Incinoticias:Kiko: “El Chavo del 8 trabajó para traficante de limpiavidrios”

De Inciclopedia

Saltar a: navegación, buscar

La vecindad en pie de guerra
21:15 4 de julio de 2008Ciudad: Ciudad de México; México — Informa: Agapito Pito

Agencia No-ticiosa

La INTERPOL mexicana informó que gracias al testimonio encubierto de Kiko se logró establecer que el Chavo del 8 actuó en la guarida de Abelardo Verdurez, conocido traficante de limpiavidrios y otros productos de limpieza doméstica, perteneciente al letrero cartel de Cali.

Ampliación de la noticia

PCV.jpg

Por primera vez se encuentra un vínculo entre el comunismo y el tráfico de productos de limpieza.

La INTERPOL mexicana informó que gracias al testimonio encubierto de Kiko se logró establecer que el Chavo del 8 (del alemán Die acht Haus Chäven) actuó en la guarida de Abelardo Verdurez, conocido traficante de limpiavidrios y otros productos de limpieza doméstica, perteneciente al letrero cartel de Cali.

De acuerdo al hijo de Doña Florinda, el Chavo habría recibido como pago un cheque en blanco del narcotraficante, pero al cobrarlo se percató que la cuenta corriente no tenía fondos ni para pagar una vuelta en bicicleta.

Gracias al programa de protección de testigos del gobierno azteca, Kiko vive hoy radicado en Tuvalu Ulterior bajo identidad falsa y en su piscina tiene un flotador con forma de Barney y la pelota de colores que lo acompañaba frecuentemente en televisión. Cuenta además con un gran armario de 15 metros de ancho donde guarda 15 tenidas completas de Kiko (la señora del lavado va sólo cada dos semanas porque en Tuvalu la mano de obra es muy bien pagada).

Al parecer Kiko hizo por fin caso de su madre Doña Florinda, tras la conocida recomendación de que no socializara con personas que no correspondan con su escaño social (también conocida como “No te juntes con esta chusma, Kiko”). Con anterioridad sólo fue capaz de aplicarla con Don Ramón (a.k.a. Ron Damón), cuestión que de tan reiterativa terminó en un enfrentamiento con armas de grueso calibre a las afueras de la vecindad, luego del cual no se lamentaron víctimas pero sí daños materiales.

La Chilindrina desmiente acusaciones

Don ramon.jpg

Don Ramón, con expresión de sorpresa, no se sabe si por el exceso de polvos o por las noticias acaecidas.

Según agencias, la Chilindrina -ahora ex amiga de Kiko luego de un incidente relacionado con un robo de muñecas- desmintió tajantemente las acusaciones, señalando que Godínez organizaba las representaciones en vivo, y que junto al Chavo del 8 actuó por lo menos unas 30 veces durante diez años en el domicilio de Verdurez sin conocer la actividad del traficante.

Sin embargo, la hija de Don Ramón, o Ron Damón, entró en contradicciones al explicar de dónde provenían sus fabulosos ingresos familiares que permitieron pagar el alquiler de 18 años por adelantado al Señor Barriga (conocido en el mundo del hampa como Botijas). La Chilindrina le bajó el perfil al tema, señalando que Kiko no tenía calidad moral para acusar al Chavo, pues “es un hecho conocido que el hijo de doña Florinda regenta una cadena de prostíbulos en México y el Caribe”.

Profesor Jirafales: “¡¡¡Taaaaaaaa, taaaaaaaa, taaaaaaaa, taaaaaaaa, tá!!!"

El Corriere della Cera, prestigioso medio dedicado a los productos de limpieza doméstica, intentó entrevistar al Profesor Jirafales, pero como no se encontraba de humor luego de tropezarse con Ñoño, que se encontraba en el suelo del patio de la vecindad debido a que por estos días realiza la práctica para egresar de la carrera de Geología, evitó comentar la noticia.

De esta forma, prefirió excusarse de hacer declaraciones, pero cuando se dio cuenta que Doña Florinda lo engañaba con La Popis tiró las flores al suelo y exclamó su célebre consigna de molestia (N. del E.: no la citamos nuevamente para ahorrar signos de exclamación y letras "a"). En la dirección del Corriere no supieron interpretar si la onomatopeya era a favor o en contra de la acusación de Kiko, pero aseguran que Jirafales,off the record, habría pedido auxilio a el Chapulín Colorado.

Herramientas personales