Incilibros/Primer capítulo de "Hel Padrino"

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar
Libroencadenado.jpg

Lea sin los inconvenientes de las bibliotecas

¿Quiere usted que el mundo sufra una globalización cultural, en el que el conocimiento global esté interconectado y los libros sean de todos? Yo tampoco, pero nuestro servidor central puede aprovecharse de ciertas leyes que nos permiten copiar cosas con total impunidad, cosa que si que nos mola. Por ello, le hemos decidido proporcionar fragmentos de libros gratuitos, explotando el Fair Use hasta dejarlo seco

Hoy, usted podrá leer una recopilación de fragmentos del primer capitulo de la novela de Mario Pozo "Hel Padrino", un libro que llegó a hacer que Mario Puzzo se replanteara si toda su obra merecia la pena y que Marlon Brando estuviera a punto de rechazar el papel de Don Vito y entrar en una superproducción mas seria sobre un canguro que trabaja criando niños.

En una biblioteca, usted tendría que tener un carnet para conseguir ese libro, e incluso tendría que pagar la astronómica cantidad de tres euros al año. Pero gracias a Inciclopedia, usted podrá leer el primer capitulo sin tener que pagar un solo centavo: Lea tranquilamente mientras nuestro Spyware se introduce en su ordenador y averigua su dirección de correo electrónico para mandarle SPAM.

[editar]
Fragmento uno

Era el día de la boda de una bella dama que por fin se casaba, pero había un grave problema: El padre, un hombre mayor de aspecto parecido a Marlon Brando no aparecía por ninguna parte.

Brando.jpg

El padre, un hombre mayor de aspecto parecido a Marlon Brando...

Este hombre, llamado Don Bito Korleone, estaba en su despacho escuchando atentamente lo que sus mejores amigos le estaban pidiendo. En esos momentos, un trabajador de una funeraria, de aspecto abatido por los sucesos relativos a su hija que le habían ocurrido, habló:

"Hoygan mens. Nesesito aiuda, hunos kbrons san metio conosotros. Nesesito aida, k io kreho en Hamerrica peo ma dezezsionao hesta ves.Hii Hagregenme hal MSN: Hempleaofuneraria@jomaíl.com. Gonsales dantebraso"

Hel Padrino, como le llamaban todos los de la familia, se levantó de su sitio indignado. Hempleaofuneraria nunca le había consultado hasta entonces, nunca le había ayudado, y de repente le pedía un gran favor.

"Nunka nosas halludao, hi d repenta t prsentas akí i me pies alluda. Tu no heres de la familiha ni heres hun berdadero hamijo, porque los hamijos sapollan. Te hare el fabor, pero ten hen kuenta ke halgun zia, hi hese zia puee ke no yeje, hakudire ha ti y tenzrhás ke serbirme. Pero asta hentonces, hamijo, hasepta mi haiuda hen rekuerdo de la voda de mi ija"

[editar]
Fragmento dos

El padrino.jpg

Los matones de Don Bito pidieron una reunion urgente con su jefe

Los matones de Don Bito pidieron una reunion urgente con su jefe. Querían comunicarle una serie de asuntos que estaban incordiandoles. Esto hizo que el jefe se ausentara durante aún mas tiempo de la cuenta a la boda de su hija

Pero esos asuntos eran graves: Pérdida de territorios, de capital, de hombres, el avance de algunas bandas. Hel Padrino necesitaba conocer la situación:

"Hoyga Padrino", dijo uno de los matones,"La kosa hesta xunga. Las Jessis sehestan himponiendo hen Feisbuk, los hemos hestan avansando i shan echo kon FFlirk i hai filtros hanti hoygan y talivanes hortobraficos por toas partes."

Bito Korleone estaba nervioso, pero no en exceso. Sabía que aun tenian el monopolio de Yahoo! Respuestas y de los comentarios en blogs

"¿kUALes an SIdo nueSRTAS hultimaS haccioness?", preguntó Hel Padrino.

"Han sid0 hesta, hesta y hesta assión destafa. Ha osho pesrtonas seles an jodio los hojos", respondió un matón. Habían causado dolor. Habían sesgado ojos. Y se sentían orgullosos

Y aquía acaba todo. Probablemente te preguntes como una colección de dos fragmentos cortos puede autoproclamarse colección. Eso ya lo discutiremos aquí, pero aun así, piense que si quiere saber más, puede irse a una biblioteca. Y si, ya sé que antes dijimos que no hacía falta irse a la biblioteca pues cuenta con inciclopedia. Pero mejor es eso que quejarse delante del ordenador.

¡Que disfrutes del libro!

Herramientas personales