Incilibros/Manual para conseguir la cita perfecta

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

Si le da igual que su pareja sea fea, quizás necesite la Guía para una cita a ciegas: versión para caballeros


Pareja pescado.jpg

Este chico ya ha pescado a su novia

El amor es un sentimiento que todos debemos experimentar para ignorar el despropósito de nuestra vida diaria. A pesar de lo que digan las películas, no se produce por generación espontánea, sino que hay que obligarle a salir a base de citas. Estas citas son métodos que permiten pescar a un incauto para atarlos irremediablemente al interesado.

En la Inciclopedia, sabiendo que la cita perfecta es un ideal que pocos pueden alcanzar, concluimos que teníamos la obligación moral de crear un manual que ayude a las almas solitarias a cambio de unas cuotas mensuales permanentes, que pueden ser pagadas mediante prestamos con intereses prohibitivos, para las lecciones premium. Toda la recaudación irá destinada a África para financiar bandas organizadas y grupos radicales. Confirmará que Internet es el mejor lugar para encontrar consejos útiles de pareja.

Le aseguramos que si sigue este manual, dejará su aburrida vida en solitario para iniciar su aburrida vida de pareja. Es una guía unisex, válida para cualquier orientación sexual.

[editar] Buscando su acompañante

Gordo bailando.jpg

Macho en posición de ataque. La efectividad de la técnica también atrae a otra hembra

Puede que no lo haya pensado. Incluso puede que haya participado en varias citas sin tener en cuenta este detalle. Pero para realizar una cita, tienes que ir con alguien. Para maximizar el beneficio, mejor que sea del sexo que más te guste, aunque no te tienes que sentir obligado. Hay muchos sitios donde encontrar a sujetos que acaben contigo. En webs como Badoo o aplicaciones como Tinder, tras un primer contacto en el que intercambiarás fotos de tus genitales con unos desconocidos (por lo general, fiables usuarios rusos), podrás encontrar a tu media naranja. Si eres impaciente, es conveniente destacar tu falta de estudios, el tiempo que has estado en la cárcel o los hijos que tienes a tu cargo. Aumentará tu atractivo y generará competencia, permitiéndote seleccionar a los mejores candidatos.

Pero la red no es la única manera de encontrar una pareja. En el mundo real, las posibilidades son infinitas. Si visitas un hospital, paseate por las habitaciones hasta que te encuentres a alguien que te guste. Quédate junto a él o ella. Protege su hígado quitándole todas las pastillas que necesite tomar. Intenta por todos los medios alargar su estancia en el hospital. Tú siempre estarás allí, cuidándole. Quéjate constantemente de tu vida, de tus frustraciones y ridiculiza las suyas. Si el respirador le impide escucharte, apágalo. Para que se sienta especial, dedícale un solo de batería usando los desfibriladores. Si lo haces por la noche, será más íntimo, aunque al final acabará viniendo público.

Aunque nos consideramos una especie especial, no dejamos de estar dentro del reino animal: No debemos repudiar nuestros instintos. Si salimos por la noche a un bar o una discoteca, debemos seguir a nuestro objetivo, mirarlo fijamente sin perder el contacto visual. Cuando esté más solo, tendremos que acercarnos por la espalda y mostrar una respiración agitada. Si le frotamos los genitales, no necesariamente a través de la ropa, con sus manos, se mostrará más receptivo.

El método puede adaptarse a la situación. Los límites nos los dicta nuestra imaginación. La parte fundamental es no perder de vista al objetivo y mostrar nuestra disponibilidad sexual (ya sea berreando o intentando montarlo tras una carrera con salto). Antes de la cita, puedes practicar siguiéndolo por la calle.


[editar] Desarrollo de la primera cita

A estas alturas debes haber acordado una cita con tu futura pareja, portador de tus ETS y/o tutor legal de tus hijos (según lo convengas). Seas hombre o mujer, es importante aparecer con una imponente erección. Eso mantendrá la vista alejada de competidores y otras distracciones.

Tarta fecal.jpg

Si lo haces bien, se tragará lo que sea

[editar] Cena romántica

[editar] Detalles concretos

Las costumbres dictan que debe ser una cena romántica. Como el interesado, te encargarás de concretarle los detalles. El lugar a elegir depende de ti. Se plantean tres posibilidades:

  • Tu casa: ya que deseas que sea allí donde agote el resto de su vida, lo mejor es enseñársela. Se dice siempre "Sé tú mismo" y esto se aplica a tu hogar, así que no te molestes en limpiarlo. Los modales indican que debes recibirlo y darle asiento en el salón. Si te pregunta por el señor mayor que está sentado a tu lado y que no se mueve, dile que "él está bien". Saca la fiambrera con la tortilla que tienes en el congelador desde la semana pasada y caliéntale un vaso de agua en el microondas. Pon música para crear ambiente, como por ejemplo Elektronik Supersonik de Zlad. Cuando termines de comer - intenta acabar el primero - quédate en ropa interior y tírale la ropa en su comida.
  • Bar-restaurante: es la opción más barata si no tienes casa. Hay varios criterios de elección: debe estar en una calle muy transitada, junto una obra o alejado de la ciudad y con malos accesos. Haz una buena acción ayudando a los locales con problemas con sanidad y acude a uno de ellos. Si eliges uno de los dos primeros criterios, come en la terraza para que todo el mundo os vea. Siéntate en las mesas cuya comida no se haya retirado para ahorrar en el plato principal. Ve de una mesa a otra recogiendo con una bolsa los restos de comida que han dejado otros clientes. Mientras esperáis a que os sirvan, pídele dinero para jugar con la máquina tragaperras. Si se niega, levántate y empieza a preguntar al resto de clientes. Si también se niegan o no os dan suficiente, auséntate y aparece a los 20 minutos corriendo con dinero de dudosa procedencia. Cuando os sirvan la comida, mastícala con la boca abierta y luego escúpela en el plato. Tu refinamiento lo sorprenderá gratamente. Si hay fútbol, posiciónate en contra de los espectadores de ambos equipos. Cuando los camareros no estén atentos, salid corriendo de la mano como una pareja de enamorados.
  • Restaurante de lujo: no se podrá negar a ir. Asegúrate de ir con un chándal viejo o un mono de trabajo para demostrarle que estar orgulloso de como eres. Guarda un poco de comida en los bolsillos, como espagueti, albóndigas o puré, para compartir mientras esperáis a que os atiendan. Te considerará un detallista. Canta una canción soez a toda voz y acompañala con un solo de batería con los cubiertos. Antes de elegir lo que comeréis, ve a la cocina con una cuchara o un tenedor y empieza a probar la comida. Basta con darle pequeños mordiscos y dejarla donde estaba. Decide el plato de tu pareja y elige uno que solo te guste a ti. Cuando os lo sirvan, come de ambos. En el momento de pagar, asegura que no llevas dinero y obliga a tu acompañante a pagar. Si has ido en coche, lárgate antes de que salga tu pareja.

[editar] Detalles generales

Estas son unas recomendaciones específicas. Hay otras pautas a seguir para alcanzar el éxito en la relación que describiremos a continuación.

Un detalle importante es jugar con la psicología, con la mente ajena. A veces hay que hacer uso de la psicología inversa y mostrarse desinteresado. Un buen comienzo sería no aparecer en la primera cita o hacerlo tarde. La espera aumentará la expectación. Si apareces borracho y/o drogado le sorprenderás con tu decisión al no dejar que nada te pare. Otra opción, que no excluye a las anteriores, es ir con tu madre. Aunque poco frecuente, ocurre que algunos no soportan esto e intentan irse. Hay que combatirlo montando un escándalo y, en casos extremos, caer en un estado de semiinconsciencia para que se vea obligado a llamar a la ambulancia. Así no se alejará de ti. Usa la violencia para quedarte y proseguir la cita. También ayuda mostrarse desesperado y dar pena.

Tras iniciar una conversación, usa el teléfono móvil mientras te habla. Cuando te cuente detalles poco agradables de su vida, mófate de ello y humíllate públicamente. Para cuando sea el centro de atención, su autoestima se verá recompensada con la popularidad. Para que no se olvide de ti, no te preocupes por tu olor corporal. Así siempre te recordará cuando estés cerca. Puedes fingir un acento extranjero e inventarte palabras para generar interés. Escóndete debajo de la mesa cuando se acerque un coche patrulla. Amenaza con matarlo si pregunta sobre tu vida o miéntele. Es más, hazlo repetidamente, aunque te contradigas en varias ocasiones. Si tienes una incontinencia incontrolable, fecal o urinaria, ni se la menciones. Cuando comas, hazlo con la boca abierta, que note tu dieta a base de ajos, y mastúrbate descontroladamente.

Finalmente, muestra prejuicios contra todas las razas, sexos, religiones y orientaciones sexuales.

[editar] Paseo romántico

Otro clásico. Cuando acompañas a alguien por los peores barrios de tu ciudad, es inevitable que se agarre a ti. El sonido de los disparos y las explosiones os será más placentero que un pringado tocando el violín. Además, está demostrado que ante el peligro, estará más apegado a ti. Podría no sobrevivir, pero al menos no tienes que cortar con malos rollos y puedes empezar de nuevo.

En estos momentos a solas hay una técnica muy efectiva. Consiste en mantener la mirada fija hacia nuestra pareja. Es preferible no parpadear, no hay que apartarle la mirada ni al caminar. Este proceso le conferirá seguridad, ya que percibirá que siempre le prestamos atención. Una respiración forzada, hasta jadear, le hará ver nuestro vigor, como un toro antes de embestir. Si simultáneamente nos mojamos los labios con la lengua, sin ser consciente, entenderá que somos individuos pasionales. Con ello se excitará y estaremos más cerca del objetivo único de cualquier tipo de relación entre dos o más personas: el sexo.

En la calle hay muchos lugares para el desenfreno sexual: cabinas de teléfono, bancos o arbustos. Dado que necesitas resaltar tus virtudes, en este caso tu valentía, propón hacerlo en una zona de mucho tránsito. Si se niega aduce que por su aspecto pensaste que solía pedir sexo por la calle y remátalo alegando que si se lo propusiste era porque era gratis.

Herramientas personales