incilibros/Manual del náufrago

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Cita3.png¡Llegué a las Indias de nuevo!Cita4.png
Cristobal Colón luego de su trauma post-naufragio.
Cita3.png¡Guárdame mi automóvil, que voy a naufragar unos días en el Caribe!Cita4.png
Usted antes de leer este manual.
Cita3.pngYo conocí el amor un Viernes.Cita4.png
Cita3.pngUn naufragio es como una caja de bombonesCita4.png
Tom Hanks alucinando.
Náufrago.jpeg

El antes y después de un náufrago. Nótese su pelo rubio, largo y su apariencia más atlética luego del naufragio.

Seguro que usted es uno de esos tipos que ha soñado con naufragar toda su vida: estar en una aventura, llenarse de picadas de mosquitos, limpiarse la caca con los tablones de la balsa y llenarse los pies de callos. Claro que sí, lo sabemos, por eso le presentamos este manual para que usted cumpla su sueño más anhelado. Es un sueño que ninguno de sus familiares o amigos (hasta los imaginarios) han podido entender; la oportunidad y la emoción de estar cerca de la muerte, y librarse de ella para estar a solas con la poca gente que sobrevivió de este aparatoso incidente, solos en una isla y sin saber si algún día podrán regresar a casa.

Pero recuerde, un naufragio siempre es accidental, así que, a menos que quiera convertirse en un multihomicida que es buscado por el FBI y no precisamente porque está desaparecido, debe esperar su valioso turno; ya le tocará. Y no, no llore, no ayudará en nada.

[editar] Pero... ¿por qué?

Cita3.png¡Uy, no! ¡El agua no! Abriré esta mierda que sino me ahogo.Cita4.png
Moises antes de abrir el mar rojo.
Kayak.jpg

Parece que éste no es su día de suerte.

Pero ¿por qué no? ¡Libérese de su fobia al agua, maldito mozalbete antihigiénico! Siga al pie de la letra estas recomendaciones y se dejará seducir por las aventuras de Robison Crusoe, las apasionantes vivencias del guatón que sale en Lost, y las emociones de un contador público. No se arrepentirá.

Además, aunque usted no lo crea, muy en el fondo eso es lo que desean sus amigos y familiares: especialmente su esposa y uno de sus cinco amantes (los demás viven de su dinero, así que no les conviene). Dios quiera que tenga suerte.

[editar] ¿Cómo naufragar?

Titanic.jpg

Si le da frío en el agua pídale a DiCaprio que lo envuelva con su cuerpo.

Si usted quiere buscar algún método de naufragar y no ser un multihomicida, es algo un poco complicado, pero confiamos en usted... En realidad no, pero le decimos que sí para que no pierda su autoestima. Hay muchas formas de hacerlo:

  • En barco: Para naufragar en uno de éstos procure que el comandante del barco diga: "Ésto ni Dios lo tumba... Los icerbergs sí, ¡tengan cuidado!". Búsquese algún romance en el barco, y contacte con una chica que seguramente nunca más verá... sólo tenga cuidado que no le juegue sucio. Una manera muy fácil es saliendo una noche de lluvia...
  • En un automóvil: Siempre tendrá a disposición un carro que puede hurtar de su vecino e irse corriendo al precipicio que dé con un acantilado. De lo contrario puede activar la opción secreta para que su coche se transforme en submarino.
  • En un avión: Puede montarse en un avión dónde haya uno o más ataviados con uniformes de Al Qaeda y miradas extrañas, o uno que otro chico que tenga inusuales y repentinas premoniciones. Evite que éste le diga que el avión explotará... eso no le conviene. Por eso, cuando el sujeto empiece a rezar, tírese al agua.
  • Naufragio espacial: no es difícil encontrar por ahí un transbordador espacial de segunda mano, gentileza de la NASA, y naufragar por falta de combustible. Sólo debe asegurarse de quedar dando vueltas cerca de la Estación Espacial Internacional con una bombona adicional de oxígeno. Quedar perdido en el espacio es una experiencia aún más emocionante.

[editar] Luego del naufragio: Primeros pasos

Balsa.jpg

La balsa debe ir cargada para ofrecerle comida a los tiburones. El mástil, en realidad, no mueve la balsa, pero le da más dramatismo al asunto.

Debe tener muchas cosas en cuenta luego de llegar a una isla perdida. La primera es que una isla desierta casi nunca está desierta. Encuentre a sus habitantes antes de que ellos lo encuentren a usted. Los habitantes son variados: están los de submarinos, indios caníbales, duques destronados, francesas desquiciadas, escoceses con poderes psíquicos, osos polares, y demás personajes de LOST. En el caso de los personajes de dicha serie de televisión, se van descubriendo cada vez más y más hasta que ya no queda suficiente lugar y hay que irse a naufragar a otro lado.

[editar] Materiales

Una vez naufragado, para ser profesional y exitoso en el oficio como Alexander Selkirk o un político dado de baja, no se necesitan muchos materiales. Vamos por partes:

  • Unas 8 ó 10 tablas nuevas y tratadas con hongos y productos corrosivos para adquirir un aspecto vintage: de lo contrario pasará por farsante y es seguro que aquel navío mercante le pasará por encima mientras la tripulación le hace morisquetas.
  • Un palo de escoba largo, para oficiar de mástil y para la antena del GPS.
  • Un tarro de café instantáneo oxidado (sin el café) con una guía de pesca. Esto es para el look, porque debajo de la embarcación llevará 150 kilos de concentrados vitamínicos, tarros de conservas y un aparato desalinizador de agua.
  • Los ropajes. ¡Qué cosa importante! Puede conseguirlos de algún vestuario cinematográfico o bien adquirirlos en La Casa del Náufrago, pagable en cómodas cuotas mensuales (que usted no pagará porque pasará meses al garete en el océano). Nunca intente romper ropa en buenas condiciones para que luzca según la moda náufraga: es probable que el mismo navío mercante vuelva a atropellarlo por embustero.

[editar] Construcción de la balsa

Naufragocama.jpg

Desarrolle sus habilidades construyendo la balsa más cómoda y compártala con buena compañía.

Aquí viene algo divertidísimo. No hay nada más que poner las tablas una al lado de la otra, agarrar una madeja de lana y amarrar todo. La balsa, así construida, nos dará momentos de mayor emoción en medio de las tormentas que no se podrían obtener con una embarcación más firme.

Una balsa de náufrago que se precie de tal consta de un mástil al cual se ata normalmente una vieja camiseta blanca, ojalá de aquellas que usa la nana para el aseo en la casa. Levante el mástil sobre la cubierta de tablas con la camiseta en la punta. Ya está: un auténtico navío certificado por la Asociación Internacional de Náufragos.

El mástil cumple otra importante función. Conviene dejar un poco de lana para atarse a él en caso de que aparezcan las sirenas de la Atlántida con sus encantos, aunque si mira bien se dará cuenta que se trata de un cardumen de feos pejesapos intentando engañarle.

[editar] Luego del naufragio: Pasos finales

[editar] Alimentación

Mono malvado armario.jpg

Tenga cuidado con el Australopitecus. Puede salir del closet en cualquier momento, y eso no nos conviene.

Intente identificar las especies que va encontrando. Probablemente le convenga empezar a mordisquear los vegetales de la isla, hasta que por la diarrea se dé cuenta que necesita un plato de arroz blanco y una taza de té, que por supuesto no están disponibles. ¡Felicitaciones! Ha dado Ud. el primer paso en el aprendizaje de la medicina alternativa con el método del ensayo y el error.

Si no muere siga con los animales. Le recomendamos no intentar engullirse a aquel lagarto de tres metros con manchas fosforescentes y garras de 15 centímetros. Vaya a por las gallinas y patos que encontrará en el corral más cercano creo que nos equivocamos de locación, señor director.

[editar] Haciendo amigos

Probablemente encontrará por ahí, husmeando entre plátanos y cocoteros a un Australopitecus muy parecido a usted. Con seguridad no podrán entenderse porque usted habla cristiano y él inglés (o al menos eso nos hacen creer todas las películas norteamericanas). De todos modos necesita ponerle un nombre: tiene de Lunes a Jueves, porque ya a otro lo bautizaron como Viernes. Si Ud. es judío tampoco puede ponerle Sábado y si es católico pasa lo mismo con Domingo.

Si tiene suerte y rescata algo del naufragio siempre son buenas amigas las pelotas. Y luego del mundial de Sudáfrica hay una en particular que nunca tuvo muchos amigos y se llama Jabulani. Intente siempre llevar una de estas con Ud. No trate de acosarla porque se le escapará fácilmente de las manos y no se esfuerce en correr con ella a más de 72 km/h porque se descontrolará en todos los casos. Luego de unos días de seguro hará amistad con el balón, y con muchos otros objetos inanimados, que convertirá en esos amigos imaginarios que no veía desde su infancia Esos que fueron erradicados por un conocido terapeuta.

[editar] Enamorándose

Lagunaazul.jpg

No se deje engañar 1: ésto solo pasa en las películas de Hollywood.

Si usted vio La laguna azul es probable que crea que el islote que encontró en la mitad de la nada le proveerá una deliciosa damisela que le acompañe en sus aventuras. Lamentablemente ello no es muy frecuente, porque el Instituto de Estadísticas Náufragas estima en un 0.2% la probabilidad de encontrar tal fémina; en su defecto encontrará alguna que otra fémina pintoresca. Por lo tanto váyase acostumbrando al orangután con el que se emparejó anoche luego de tomarse la última botella de ron que encontró enterrada junto con el tesoro pirata. La soledad del paradisíaco entorno le brindará una oportunidad privilegiada de conocer a fondo a su nueva conquista.

[editar] Vivienda

Choza.jpg

No se deje engañar 2: esta choza tiene hasta pista de baile y cancha de tenis.

Vivir de náufrago no significa privarse de comodidades. Construya su choza con los materiales que encuentre a mano. Con tres dormitorios, sala, baño, tina de hidromasajes, sauna y estacionamiento cualquier persona puede llevar una vida medianamente agradable.

Podrá prescindir en un comienzo de la cocina. Pida su pizza de escarabajos y plantas carnívoras a la tribu más cercana mediante señales de humo o golpe de tambores.

Lo importante es lo que se ve: nunca invite al mono de turno a casa y preocúpese de que el aspecto exterior de la choza sea precario. Así quizás obtenga algún subsidio habitacional.

[editar] Recomendaciones de salud

192px-Star of life2.png Advertencia: Inciclopedia sí da consejos médicos (no como Wikipedia), gracias al gentil auspicio del
Dr. Leandro Gao y su staff de enfermeras.
Hombrearbol.jpg

Algunas enfermedades le pueden ayudar a mimetizarse.

Un buen náufrago siempre debe sufrir una enfermedad tropical al menos, por lo tanto Inciclopedia le recomienda encarecidamente que no se vacune contra la fiebre amarilla y evite sistemáticamente el tratamiento contra la malaria.

Alergias a la piel y deshidratación también son muy bien recibidas, considerándose ambas un signo del buen gusto del náufrago profesional.

Sin embargo, no se recomienda rescatar el botiquín del navío antes del naufragio y llevarlo sólo como amuleto de buena suerte en la balsa, dado que al no haber wifi es poco probable que nuestro protagonista pueda tomar un curso rápido de primeros auxilios en la mitad del océano.

[editar] Ejercicio físico

Como encontrar una dieta balanceada en el nuevo terruño será algo imposible su estado físico será igual de desastroso que en su vida anterior, cuando se limitaba a levantar el brazo para que funcione el control remoto de la tele. Por lo tanto será necesario aprovechar el tiempo disponible haciendo acondicionamiento físico.

Siempre podrá encontrar madera para construir una bicicleta estática e incluso una máquina elíptica, si sus manualidades son considerables. Encuentre las hojas más cómodas para taparse el rabo mientras corre por la playa y utilice la lanza como jabalina. Verá que las posibilidades son casi ilimitadas, pudiendo organizar sus propias olimpíadas en las que naturalmente obtendrá el primer lugar del podio.

[editar] Cuidado del sol

No es broma. Muchos días a todo sol pueden resultar en quemaduras muy graves que hay que evitar. Llévese siempre un buen bloqueador solar factor 50 en el bolsillo antes de abandonar la nave (asegurándose de hacerlo además antes de las mujeres y los niños). De lo contrario podría verse tentado a refregarse el cuerpo con una medusa, luego de lo cual la única solución sería el suicidio.

[editar] Retorno

Esta es la parte más difícil, sí. Después de que su mamá y algunas personas hayan pagado tanto al FBI, para que éstos lo busquen. Las pocas personas que viven en la isla con un usted lo reportaron para que se vaya lo más rápido posible. Lo sabemos, las despedidas son duras. Además, un poco filosas; todas esas piedras e insultos que le lanzan no son en vano.

Razones para naufragar de nuevo
  • Su esposa engordó. Muchos kilos, y además ha usado todo su dinero para contratar gígolos.
  • Su mamá no paró de llorar... al ver que no había muerto y no podía cobrar su herencia.
  • Su jefe lo despidió. ¿O pensaba que faltar un mes al trabajo por haber sido víctima de un naufragio es excusa?
  • Su vecina... Bueno, a ella no le importa que pase con usted.

[editar] Curiosidades

  • Todas las islas son tropicales. No importa lo que a Ud. le digan. Incluso las Islas Canarias e Inglaterra lo son, pero forman parte de un simulacro.
  • No haga caso de los tradicionalistas que intentarán persuadirle de llevar sólo los calzoncillos puestos. Es una práctica pasada de moda. Si no alcanza a ir al mall antes de su aventura róbele la ropa interior a su mamá y así tendrá muda.
  • El sistema de venta piramidal le resultará completamente inútil.
  • Si no está seguro de emprender la aventura puede intentar el modo tutorial en una piscina pública.


Cervantes.jpg

Artículo destacado

Este artículo ha sido destacado en la Portada por decisión popular.

Los rumores sugieren que sus autores fueron instruidos
por el mismísimo Miguel de Cervantes.

Herramientas personales