Incinoticias:Ariel Castro echa el cierre a su parque de atracciones tras diez años de trayectoria

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

El mundo, un poquito menos mágico.
18:48 9 de mayo de 2013Ciudad: Cleveland; Estados UnidosInforma: Walt Disney


Agencia Inciclopedia Express

Ariel Castro, el conocido empresario estadounidense de ascendencia hispana, ha anunciado el cierre definitivo de su célebre parque de atracciones en Cleveland, Ohio, que regentó durante más de diez años con la sola ayuda de sus dos hermanos, con magnífico éxito de crítica y público, y por el que recibió múltiples galardones en el ámbito de la iniciativa empresarial en el mundo del entretenimiento.

Castrolandia: una idea genial

Autobus a fucking.jpg

El autobús de la risa.

El recinto de ocio que hoy cierra sus puertas, denominado «Castrolandia», ofrecía al público asistente un nuevo concepto de "Todo en Uno" que incluía alojamiento, pensión completa, atracciones diversas y servicios de ginecología y obstetricia, además de ofertas de índole más personal, siempre a gusto de los agasajados huéspedes. Excursiones por el jardín, prácticas de albañilería casera, el autobús de la risa y múltiples espectáculos de magia y escapismo fueron algunas de las señas de identidad del que durante mucho tiempo fue considerado por muchos como «El Lugar Más Divertido de la Tierra».

Sin lugar a dudas, una de las características que hicieron de Castrolandia una referencia a nivel mundial en el mundo de los parques de atracciones fue su carácter totalmente gratuito, que se mantuvo a lo largo de toda la vida del proyecto. ¿Cómo se las arreglaban los Castro para mantener a flote el negocio sin cobrar entrada a sus huéspedes? La respuesta es tan simple como eficaz: publicidad. Ariel Castro se dio cuenta muy pronto del potencial atractivo que ofrecía su espectáculo para todo tipo de patrocinadores que ansiaban hacer uso de tan apetecible escaparate. Así, compañías y asociaciones tan dispares como «Ladrillos Menéndez», «Pañales Dodot», «Cadenas y Aceros USA» o «Lubricantes Splash» escogieron Castrolandia para dar a conocer al gran público sus productos.

Ariel Castro comenzó como un humilde conductor de autobús, y acabó levantando uno de los más impresionantes imperios en la industria del ocio familiar con la única ayuda de su tesón, ingenio y perseverancia. En Estados Unidos aún hay oportunidades para que un hombre se haga a sí mismo y pueda hacer realidad su gran sueño partiendo de la nada. ¿Cuál será el próximo proyecto de Castro? Interpelado al respecto, el aludido se limita a esbozar una ligera sonrisa y encogerse de hombros, pero habrá que mantener los ojos bien abiertos, porque todo indica que podremos esperar cualquier cosa de este visionario.

Herramientas personales