Incinoticias:Fundamentalistas se enteran en el paraíso que el profeta está suscrito a Charlie Hebdo

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

Para los extremistas fue un paraíso perdido
05:52 9 de enero de 2015Ciudad: Las puertas del cielo; El Paraíso, los Campos Elíseos, el Valhalla, Tonatiuhichan o como usted le quiera llamar — Informa: John Milton

Agencia Inciclopedia Express
Hernandez Charlie Hebdo.jpg

Contrastes en el Paraíso

Miles de yihadistas quedaron impactados al enterarse que el profeta Mahoma está suscrito a la revista satírica francesa Charlie Hebdo. La revelación se dio en las puertas del cielo cuando observaron al profeta charlar alegremente con el editor de la revista francesa, tres caricaturistas y un policía musulmán, quienes acaban de llegar. No es la primera ocasión en que se presenta este tipo de decepciones en el Paraíso.

Ampliación de la noticia

Brutal fue la revelación que miles de yihadistas tuvieron hoy en la entrada del paraíso. Los fundamentalistas islámicos observaron a Mahoma salir de las puertas del cielo, mientras seguían esperando las setenta y dos vírgenes que les fueron prometidas por sus líderes. Los radicales se llenaron de felicidad y trataron de llamar la atención del fundador del islam entonando cantos como No hay más dios que Alá y Mahoma es su profeta. Pero grande fue la sorpresa de los yihadistas al ver que Mahoma los pasó de largo. Mahoma había ido a recibir al editor a tres caricaturistas de la revista satírica francesa Charlie Hebdo. Los acompañaba también un policía musulmán, amigo de los caricaturistas. Esta revista humorística es conocida por ser irreverente, antirreligiosa y antiderechas.

Los radicales no podían creer que Mahoma estuviese charlando alegremente con personas a las que ellos consideraban como enemigos del profeta. Resultó que Mahoma es un fan de Charlie Hebdo y está suscrito a la revista por toda la eternidad o hasta su cierre, lo que ocurra primero. Incluso llevaba una copia del ejemplar número 1011, que llevaba en la portada una caricatura suya, para que fuese firmada por los dibujantes de la revista.

Se le preguntó al profeta si no percibía frustración entre sus seguidores radicales por el acto del que fueron testigos. Mahoma respondió que el nunca les ha pedido a sus correligionarios que demuestren su fe de manera tan extrema y ni lo volverá a hacer. E indicó que el extrañado es él, ya que el paraíso no está cerrado a la religión musulmana. Mencionó que ha visto a muchos musulmanes conviviendo con católicos y judíos en el Edén. Entre los tres grupos se la pasan tomando cerveza, viendo el futbol y jugando a las cartas, actividades que desconoce porque les eran prohibidas en vida.

No es la primera decepción que observa este reportero entre radicales en la entrada del paraíso. Años atrás miles de alemanes arios llegaron al Valhalla con la esperanza de encontrarse a Adolf Hitler, pero se decepcionaron al encontrar a alemanes como Albert Einstein en su lugar. La segunda decepción se presentó cuando miles de españoles llegaron preguntado por Francisco Franco, por José María Escrivá de Balaguer y por Juanito Maravilla hasta que un amable señor llamado Miguel de Unamuno les explicó que nadie los conocía en el Paraíso, quizás porque vencieron pero no convencieron en la tierra. La tercera decepción se presentó con un grupo de combatientes cristeros mexicanos que fueron recibidos por Lázaro Cárdenas. Además han llegado muchas personas al Edén que nunca creyeron sobre este lugar en vida.

Herramientas personales